El mo­men­to es aho­ra

El Observador - Agropecuario - - AGROPECUARIO - POR CAR­LOS MA­RÍA URIARTE

Es­ta­mos en pleno mo­men­to de to­ma de de­ci­sio­nes en el sec­tor más im­por­tan­te que el país tie­ne pa­ra la ge­ne­ra­ción de re­cur­sos ge­nui­nos. Es el mo­men­to en el cual se de­fi­ne el prin­ci­pal in­gre­so po­ten­cial de di­vi­sas pa­ra el año que vie­ne. Mo­men­to de siem­bra y de en­to­re, que con­di­cio­na­rá cuán­to grano y cuán­ta car­ne ten­dre­mos pa­ra ven­der.

Sin em­bar­go, los pro­duc­to­res que son de quie­nes de­pen­de tan im­por­tan­te de­ci­sión, se en­cuen­tran an­gus­tia­dos y des­mo­ti­va­dos por los ma­gros re­sul­ta­dos lo­gra­dos en el ejer­ci­cio an­te­rior, que no fue­ron peo­res gra­cias a la enor­me ayu­da que el cli­ma les dio.

Es­ta as­fi­xia fi­nan­cie­ra que el sec­tor su­fre se de­be a cos­tos de pro­duc­ción y de vi­da que no han pa­ra­do de cre­cer; a una de­bi­li­dad del dó­lar cons­tan­te, man­te­ni­da por el go­bierno, por la cual los pro­duc­to­res pier­den po­der de com­pra; a un cre­cien­te en­deu­da­mien­to (an­te la ban­ca y los pro­vee­do­res) con atra­sos preo­cu­pan­tes; y a una pre­sión im­po­si­ti­va que no da tregua.

Ba­sa­dos en la pro­fun­da con­vic­ción de que el fu­tu­ro del Uru­guay pa­sa por apos­tar a su ca­rac­te­rís­ti­ca de país agroex­por­ta­dor y tu­rís­ti­co, y en el en­ten­di­do que no es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que el go­bierno im­ple­men­te so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas de fon­do que el país tie­ne (dí­ga­se gas­to del Es­ta­do con cró­ni­co dé­fi­cit fis­cal y cre­cien­te en­deu­da­mien­to), cree­mos que el én­fa­sis lo de­be­ría­mos po­ner en me­di­das pun­tua­les que mo­ti­ven a am­bos sec­to­res: al sec­tor pro­duc­tor, pa­ra que lo alien­te a pro­du­cir más bie­nes (grano, car­ne y le­che) que de otra for­ma no se pro­du­ci­rán.

Al tu­ris­mo, pa­ra que me­jo­ren las con­di­cio­nes ya atrac­ti­vas de nues­tro país, y sea­mos más ac­ce­si­bles a vi­si­tan­tes que sino no ven­drían.

De­be­mos es­ti­mu­lar al sec­tor pro­duc­tor pa­ra que a par­tir de su tra­ba­jo y los re­cur­sos na­tu­ra­les, se pue­dan ge­ne­rar más in­gre­sos ge­nui­nos pa­ra to­do el Uru­guay. El po­ten­cial lo te­ne­mos y sa­be­mos có­mo ha­cer­lo, pero pa­ra ello es fun­da­men­tal ali­viar­le la pe­sa­da car­ga que hoy se apo­ya en sus es­pal­das, que le qui­ta com­pe­ti­ti­vi­dad y lo lle­na de in­cer­ti­dum­bre.

Si pro­du­ci­mos más, ge­ne­ra­re­mos más ac­ti­vi­dad en las ca­de­nas agroex­por­ta­do­ras, y por lo tan­to más tra­ba­jo pa­ra los uru­gua­yos. A la vez ge­ne­ra­re­mos más in­gre­sos ge­nui­nos pa­ra to­dos los uru­gua­yos.

So­mos cons­cien­tes que las ne­ce­si­da­des del Es­ta­do tam­bién son as­fi­xian­tes, y que ha­cen di­fí­cil a nues­tros to­ma­do­res de de­ci­sión le­van­tar la mi­ra­da pa­ra ver más le­jos, pero lo de­be­mos ha­cer, no po­de­mos dar­nos el lu­jo de de­jar pa­sar opor­tu­ni­da­des. El Uru­guay ne­ce­si­ta de un agro y un tu­ris­mo cre­cien­te y pu­jan­te.

En es­te sen­ti­do, aun­que ya mil ve­ces su­ge­ri­das, en­ten­de­mos opor­tuno vol­ver a plan­tear me­di­das que pue­den pro­du­cir es­te efec­to:

1. Per­mi­tir que el va­lor del dó­lar re­fle­je el va­lor del mis­mo en nues­tros principales so­cios co­mer­cia­les.

a) El tu­ris­mo y el agro son las fuen­tes de re­cur­sos ge­nui­nos que te­ne­mos más im­por­tan­tes, y am­bos de­pen­den fuer­te­men­te del va­lor del dó­lar.

b) Se­gún los in­di­ca­do­res que me­jor re­fle­jan es­ta si­tua­ción, el va­lor del dó­lar en Uru­guay no de­be­ría ser in­fe­rior a 31 pe­sos.

c) Hay que te­ner en cuen­ta, que si nos aba­ra­tá­ra­mos en dó­la­res en es­tos mo­men­tos, ga­ran­ti­za­ría­mos otra ex­ce­len­te tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca, pues en nues­tros gi­gan­tes so­cios del Mer­co­sur se apli­ca una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria si­mi­lar a la nues­tra, que man­tie­ne so­bre­va­lua­da a la mo­ne­da lo­cal, y por lo tan­to es­ta­ría­mos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más ba­ra­tos.

2. Ins­tru­men­tar un ga­soil pro­duc­ti­vo, ba­sa­do en su va­lor de pa­ri­dad de im­por­ta­ción.

a) Cuan­do el se­na­dor Mu­ji­ca fue mi­nis­tro del MGAP lo pro­pu­so y en ese mo­men­to qui­zás no es­ta­ban da­da las con­di­cio­nes pa­ra su ins­tru­men­ta­ción; hoy sí hay for­mas pa­ra ha­cer­lo y ase­gu­rar­se que so­lo ten­gan ac­ce­so a él quie­nes lo usen pa­ra pro­du­cir. De es­ta for­ma ali­via­ría­mos los cos­tos ba­jan­do el pe­so de un in­su­mo muy im­por­tan­te.

b) Exis­ten ini­cia­ti­vas par­la­men­ta­rias y pro­pues­tas de sec­to­res pro­duc­ti­vos, co­mo la de la Aso­cia­ción Cul­ti­va­do­res de Arroz, que de­be­rían ser te­ni­das en cuen­ta.

c) Es­ta me­di­da ade­más di­na­mi­za­ría las zo­nas fron­te­ri­zas, re­cu­pe­ran­do re­cur­sos que hoy día se nos es­ca­pan atrás del com­bus­ti­ble más ba­ra­to de nues­tros ve­ci­nos.

3. Ali­viar la pre­sión im­po­si­ti­va so­bre la tie­rra.

a) Así co­mo en su mo­men­to se ad­vir­tió, hoy las car­gas im­po­si­ti­vas y si­mi­la­res que la tie­rra tie­ne en Uru­guay son un las­tre im­por­tan­te pa­ra la pro­duc­ción, una car­ga que es in­sen­si­ble a los re­sul­ta­dos del ne­go­cio y lo con­di­cio­nan. Es una for­ma pro­duc­ti­va­men­te sui­ci­da de re­cau­dar fon­dos.

b) Da­do que el país hoy no pue­de pres­cin­dir de esos in­gre­sos, de­be­ría­mos bus­car­los de otras fuen­tes co­mo por ejem­plo de las ren­tas ge­ne­ra­das y/o de de­trac­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes. Pero nun­ca au­men­tan­do aún más la ya muy al­ta car­ga im­po­si­ti­va.

Cree­mos que la si­tua­ción de emer­gen­cia ya pa­só, el país ha con­tro­la­do la in­fla­ción, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se ha re­cu­pe­ra­do y he­mos lo­gra­do man­te­ner el cre­ci­mien­to pe­se a to­do.

Por lo tan­to es el mo­men­to pa­ra dar­le una tregua a quie­nes se les exi­gió el es­fuer­zo que hi­zo po­si­ble es­tos lo­gros, en aras de con­so­li­dar el cre­ci­mien­to en be­ne­fi­cio de to­dos los uru­gua­yos.

El mo­men­to es aho­ra, no de­je­mos pa­sar la opor­tu­ni­dad. Ma­ña­na ya se­rá tar­de.

De­be­mos es­ti­mu­lar al sec­tor pro­duc­tor pa­ra que a par­tir de su tra­ba­jo y los re­cur­sos na­tu­ra­les se pue­dan ge­ne­rar más in­gre­sos ge­nui­nos pa­ra to­do el Uru­guay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.