Dé­ca­da de net­wor­king

Pun­ta Tech Mee­tup en­tre in­no­va­ción y em­pren­de­do­res

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA -

La llu­via pa­re­cía nun­ca ami­no­rar e igual de in­ten­so fue el net­wor­king. En su dé­ci­mo año, el do­min­go 14 Pun­ta Tech Meet Up hi­zo ho­nor a su ob­je­ti­vo de re­unir a em­pren­de­do­res, eje­cu­ti­vos y em­pre­sa­rios vin­cu­la­dos al mun­do tec­no­ló­gi­co lo­cal y re­gio­nal.

La llu­via y del cons­tan­te mur­mu­llo de aque­llos a quie­nes el tiem­po de net­wor­king pa­re­cía no al­can­zar­le le die­ron la ban­da so­no­ra al even­to que reunió a cien­tas de per­so­nas –en su ma­yo­ría hom­bres, lo que se ha­cía no­to­rio has­ta en las fi­la de los ba­ños– en una car­pa ins­ta­la­da en la Fun­da­ción At­chu­garry.

“Es­to pa­re­ce un mun­do apar­te” co­men­ta­ba una asis­ten­te al per­ci­bir la can­ti­dad de per­so­nas que nu­clea­ba ese es­pa­cio ale­ja­do del rui­do ca­rac­te­rís­ti­co de una no­che de enero en Pun­ta del Es­te.

La fór­mu­la del éxi­to

El pla­to fuer­te fue la con­fe­ren­cia de Aha­ron Aha­ron, CEO de Is­rael In­no­va­tion, equi­va­len­te a la Agen­cia Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción e In­no­va­ción del país re­co­no­ci­do co­mo una Star­tup Na­tion. Su char­la em­pe­zó jus­ta­men­te ex­pli­can­do a qué de­be ese éxi­to e ima­gen de van­guar­dia que es su mar­ca país. El ejér­ci­to, la aca­de­mia, la can­ti­dad de em­pren­di­mien­tos, in­ver­sio­nes de los pri­va­dos, em­pre­sas en cre­ci­mien­to, com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les y go­bierno son los sie­te pun­tos que, se­gún Aha­ron, con­for­man la fór­mu­la del éxi­to del eco­sis­te­ma de in­no­va­ción is­rae­lí, un país de 8 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que es po­lo tec­no­ló­gi­co mun­dial jun­to a Si­li­con Va­lley. El ta­ma­ño no fue ex­cu­sa pa­ra Is­rael. Fue por eso que Aha­ron in­vi­tó a Uru­guay a apro­ve­char la ven­ta­ja de ser un país pe­que­ño. En­tre otros con­se­jos, es­tu­vo el de en­fo­car­se en el pa­so de em­pren­di­mien­to a em­pre­sa, en la edu­ca­ción y el rol del go­bierno. “¿Por qué el sec­tor público is­rae­lí in­vier­te en el sec­tor pri­va­do? Por­que por ca­da dó­lar in­ver­ti­do ob­tie­ne en­tre US$ 5 y US$ 8 de con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca”, di­jo Aha­ron.

El prin­ci­pal de la equi­va­len­te a la ANII en Is­rael tam­bién pro­por­cio­nó al­gu­nas ci­fras acer­ca del im­pac­to de la al­ta tec­no­lo­gía –Hi-Tech– en la economía de Is­rael. El sec­tor re­pre­sen­ta el 8,3% de los em­pleos, 12% del PIB em­pre­sa­rial y 50% de las ex­por­ta­cio­nes in­dus­tria­les.

En­tre los tres prin­ci­pa­les spea­kers es­tu­vo el uru­gua­yo ra­di­ca­do en EEUU y CEO de Al­go­rith­mia, Die­go Op­pen­hei­mer, que fue en­tre­vis­ta­do por uno de los fun­da­do­res de Pun­ta Tech Meet Up, Pa­blo Bren­ner. La star­tup de Op­pen­hei­mer fue no­ti­cia ha­ce unos me­ses tras ha­ber re­ci­bi­do la pri­me­ra in­ver­sión pú­bli­ca de un fondo crea­do por Goo­gle pa­ra em­pre­sas de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. Pa­ra el uru­gua­yo, que an­tes de em­pren­der tra­ba­jó seis años en Mi­cro­soft, el ni­vel de las com­pa­ñías lo­ca­les es “al­tí­si­mo”: “Tra­ba­jar con em­pre­sas ame­ri­ca­nas es di­fe­ren­te a tra­ba­jar con em­pre­sas de cual­quier otro país”, apun­tó, y se­ña­ló que los uru­gua­yos tie­nen la ven­ta­ja de en­ten­der más que los de­más paí­ses la for­ma de tra­ba­jar con es­tas com­pa­ñías. Al pe­dir­le que brin­de con­se­jos pa­ra los em­pren­de­do­res pre­sen­tes, Op­pen­hei­mer di­jo que lo más im­por­tan­te a te­ner cla­ro es que las ideas “las pue­de te­ner to­do el mun­do”, que lo más im­por­tan­te es la eje­cu­ción y que no hay co­mo el mo­men­to en que un clien­te re­pi­te una com­pra.

Dis­fru­tar de lo im­pre­de­ci­ble

La pri­me­ra de las con­fe­ren­cias es­tu­vo a car­go del res­pon­sa­ble de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros y Tec­no­ló­gi­cos de Deloitte, Za­chary Aron, quien ha­bló so­bre cua­tro ten­den­cias en tec­no­lo­gía que im­pac­tan en la so­cie­dad: in­clu­sión, au­to­de­ter­mi­na­ción, co­la­bo­ra­ción y exploración. La pri­me­ra con­sis­te en en re­sol­ver pro­ble­mas que va­yan más allá de lo in­di­vi­dual, co­mo el ac­ce­so a la co­ne­xión y elec­tri­ci­dad de to­das las per­so­nas. La se­gun­da, en ir más allá de las ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas; la ter­ce­ra, en al­can­zar nue­vos ni­ve­les de co­la­bo­ra­ción con otros pa­ra im­pul­sar ma­yo­res re­sul­ta­dos y la cuar­ta, dis­fru­tar de lo im­pre­de­ci­ble. “Lo que pen­sa­mos que va a pa­sar, pro­ba­ble­men­te no pa­se co­mo que­re­mos”, di­jo Aron, quien in­cen­ti­vó a in­no­var te­nien­do en cuen­ta lo im­pre­de­ci­ble. “La tec­no­lo­gía con to­dos sus avan­ces no ten­drá con­trol ni in­fluen­cia so­bre la crea­ti­vi­dad y ex­pe­rien­cia hu­ma­na”, apun­tó.

Za­chary Aron

DELOITTE

La tec­no­lo­gía no ten­drá con­trol ni in­fluen­cia so­bre la crea­ti­vi­dad y ex­pe­rien­cia hu­ma­na”

FOTOS: ROSSINA ABRIL

CEO de Is­rael In­no­va­tion, Aha­ron Aha­ron.

Res­pon­sa­ble de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de Deloitte, Za­chary Aron

CEO de Al­go­rith­mia, Die­go Op­pen­hei­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.