La in­dus­tria de la ma­rihua­na apues­ta por la tec­no­lo­gía 23.000

Ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos, pas­ti­llas o chi­cles son al­gu­nas de las in­no­va­cio­nes que desa­rro­llan em­pre­sas emer­gen­tes de San Fran­cis­co co­mo al­ter­na­ti­va a la for­ma con­ven­cio­nal de su­mi­nis­tro de can­na­bis

El Observador - Café y Negocios - - EN CARRERA EMPRENDEDORES - POR FARHAD MANJOO The New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Las ca­lles de San Fran­cis­co siem­pre han oli­do a ma­rihua­na. Aun­que va­le la pe­na se­ña­lar que la ciu­dad no pa­re­ce ha­ber­se vuel­to mu­cho más apes­to­sa en ese as­pec­to des­de Año Nue­vo, cuan­do en­tró en vi­gor una ley apro­ba­da por vo­tan­tes en 2016 pa­ra le­ga­li­zar el uso re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na en Ca­li­for­nia.

La ra­zón es ob­via: ya na­die fu­ma ma­rihua­na. To­dos la in­ha­lan con ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos o va­po­ri­za­do­res, la va­po­rean.

O la es­tán co­mien­do, be­bien­do, sor­bien­do, chu­pan­do en pas­ti­llas, masticando en chi­cles, un­tan­do co­mo cre­ma o se es­tán apli­can­do una go­ta o dos de tin­tu­ra im­preg­na­da de can­na­bis ba­jo la len­gua, don­de son ab­sor­bi­das por la ar­te­ria su­blin­gual y, en cues­tión de mi­nu­tos, uno que­da pues­to de ma­ne­ra pri­va­da, inodo­ra e in­vi­si­ble.

Es­tas son al­gu­nas de las in­ven­cio­nes de un con­jun­to ca­da vez más so­fis­ti­ca­do de em­pre­sas emer­gen­tes de ma­rihua­na, las cua­les ar­gu­men­tan que lle­van­do a la in­dus­tria más allá del hu­mo pue­den ha­cer que el can­na­bis sea con­ve­nien­te y ubi­cuo: la dro­ga del fu­tu­ro y la si­guien­te gran bo­nan­za.

En Es­ta­dos Uni­dos, ocho es­ta­dos y el Dis­tri­to de Co­lum­bia han le­ga­li­za­do el uso re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na, y su uso me­di­ci­nal es le­gal en 29 es­ta­dos.

La dro­ga si­gue sien­do ile­gal ba­jo la ley fe­de­ral y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ha da­do muestras de que pre­ten­de apli­car me­di­das enér­gi­cas con­tra los ne­go­cios. Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to de la in­dus­tria le­gal del can­na­bis si­gue su­peran­do has­ta las ex­pec­ta­ti­vas de sus más gran­des im­pul­so­res: los clien­tes de Es­ta­dos Uni­dos gas­ta­rán más de US$ 10.000 mi­llo­nes en ma­rihua­na le­gal en 2018, se­gún Arc View Group, una fir­ma de in­ves­ti­ga­ción e in­ver­sio­nes en­fo­ca­da en el can­na­bis.

Las em­pre­sas emer­gen­tes de la in­dus­tria di­cen que ese cre­ci­mien­to ha si­do im­pul­sa­do por al­go sen­ci­llo: el hu­mil­de po­rro he­cho a mano es­ta­ba fre­nan­do el avan­ce de la ma­rihua­na. Mien- tras que, li­bres del hu­mo y su pa­ra­fer­na­lia, los nue­vos mé­to­dos de su­mi­nis­tro —so­bre to­do los va­po­ri­za­do­res por­tá­ti­les— es­tán trans­for­man­do la ima­gen y la uti­li­dad del can­na­bis. Con ello ha lle­ga­do una clien­te­la más ge­ne­ra­li­za­da.

Nue­vos mé­to­dos

El cre­ci­mien­to de Ea­ze, una star­tup que en­tre­ga can­na­bis a do­mi­ci­lio en el área de la bahía de San Fran­cis­co y San Die­go, mues­tra las ten­den­cias que le es­tán dan­do for­ma a la in­dus­tria na­cien­te. Cuan­do Ea­ze co­men­zó en 2014, la flor de la ma­rihua­na —es de­cir, el bro­te ver­de que se po­ne en la pi­pa pa­ra fu­mar— con­for­ma­ba el 85% de las ven­tas. Aho­ra re­pre­sen­ta me­nos de la ter­ce­ra par­te.

En 2017, la ven­ta de la flor fue su­pe­ra­da por la de car­tu­chos pa­ra va­po­ri­zar; al igual que en los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos, uti­li­zan un apa­ra­to pa­ra ca­len­tar un acei­te in­fun­di­do con can­na­bis. Pues­to que no que­ma ma­te­rial or­gá­ni­co, el can­na­bis va­po­ri­za­do se con­si­de­ra más se­gu­ro que el fu­ma­do, tal co­mo la ni­co­ti­na va­po­ri­za­da es con­si­de­ra­da me­nos da­ñi­na que

mi­llo­nes de dó­la­res es la pro­yec­ción en ven­tas pa­ra 2021 en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, se­gún Arc View Group. los ci­ga­rri­llos. “A mu­chos usua­rios nue­vos, el con­cep­to de fu­mar sim­ple­men­te les pa­re­ce no­ci­vo”, di­jo el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ea­ze, Jim Pat­ter­son. Sin em­bar­go, va­po­rear tie­ne otras ven­ta­jas por en­ci­ma de fu­mar. Pro­du­ce una frac­ción del olor, no ne­ce­si­ta nin­gún otro adi­ta­men­to, es por­tá­til, se ocul­ta fá­cil­men­te y es fá­cil de usar: pre­sio­na el bo­tón e in­ha­la. Y co­mo los car­tu­chos pue­den in­cluir sa­bo­res y mez­clas de dis­tin­tos com­pues­tos de can­na­bis pa­ra pro­du­cir efec­tos más fuer­tes o más su­ti­les, los va­po­ri­za­do­res pue­den ser eti­que­ta­dos y co­mer­cia­li­za­dos en de­ce­nas de ni­chos co­mer­cia­les.

Ea­ze di­jo que gra­cias en par­te a los va­po­ri­za­do­res, sus ven­tas au­men­ta­ron 300% en 2017. Pa­ra fi­na­les de 2017, la em­pre­sa es­ta­ba ha­cien­do más de 120.000 en­tre­gas al mes. Las mu­je­res con­for­ma­ron el 35% de su ba­se de con­su­mi­do­res el año pa­sa­do, com­pa­ra­do con el 25% en 2015. El gru­po de edad de ma­yor cre­ci­mien­to en­tre sus con­su­mi­do­res es el de los lla­ma­dos baby boo­mers, quie­nes na­cie­ron po­co des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Opor­tu­ni­da­des

An­ti­ci­pán­do­se a la le­ga­li­za­ción to­tal que en­tró en vi­gen­cia el 1º de enero, Ea­ze lle­nó de pu­bli­ci­dad la zo­na de la bahía de San Fran­cis­co con afi­ches que pre­sen­ta­ban el can­na­bis co­mo una te­ra­pia pa­ra va­rios pa­de­ci­mien­tos: “Ho­la, ma­rihua­na; adiós, an­sie­dad” y “Ho­la, ma­rihua­na; adiós, in­som­nio”. Pat­ter­son di­jo que la pu­bli­ci­dad ha ren­di­do fru­tos: los pe­di­dos se ha­bían tri­pli­ca­do des­de el ini­cio del año. La em­pre­sa, que ha re­cau­da­do ca­si US$ 52 mi­llo­nes de in­ver­so­res, no qui­so re­ve­lar en cuán­to es­tá va­lua­da.

Otra em­pre­sa emer­gen­te es Cu­ra Can­na­bis Solutions, de Ore­gon, que fa­bri­ca car­tu­chos pa­ra va­po­ri­za­dor. Ha re­por­ta­do un cre- ci­mien­to ro­bus­to: en di­ciem­bre de 2016, las ven­tas de Cu­ra fue­ron de US$ 2 mi­llo­nes; un año más tar­de, los in­gre­sos ha­bían al­can­za­do los US$ 7 mi­llo­nes al mes.

Las em­pre­sas emer­gen­tes re­la­cio­na­das con el can­na­bis ad­mi­ten que tie­nen pro­ble­mas pa­ra en­con­trar in­ver­so­res que es­tén me­ti­dos en su in­dus­tria, pe­ro el di­rec­tor eje­cu­ti­vo y cofundador de Cu­ra, Ni­tin Khan­na, su­gi­rió que el in­te­rés de los in­ver­so­res ha­bía cam­bia­do. “Ac­tual­men­te, es­ta­mos re­cau­dan­do di­ne­ro a par­tir de una va­lua­ción de US$ 400 mi­llo­nes”, co­men­tó.

Vi­vien Azer, una ana­lis­ta que es­tu­dia los mer­ca­dos del al­cohol y el can­na­bis en la fir­ma de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros Co­wen, di­jo que el atrac­ti­vo en au­men­to del can­na­bis era par­te de una ten­den­cia cul­tu­ral a lar­go pla­zo. Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, la per­cep­ción so­cial de la ma­rihua­na ha me­jo­ra­do rá­pi­da­men­te, de tal for­ma que su as­cen­so aho­ra in­clu­so re­pre­sen­ta una po­si­ble ame­na­za pa­ra los ne­go­cios re­la­cio­na­dos con el al­cohol. “Con­si­de­ro que el al­cohol y el can­na­bis se sus­ti­tu­yen en el mer­ca­do”, di­jo Azer. ●

Ea­ze es una que en­tre­ga can­na­bis a do­mi­ci­lio ofre­cien­do va­rie­dad de pro­duc­tos en ba­se a can­na­bis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.