“El ase­sor no va a de­jar de exis­tir”

Los desafíos que tie­ne Uru­guay en avan­ces tec­no­ló­gi­cos y lo que re­quie­ren las em­pre­sas fue­ron ana­li­za­dos por Mar­tí­nez

El Observador - Café y Negocios - - POR­TA­DA -

En­tre­vis­ta al so­cio di­rec­tor de Ma­zars, Luis Mar­tí­nez

En enero pa­só de to­do en el país”, fue lo pri­me­ro que di­jo el so­cio di­rec­tor de Ma­zars, Luis Mar­tí­nez, al co­mien­zo de la en­tre­vis­ta. Esa ma­ña­na no ha­bía pa­ra­do de res­pon­der emails en­vian­do pro­pues­tas de tra­ba­jo y ha­bía man­te­ni­do una con­ver­sa­ción con un clien­te en Fran­cia. “Mi fun­ción es es­tar en con­tac­to con la gen­te, con clien­tes ac­tua­les y potenciales, y con to­do lo que gi­ra al­re­de­dor de Ma­zars. Ten­go que ven­der y ha­cer que lo que ven­di­mos se cum­pla”, ex­pli­có.

La fir­ma fran­ce­sa se de­di­ca a au­di­to­ría, con­sul­to­ría, con­ta­bi­li­dad, im­pues­tos y re­cur­sos hu­ma­nos, y com­pi­te “a muer­te” con las de­no­mi­na­das “cua­tro gran­des” (KPMG, De­loit­te, E&Y y PwC).

A Mar­tí­nez le preo­cu­pan los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y es­pe­cial­men­te los po­cos avan­ces que no­ta en Uru­guay res­pec­to a la au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas. Pa­ra su sec­tor, la cla­ve es el ase­so­ra­mien­to a las em­pre­sas, al­go que “nun­ca va a po­der ser re­em­pla­za­do por la tec­no­lo­gía”.

¿Có­mo se vin­cu­ló a Ma­zars?

Es­tu­dié con­ta­dor pú­bli­co en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. Des­pués tra­ba­jé en una em­pre­sa re­pre­sen­tan­te de mar­cas in­ter­na­cio­na­les, en don­de es­tu­ve diez años.

En 1994 de­ci­dí co­men­zar mi vi­da in­de­pen­dien­te co­mo ase­sor. Sen­tía que po­día ayu­dar a más em­pre­sas que a una so­la, y me jun­té con otras per­so­nas pa­ra em­pe­zar nues­tro pro­pio em­pren­di­mien­to.

Al po­co tiem­po, en 1998, con­tac­ta­mos con Ma­zars a tra­vés de Ar­gen­ti­na.

En ese mo­men­to, la com­pa­ñía bus­ca­ba desa­rro­llar­se a ni­vel in­ter­na­cio­nal con clien­tes de Fran­cia que es­ta­ban cre­cien­do en to­do el mun­do. Em­pe­za­mos co­mo co­rres­pon­sa­les en 1999 y en 2009 pa­sa­mos a ser fir­ma miem­bro de Ma­zars en Uru­guay. Ade­más, aho­ra soy pre­si­den­te del board La­ti­noa­me­ri­cano de Ma­zars.

¿Cuál de las áreas en las que tra­ba­ja tie­ne más pe­so en Uru­guay?

La au­di­to­ría es ca­da vez más im­por­tan­te; ase­gu­rar que lo que se mues­tra y ex­pre­sa al mer­ca­do es­tá ra­zo­na­ble­men­te bien. Antes no era así, so­bre to­do en Uru­guay, pe­ro aho­ra se ha ido desa­rro­llan­do el te­ma. Ca­da vez hay más exi­gen­cias, le­yes que tie­nen que ver con el manejo de las em­pre­sas y de la gen­te. Hay más im­pues­tos, obligaciones de pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes; la ley de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, de fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca, te­mas de se­gu­ri­dad so­cial; no hay se­cre­to ban­ca­rio. Se ha tor­na­do al­go muy so­fis­ti­ca­do in­clu­so la li­qui­da­ción de suel­dos. Es obli­ga­to­rio y ne­ce­sa­rio te­ner un ser­vi­cio pro­fe­sio­nal ca­si per­ma­nen­te.

Mu­chas em­pre­sas re­cu­rren a Lin­ked In pa­ra la se­lec­ción de per­so­nal. ¿De qué otra for­ma im­pac­ta la tec­no­lo­gía?

Ese es un te­ma que nos preo­cu­pa mu­cho. No voy a de­cir na­da nue­vo pe­ro si no es­tás aten­to a la tec­no­lo­gía po­des de­jar de exis­tir o te­ner gran­des pro­ble­mas. Hay que es­tar pen­san­do per­ma­nen­te­men­te el fu­tu­ro.

Una pre­gun­ta fre­cuen­te en las reunio­nes de Ma­zars es quien nos ase­gu­ra que en diez años si­gan exis­tien­do au­di­to­res. Las co­sas se es­tán co­nec­tan­do y su­plan­tan­do fun­cio­nes, pe­ro la pro­fe­sión de ase­sor no va a de­jar de exis­tir.

Siem­pre le di­go a los más jóvenes que nues­tra pro­fe­sión no es ser con­ta­dor; lo que les in­tere­sa a las em­pre­sas es que las ase­so­ren. Hay que en­ten­der có­mo evo­lu-

cio­na nues­tro mer­ca­do. Las apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas hoy tie­nen una im­por­tan­cia bru­tal, fo­men­tan la in­ter­ac­ción con el clien­te. El di­fe­ren­cial es­tá en con­tar con pro­fe­sio­na­les con for­ma­ción, ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to.

¿Con qué ti­po de em­pre­sas tra­ba­jan en Uru­guay?

Nor­mal­men­te con em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les ins­ta­la­das en el país, y tam­bién con com­pa­ñías uru­gua­yas de me­diano y gran por­te.

Es di­fí­cil de­di­car­se so­la­men­te a un sec­tor en Uru­guay. Sin em­bar­go, te­ne­mos va­rios clien­tes de una mis­ma área. Te­ne­mos mu­chos del área fo­res­tal, ma­rí­ti­ma, na­vie­ra, de ener­gía y de ser­vi­cios co­mo em­pre­sas de se­gu­ri­dad, lim­pie­za, y al­gu­nos ho­te­les.

¿Cuá­les son los desafíos que tie­ne Uru­guay res­pec­to a la au­to­ma­ti­za­ción y sus­ti­tu­ción de pues­tos de tra­ba­jo?

Con­si­de­ro que son gi­gan­tes­cos. Uru­guay se ha que­da­do mu­cho en eso y la gen­te, fo­men­ta­da por di­ri­gen­tes pú­bli­cos y pri­va­dos, se ha que­da­do con su tra­ba­jo, có­mo­do co­mo es­tá.

Por ejem­plo, si­gue ha­bien­do guar­das en los óm­ni­bus. En Eu­ro­pa hay tre­nes y sub­te­rrá­neos que no tie­nen per­so­nas aden­tro más allá de los pasajeros, aun­que hay otros ma­ne­ján­do­los des­de otro lu­gar.

Uno ve que hay per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes que aún si­guen cre­yen­do que hay pues­tos de tra­ba­jo que se van a man­te­ner eter­na­men­te, y ha­cen lo po­si­ble por­que eso su­ce­da.

No es pre­sio­nan­do a tra­vés de gre­mios o sin­di­ca­tos que se lo­gra que esas co­sas no cam­bien. Hay co­sas que cam­bian y na­die las de­tie­ne, aun­que se de­mo­ren un tiem­po.

Me da la sen­sa­ción de que en Uru­guay es­ta­mos muy le­jos de ha­ber­lo ana­li­za­do y asu­mi­do. Hay que en­ten­der có­mo co­la­bo­rar con la co­mu­ni­dad y pres­tar un ser­vi­cio, ha­cien­do que las co­sas fun­cio­nen me­jor, agre­gan­do va­lor. ●

D. BAT­TIS­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.