Ges­tio­nar las du­das pa­ra al­can­zar el éxi­to la­bo­ral

La in­cer­ti­dum­bre y la va­ci­la­ción pue­den vol­ver­se alia­dos

El Observador - Café y Negocios - - GENTE EN OBRA -

Hay quien se mar­ca una ru­ta al ini­cio de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y no la aban­do­na. Otros op­tan por un ca­mino re­ple­to de des­víos has­ta en­con­trar aque­llo que real­men­te les lle­na co­mo per­so­nas y pro­fe­sio­na­les. Am­bos iti­ne­ra­rios son vá­li­dos; sin em­bar­go quien no du­da co­rre el ries­go de per­der opor­tu­ni­da­des que con­du­cen a un éxi­to no pla­ni­fi­ca­do.

Ges­tio­nar esa in­cer­ti­dum­bre es la cla­ve. En opi­nión de Úr­su­la Cal­vo, em­pre­sa­ria y fun­da­do­ra de Úr­su­la Cal­vo Cen­ter (Es­pa­ña), en el te­rreno de la du­da, exis­te cual­quier po­si­bi­li­dad “y, por tan­to, tam­bién la pro­ba­bi­li­dad de éxi­to”.

La men­to­ra y coach es­pa­ño­la Ha­na Kan­jaa ha con­ver­ti­do la in­se­gu­ri­dad, la in­quie­tud, el desa­so­sie­go y la va­ci­la­ción en sus me­jo­res alia­dos pa­ra cre­cer per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te.

“Es lo que me ha per­mi­ti­do avan­zar, pe­ro no es sen­ci­llo. Cuan­do no tie­nes tra­ba­jo es nor­mal te­ner mie­do. El pun­to de par­ti­da es abor­dar­lo con me­nos re­sis­ten­cia y sin mie­do, só­lo vi­vién­do­lo de esa ma­ne­ra se per­ci­ben las opor­tu­ni­da­des. Si na­da es se­gu­ro, to­do es po­si­ble. Los es­pa­cios de in­cer­ti­dum­bre son du­ros pe­ro fér­ti­les por­que es­con­den opor­tu­ni­da­des; si las abor­da­mos con acep­ta­ción, avan­za­re­mos”, co­men­tó la au­to­ra del li­bro Que­ri­da in­cer­ti­dum­bre: te lo de­bo to­do.

El ti­rano

El prin­ci­pal sa­bo­tea­dor de un triun­fo es uno mis­mo, un ‘ti­rano’ que hay que te­ner ba­jo con­trol, se­gún Ka­na­jaa. Que­dar­se en el con­fort de un tra­ba­jo que no le sa­tis­fa­ce es la op­ción más có­mo­da, y tam­bién la más ne­fas­ta pa­ra au­men­tar su em­plea­bi­li­dad, se­ña­la la coach.

En tan­to, Cal­vo afir­ma que el éxi­to no de­pen­de só­lo de la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual.

“Hay mu­chos fac­to­res, co­mo el sub­cons­cien­te, que desem­pe­ñan un pa­pel im­por­tan­te. El in­te­lec­to mar­ca el rum­bo pe­ro su ca­pa­ci­dad es muy li­mi­ta­da. El sub­cons­cien­te, con una ca­pa­ci­dad mi­llo­nes de ve­ces su­pe­rior, pue­de con­du­cir­te ha­cia un ata­jo que tu cons­cien­te no te­nía pre­vis­to”, co­men­tó.

Se­gún Cal­vo, la in­co­mo­di­dad an­te la in­cer­ti­dum­bre pue­de ser una gran opor­tu­ni­dad de to­mar con­cien­cia de aque­llas áreas en las que uno se sien­te más dé­bil y tra­ba­jar o ac­tuar so­bre ellas.

“Es­to des­te­rra­rá el mie­do, in­clui­do el ‘qué di­rán””, apun­tó.

En­fo­car la ener­gía

Pilar Je­ri­có, pre­si­den­ta de la con­sul­to­ra es­pa­ño­la Be-Up, ad­vier­te que el ce­re­bro es­tá pro­gra­ma­do pa­ra la su­per­vi­ven­cia, no pa­ra la fe­li­ci­dad y és­ta hay que tra­ba­jar­la.

“Pue­de sur­gir de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, pe­ro una opor­tu­ni­dad des­pier­ta a los mie­dos”.

Pa­ra neu­tra­li­zar ese im­pac­to re­co­mien­da po­ner mu­cha ener­gía en lo que po­de­mos ga­nar, no en lo que va­mos a con­se­guir.

“El mie­do siem­pre mi­ra ha­cia lo que es po­si­ble que per­da­mos, por­que pro­te­ge lo que te­ne­mos, lo real, mi­nan­do la ilu­sión por lo que pue­de lle­gar”, ase­gu­ra Je­ri­có, quien es muy cons­cien­te de que las per­so­nas se mue­ven por ses­gos e in­ter­pre­ta­cio­nes. (Ex­pan­sión RIPE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.