Los que si­guen afe­rra­dos al efec­ti­vo

Tes­ti­mo­nios de co­mer­cian­tes que no acep­tan tar­je­tas de dé­bi­to y cré­di­to

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - POR VIC­TO­RIA MU­JI­CA vmu­ji­ca@ob­ser­va­dor.com.uy

Si le pi­den que nom­bre tres co­mer­cios que no acep­ten el pa­go con tar­je­tas de dé­bi­to o cré­di­to, se­gu­ra­men­te tar­de al­gu­nos mi­nu­tos en res­pon­der.

La ley de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, que co­men­zó a re­gir en 2015, pre­vé la im­ple­men­ta­ción de me­dios de pa­go elec­tró­ni­cos en co­mer­cios. Es­tos no es­tán obli­ga­dos a acep­tar tar­je­tas, así co­mo tam­po­co a tra­ba­jar con to­das las tar­je­tas una vez que tie­nen el dis­po­si­ti­vo POS. Sin em­bar­go, la obli­ga­ción del pa­go de suel­dos y ju­bi­la­cio­nes por me­dios elec­tró­ni­cos im­pli­ca que ha­ya más tar­je­tas de dé­bi­to en cir­cu­la­ción, y que es­ta mo­da­li­dad de pa­go se ha­ya ex­ten­di­do.

Des­de que se co­men­zó a im­ple­men­tar la in­clu­sión fi­nan­cie­ra se han crea­do 850 mil nue­vas cuen­tas ban­ca­rias, el uso de tar­je­tas de dé­bi­to se mul­ti­pli­có por 14 y el em­pleo de POS se cua­dri­pli­có, se­gún da­tos del Ministerio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas (MEF).

Sin em­bar­go, hay co­mer­cios que to­da­vía si­guen ma­ne­ján­do­se úni­ca­men­te con efec­ti­vo o cré­di­to de la ca­sa. Es­to tie­ne dos mo­ti­vos prin­ci­pa­les: cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas y de re­sis­ten­cia a que el Es­ta­do “se en­te­re de to­dos los mo­vi­mien­tos” y sea obli­ga­to­rio te­ner una tar­je­ta, y por otro la­do, quie­nes en­tien­den que su ne­go­cio no pue­de afron­tar los cos­tos que im­pli­ca la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía y el pa­go de aran­ce­les de las tar­je­tas de dé­bi­to y cré­di­to.

El pre­si­den­te del Cen­tro de Al­ma­ce­ne­ros Mi­no­ris­tas, Ba­ris­tas, Au­to­ser­vi­cis­tas y Afi­nes del Uru­guay (Cam­ba­du), Da­niel Fer­nán­dez, di­jo que aun­que no tie­ne la ci­fra de los que aún no se ad­hi­rie­ron a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra, en los ba­rrios “mu­chos co­mer­cios pe­que­ños no acep­tan el pa­go con tar­je­tas por­que son in­via­bles los aran­ce­les que se co­bran”, sos­tu­vo.

A par­tir del 1º de fe­bre­ro de es­te año, las ven­tas con tar­je­ta de dé­bi­to pa­sa­ron a te­ner una co­mi­sión má­xi­ma de 1,5%, des­de el 2,2% en el que es­ta­ba fi­ja­do el lí­mi­te. En el ca­so de las de cré­di­to, el aran­cel pa­só a 4% (has­ta fe­bre­ro era de 4,5%).

El MEF es­ti­ma que con el tiem­po exis­te la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der el acuer­do pa­ra lle­var los aran­ce­les a 0,85% pa­ra los ca­sos de dé­bi­to y 2,25% pa­ra cré­di­to, ar­gu­men­tan­do que el ma­yor nú­me­ro de transac­cio­nes per­mi­te que se pue­da am­pliar el be­ne­fi­cio.

Sin em­bar­go, Fer­nán­dez de Cam­ba­du en­tien­de que es­tas re­duc­cio­nes no son su­fi­cien­tes, ya que los co­mer­cios no pue­den pa­gar 4% de aran­cel (en el ca­so del cré­di­to), ya que lo que ven­den ge­ne­ral­men­te “son co­sas de po­co va­lor, con már­ge­nes de ga­nan­cia re­du­ci­dos”.

Ha­ce tres años, Cam­ba­du en con­jun­to con cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les del in­te­rior co­men­za­ron a dia­lo­gar con el go­bierno pa­ra re­du­cir los aran­ce­les. Los em­pre­sa­rios de la Cá­ma­ra Re­gio­nal del Es­te (Rivera, Ce­rro Lar­go, Trein­ta y Tres, Mal­do­na­do, La­va­lle­ja, Pan­do y Chuy) es­tán re­co­lec­tan­do fir­mas pa­ra, a tra­vés de un ple­bis­ci­to, de­rri­bar parcialmente la ley de in­clu­sión fi­nan­cie­ra e in­cluir en la Cons­ti­tu­ción que los pa­gos con tar­je­tas sean op­cio­na­les y no obli­ga­to­rios.

La re­sis­ten­cia

Un em­ble­ma en Mon­te­vi­deo del pa­go en efec­ti­vo o con cré­di­to de la ca­sa es la tien­da de elec­tro­do­més­ti­cos Carlos Gutiérrez. Su di­rec­to­ra, Ju­lia­na Gu­tie­rrez, di­jo que ade­más de ven­der al con­ta­do y con cré­di­to de la ca­sa, se tra­ba­ja con gi­ro a tra­vés de re­des de co­bran­za, y que es­tán eva­luan­do “for­mas de in­cor­po­rar tec­no­lo­gía a los pro­ce­sos de pa­go sin agre­gar cos­tos”.

Ex­pli­có que la car­te­ra de clien­tes ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años, pe­se a los me­ca­nis­mos de pa­go sin tar­je­ta: “Es cier­to que al­gu­nos clien­tes con­sul­tan por qué no acep­ta­mos tar­je­ta de dé­bi­to, y les ex­pli­ca­mos que en­ten­de­mos que la co­mi­sión es muy al­ta y que de­be­ría­mos tras­la­dar­la al pre­cio”.

La di­rec­to­ra co­men­tó que aun­que al­gu­nos clien­tes es­tu­vie­ran dis­pues­tos a pa­gar ese cos­to, la ley de in­clu­sión fi­nan­cie­ra “no per­mi­te que la per­so­na ten­ga la li­ber­tad de ele­gir si pa­ga el so­bre­cos­to por usar dé­bi­to o pa­ga con efec­ti­vo a un pre­cio más ba­ra­to”.

Por su par­te, la he­la­de­ría Popi, con lo­ca­les en La Pa­lo­ma y La Pe­dre­ra (Ro­cha), y Pun­ta del Es­te y La Ba­rra (Mal­do­na­do), tra­ba­ja úni­ca­men­te con efec­ti­vo “por una cues­tión ideo­ló­gi­ca”, sos­tu­vo el due­ño de los lo­ca­les de Popi en Ro­cha, Alcides Per­do­mo.

“Me re­sis­to a la obli­ga­to­rie­dad –ex­pli­có–. La gen­te es­tá ca­da vez más con tar­je­tas y eso re­per­cu­te en el co­mer­cio”. Hay un con­trol del Es­ta­do so­bre las per­so­nas, lo que con­su­men, y lo que ha­cen, se­gún Per­do­mo.

Las he­la­de­rías tie­nen un car­tel en la en­tra­da que avi­sa que so­lo se acep­ta el pa­go en efec­ti­vo. Con­sul­ta­do so­bre el im­pac­to de es­ta me­di­da en los clien­tes, Per­do­mo di­jo que al­gu­nas per­so­nas se mo­les­tan.

“Ha ha­bi­do al­gu­na que­ja, so­bre to­do de gen­te ma­yor que pien­sa que ven­de­mos con di­ne­ro pa­ra eva­dir im­pues­tos. No­so­tros te­ne­mos fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca, es­ta­mos en la le­ga­li­dad. La de­ci­sión de no tra­ba­jar con tar­je­tas es una cues­tión ideo­ló­gi­ca”, sos­tu­vo.

Otro as­pec­to que com­pli­ca al co­mer­cio, se­gún Per­do­mo, es que los pro­vee­do­res no acep­tan tar­je­tas y hay que pa­gar­les al con­ta­do. “Cuan­do los clien­tes pa­gan con dé­bi­to se de­mo­ra dos días en depositar el di­ne­ro y si hay que pa­gar­le al proveedor al con­ta­do te­nés que ir al ban­co, sa­car la pla­ta. Es más tiem­po y a ve­ces los pro­vee­do­res no es­pe­ran”, di­jo.

En el ca­so del res­tau­ran­te Sus­hi True, su pro­pie­ta­rio, Danny Sa­di, ya co­men­zó el trá­mi­te pa­ra la in­cor­po­ra­ción del pa­go con tar­je­ta de dé­bi­to, pe­ro ac­tual­men­te es­tá “en pau­sa”.

“Es un ne­go­cio muy chi­co, apun­ta mu­cho a la ca­li­dad en el pro­duc­to, por lo cual uti­li­za­mos los pro­duc­tos más ca­ros y en ma­yor can­ti­dad. Pa­ra la can­ti­dad de cuen­tas que re­ci­bo, usar la tar­je­ta de dé­bi­to me sig­ni­fi­ca au­men­tar los pre­cios un 5%”, afir­mó Sa­di.

Los clien­tes es­tán avi­sa­dos en la mis­ma car­ta que no se acep­ta tar­je­ta de dé­bi­to o cré­di­to. “Tam­bién tra­ba­ja­mos con trans­fe­ren­cia ban­ca­ria. Fue un pro­ble­ma con la ex­plo­sión de los ca­je­ros, que no te­nían di­ne­ro, en­ton­ces ha­ce tres me­ses in­cor­po­ra­mos la trans­fe­ren­cia”, sos­tu­vo.

El plus de los pe­que­ños

“Los cos­tos”. Esa es la res­pues­ta que más se reite­ra cuan­do los co­mer­cian­tes o re­pre­sen­tan­tes de cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les del in­te­rior del país ex­pli­can por qué no se ad­hie­ren a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

Ale­gan, ade­más, que las ca­de­nas o co­mer­cios más gran­des ob­tie­nen be­ne­fi­cios res­pec­to al uso de tar­je­tas, con des­cuen­tos que se apli­can pa­ra los clien­tes. Eso afir­mó el pre­si­den­te del Cen­tro Co­mer­cial e In­dus­trial de La­va­lle­ja, To­más Ca­sas.

“En Mi­nas hay cua­tro gran­des su­per­fi­cies, que tie­nen be­ne­fi­cios de des­cuen­tos de tar­je­tas. Pa­gan por­cen­ta­jes más ba­jos por la ges­tión de la in­clu­sión fi­nan­cie­ra (por acuer­dos con los ban­cos). Esa es la ra­zón por la que mu­chos co­mer­cios, en la me­di­da en que pue­den, se man­tie­nen por fue­ra del sis­te­ma pa­ra ma­ne­jar su di­ne­ro en efec­ti­vo”, agre­gó.

Por su par­te, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Em­pre­sa­rial de Mal­do­na­do, Jo­sé Pe­rei­ra, di­jo que en el in­te­rior los pe­que­ños co­mer­cios que si­guen en pie lo ha­cen por­que ge­ne­ran “un plus” y aun­que no acep­ten me­dios de pa­go elec­tró­ni­cos, la gen­te op­ta por ellos. “Pue­de ha­blar con los due­ños, si tie­ne un pro­ble­ma le fían. To­do ese ti­po de co­sas ge­ne­ra cier­ta su­per­vi­ven­cia”, in­di­có. ●

(La obli­ga­to­rie­dad de acep­tar un medio de pa­go elec­tró­ni­co) se­ría una me­di­da muy ne­ga­ti­va. Nos obli­ga­ría a au­men­tar los pre­cios; es lo que ha­cen los que acep­tan tar­je­ta”

Ju­lia­na Gutiérrez

DI­REC­TO­RA DE CARLOS GUTIÉRREZ

La de­ci­sión de no tra­ba­jar con tar­je­tas es una cues­tión ideo­ló­gi­ca”

Alcides Per­do­mo

PRO­PIE­TA­RIO DE POPI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.