Vi­ni­los al fren­te

Tres em­pren­de­do­ras cuen­tan por qué es­te ru­bro es­tá en as­cen­so

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - POR JOA­QUÍN SYMONDS Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El ne­go­cio de los vi­ni­los, con ho­ga­res y em­pre­sas co­mo clien­tes, es­tá en as­cen­so. Y el cre­ci­mien­to es a ni­vel re­gio­nal. Así lo ra­ti­fi­can dos em­pren­de­do­ras uru­gua­yas de­di­ca­das al ru­bro, y otra ar­gen­ti­na (ver recuadro) que ha lo­gra­do un par­ti­cu­lar des­pe­gue en los úl­ti­mos años.

Es más, la fun­da­do­ra de Vi­ni­lo’s De­sign, Patricia Mo­ri, se ani­ma a de­cir que el ru­bro re­cién es­tá en pa­ña­les. Ex­pli­có que los vi­ni­los son una for­ma ac­ce­si­ble y agra­da­ble de de­co­rar una pa­red o un vi­drio; mu­chos comienzan co­lo­can­do al­go pe­que­ño pe­ro a me­di­da que pa­sa el tiem­po se ani­man a apos­tar por al­go más gran­de. Con­si­de­ra que el ru­bro tie­ne enor­mes po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio que no es­tán ex­plo­ra­das. En es­te sen­ti­do, cree que al ma­te­rial no se le ha da­do to­dos los usos que pue­de te­ner.

Las em­pren­de­do­ras con­sul­ta­das coin­ci­die­ron que en la ac­tua­li­dad re­sul­ta esen­cial po­der in­no­var pa­ra ofre­cer un pro­duc­to de me­jor ca­li­dad y as­pec­to.

Espacios co­nec­ta­dos

Lue­go de es­tar más de ocho años en Es­pa­ña tra­ba­jan­do en vi­ni­lo, a Mo­ri le sor­pren­de “la gran acep­ta­ción” que tu­vo el pro­duc­to den­tro del re­du­ci­do mer­ca­do uru­gua­yo.

La em­pre­sa cuen­ta con 10 em­plea­dos que se en­car­gan del di­se­ño, fa­bri­ca­ción y co­lo­ca­ción del pro­duc­to. Ade­más, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar tra­ba­jos per­so­na­li­za­dos. Afir­mó que los que más re­cu­rren a la uti­li­za­ción de vi­ni­los pa­ra de­co­rar espacios son las em­pre­sas. “En el mun­do em­pre­sa­rial hay mu­cho más ca­pa­ci­dad de de­sa­rro­llo”, aña­dió.

La due­ña de Vi­ni­lo’s De­sign afir­mó que las em­pre­sas se es­tán preo­cu­pan­do “mu­cho más” pa­ra que los espacios se co­nec­ten con los in­tere­ses de sus em­plea­dos.

Pa­ra el ser­vi­cio de ins­ta­la­ción se creó una em­pre­sa apar­te. La em­pren­de­do­ra pro­mue­ve el “há­ga­lo us­ted mis­mo”, pa­ra lo que se in­clu­yen las ins­truc­cio­nes y las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra que el clien­te pue­da lle­var­lo ade­lan­te sin in­con­ve­nien­tes. ¿Por qué? Por­que aña­dir el ser­vi­cio de co­lo­ca­ción lle­va a que el cos­to fi­nal se ele­ve de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va.

En Vi­ni­lo’s De­sign el pro­duc­to que más se ven­de pa­ra los ho­ga­res es el de 100 x 50 cen­tí­me­tros y el pre­cio es de $ 930.

Las em­pre­sas op­tan por ser­vi­cios de co­lo­ca­ción por­que, en ca­so de que al­go sal­ga mal, el ma­te­rial se es­tro­pea.

Tam­bién se tra­ba­ja so­bre otros ob­je­tos a los cua­les se le aña­den vi­ni­los co­mo un fac­tor de­co­ra­ti­vo.

Lin­da Wall: efec­to do­mi­nó

Agus­ti­na Bo­ni, fun­da­do­ra de Lin­da Wall, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que la ma­yor par­te de los di­se­ños y di­bu­jos que co­mer­cia­li­za en vi­ni­los son he­chos a mano por ella mis­ma. En una ofi­ci­na chi­ca pe­ro lle­na de co­lor, Bo­ni se sien­ta a di­se­ñar los dis­tin­tos pe­di­dos. Es di­se­ña­do­ra grá­fi­ca y ha­ce ocho años una ami­ga le pi­dió un di­se­ño pa­ra el dor­mi­to­rio de su hi­ja. “Man­dar­lo a en­cua­drar cos­ta­ba mu­cho y bueno ahí na­ció el pri­mer vi­ni­lo”, re­cor­dó Bo­ni.

Su em­pren­di­mien­to tam­bién ofre­ce la po­si­bi­li­dad de los di­se­ños ma­si­vos ya de­ter­mi­na­dos.

“A ve­ces las em­pre­sas pien­san en la decoración en úl­ti­mo ca­so, pe­ro una vez que ven lo lin­do que que­da se ani­man. Es co­mo un efec­to do­mi­nó”, ase­gu­ró Bo­ni. Tie­ne co­mo clien­tes des­de hos­pi­ta­les has­ta co­le­gios y es­cue­las.

Pa­ra Bo­ni, la com­pe­ten­cia es “a ni­vel mun­dial” de­bi­do a que la ofer­ta y la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar com­pras en el ex­te­rior han cre­ci­do y re­per­cu­ti­do en el ru­bro: “Hay que ha­cer co­sas ori­gi­na­les pa­ra apor­tar un plus”.

Hoy en día, de­bi­do a la can­ti­dad de pe­di­dos, Bo­ni rea­li­za pro­duc­tos per­so­na­li­za­dos splo pa­ra em­pre­sas. Ofre­ce packs con stic­kers. “El pro­me­dio del pre­cio es­tá en­tre $ 1.000 y $ 2.000. En ca­so de que se ha­ga de a uno va­rían en­tre $ 250 y $ 300”.

La co­lo­ca­ción en el ho­gar es rea­li­za­da por el mis­mo com­pra­dor. Si el pe­di­do es­tá des­ti­na­do a una cor­po­ra­ción, Bo­ni es quien co­lo­ca el pro­duc­to.

La em­pren­de­do­ra ter­ce­ri­za la ma­yor par­te de los es­la­bo­nes de pro­duc­ción. Ac­tual­men­te no tie­ne una tien­da fí­si­ca. “No es­tá en mis prio­ri­da­des por­que es un do­lor de ca­be­za”, afir­mó. Pe­ro co­mo opi­na que es re­le­van­te pa­ra el clien­te co­no­cer el pro­duc­to, acu­de a fe­rias de di­se­ño, así co­mo tam­bién cree que los tra­ba­jos he­chos en las dis­tin­tas em­pre­sas sir­ven de vi­drie­ra. Bo­ni quie­re au­men­tar ven­tas en el ex­te­rior pe­ro tam­bién en el in­te­rior uru­gua­yo. ●

Agus­ti­na Bo­ni

FUN­DA­DO­RA DE LIN­DA WALL

A ve­ces las em­pre­sas pien­san en la decoración en úl­ti­mo ca­so, pe­ro una vez que ven lo lin­do que que­da se ani­man. Es co­mo un efec­to do­mi­nó”

Agus­ti­na Bo­ni con uno de los di­se­ños de Lin­da Wall

Patricia Mo­ri

So­fía Wi­lle­möes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.