Cam­bios que im­pac­tan

La di­rec­to­ra de SEEM habla de tec­no­lo­gía, trán­si­to e in­se­gu­ri­dad

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA -

Es egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. Pri­me­ro se for­mó en me­di­ci­na ge­ne­ral, lue­go en pe­dia­tría y con el pa­so del tiem­po se es­pe­cia­li­zó en ges­tión de ser­vi­cios de sa­lud. Ha­ce 35 años, Ele­na Ward par­ti­ci­pó en la fun­da­ción de SEMM Emer­gen­cia Mó­vil. La idea na­ció de un gru­po in­te­gra­do por mé­di­cos que ron­da­ban los 35 años y que veían la ne­ce­si­dad de ofre­cer asis­ten­cia a un ni­cho de mer­ca­do que no es­ta­ba cu­bier­to por las ins­ti­tu­cio­nes de asis­ten­cia mé­di­cas co­lec­ti­vas, ni por el úni­co ser­vi­cio que exis­tía en ese mo­men­to abo­ca­do a ur­gen­cias car­dio­vas­cu­la­res. Que­rían ge­ne­rar un ser­vi­cio de emer­gen­cia to­tal. Con el tiem­po la pro­pues­ta se fue am­plian­do y 11 años des­pués crea­ron el se­gu­ro de sa­lud MP y ha­ce 18 años fun­da­ron la mu­tua­lis­ta Co­sem.

A lo lar­go de su ca­rre­ra, Ward tra­ba­jó en dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes, pú­bli­cas y pri­va­das, y en más de una opor­tu­ni­dad sa­lió con su au­to par­ti­cu­lar a aten­der lla­ma­dos mé­di­cos cuan­do por la al­ta de­man­da no se da­ba abas­to.

¿Có­mo sur­gió la idea de fun­dar una em­pre­sa de emer­gen­cias mé­di­cas mó­vi­les?

SEMM sur­gió en el 83, en un año en que fue muy es­pe­cial pa­ra el país por la sa­li­da de la dic­ta­du­ra y el prin­ci­pio de la eta­pa de­mo­crá­ti­ca. Eran años de mu­cha in­cer­ti­dum­bre, pe­ro pa­ra la gen­te jo­ven tam­bién de ilu­sión, de que iban a ve­nir tiem­pos me­jo­res. De­ci­di­mos em­pren­der al­go que se ve­nía ges­tan­do des­de ha­cía dos años en un gru­po de mé­di­cos. En to­tal éra­mos 35 mé­di­cos y cua­tro so­cios que te­nían ex­pe­rien­cia en tra­ba­jar en la úni­ca em­pre­sa que exis­tía en ese mo­men­to, que era de asis­ten­cia de ur­gen­cia car­dio­vas­cu­lar.

¿Qué ofre­cie­ron de distinto?

In­no­va­mos al con­si­de­rar que las emer­gen­cias no eran so­lo car­dio­vas­cu­la­res. Vi­mos que ha­bía dos si­tua­cio­nes que no es­ta­ban aten­di­das. Una la emer­gen­cia to­tal –por­que la emer­gen­cia se pro­du­cía tam­bién por ac­ci­den­tes de trán­si­to, que­ma­du­ras en­tre otros– y a su vez no es pri­va­ti­va de una edad de la vi­da, por lo que fui­mos los pri­me­ros en pe­dia­tría.

¿Por qué la em­pre­sa cuen­ta con más de un di­rec­tor?

Es un con­se­jo di­rec­ti­vo, siem­pre fun­cio­nó así, des­de el va­mos. Siem­pre fue un con­se­jo cu­yo nú­me­ro de per­so­nas ha va­ria­do a lo lar­go de la his­to­ria. En es­te mo­men­to so­mos tres, pe­ro hay dos di­rec­to­res his­tó­ri­cos que siem­pre par­ti­ci­pan de la reunión del con­se­jo una vez por se­ma­na y de las gran­des de­ci­sio­nes que hay que to­mar.

Mu­chas co­sas han cam­bia­do pa­ra las emer­gen­cias en 35 años. En­tre otras, ha au­men­ta­do la can­ti­dad de au­tos en la ca­lle…

Cam­bió to­do. Cam­bio el trán­si­to. Y pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te por­que asis­ti­mos so­bre rue­das. En­ton­ces el cam­bio que se ha pro­du­ci­do es un enemi­go im­por­tan­te por­que hay que ir rá­pi­do, so­bre to­do en las emer­gen­cias reales, y esa ve­lo­ci­dad en la que uno lle­ga a un mis­mo pun­to en el ho­ra­rio de trán­si­to com­pli­ca­do o en la no­che, cam­bia mu­cho. Eso es al­go que nos preo­cu­pa y no se han to­ma­do mu­chas me­di­das. Por­que au­men­ta el par­que au­to­mo­tor y, por otro la­do, es una ciu­dad que no es­tá pen­sa­da pa­ra tan­ta can­ti­dad de vehícu­los y no se pue­de ex­pan­dir por­que es muy di­fí­cil cam­biar las ave­ni­das. La in­se­gu­ri­dad es otro ele­men­to que tam­bién aten­ta con­tra una bue­na asis­ten­cia, so­bre to­do en las zo­nas en las que hay que te­ner un po­co más de cuidado. Pro­pu­si­mos la im­ple­men­ta­ción de si­re­nas ver­des co­mo una po­si­ble so­lu­ción por­que el te­ma es no con­fun­dir a la po­li­cía con una uni­dad. De to­das maneras, pa­ra asis­tir a esos lugares de pre­cau­ción la for­ma que te­ne­mos de aten­der es que nos acom­pa­ñe la po­li­cía. Es una si­tua­ción muy com­pli­ca­da y muy preo­cu­pan­te.

¿Qué trans­for­ma­cio­nes ha ge­ne­ra­do el uso de las tec­no­lo­gías en la re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te?

Lo que ha cam­bia­do es el ac­ce­so a la in­for­ma­ción, pe­ro tam­bién las exi­gen­cias de los usuarios. Por un la­do, son co­sas muy be­ne­fi­cio­sas por­que los usuarios se em­po­de­ran de sus de­re­chos, por eso pa­sa­mos de lo que en un mo­men­to se lla­ma­ban pa­cien­tes, de lo que el mé­di­co y las ins­ti­tu­cio­nes le po­dían brin­dar a lo que hoy son, ac­to­res fun­da­men­ta­les en la re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te. Ca­da vez exi­gen más y vienen in­for­ma­dos por la tec­no­lo­gía, pe­ro a ve­ces com­pli­ca un po­co por­que no siem­pre el que no es mé­di­co pue­de in­ter­pre­tar co­rrec­ta­men­te lo que es­tá en las re­des y no to­da la in­for­ma­ción que es­tá allí es de ca­li­dad. Ade­más, tam­po­co tie­nen có­mo fil­trar lo que real­men­te se apli­ca al ca­so ni tam­po­co tie­nen las ca­suís­ti­cas. Pe­ro cuan­do uno se to­ma un tiem­po pa­ra ha­blar con el pa­cien­te y ex­pli­car­le se lle­ga a una bue­na re­la­ción.

Por otro la­do, la tec­no­lo­gía fa­ci­li­ta el re­gis­tro mé­di­co de los usuarios…

Sí, la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal. Cuan­do em­pe­za­mos no te­nía­mos si quie­ra un PC. Era te­lé­fono y car­tu­li­nas. Re­ci­bía­mos los lla­ma­dos, los ano­tá­ba­mos en una bo­le­ta y se lo dá­ba­mos al mé­di­co que sa­lía a la ca­lle. Y las his­to­rias de los pa­cien­tes es­ta­ban en un fi­che­ro. De ahí en más se fue in­cor­po­ran­do la tec­no­lo­gía de ma­ne­ra que hoy te­ne­mos un cen­tro de in­for­ma­ción don­de es­tán to­dos los ma­pas, dón­de es­tá ubi­ca­da ca­da uni­dad y po­de­mos co­no­cer el lu­gar adón­de va. Te­ne­mos co­mu­ni­ca­ción con las am­bu­lan­cias y ta­blets don­de se pue­de re­gis­trar to­do lo que es­tá pa­san­do en la ca­lle.

A su vez, al ser la ur­gen­cia y emer­gen­cia de Co­sem y MP, el mé­di­co pue­de ac­ce­der a la his­to­ria del pa­cien­te. Y el re­gis­tro de la in­for­ma­ción de lo que se ha­ce tam­bién que­da en la his­to­ria clí­ni­ca. Pa­ra que no que­den co­mo even­tos ais­la­dos. Ade­más, es­ta­mos in­cor­po­ran­do bu­si­ness in­te­lli­gen­ce. Por un la­do pa­ra el tra­ba­jo de Co­mer­cial, don­de es muy im­por­tan­te pa­ra po­der seg­men­tar los pa­dro­nes, por­que la ne­ce­si­dad de ca­da per­so­na y ca­da gru­po es dis­tin­ta, y así ofre­cer dis­tin­tos pro­duc­tos a ca­da gru­po de mer­ca­do. Y pa­ra la aten­ción mé­di­ca es fun­da­men­tal por­que se pue­de sa­ber los in­di­ca­do­res de los tiem­pos y ha­cer pro­nós­ti­cos. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.