Por qué no sa­be­mos có­mo em­pa­car una ma­le­ta

La ma­yo­ría de los con­se­jos de los ex­per­tos son con­fu­sos y con­tra­dic­to­rios, pe­ro hay al­gu­nas pe­que­ñas re­co­men­da­cio­nes que me han fun­cio­na­do

El Observador - Café y Negocios - - GENTE EN OBRA - POR PILITA CLARK

El otro día me en­con­tré con un ami­go es­ta­dou­ni­den­se quien es un via­je­ro con­su­ma­do. Es­te año ha­bía via­ja­do más que nun­ca, y ha­bía lo­gra­do ver pin­güi­nos en la An­tár­ti­da, go­ri­las en Ugan­da e igua­nas en las is­las Ga­lá­pa­gos. Sin em­bar­go, la his­to­ria de sus ex­cur­sio­nes que siem­pre re­cor­da­ré se re­fie­re a un asun­to que el via­je­ro mo­derno pa­re­ce en­con­trar in­fi­ni­ta­men­te des­con­cer­tan­te: có­mo em­pa­car una ma­le­ta.

A mi ami­go, un an­ti­guo co­rres­pon­sal ex­tran­je­ro, le gus­ta ‘via­jar li­ge­ro’. Yo no te­nía idea de qué tan li­ge­ro has­ta que me con­tó que el guar­da­rro­pa que lle­vó a su via­je de tres se­ma­nas a Ugan­da so­lo in­cluía tres pa­res de calzones, bas­tan­te me­nos de los que yo he em­pa­ca­do pa­ra pa­sar un fin de se­ma­na en Ga­les.

El tru­co, di­jo, era una técnica que apren­dió cuan­do es­ta­ba cu­brien­do la gue­rra de Cam­bo­ya: ca­da vez que se du­cha­ba, echa­ba su ro­pa en la re­ga­de­ra y de­ja­ba que sus pies, el cham­pú y el ja­bón hi­cie­ran el tra­ba­jo de una la­va­do­ra. In­me­dia­ta­men­te me di cuen­ta de que era una bue­na idea, aun­que te­nía al­gu­nos lí­mi­tes ob­vios, co­mo la ne­ce­si­dad de es­tar en un lu­gar du­ran­te su­fi­cien­te tiem­po pa­ra que la ro­pa se pu­die­ra se­car. Y la ver­dad, no me veo pi­san­do una blu­sa blan­ca en un via­je de ne­go­cios y se­ría com­pli­ca­do ha­cer­lo en unas va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res, es­pe­cial­men­te en un via­je con be­bés.

Sin em­bar­go, la idea tie­ne la ven­ta­ja ad­mi­ra­ble de ser ra­cio­nal, prác­ti­ca y com­pro­ba­da, que es más de lo que se pue­de de­cir de mu­chos de los con­se­jos dis­po­ni­bles pa­ra li­diar con el equi­pa­je.

La se­ma­na pa­sa­da cuan­do bus­qué en Goo­gle “Có­mo em­pa­car una ma­le­ta” ob­tu­ve 449 mi­llo­nes de re­sul­ta­dos, más que “Có­mo aca­bar con la po­bre­za” y “Có­mo cu­rar el cán­cer” com­bi­na­dos. Sin em­bar­go, una enor­me can­ti­dad de los con­se­jos eran to­tal­men­te ob­vios (lle­va tu ro­pa más abul­ta­da pues­ta en el avión) o ri­dícu­los (co­lo­car toa­lli­tas sua­vi­zan­tes de te­la en­tre la ro­pa pa­ra me­jo­rar el olor) o con­tra­dic­to­rios.

El ae­ro­puer­to de Heath­row y Qan­tas te acon­se­jan que co­mien­ces por co­lo­car to­da la ro­pa que crees que ne­ce­si­ta­rás en la ca­ma an­tes de em­pa­car­la. En­ton­ces se­gún Heath­row de­bes eli­mi­nar un ter­cio de la ro­pa. Qan­tas di­ce que ese mon­tón de­be­ría ser re­du­ci­do a la mi­tad.

Las ae­ro­lí­neas y los ae­ro­puer­tos de­be­rían, por su­pues­to, es­tar ha­cien­do su par­te so­bre es­te asun­to. La en­lo­que­ce­do­ra com­bi­na­ción de re­glas siem­pre cam­bian­tes so­bre el equi­pa­je de las ae­ro­lí­neas y los con­tro­les de se­gu­ri­dad tam­bién han pro­vo­ca­do nues­tra sed de ins­truc­ción.

Sin em­bar­go, no ha­ce mu­chas dé­ca­das, es­tas orien­ta­cio­nes no eran ne­ce­sa­rias. Las úni­cas per­so­nas que po­dían per­mi­tir­se via­jar te­nían sir­vien­tes pa­ra cui­dar sus mon­to­nes de baú­les, di­ce un ar­tícu­lo de la Uni­ver­si­dad de Lund es­cri­to por un aca­dé­mi­co in­tere­sa­do en es­tos asun­tos.

No fue has­ta que sur­gió la ten­den­cia de los via­jes ma­si­vos a fi­nes del si­glo XIX que em­pe­za­ron a sur­gir via­je­ros que lle­va­ban sus pro­pias ma­le­tas, jun­to con una gran can­ti­dad de ins­truc­cio­nes y ma­nua­les so­bre có­mo em­pa­car. Pen­sa­rías que po­dría­mos ha­ber­lo en­ten­di­do des­pués de tan­to tiem­po, en la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI. Sin em­bar­go, los ‘gue­rre­ros del ca­mino’ co­mo Neal Keny-Gu­yer si­guen sien­do asom­bro­sos. Él es el di­rec­tor de Mercy Corps, la or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria glo­bal con se­de en Ore­gón y nun­ca ha do­cu­men­ta­do una ma­le­ta.

To­do lo que lle­va ca­be en un es­tu­che por­tá­til de 20 pul­ga­das, me di­jo la se­ma­na pa­sa­da, in­clu­so en un tí­pi­co via­je de tres se­ma­nas co­mo el que hi­zo es­te año de Bag­dad a Da­vos a Go­ma en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go. La mis­ma re­gla se apli­ca a los via­jes fa­mi­lia­res.

Él y su es­po­sa una vez lle­va­ron a sus tres hi­jos a Cu­ba y Gua­te­ma­la du­ran­te tres me­ses: “Lo hi­ci­mos to­do con equi­pa­je de mano”.

Me in­clino an­te su des­tre­za, que su­pera por com­ple­to mis pro­pios es­fuer­zos pa­té­ti­cos. Sin em­bar­go, aquí les com­par­to las po­cas co­sas que me han fun­cio­na­do: siem­pre de­bes man­te­ner una lis­ta de lo que te hi­zo fal­ta du­ran­te tu úl­ti­mo via­je y tam­bién de­bes con­se­guir or­ga­ni­za­do­res de ma­le­tas, o cu­bos de equi­pa­je, pa­ra que pue­das se­pa­rar to­do en pi­las re­co­no­ci­bles.

Tra­te de em­pa­car to­do en tu equi­pa­je de mano si es po­si­ble y si no pue­des, no te preo­cu­pes. La vi­da con­ti­nua­rá. Ol­ví­da­te de to­do lo que has oí­do so­bre do­blar o en­ro­llar, jun­to con las re­glas “5, 4, 3, 2, 1” que di­cen que no de­bes lle­var más de cin­co pa­res de cal­ce­ti­nes y ro­pa in­te­rior, cua­tro blu­sas, tres pan­ta­lo­nes, dos pa­res de za­pa­tos y un som­bre­ro. To­dos es­tos con­se­jos son de­ma­sia­do ge­né­ri­cos pa­ra ser úti­les.

Ig­no­ra las apli­ca­cio­nes que te en­se­ñan a em­pa­car por la mis­ma ra­zón, jun­to con cual­quie­ra que te di­ga que de­bes gas­tar­te el sa­la­rio de un mes en com­prar una ma­le­ta con una cás­ca­ra du­ra y cua­tro rue­das.

Fi­nal­men­te, re­cuer­da que la es­pe­cie hu­ma­na ha lo­gra­do lle­gar a la lu­na, y re­gre­sar. Un día, tam­bién la hu­ma­ni­dad sa­brá có­mo em­pa­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.