Ofer­ta y de­man­da en el seg­men­to em­pre­sa­rial

Las em­pre­sas de se­gu­ri­dad coin­ci­die­ron en se­ña­lar que la re­gla­men­ta­ción del ser­vi­cio de­ter­mi­na­rá una ma­yor de­man­da.

El Observador - Café y Negocios - - A FONDO -

Pa­ra el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les de Se­gu­ri­dad de Uruguay (ASIS), Her­nan­do Her­nán­dez, el ser­vi­cio de guar­daes­pal­das “es ne­ce­sa­rio”: “Mu­chas per­so­nas lo piden en Uruguay. Es un país en al que vie­nen in­ver­sio­nes de to­do ti­po y esas per­so­nas es­tán acos­tum­bra­das a que ese ser­vi­cio sea co­mún en to­do el mun­do. Aquí se ne­ce­si­ta dar­le esa pro­tec­ción y hay que ha­cer­lo ba­jo el marco le­gal co­rres­pon­dien­te”.

Se­gún Her­nán­dez, la necesidad en Uruguay tie­ne que ver “con un marco de in­se­gu­ri­dad real” y “no una sen­sa­ción”. Apun­tó que el ser­vi­cio tam­bién po­dría ser ele­gi­do pa­ra ca­sos muy pun­tua­les, co­mo adul­tos ma­yo­res que ten­gan que sa­lir a co­brar la ju­bi­la­ción. En­tre otros te­mas, con­tex­tua­li­zó que exis­te el pre­jui­cio de que la se­gu­ri­dad pri­va­da “la pa­gan los más pu­dien­tes y so­lo mejoran su se­gu­ri­dad”, pe­ro que, en reali­dad, cuan­do hay más se­gu­ri­dad pri­va­da y se lo­gra pre­ve­nir, la po­li­cía puede en­car­gar­se de sus ta­reas y eso “be­ne­fi­cia a los me­nos pu­dien­tes”. “Si la se­gu­ri­dad pri­va­da se lo­gra reglamentar, mejora la se­gu­ri­dad pú­bli­ca ciu­da­da­na. Eso que lo pa­ga un pri­va­do ter­mi­na fa­vo­re­cien­do al me­nos pu­dien­te, mejora tam­bién su se­gu­ri­dad”, in­di­có.

Se­gún Díaz de Pro­se­gur, cuan­do la ley ha­bi­li­te el ser­vi­cio, las em­pre­sas bus­ca­rán los tar­gets y tra­ta­rán de co­mer­cia­li­zar­lo, aun­que re­cal­có que tie­ne un cos­to “bas­tan­te ele­va­do”.

Por es­to, el di­rec­tor de Sig­ma Se­gu­ri­dad –otra de las em­pre­sas que da el ser­vi­cio–, Ruy Ro­drí­guez, ase­gu­ró que “hay un seg­men­to muy chi­co de mer­ca­do que puede ac­ce­der”, re­fi­rién­do­se a los ge­ren­tes de ban­ca, de mul­ti­na­cio­na­les y CEO que vie­nen de vi­si­ta a co­no­cer las fi­lia­les de Uruguay y for­man par­te de la clien­te­la a la que se da el ser­vi­cio oca­sio­nal­men­te.

Opi­nó que con la ley “po­si­ble­men­te au­men­te la de­man­da” ya que eso es­tá “ata­do a la si­tua­ción de mie­do de la po­bla­ción”.

“El pro­ble­ma es­tá en có­mo es­tá evo­lu­cio­nan­do el cri­men en Uruguay. Es cues­tión de tiem­po. Hay una es­ca­la­da de cri­men que a la lar­ga va a ge­ne­rar una de­man­da in­cre­men­ta­da; la si­tua­ción tien­de a em­peo­rar”, aco­tó.

Los ser­vi­cios

El jefe de Ope­ra­cio­nes de G4S, Diego Fer­nán­dez, co­men­tó que co­men­za­ron a dar el ser­vi­cio de for­ma “muy sua­ve” en el año 2000 y que des­de ese mo­men­to la de­man­da au­men­tó “sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te”, has­ta el pun­to de te­ner ac­tual­men­te en­tre 50 y 100 cus­to­dias por año.

Por su par­te, la ge­ren­ta ge­ne­ral de la em­pre­sa, San­dra Ro­drí­guez, di­jo ha­ce un mes a Ca­fé & Ne­go­cios que pa­ra brin­dar el ser­vi­cio “se ana­li­zan cui­da­do­sa­men­te los ries­gos po­ten­cia­les y sus con­se­cuen­cias y lue­go se los mi­ti­ga a tra­vés de ac­cio­nes con­cre­tas”.

El clien­te que lle­ga de mul­ti­na­cio­na­les pro­vie­ne en su ma­yo­ría del sec­tor ban­ca­rio. El ge­ren­te de Pro­se­gur se­ña­ló que es­te año, la em­pre­sa lo dio so­lo una vez. De­ta­lló que la cus­to­dia eje­cu­ti­va, da­da la fal­ta de re­gla­men­ta­ción, se tra­du­ce en la fi­gu­ra de un cho­fer –ca­pa­ci­ta­do en con­duc­ción defensiva– que ofi­cia de am­bas co­sas. “No es cla­ra la si­tua­ción des­de el pun­to de vis­ta con­cep­tual, si es un cho­fer o un se­cre­ta­rio o un guar­daes­pal­das”, apun­tó.

In­di­có que si bien los tra­ba­ja­do­res son en­tre­na­dos por Pro­se­gur Es­pa­ña con una ca­pa­ci­ta­ción com­ple­ta, “la par­te de ar­mas” se de­ja­rá pa­ra cuan­do la ley lo au­to­ri­ce.

Cuan­do un clien­te so­li­ci­ta el ser­vi­cio, la em­pre­sa de se­gu­ri­dad de­be te­ner to­da la in­for­ma­ción so­bre la es­ta­día del cus­to­dia­do: des­de el ho­tel don­de se alo­ja­rá has­ta la emer­gen­cia mé­di­ca y los res­tau­ran­tes o even­tos por los que pa­sa­rá.

Se­gún Fer­nán­dez, ya no sor­pren­de que eje­cu­ti­vos uru­gua­yos pi­dan el ser­vi­cio de cus­to­dia. “Aho­ra te lla­man ge­ren­tes na­cio­na­les”, in­di­có.

Se­ña­ló que ge­ne­ral­men­te son di­rec­to­res de mul­ti­na­cio­na­les que lo ha­cen por política de la ma­triz. “Li­nea­mien­tos del norte o de Eu­ro­pa lo exi­gen, por más que seas un ge­ren­te de una com­pa­ñía en Uruguay”, apun­tó. Agre­gó que quie­nes más se con­tac­tan pa­ra so­li­ci­tar el ser­vi­cio son los ase­so­res de se­gu­ri­dad de las em­pre­sas. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.