“En Uruguay lle­gó el mo­men­to de in­ver­tir sin mie­do en start-ups”

El ase­sor y men­tor ca­ta­lán Xavier Ca­sa­res, quien es­tu­vo en Mon­te­vi­deo, ani­ma a los em­pren­de­do­res a pre­sen­tar sus pro­yec­tos “sin mie­do” y avi­zo­ra que co­men­za­rá a de­jar­se de la­do la ac­ti­tud con­ser­va­do­ra en cuan­to a in­ver­sio­nes

El Observador - Café y Negocios - - EMPRENDEDORES | EN CARRERA - POR FABIANA CULSHAW Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Es abo­ga­do y eco­no­mis­ta, pe­ro se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo “em­pre­sa­rio, ase­sor e in­ver­sor”. El es­pa­ñol Xavier Ca­sa­res es fun­da­dor de Ti­bi­da­bo Ven­tu­res, una con­sul­to­ra acre­di­ta­da por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID).

Ha ase­so­ra­do a los go­bier­nos de Es­pa­ña, Co­lom­bia y Hai­tí, así co­mo a nu­me­ro­sas star­tups, re­des de in­ver­sión ángel, fon­dos de in­ver­sio­nes, in­cu­ba­do­ras y ace­le­ra­do­ras de ne­go­cios. Es fun­da­dor de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Bu­si­ness An­gels (AEBAN, 2008) y, más re­cien­te­men­te, de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Men­to­res de Emprendimiento (AMCES).

Ha­ce unos días, Ca­sa­res desa­rro­lló el ta­ller “En­cuen­tra tu in­ver­sor”, que or­ga­ni­za­do por Uruguay XXI, es­tu­vo di­ri­gi­do a em­pren­de­do­res con po­ten­cial ex­por­ta­dor.

¡Có­mo ve el emprendimiento en el mun­do?

Veo flo­re­ci­mien­to. Es­ta­dos Uni­dos tie­ne mu­chas nue­vas com­pa­ñías in­tere­san­tes, so­bre to­do en Ca­li­for­nia, Mas­sa­chu­setts, Bos­ton y San Fran­cis­co. En Eu­ro­pa, el fe­nó­meno tam­bién es­tá bas­tan­te con­so­li­da­do. Y en Amé­ri­ca La­ti­na, hay un des­per­tar, en es­pe­cial en Mé­xi­co, Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na y Chile, paí­ses es­tán li­de­ran­do el mo­vi­mien­to en la re­gión.

¿Qué opi­na del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor uru­gua­yo?

Pien­so que en Uruguay se es­tán dan­do las con­di­cio­nes co­mo pa­ra in­ver­tir en start-ups. Has­ta aho­ra ese ha si­do el pun­to dé­bil: el he­cho de que hay po­cos in­ver­so­res. Ha­bría que re­for­zar la cul­tu­ra in­ver­so­ra con la crea­ción de re­des de án­ge­les y desa­rro­llan­do más for­ma­ción en es­tos te­mas. Ese es el pa­so a seguir, por­que sí hay pro­yec­tos don­de in­ver­tir. Una prue­ba son los ta­lle­res que di­mos, en los que par­ti­ci­pa­ron más de 200 em­pren­de­do­res en so­lo dos días.

Veo pro­yec­tos só­li­dos, es­ca­la­bles y en prác­ti­ca­men­te to­dos los sec- to­res, co­mo ser in­ter­net, tec­no­lo­gía, ener­gías re­no­va­bles, me­dio am­bien­te, agro. Los te­mas que abor­dan los em­pren­de­do­res uru­gua­yos si­guen las tendencias mun­dia­les.

¿A qué se de­be el es­ca­so flu­jo de in­ver­sio­nes en Uruguay?

La ver­dad es que no ocu­rre so­lo aquí, sino en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Mu­chas ve­ces se des­em­bol­san mon­tos ba­jos por una ac­ti­tud con­ser­va­do­ra, pe­ro de a po­co los in­ver­so­res ve­rán que mu­chos em­pren­di­mien­tos en los que se co­lo­ca, di­ga­mos, US$ 50.000, lue­go se ven­den en US$ 4 mi­llo­nes. Eso es­tá su­ce­dien­do en Es­ta­dos Uni­dos y en Eu­ro­pa. En Uruguay to­da­vía no se cie­rra el círcu­lo de ob­te­ner plus­va­lías im­por­tan­tes, pe­ro no ten­go la me­nor du­da de que co­men­za­rá a ocu­rrir.

¿Hay en­ti­da­des que le lla­men la aten­ción?

Pien­so que Pi­so 40 (club de eje­cu­ti­vos) es­tá muy bien ar­ma­do. Es­tán em­pe­zan­do, pe­ro ya pue­den ser­vir de re­fe­ren­cia pa­ra la crea­ción de otras re­des.

¿Por qué se ha­bla tan­to de la im­por­tan­cia de los in­ver­so­res án­ge­les?

Es el ma­yor sec­tor in­ver­sor en el mun­do en es­te mo­men­to, en cuan­to a nú­me­ro de ope­ra­cio­nes. En vo­lu­men de in­ver­sio­nes, los que des­ta­can son los fon­dos de in­ver­sión.

Los bu­si­ness an­gels –o in­ver­so­res án­ge­les- son em­pre­sa­rios, abo­ga­dos, mé­di­cos que des­em­bol­san, por ejem­plo, en­tre unos US$ 50.000 y US$ 150.000 en star­tups y se unen en re­des de ne­go­cios. Ese es el mo­de­lo tí­pi­co de in­ver­sor que na­ció en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos, ha­ce unos 20 años y fun­cio­na muy bien en el mun­do.

No siem­pre se es cons­cien­te de que los in­ver­so­res no so­lo co­lo­can di­ne­ro, sino que pa­san a ser so­cios de las em­pre­sas, ¿ver­dad?

Es muy cier­to. El in­ver­sor es un socio, un pro­pie­ta­rio más de la com­pa­ñía.

Co­mo ase­so­res, te­ne­mos que ex­pli­car ese pun­to ca­da día, por­que mu­chos em­pren­de­do­res pien­san que se tra­ta de una fi­nan­cia­ción, y no lo es.

¿Cuá­les son los erro­res más fre­cuen­tes que co­me­ten los em­pren­de­do­res?

Creer que sus mo­de­los de ne­go­cio son úni­cos y des­cui­dan la com­pe­ten­cia.

Otro error co­mún es enamo­rar­se ex­ce­si­va­men­te de sus pro­yec­tos y no dejar que los ase­so­res los co­rri­jan. A ve­ces tam­po­co sa­ben for­mar un equi­po com­pe­ten­te.

¿Qué men­sa­je trans­mi­tió du­ran­te las char­las que brin­dó en Mon­te­vi­deo?

Les di­je a los em­pren­de­do­res que tra­ba­jan du­ra­men­te en sus pro­yec­tos, que los va­li­den y que los pre­sen­ten con arro­jo an­te los in­ver­so­res, sin mie­do.

A los in­ver­so­res les re­co­men­dé que ob­ser­ven bien los pro­yec­tos que exis­ten, por­que mu­chos tie­nen gran es­ca­la­bi­li­dad y pro­ba­bi­li­dad de éxi­to. Si los eva­lúan, in­ver­ti­rán y po­drán en­trar en es­te mun­do del emprendimiento. Ese mo­men­to llegará.

35 re­des de in­ver­so­res án­ge­les es­tán agru­pa­das en AEBAN, de la que Ca­sa­res es fun­da­dor; unos 2.000 in­ver­so­res que mo­vi­li­zan unos 40 mi­llo­nes de eu­ros al año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.