¿De­be­mos eva­luar el com­pro­mi­so de los em­plea­dos?

Me­dir la fe­li­ci­dad del per­so­nal es una in­dus­tria enor­me pe­ro su uti­li­dad no es cla­ra

El Observador - Café y Negocios - - EMPRESAS - POR PI­LI­TA CLARK

Cuan­do lle­gué al tra­ba­jo el otro día ha­bía un lus­tro­so fo­lle­to co­lor mo­ra­do en mi es­cri­to­rio que te­nía no­ti­cias so­bre un asun­to in­quie­tan­te. De­cía que el Fi­nan­cial Ti­mes es­ta­ba me­jo­ran­do la for­ma en la que me­día el “com­pro­mi­so” de su per­so­nal y es­ta­ba cam­bian­do de una en­cues­ta anual de los em­plea­dos a en­cues­tas más cor­tas que se rea­li­za­rían ca­da tri­mes­tre. Íba­mos a re­ci­bir por co­rreo elec­tró­ni­co un en­la­ce a la pri­me­ra, “que de­be tar­dar a lo má­xi­mo 15 mi­nu­tos pa­ra com­ple­tar”.

Nor­mal­men­te, na­da me ha­ría sen­tir­me me­nos com­pro­me­ti­da que una en­cues­ta so­bre el com­pro­mi­so de los em­plea­dos, es­pe­cial­men­te una que admite des­ca­ra­da­men­te que va a to­mar 15 mi­nu­tos pa­ra com­ple­tar. Pe­ro yo ape­nas ha­bía re­gre­sa­do de unas va­ca­cio­nes y me sen­tía dó­cil. Así que hi­ce clic en el en­la­ce y co­men­cé a ex­pli­car, en una es­ca­la de ce­ro a 10, cuán­to me gus­ta­ba tra­ba­jar en el FT.

Ya que ge­ne­ral­men­te me agra­da que me pa­guen por ha­cer al­go que me gus­ta, en una oficina lle­na de gen­te cor­dial e in­te­li­gen­te, con­tes­té ale­gre­men­te las pri­me­ras pre­gun­tas, re­par­tien­do ca­li­fi­ca­cio­nes ge­ne­ro­sas so­bre si re­co­men­da­ría el FT co­mo un buen lu­gar pa­ra tra­ba­jar, o sen­tía que es­ta­ba cre­cien­do co­mo pro­fe­sio­nal. En­ton­ces lle­gué a es­ta pre­gun­ta: “¿Si a us­ted le ofre­cie­ran el mis­mo tra­ba­jo en otra or­ga­ni­za­ción, cuán pro­ba­ble se­ría que se que­da­ra en el FT?” Se su­po­nía que to­das las res­pues­tas fue­ran anó­ni­mas. La en­cues­ta lo de­cía re­pe­ti­da­men­te. ¿Pe­ro y si no lo fue­ran?

Si mi res­pues­ta era de­ma­sia­do leal, le po­dría es­tar di­cien­do a per­so­nas im­por­tan­tes que yo era una ton­ta fá­cil de ig­no­rar. ¿Pe­ro se­ría más se­gu­ro in­di­car que tal vez aban­do­na­ría el bar­co?

Mien­tras mi de­do es­ta­ba sus­pen­di­do so­bre el bo­tón del mou­se, me acor­dé de to­das las ra­zo­nes por las que de­tes­to las en­cues­tas de em­plea­dos, co­men­zan­do con el ob­vio pro­ble­ma de la con­fia­bi­li­dad de las res­pues­tas. Ade­más de eso, ra­ra­men­te tie­nes idea de por qué se es­co­gie­ron las pre­gun­tas o có­mo se van a uti­li­zar las res­pues­tas. No obs­tan­te, me in­clino a pen­sar que la en­cues­ta es só­lo un sín­to­ma de los pro­ble­mas mu­cho más am­plios que exis­ten en el cam­po del com­pro­mi­so.

Ha­ce más de 20 años la moda del com­pro­mi­so se dis­pa­ró, en­gen­dran­do un pe­que­ño ejér­ci­to de ase­so­res y una co­lec­ción de ser­vi­cios por los que las em­pre­sas gas­tan unos US$ 720 mi­llo­nes al año. Sin em­bar­go, a pe­sar de to­do el tiem­po y es­fuer­zo que las em­pre­sas han de­di­ca­do, to­da­vía no es­tá cla­ro exac­ta­men­te de qué se tra­ta. ¿In­clu­ye lo que sien­ten los em­plea­dos o lo que en reali­dad ha­cen? ¿De­ben los em­plea­dos com­par­tir las me­tas de una em­pre­sa o es irre­le­van­te?

Hay más de 50 de­fi­ni­cio­nes que se pue­den apli­car, se­gún un informe que el go­bierno del Reino Uni­do co­mi­sio­nó so­bre el tema. En esen­cia se re­du­cen a la idea bas­tan­te evi­den­te de que las per­so­nas tien­den a tra­ba­jar más en em­pleos don­de se sien­ten apre­cia­das y com­pren­di­das. En otras pa­la­bras, tra­tar bien al per­so­nal es bueno pa­ra los ne­go­cios, asom­bro­sa­men­te bueno, se­gún los de­fen­so­res del com­pro­mi­so, co­mo Ga­llup, el equi­po de in­ves­ti­ga­ción. És­te di­ce que los ne­go­cios con mu­chos tra­ba­ja­do­res fe­li­ces y comprometidos son 17% más pro­duc­ti­vos y 21% más ren­ta­bles que las com­pa­ñías en el otro ex­tre­mo del es­pec­tro. Otros ofre­cen ha­llaz­gos si­mi­la­res.

¿Pe­ro en reali­dad el com­pro­mi­so es­tá in­cre­men­tan­do el fun­cio­na­mien­to? ¿O es que las bue­nas em­pre­sas ins­pi­ran ma­yor com­pro­mi­so?

De nue­vo, los ex­per­tos di­fie­ren. Rob Bri­ner, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía or­ga­ni­za­cio­nal en Queen Mary Uni­ver­sity de Lon­dres, di­ce que ca­si no hay evi­den­cia fia­ble que pro­por­cio­ne una res­pues­ta a las dos pre­gun­tas más bá­si­cas so­bre el com­pro­mi­so: ¿ha­ce al­go en reali­dad?; y si es así, ¿pue­den las or­ga­ni­za­cio­nes ha­cer al­go so­bre el com­pro­mi­so? Sin em­bar­go, has­ta los ver­da­de­ros cre­yen­tes es­tán de acuer­do que, a pe­sar de los mi­llo­nes gas­ta­dos, los ni­ve­les de com­pro­mi­so es­tán es­tan­ca­dos sin es­pe­ran­za de cam­bio. Es­to no es na­da me­nos que “una cri­sis mun­dial del com­pro­mi­so de los em­plea­dos”, se­gún Ga­llup, que di­ce que el por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do­res comprometidos ca­si no se ha mo­vi­do en más de una dé­ca­da.

Lo cual nos trae de vuel­ta a la en­cues­ta.

Ca­da vez más in­ves­ti­ga­do­res pien­san que de­ma­sia­das em­pre­sas creen que rea­li­zar la oca­sio­nal en­cues­ta de em­plea­dos es su­fi­cien­te pa­ra cum­plir con su res­pon­sa­bi­li­dad con res­pec­to al com­pro­mi­so del per­so­nal.

Es más im­por­tan­te dar­le se­gui­mien­to y to­mar me­di­das rea­les pa­ra lo­grar que las per­so­nas sean más fe­li­ces y pro­duc­ti­vas. Di­cho de otra ma­ne­ra, una em­pre­sa puede ha­cer to­das las en­cues­tas que quie­ra, pe­ro si irri­ta a sus em­plea­dos con ad­mi­nis­tra­do­res ton­tos, có­di­gos de ves­tir es­tú­pi­dos, re­glas de asis­ten­cia mez­qui­nas y co­sas peo­res, de­be es­pe­rar el mis­mo tra­ta­mien­to del per­so­nal.

A fin de cuen­tas, me gus­ta­ría pen­sar que me­dir el com­pro­mi­so de los em­plea­dos va­le la pe­na. Yo de­fi­ni­ti­va­men­te pre­fe­ri­ría tra­ba­jar pa­ra una em­pre­sa que ha­ce el es­fuer­zo en vez de tra­ba­jar pa­ra una que no lo in­ten­ta. Tal vez ter­mi­ne co­mo tan­tas otras tendencias de ges­tión y se mue­ra len­ta­men­te. Pe­ro por lo me­nos es un pro­ce­so re­la­ti­va­men­te inofen­si­vo y ¿quién sa­be?: al­gún día po­dría­mos pro­bar que de­fi­ni­ti­va­men­te fun­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.