So­lu­ción mu­si­cal

Hook­sound ofre­ce un mo­de­lo free­mium pa­ra mu­si­ca­li­zar au­dio­vi­sua­les

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - POR KA­REN PARENTELLI

Des­de agos­to de 2016 fun­cio­na una pla­ta­for­ma im­pul­sa­da por un gru­po de uru­gua­yos que per­mi­te des­car­gar mú­si­ca gra­tis pa­ra ser usa­da en cual­quier pro­yec­to au­dio­vi­sual. Quien es­té tra­ba­jan­do en una pe­lí­cu­la, pu­bli­ci­dad o sim­ple­men­te un vi­deo per­so­nal, po­drá en­con­trar en HookSounds (www. hooksounds.com) can­cio­nes pa­ra acom­pa­ñar su pro­yec­to.

Es­ta pla­ta­for­ma vie­ne a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma que tie­nen los rea­li­za­do­res pa­ra po­der uti­li­zar mú­si­ca, el pre­cio de la mú­si­ca ori­gi­nal siem­pre es muy ele­va­do, pe­ro des­car­gan­do las can­cio­nes de HookSounds se lle­ga a un con­te­ni­do de gran ca­li­dad sin pa­gar.

Es­te pro­yec­to na­ció de la idea de Ál­va­ro An­ge­lo­ro y su so­cia Ve­ró­ni­ca Vie­ra. An­ge­lo­ro es mú­si­co des­de que tie­ne 11 años, y tra­ba­jó por años en el ám­bi­to de la pu­bli­ci­dad. Las pri­me­ras can­cio­nes col­ga­das en HookSounds son de su au­to­ría, y ha­bían si­do usa­das an­tes por em­pre­sas uru­gua­yas, o mul­ti­na­cio­na­les que tie­nen pre­sen­cia en Uru­guay.

Con el co­rrer de los años fue acu­mu­lan­do ma­te­rial que se usó en ra­dio, te­le­vi­sión, y co­mo es­tos tra­ba­jos no los ven­dió con li­cen­cia de uso ex­clu­si­vo se le ocu­rrió su­bir­los pa­ra que otros los pu­die­ran uti­li­zar.

To­do co­men­zó co­mo una prue­ba, y des­pués de col­gar tra­ba­jos en in­ter­net, vie­ron que la gen­te reac­cio­na­ba muy bien. “No­ta­mos de for­ma muy rá­pi­da que ha­bía mer­ca­do”, di­ce An­ge­lo­ro.

Des­pués de que la pla­ta­for­ma en­tró en fun­cio­na­mien­to, los em­pren­de­do­res co­lo­ca­ron un bo­tón de pa­go: “Vi­mos que la gen­te es­ta- ba dis­pues­ta a pa­gar, que tam­bién ha­bía un mer­ca­do pa­ra eso”.

Una pré­mium ca­da 10 gra­tis

El 90% de la mú­si­ca que se des­car­ga de la pla­ta­for­ma es gra­tis. Quien quie­ra usar las can­cio­nes de HookSounds pa­ra su pro­yec­to, no tie­ne ni que ha­cer­se un usua­rio, so­la­men­te in­gre­sa a la web y eli­ge lo que le gus­ta. Los track tie­nen una pre es­cu­cha, ade­más de una des­crip­ción ge­ne­ral es­cri­ta so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de la can­ción.

Pe­ro no so­lo tie­nen can­cio­nes que se des­car­gan de for­ma gra­tui­ta, hay un pe­que­ño nú­me­ro de te­mas por lo que se de­be de pa­gar pa­ra po­der uti­li­zar. “A los ar­tis­tas le pe­di­mos que ten­gan un mí­ni­mo de 10 can­cio­nes gra­tis, pa­ra po­der co­lo­car re­cién ahí una co­mo pré­mium”, cuen­ta An­ge­lo­ro.

Ca­da uno de los track pa­gos tie­ne un cos­to de US$ 24, pe­ro si son pa­ra uso de te­le­vi­sión el pre­cio se ele­va, y lle­ga a los US$ 580. HookSounds tie­ne un sis­te­ma de sus­crip­cio­nes anua­les, por la que se pa­ga US$ 299 y per­mi­te des­car­gar 10 can­cio­nes por mes.

Más de 90 ar­tis­tas son los que rea­li­zan las can­cio­nes que lue­go apa­re­cen en la pla­ta­for­ma pa­ra des­car­gar. “Acep­ta­mos un 5% de los ar­tis­tas que so­li­ci­tan pu­bli­car sus can­cio­nes; po­ne­mos mu­cha aten­ción en la ca­li­dad de lo que ofre­ce­mos, y es un dis­tin­ti­vo que te­ne­mos. No son la tí­pi­ca mú­si­ca de stock, es mú­si­ca cui­da­da, con un per­fil más de can­cio­nes”, ex­pli­ca An­ge­lo­ro.

Un cri­te­rio que ma­ne­jan es que sea ex­clu­si­va, que no se pue­da en­con­trar en nin­gún otro la­do, por lo que los ar­tis­tas no pue­den pu­bli­car las can­cio­nes que po­nen en HookSounds en otro si­tio, ni tam­po­co ven­der­las de for­ma con­ven­cio­nal.

La for­ma de acer­car­se a la pla­ta­for­ma es muy sen­ci­lla, so­lo se de­be de com­ple­tar un for­mu­la­rio y lue­go su­bir dos o tres can­cio­nes co­mo mues­tra. El equi­po del si­tio eva­lúa lo pre­sen­ta­do y de­fi­ne si acep­ta o de­cli­na la ofer­ta del mú­si­co.

Si se da el vis­to nue­vo, los ar­tis­tas re­ci­ben in­for­ma­ción so­bre la for­ma en la que de­ben de car­gar sus can­cio­nes con to­dos los re­que­ri­mien­to téc­ni­cos. Ade­más se le ofre­ce for­mar par­te de la co­mu­ni­dad de HookSounds, y se les in­for­ma cuá­les son las can­cio­nes más des­car­ga­das. La idea es que pue­dan te­ner to­da la in­for­ma­ción va­lo­ra­ble que les per­mi­ta se­guir ge­ne­ran­do con­te­ni­dos.

Las can­cio­nes que se pro­du­cen pue­den ser de dos o tres mi­nu­tos; pe­ro hay al­gu­nas que pue­den has­ta su­pe­rar los seis mi­nu­tos. An­ge­lo­ro con­tó que se ofre­ce la mis­ma can­ción en for­ma­tos lar­gos y cor­tos, pe­ro que to­das lle­gan de una for­ma que sea fá­cil pa­ra co­lo­car en la edi­ción de los vi­deos.

Se­guir tra­ba­jan­do

El equi­po de HookSounds es­tá en­fo­ca­do aho­ra en me­jo­rar el al­can­ce a ni­vel re­gio­nal. La pá­gi­na co­men­zó fun­cio­nan­do so­lo en in­glés, por­que veían en los paí­ses de ha­bla in­gle­sa un mer­ca­do más gran­de. Ac­tual­men­te sus usua­rios son ma­yor­men­te de Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Bra­sil, Ale­ma­nia, Mé­xi­co, pe­ro aho­ra que la pá­gi­na es­tá en es­pa­ñol y por­tu­gués el mer­ca­do se ha di­ver­si­fi­ca­do un po­co más.

El em­pren­di­mien­to re­ci­bió apo­yo de Agen­cia Na­cio­nal de Desa­rro­llo (ANDE), y es­te ca­pi­tal les per­mi­tió rea­li­zar las tra­duc­cio­nes del si­tio y po­si­cio­nar­se a ni­vel re­gio­nal. HookSounds tie­ne aho­ra trá­fi­co en la re­gión, pe­ro tam­bién es­tá em­pe­zan­do a ser muy fuer­te en Es­pa­ña.

En es­te mo­men­to el em­pren­di­mien­to es­tá en pleno pro­ce­so de cre­ci­mien­to: “es­ta­mos ajus­tan­do mu­chos as­pec­tos del pro­duc­to, las li­cen­cias, la for­ma en la que se suben las can­cio­nes. Hay mu­cho es­pa­cio pa­ra ju­gar, pa­ra se­guir ha­cien­do; te­ne­mos que se­guir ha­cien­do cre­cer lo que ya hay”, sen­ten­cia An­ge­lo­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.