Una in­ves­ti­ga­ción so­bre las per­so­nas con al­tas ca­pa­ci­da­des en Uru­guay

El IEMM desa­rro­lla una in­ves­ti­ga­ción so­bre las per­so­nas con al­tas ca­pa­ci­da­des en Uru­guay; mu­chos ta­len­tos bri­llan, pe­ro otros no son iden­ti­fi­ca­dos

El Observador - Café y Negocios - - FRONT PAGE - Por Fa­bia­na Culs­haw Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

«Nues­tro país tie­ne cracks no só­lo en el fút­bol» «Lo que lle­va al éxi­to no es tan­to el ham­bre de glo­ria, sino la dis­ci­pli­na»

El ar­tis­ta e in­ven­tor que es­tre­me­ce to­dos los tiem­pos, Leo­nar­do Da Vin­ci. El fut­bo­lis­ta fue­ra de se­rie que hi­zo his­to­ria, Pe­lé. La va­rias ve­ces cam­peo­na de te­nis, Serena Wi­lliams. ¿Qué tie­nen en co­mún las fi­gu­ras con ta­len­to, ade­más de des­per­tar el asom­bro de la hu­ma­ni­dad?

La Es­cue­la de Ne­go­cios IEEM de la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo lle­va dos años rea­li­zan­do una in­ves­ti­ga­ción so­bre las per­so­nas con al­tas ca­pa­ci­da­des, co­no­ci­das co­mo “es­tre­llas”, en las más di­ver­sas áreas: ma­te­má­ti­cas, in­for­má­ti­ca, len­gua, de­por­te, mú­si­ca, es­cul­tu­ra, pu­bli­ci­dad, di­se­ño y otras.

El ob­je­ti­vo es iden­ti­fi­car pa­tro­nes en co­mún en­tre ellas, pa­ra di­se­ñar un mo­de­lo de tra­ba­jo que per­mi­ta ges­tio­nar me­jor los ta­len­tos en las or­ga­ni­za­cio­nes, o en sus ám­bi­tos de desem­pe­ño.

“Nos es­ta­mos en­fo­can­do en ca­sos reales de Uru­guay. Nues­tro país tie­ne cracks no só­lo en el fút­bol y bus­ca­mos ex­pli­car por qué se dan tan­tos ca­sos de éxi­to en una na­ción tan pe­que­ña co­mo es­ta”, di­jo a El Ob­ser­va­dor

Va­le­ria Fra­toc­chi, li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía, MBA y pro­fe­so­ra de Com­por­ta­mien­to Hu­mano en el IEEM, quien es­tá a car­go de la in­ves­ti­ga­ción.

El es­tu­dio, ba­sa­do en un mo­de­lo de la Uni­ver­si­dad de Harvard (Es­ta­dos Uni­dos), es­tá re­le­van­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de las per­so­nas con ta­len­to, sus ca­pa­ci­da­des, sus his­to­rias de vi­da, con­tex­tos, có­mo ma­ne­jan las opor­tu­ni­da­des, có­mo su­pe­ran las ad­ver­si­da­des, có­mo desa­rro­llan sus mar­cas e ima­gen.

A la fe­cha, el IEEM ha rea­li­za­do 30 en­tre­vis­tas de ta­len­tos na­cio­na­les, quie­nes se ofre­cie­ron a co­la­bo­rar con la in­ves­ti­ga­ción, con­tan­do sus vi­das. En­tre ellos, es­tán San­tia­go Urru­tia (pi­lo­to de au­to­mo­vi­lis­mo, ga­na­dor de com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les), Ga­briel Pe­luf­fo (mú­si­co y can­tan­te de la ban­da de rock Bui­tres) y Al­fon­si­na Mal­do­na­do (ama­zo­na y cam­peo­na pa­ra­lím­pi­ca).

El tra­ba­jo de cam­po es­tá ca­si con­clui­do y los re­sul­ta­dos fi­na­les se da­rán a co­no­cer el pró­xi­mo año.

Ca­be agre­gar que Fra­toc­chi tam­bién con­du­ce el pro­gra­ma SOAR (Stars in the Or­ga­ni­za­tions: Align­ment and Re­sults) del IEEM, que es­tá di­ri­gi­do a ge­ren­tes que quie­ren com­pren­der y li­de­rar a las per­so­nas con al­tas ca­pa­ci­da­des en fun­ción de los ob­je­ti­vos del ne­go­cio.

¿Por qué el in­te­rés en las per­so­nas ta­len­to­sas?

Prin­ci­pal­men­te por­que son un ac­ti­vo co­lec­ti­vo, be­ne­fi­cian a la so­cie­dad e in­clu­so a las eco­no­mías. Un ca­so muy cla­ro es el fút­bol, don­de las es­tre­llan mue­ven to­do un mun­do de ne­go­cios. Ade­más, aun­que no siem­pre es­tén in­vo­lu­cra­dos los en­tor­nos mo­ne­ti­za­dos, ha­ce bien a las so­cie­da­des sa­ber de­tec­tar y po­ten­ciar a sus ta­len­tos.

¿Cuá­les son los pa­tro­nes co­mu­nes de las es­tre­llas?

To­das tie­nen al­gu­na ca­pa­ci­dad muy por en­ci­ma de la me­dia, un com­pro­mi­so ca­si ob­se­si­vo con su ac­ti­vi­dad, per­fec­cio­nis­mo y un com­po­nen­te ori­gi­nal en lo que ha­cen. La pa­sión que sien­ten es exis­ten­cial, es de­cir no pue­den de­jar de co­rrer, de ju­gar al te­nis, de to­car un ins­tru­men­to o lo que sea que ha­gan. No se con­ci­ben sin ejer­cer el ta­len­to y son per­se­ve­ran­tes. Ade­más, no so­lo al­can­zan la ex­ce­len­cia téc­ni­ca, sino que im­pri­men un se­llo pro­pio, un es­ti­lo, una mar­ca, que es lo que de­fi­ne la ge­nia­li­dad.

Hay quie­nes pien­san que la gen­te con ta­len­to que pro­vie­ne de cla­ses ne­ce­si­ta­das po­ne más em­pe­ño en sa­lir ade­lan­te. ¿Es así, o es un mi­to?

Es cier­to que la ne­ce­si­dad ac­túa de pre­sión o es­tí­mu­lo que po­ten­cia el com­pro­mi­so, pe­ro se ha com­pro­ba­do que lo que lle­va al éxi­to no es tan­to el ham­bre de glo­ria, sino la dis­ci­pli­na.

¿Có­mo lle­gar a un al­to gra­do de dis­ci­pli­na man­te­ni­da?

El te­ner ru­ti­nas in­cor­po­ra­das des­de eda­des tem­pra­nas es lo que más de­ter­mi­na la ca­pa­ci­dad de per­se­ve­rar. Es­to se co­rre­la­cio­na con ho­ga­res es­truc­tu­ra­dos, há­bi­tos fa­mi­lia­res, lec­tu­ras a la ho­ra de dor­mir y has­ta con el he­cho de ce­nar to­dos los días a la mis­ma ho­ra. To­das las dis­ci­pli­nas al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vas con­lle­van una enor­me frus­tra­ción y la úni­ca ma­ne­ra de to­le­rar­la es con há­bi­tos ya in­cor­po­ra­dos. De esa for­ma, se si­gue prac­ti­can­do, llue­ve, true­ne, o se ha­ya per­di­do un cam­peo­na­to.

Pe­ro el fra­ca­so des­es­ti­mu­la a gran par­te de la gen­te que es ta­len­to­sa.

Así es. Las per­so­nas que triun­fan to­man los fra­ca­sos co­mo par­te del ca­mino ha­cia el éxi­to, co­mo un apren­di­za­je. Sa­ben di­ge­rir la frus­tra­ción y po­nen su fo­co no en el tro­pie­zo, sino en la con­fian­za en sí mis­mos. Mu­chas va­ria­bles lle­van a que las per­so­nas aban­do­nen sus me­tas, o se des­víen.

¿Qué de­be­ría ha­cer Uru­guay pa­ra po­ten­ciar a sus ta­len­tos?

Lo pri­me­ro es desa­rro­llar ma­yor con­cien­cia so­bre el te­ma, pa­ra que se pon­ga más in­te­rés en la de­tec­ción de los ta­len­tos y lue­go desa­rro­llar for­mas de ges­tio­nar­los ade­cua­da­men­te. Co­mo so­cie­dad, es im­por­tan­te lo­grar que las per­so­nas de al­tas ca­pa­ci­da­des no pier­dan su pa­sión, que si­gan per­fec­cio­nán­do­se, que tra­ba­jen en equi­po y, lle­ga­do el mo­men­to, que tam­bién se­pan asu­mir ro­les de li­de­raz­go, co­mo men­to­res o desa­rro­lla­do­res de otras per­so­nas con po­ten­cial.

Va­le­ria Fra­toc­chi, con su aten­ción en los ca­sos de éxi­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.