Los desafíos de un nue­vo car­go den­tro de Pe­di­do­sYa

El Observador - Café y Negocios - - FRONT PAGE - Ma­ría Inés Fior­del­mon­do mfior­del­mon­do@ob­ser­va­dor.com.uy

Con 40 res­tau­ran­tes, gol­pean­do puer­ta por puer­ta y una ofi­ci­na al­qui­la­da “chi­qui­ti­ta”. Así era co­mo en 2010 los fun­da­do­res de Pe­di­do­sYa co­men­za­ban su em­pren­di­mien­to idea­do en una cla­se de la fa­cul­tad.

Hoy, ya no es el ni­ño mi­ma­do del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor uru­gua­yo. Sus ofi­ci­nas de Uru­guay ocu­pan cua­tro pi­sos de la to­rre del Vic­to­ria Pla­za, don­de tra­ba­jan unos 500 em­plea­dos, en su ma­yo­ría jó­ve­nes. Cuen­ta, ade­más, con más de 1.100 res­tau­ran­tes aso­cia­dos en Uru­guay y más de 20 mil en la re­gión. Ya no es so­lo un de­li­very de co­mi­da on­li­ne; la aso­cia­ción con Tien­da In­gle­sa (Tien­daYa) y va­rias far­ma­cias le die­ron un gi­ro a su esen­cia ini­cial.

Co­mo par­te de ese cre­ci­mien­to, se in­cor­po­ró el car­go de country ma­na­ger en ca­da uno de los mer­ca­dos don­de ope­ra. El úl­ti­mo en in­cor­po­rar­lo fue Uru­guay. Y el ele­gi­do pa­ra asu­mir­lo ha­ce cua­tro me­ses fue Fe­li­pe Ál­va­rez, quien en­tró ha­ce dos años y me­dio a la em­pre­sa co­mo sa­les ma­na­ger. Es li­cen­cia­do en mar­ke­ting y, an­tes de Pe­di­do­sYa, fue res­pon­sa­ble de la ope­ra­ción en Uru­guay de Chan­don.

Con­si­de­ra desafian­te es­tar a car­go de la ope­ra­ción del país que vio na­cer a Pe­di­do­sYa. Pe­ro más aún el to­mar las rien­das de una em­pre­sa “en cons­tan­te cam­bio” y en un mo­men­to en el que “es­tá muy pre­sen­te en la opi­nión pú­bli­ca”, en par­te por las mo­chi­las de co­lo­res de di­fe­ren­tes de­li­ve­ries que abun­dan en la ciu­dad.

¿Por qué se to­mó aho­ra la de­ci­sión de in­cor­po­rar el car­go de country ma­na­ger?

Es una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca de la com­pa­ñía. El cre­ci­mien­to ha­cia otros paí­ses re­quie­re que ha­ya una per­so­na ve­lan­do por la ope­ra­ción es­pe­cí­fi­ca de ca­da uno, por­que son ope­ra­cio­nes gran­des. An­tes, se de­fi­nía des­de Mon­te­vi­deo to­da la es­tra­te­gia, de to­dos los mer­ca­dos. Ló­gi­ca­men­te los mer­ca­dos tie­nen sus di­fe­ren­cias en­tre sí, más allá de que lo que ha­ce­mos es si­mi­lar en ca­da uno, pe­ro tie­ne que ha­ber una per­so­na ve­lan­do por ca­da uno de los mer­ca­dos en su con­jun­to.

¿En qué mo­men­to es­tá la em­pre­sa?

En mo­men­tos de cam­bio. Nos es­ta­mos adap­tan­do per­ma­nen­te­men­te a las ne­ce­si­da­des de nues­tros usua­rios. To­ma­mos eso siem­pre co­mo pa­rá­me­tro. Es­ta­mos in­cur­sio­nan­do en nue­vas ver­ti­ca­les de ne­go­cios. Pa­sa­mos de la lí­nea de res­tau­ran­tes, que fue co­mo na­ció es­ta idea, a te­ner aho­ra a un part­ner co­mo Tien­da In­gle­sa en su­per­mer­ca­dos y a po­der pe­dir­te en far­ma­cias co­mo San Ro­que, Far­mas­hop y El Tú­nel. Es un mo­men­to de to­ma de de­ci­sio­nes. Ya lo de Tien­da in­gle­sa y las far­ma­cias fue una de­ci­sión. Aho­ra es­ta­mos apren­dien­do, ha­ce muy po­qui­to que lo te­ne­mos.

¿Que im­pac­to tu­vo en el ne­go­cio la in­cor­po­ra­ción de una flo­ta de re­par­ti­do­res?

Lo cam­bió. Sa­bía­mos que lo iba a cam­biar. In­cur­sio­na­mos en es­to en pri­me­ra ins­tan­cia pen­san­do en los res­tau­ran­tes que no te­nían su ser­vi­cio de de­li­very. Le que­ría­mos agre­gar el va­lor de un ne­go­cio apar­te, que era ha­cer de­li­very. Eso ya nos tra­jo un im­pac­to ló­gi­co que es la in­cor­po­ra­ción de nue­vas ofer­tas pa­ra nues­tros usua­rios de res­tau­ran­tes que no te­nían de­li­very y fue un buen cam­bio, y un buen im­pac­to pa­ra nues­tros usua­rios. El ser­vi­cio de de­li­very que hoy te­ne­mos me­jo­ra tam­bién la ex­pe­rien­cia del usua­rio des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co. Tam­bién se su­ma­ron al­gu­nos de los que te­nían de­li­very pro­pio, que se de­ci­die­ron por nues­tro ser­vi­cio de de­li­very por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, co­mo con­ve­nien­cia eco­nó­mi­ca o no te­ner más mo­tos.

En es­te ne­go­cio en­tra­ron a Uru­guay com­pe­ti­do­res (Glo­vo, Rap­pi, Uber Eats).

Lo to­ma­mos co­mo na­tu­ral. Te­ne­mos com­pe­ten­cia en el mun­do ha­ce bas­tan­te tiem­po y en la re­gión ya ha­bían lle­ga­do Uber Eats, Glo­vo, Rap­pi y te­nía­mos co­no­ci­mien­to de la lle­ga­da de es­tas em­pre­sas a Uru­guay. Es un mer­ca­do atrac­ti­vo por­que hay mu­cha cul­tu­ra de de­li­very. To­da­vía hay mu­chí­si­mo por te­lé­fono. Siem­pre de­ci­mos que una por­ción im­por­tan­te aún es­tá ahí y to­dos es­tos ju­ga­do­res que es­ta­mos en el mer­ca­do de­be- ría­mos tra­tar de ab­sor­ber esos lla­ma­dos.

¿Có­mo re­per­cu­tió la lle­ga­da de com­pe­ti­do­res?

Te­nés que em­pe­zar a mi­rar as­pec­tos que tal vez an­tes no mi­ra­bas en las ne­go­cia­cio­nes o es­tar mu­cho más aten­to a al­gu­nas co­sas, que no es que an­tes no lo es­ta­bas, pe­ro la com­pe­ten­cia te obli­ga a dar un muy buen ser­vi­cio y en eso es­ta­mos. Nues­tros usua­rios nos quie­ren, pe­ro es­to nos le­van­ta la va­ra, cuan­do re­ci­bís com­pe­ten­cia te­nés que es­tar un po­co más aten­to que siem­pre. Pe­ro no cam­bió el ne­go­cio sus­tan­cial­men­te.

“Ju­gar de lo­ca­les” en es­te ne­go­cio, ¿los fa­vo­re­ce o los per­ju­di­ca?

Tie­ne sus be­ne­fi­cios. El co­mún de­no­mi­na­dor de la gen­te co­no­ce la his­to­ria, no sé si en pro­fun­di­dad, pe­ro sa­ben que es uru­gua­ya, y so­mos una so­cie­dad a la que le gus­ta que a em­pren­di­mien­tos de es­te es­ti­lo les va­ya bien. Y eso es una ven­ta­ja. Que ven­gan em­pre­sas de afue­ra nos afec­ta por­que es com­pe­ten­cia y hay más ju­ga­do­res, pe­ro ju­ga­mos de lo­ca­les y eso nos pue­de be­ne­fi­ciar.

Otras em­pre­sas de de­li­very mues­tran co­mo di­fe­ren­cial el exi­gir a sus res­tau­ran­tes ha­bi­li­ta­ción bro­ma­to­ló­gi­ca. ¿Pien­san se­guir es­te ca­mino?

Res­pec­to de ese te­ma pun­tual, los re­qui­si­tos que pe­di­mos hoy pa­ra en­trar a la pla­ta­for­ma son RUT, co­mo siem­pre pe­di­mos, y tam­bién la ta­sa o ha­bi­li­ta­ción bro­ma­to­ló­gi­ca es un re­qui­si­to pa­ra en­trar a Pe­di­do­sYa. Tam­bién te­mas más ope­ra­ti­vos co­mo zo­na de en­tre­ga, ho­ra­rios, días en los que tra­ba­jan y de­más. Así que no en­con­tra­mos que eso hoy en día sea un di­fe­ren­cial.

Esa exi­gen­cia es al­go re­cien­te en Pe­di­do­sYa.

Es­ta­mos en cons­tan­te cam­bio y en­ten­dien­do las ne­ce­si­da­des que tie­nen los usua­rios pa­ra sen­tir­se con­fia­dos de pe­dir a tra­vés de dis­tin­tas pla­ta­for­mas. Es un pa­so más, no nos cues­ta na­da y des­de ha­ce unos me­ses es un re­qui­si­to pa­ra ser par­te; no so­lo pa­ra ser nue­vo, sino que to­da la nues­tra ba­se es­tá ali­nea­da en ese sen­ti­do.

Eso de­be fil­trar bas­tan­te...

Nos en­con­tra­mos con res­tau­ran­tes que quie­ren ser par­te de Pe­di­do­sYa y de­mo­ran más. No es que fil­tre bas­tan­te. Sino que se ven los res­tau­ran­tes an­te la ne­ce­si­dad de te­ner la ha­bi­li­ta­ción, co­sa que nos pa­re­ce sú­per ló­gi­ca.

«Es­ta­mos en cons­tan­te cam­bio y en­ten­dien­do las ne­ce­si­da­des que tie­nen los usua­rios pa­ra sen­tir­se con­fia­dos de pe­dir a tra­vés de dis­tin­tas pla­ta­for­mas”

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.