MA­DE IN URU­GUAY

A pe­sar de la com­pe­ten­cia de paí­ses asiá­ti­cos, al­gu­nas em­pre­sas de ves­ti­men­ta y cal­za­do si­guen apos­tan­do a la pro­duc­ción en Uru­guay Las mar­cas con pe­que­ñas co­lec­cio­nes eli­gen pro­du­cir en Uru­guay

El Observador - Café y Negocios - - FRONT PAGE - Vic­to­ria Mu­ji­ca vmu­ji­ca@ob­ser­va­dor.com.uy

A pe­sar de los cos­tos de fa­bri­ca­ción, al­gu­nas mar­cas de ves­ti­men­ta y de cal­za­do si­guen eli­gien­do pro­du­cir lo­cal­men­te. Más per­so­na­li­za­ción y co­lec­cio­nes con me­nos pie­zas se pre­sen­tan co­mo al­gu­nos de los be­ne­fi­cios

Es­to se hi­zo en es­ta fá­bri­ca, sa­le de acá aden­tro”, di­ce Da­niel Kirst, uno de los ge­ren­tes de la fá­bri­ca de te­ji­dos de pun­to Hi­per­tex, mien­tras se­ña­la su sué­ter ne­gro, en don­de se ve el ícono de una mar­ca de ori­gen fran­cés que ven­de sus pren­das en to­do el mun­do, in­clu­so en Uru­guay. Es­ta fá­bri­ca es uno de los po­cos ves­ti­gios del si­glo pa­sa­do, cuan­do la in­dus­tria tex­til uru­gua­ya fun­cio­na­ba con es­plen­dor.

Los cos­tos de fa­bri­ca­ción y la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad son se­ña­la­dos co­mo los mo­ti­vos prin­ci­pa­les pa­ra que las mar­cas lo­ca­les de­ja­ran de pro­du­cir sus co­lec­cio­nes en Uru­guay y eli­gie­ran paí­ses asiá­ti­cos o re­gio­na­les pa­ra sa­lir a flo­te.

Sin em­bar­go, lo que sos­tie­ne a la in­dus­tria tex­til local con al­gu­nos ta­lle­res es la nue­va ca­ma­da de di­se­ña­do­res, y las mar­cas que se afe­rran a que al me­nos un por­cen­ta­je de sus pro­duc­tos sean fa­bri­ca­dos en Uru­guay, aun­que eso sig­ni­fi­que un au­men­to de cos­tos y me­nor ren­ta­bi­li­dad.

Hi­per­tex co­mer­cia­li­za lo­cal­men­te la mar­ca Bur­ma, fa­bri­ca­da en su to­ta­li­dad en Uru­guay des­de los años de 1960, aun­que la fá­bri­ca abrió sus puer­tas en la dé­ca­da de 1920 de la mano de los abue­los de Ariel Ka­plan, uno de los ac­tua­les di­rec­to­res. “En ese mo­men­to, cuan­do arran­có la mar­ca, ha­bía más pro­duc­ción na­cio­nal de ro­pa. Aho­ra que­dan mu­chos ta­lle­res por­que las fá­bri­cas más gran­des han ido ce­rran­do”, ex­pli­có. Ade­más de ven­der Bur­ma en Uru­guay –con ma­yor pre­sen­cia en el in­te­rior del país–, Hi­per­tex ex­por­ta sus sué­te­res, bu­zos, cam­pe­ras y otras pren­das den­tro del Mer­co­sur y, ade­más, desa­rro­lló otra lí­nea con par­ti­das más pe­que­ñas pa­ra mar­cas en Fran­cia, In­gla­te­rra, Ale­ma­nia, EEUU, Sin­ga­pur y Ca­na­dá. Kirst ex­pli­có que en un pro­ce­so de re­con­ver­sión que co­men­zó ha­ce cua­tro años, se desa­rro­lló es­te ser­vi­cio. “Es una ope­ra­ti­va dis­tin­ta. Lo que ven­de­mos es un ser­vi­cio que a los fa­bri­can­tes de Orien­te se les com­pli­ca dar por un te­ma de es­ca­la”, co­men­tó. Es­to im­pli­có una re­con­ver­sión in­ter­na del per­so­nal, pa­ra apren­der so­bre otros hi­la­dos y pro­ce­sos que no co­no­cían. “Las exi­gen­cias son ca­da vez más al­tas, nos he­mos ido mo­vien­do pa­ra un mer­ca­do en el cual se pue­de co­brar un po­co más pa­ra po­der lle­gar al pre­cio, que nos sir­va y sea ren­ta­ble”, aña­dió. Am­bos di­rec­ti­vos en­tien­den que en Uru­guay an­ti­gua­men­te se va­lo­ra­ba la du­ra­bi­li­dad de las pren­das, al­go que ha ido cambiando con el tiem­po. “Hoy a una chi­ca le de­cís que ten­ga dos años el mis­mo bu­zo y no le sir­ve. Las pren­das de Bur­ma si­guen te­nien­do la mis­ma ca­li­dad, pe­ro ese te­ma de la du­ra­ción hoy no es­tá den­tro de los prin­ci­pa­les pa­rá­me­tros que al­guien bus­ca”, sos­tu­vo Kirst.

Res­ca­tar lo po­si­ti­vo

La fa­mi­lia Satd­jian tie­ne la re­pre­sen­ta­ción de la mar­ca fran­ce­sa de ro­pa in­te­rior Ves­ta­le des­de ha­ce 20 años, aun­que des­de 1965 fa­bri­can es­tas pren­das. La ac­tual di­rec­to­ra de la com­pa­ñía, Vir­gi­nia Satd­jian, ex­pli­có que des­de el ta­ller ubi­ca­do en San Mar­tín y Gua­da­lu­pe se ha­ce to­do el pro­ce­so com­ple­to: se di­se­ña, se cor­ta la te­la y con­fec­cio­na has­ta que sa­le el pro­duc­to ter­mi­na­do y se co­mer­cia­li­za en el mis­mo local de la mar­ca o en tien­das es­pe­cia­li­za­das de ro­pa in­te­rior.

Satd­jian ha­bla so­bre la ac­tua­li­dad de la em­pre­sa y di­ce que, por aho­ra, pue­de se­guir fa­bri­can­do en Uru­guay, aun­que no sa­be has­ta cuán­do. “Es real que los cos­tos del país son di­fe­ren­tes a los de otros mer­ca­dos, y eso va to­do a la pren­da, lle­ga al con­su­mi­dor fi­nal con un pre­cio ca­ro”. Por es­to, la uti­li­dad de la mar­ca se re­du­ce. “El mun­do de la ro­pa in­te­rior es­tá ma­no­sea­do, hay mu­chos pro­duc­tos muy ba­ra­tos que lle­gan de Chi­na, y des­pués es­tá el de Ves­ta­le que cues­ta un po­co más, pe­ro es de otra ca­li­dad”, ex­pli­có la di­rec­to­ra de la mar­ca.

Lo po­si­ti­vo de fa­bri­car en Uru­guay, se­gún Satd­jian, es que se con­fec­cio­na lo que se ven­de: “No trai­go un con­te­ne­dor con 50 mil pren­das y des­pués las ten­go que ven­der a un pre­cio re­ga­la­do co­mo de­ben ha­cer mu­chos de los que traen los con­te­ne­do­res de Chi­na”.

So­bre el pre­cio con el que lle­ga el pro­duc­to al clien­te fi­nal, apun­tó que pa­ra la can­ti­dad que se ven­de, pue­de man­te­ner la pro­duc­ción. “Por aho­ra los clien­tes nos pue­den pa­gar. Si yo qui­sie­ra ven­der 50 mil pie­zas o más, ten­dría que ir­me a fa­bri­car a otro lu­gar”, di­jo.

Las ex­por­ta­cio­nes de ves­ti­men­ta con­fec­cio­na­da y cal­za­do van en caí­da. Se­gún da­tos pro­por­cio­na­dos por Uru­guay XXI con ba­se en la Di­rec­ción Na­cio­nal de Adua­nas, de ex­por­tar US$ 68.385.854 en 2007 pa­só a ha­cer­lo por US$ 36.203.787 en 2017.

Pe­se a es­te pa­no­ra­ma, la mar­ca Cá­pi­ta in­gre­só a un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo co­mo Es­ta­dos Uni­dos des­ta­can­do la “esen­cia” uru­gua­ya y ofre­cien­do el “ma­de in Uru­guay” co­mo al­go dis­tin­ti­vo. Así fue que la mar­ca de cal­za­do pa­ra hom­bres, que sa­lió al mer­ca­do en 2014, ya se en­cuen­tra en ex­clu­si­vas tien­das mul­ti­mar­ca de Nue­va York y otras ciu­da­des.

La CEO y co­fun­da­do­ra de Cá­pi­ta, So­fía Gruss, ex­pli­có que pro­du­cir en Uru­guay es par­te de la fi­lo­so­fía de la mar­ca. No fue fá­cil en­con­trar la fór­mu­la pa­ra pro­du­cir con la ca­li­dad desea­da, ase­gu­ró la em­pren­de­do­ra. “Es­tu­ve dos años pa­ra dar con el pro­vee­dor con el cual pue­do lo­grar un pro­duc­to con­ti­nuo, con un es­tán­dar de ca­li­dad en el que con­fío”. Así es que des­de una fá­bri­ca en San­ta Lu­cía, es­te cal­za­do lle­ga a ex­clu­si­vas vi­drie­ras del país del nor­te, ade­más de Uru­guay. “Siem­pre fue con­ce­bi­do pa­ra ex­por­tar por­que es un pro­duc­to de ni­cho. “El va­lor al que ven­de­mos acá (en Uru­guay) es ca­si la mi­tad a lo que ven­de­mos en EEUU”, agre­gó.

Co­le­gas y alle­ga­dos de Gruss le pre­gun­ta­ron por qué no pro­du­cía en Pa­ra­guay o Bra­sil, pe­ro su res­pues­ta fue con­tun­den­te, y mues­tra al­gu­nos de los be­ne­fi­cios de pro­du­cir en Uru­guay. “Yo no pro­duz­co en se­rie, ten­dría que via­jar mu­chas ve­ces pa­ra po­der dar­le se­gui­mien­to. Hay ter­mi­na­cio­nes que se van vien­do so­bre la mar­cha, va­mos pro­ban­do lo que que­re­mos lo­grar”, ex­pli­có. Pro­veer­se

La aper­tu­ra y la fa­ci­li­dad de im­por­tar des­de Chi­na es lo que ha pues­to mu­cha pre­sión en la in­dus­tria na­cio­nal, y es el gran desafío de có­mo se­guir Ariel Ka­plan Di­rec­tor de Hi­per­tex Si me de­cís qué es lo más com­pli­ca­do de una mar­ca en Uru­guay, te di­go que es pro­du­cir en Uru­guay Flo­ren­cia Do­mín­guez Di­rec­to­ra de Black & Li­berty No trai­go un con­te­ne­dor con 50.000 pren­das y des­pués las ten­go que ven­der a un pre­cio re­ga­la­do, eso es lo po­si­ti­vo de pro­du­cir en Uru­guay Vir­gi­nia Satd­jian Di­rec­to­ra de Ves­ta­le Es­tu­ve dos años pa­ra dar con el pro­vee­dor con el cual pue­do lo­grar un pro­duc­to con­ti­nuo, con un es­tán­dar de ca­li­dad en el que con­fío So­fía Gruss CEO de Cá­pi­ta

de in­su­mos es uno de los mo­ti­vos que la em­pren­de­do­ra en­cuen­tra más di­fí­cil pa­ra fa­bri­car en Uru­guay. “Al ser un mer­ca­do muy pe­que­ño, la pro­vi­sión de in­su­mos es un pro­ble­ma enor­me pa­ra las fá­bri­cas. Acá hay un pro­vee­dor de hi­lo y te­nés que com­prar­le aun­que el hi­lo se re­vien­te”, co­men­tó. Gruss sos­tie­ne que el mer­ca­do local es “po­co atrac­ti­vo pa­ra mar­cas de ni­cho” que no tie­nen gran­des vo­lú­me­nes sino que usan el co­mer­cio elec­tró­ni­co pa­ra ac­ce­der a mer­ca­dos glo­ba­les.

“La in­dus­tria uru­gua­ya so­la­men­te pue­de so­bre­vi­vir si bus­ca mer­ca­dos glo­ba­les, por­que tie­ne cos­tos ele­va­dí­si­mos pa­ra pro­du­cir. En los paí­ses ve­ci­nos el costo de pro­du­cir es­tá en­tre 30% y 80% más ba­jo que en Uru­guay”, aña­dió.

Has­ta cuán­do se pue­da

Pa­ra la fun­da­do­ra de Black & Li­berty, Flo­ren­cia Do­mín­guez, la si­tua­ción de la in­dus­tria tex­til uru­gua­ya ha ido “de mal en peor” en los seis años que lle­va en el mer­ca­do. Sin em­bar­go, di­ce que no qui­sie­ra de­jar de pro­du­cir en el país. “Una par­te de nues­tra pro­duc­ción cree­mos que éti­ca­men­te tie­ne que ser pro­du­ci­da acá”, sos­tu­vo. En un ta­ller se fa­bri­can los jeans, en otro las re­me­ras y lle­gan a otro pa­ra es­tam­par­se y bor­dar­se. Por es­tos y otros cen­tros de fa­bri­ca­ción pa­san las pren­das de la mar­ca. Do­mín­guez op­tó por no au­men­tar de­ma­sia­do los pre­cios, por­que la gen­te “no com­pra a cie­gas” y “los que ter­mi­na­mos per­ju­di­ca­dos so­mos no­so­tros por­que no le co­brás ca­ro, la gen­te no pa­ga el tri­ple por­que sea he­cho acá, en­ton­ces ba­jás tus ga­nan­cias”, co­men­tó.

Den­tro de las ven­ta­jas que abra­za la em­pren­de­do­ra pa­ra con­ti­nuar pro­du­cien­do en su país, es­ta la li­ber­tad. “Ha­cés pren­das úni­cas por­que son más ar­te­sa­na­les. Eso es lo bueno que tie­ne, lo mis­mo pa­ra ela­bo­rar a me­di­da, tam­bién en pe­que­ñas can­ti­da­des”, in­di­có.

Con di­fi­cul­ta­des y es­pe­ran­do la “sen­sa­tez eco­nó­mi­ca”. Así se en­cuen­tra el di­rec­tor de Spy, An­drew Rial, quien tam­po­co aban­do­na la pro­duc­ción en Uru­guay. “Lo que pue­da ha­cer lo ha­go acá y sino chau, lis­to”, sen­ten­ció. Pa­ra el em­pre­sa­rio, cuan­do el ti­po de cam­bio se sin­ce­re, pue­de que la com­pe­ti­vi­dad me­jo­re. Spy pro­du­ce en va­rios ta­lle­res, en don­de tra­ba­jan “per­so­nas que tie­nen el ofi­cio ha­ce años”, ex­pli­có Rial, que opi­na que ya no es un di­fe­ren­cial que el pro­duc­to sea he­cho en Uru­guay. “Al­gún ro­mán­ti­co se fi­ja en eso, pe­ro la ma­yo­ría de la gen­te no se preo­cu­pa y no tie­ne por qué. No im­por­ta si es­tá he­cho en Chi­na, Co­lom­bia o San Jo­sé, es lo mis­mo”, di­jo.

Pap­po­lino, la mar­ca de ves­ti­men­ta in­fan­til, co­men­zó ha­ce tres co­lec­cio­nes a pro­du­cir el 80% en el ex­te­rior y el 20% en Uru­guay. La di­rec­to­ra de la mar­ca, Agus­ti­na De León, co­men­tó que los cos­tos de mano de obra, las te­las y la ca­li­dad fue­ron los mo­ti­vos por los que to­ma­ron la de­ci­sión de pro­du­cir en el ex­te­rior. “Se logran me­jo­res ter­mi­na­cio­nes, hay me­jo­res te­las y po­de­mos dar­le al clien­te fi­nal un pro­duc­to me­jor ter­mi­na­do y de me­jor ca­li­dad a un pre­cio no tan al­to co­mo pro­du­cién­do­lo en el mer­ca­do local”, sos­tu­vo.

En Uru­guay se fa­bri­can las pren­das que se con­fec­cio­nan en me­no­res can­ti­da­des, co­mo ves­ti­dos, cal­zas, re­me­ras es­tam­pa­das y al­gún ac­ce­so­rio ex­tra. “Lo que tie­ne co­mo des­ven­ta­ja de pro­du­cir en el ex­te­rior es que los vo­lú­me­nes de can­ti­da­des de pren­das son muy al­tos. Hoy no te­ne­mos una gran can­ti­dad de lo­ca­les co­mo pa­ra po­der te­ner tan­ta can­ti­dad de mer­ca­de­ría, en­ton­ces trae­mos los bá­si­cos del ex­te­rior, co­mo re­me­ras, ca­mi­sas, cam­pe­ras y la linea de be­bés re­cién na­ci­dos”, agre­gó.

La es­tra­te­gia de Pap­po­lino fue man­te­ner los pre­cios. “Si bien Uru­guay es­ta­ba al­to por la in­fla­ción y los cos­tos fi­jos, lo que tra­ta­mos de ha­cer fue ab­sor­ber eso no­so­tros y po­der man­te­ner los pre­cios, ya que al pro­du­cir en el ex­te­rior nos ba­ja­ron los cos­tos”, sos­tu­vo De León.

Kirst de Hi­per­tex coin­ci­dió en que el prin­ci­pal costo de fa­bri­ca­ción en Uru­guay es la mano de obra. “Cuan­do te­nés un por­cen­ta­je de tu costo muy gran­de en lo que es mano de obra, que es apro­xi­ma­da­men­te 80% de la pren­da, lo que es­tás ven­dien­do es bá­si­ca­men­te la mano de obra uru­gua­ya con to­do lo bueno y lo ma­lo de ella”, re­fle­xio­nó.

Fuen­tes de la Cá­ma­ra In­dus­trial de la Ves­ti­men­ta con­fir­ma­ron que el sec­tor “prác­ti­ca­men­te no exis­te”. Uno de los prin­ci­pa­les in­con­ve­nien­tes que se per­ci­be es la fal­ta de tra­ba­ja­do­res con el ofi­cio de te­je­do­res o cos­tu­re­ros, una ta­rea que no se pue­de reciclar.

Per­ma­ne­cen al­gu­nos pe­que­ños ta­lle­res pa­ra la pro­duc­ción local

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.