¿Por qué los lí­de­res de Goo­gle de­ben ser coaches?

El Observador - Café y Negocios - - CAFÉ & NEGOCIOS | EMPRESAS -

Des­de 2008 Goo­gle desa­rro­lló el pro­yec­to Oxí­geno, una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na con el ob­je­ti­vo de de­tec­tar las ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes y dis­tin­ti­vas de sus me­jo­res ma­na­gers. Las con­clu­sio­nes evi­den­cia­ron 10 as­pec­tos re­le­van­tes, en el si­guien­te or­den:

1. Es un buen coach.

2. Em­po­de­ra al equi­po y no ha­ce mi­cro-ges­tión.

3. Crea un am­bien­te de equi­po in­clu­si­vo, mos­tran­do preo­cu­pa­ción por el éxi­to y el bie­nes­tar.

4. Es pro­duc­ti­vo y orien­ta­do a re­sul­ta­dos.

5. Es buen co­mu­ni­ca­dor, es­cu­cha y com­par­te in­for­ma­ción.

6. Apo­ya el de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal y ana­li­za el ren­di­mien­to.

7. Vi­sión cla­ra y es­tra­té­gi­ca.

8. Tie­ne ha­bi­li­da­des téc­ni­cas claves pa­ra ase­so­rar a su equi­po.

9. Co­la­bo­ra.

10. Es fuer­te to­ma­dor de de­ci­sio­nes.

So­bre es­te des­cu­bri­mien­to, orien­ta los pla­nes de ca­rre­ra y la ca­pa­ci­ta­ción de sus lí­de­res, la se­lec­ción de co­la­bo­ra­do­res y una cul­tu­ra abier­ta y trans­pa­ren­te, en­tre otros as­pec­tos que le per­mi­ten ob­te­ner ca­da vez más y me­jo­res re­sul­ta­dos.

¿Es es­te el ti­po de li­de­raz­go que te in­tere­sa en tu or­ga­ni­za­ción, en tu pro­pio li­de­raz­go? Si la res­pues­ta es afir­ma­ti­va y tu as­pi­ra­ción es con­se­guir me­jo­res re­sul­ta­dos, aun­que ya sean bue­nos, y si que­rés li­de­rar y li­de­rar­te en el ti­po de li­de­raz­go que triun­fa hoy y que en­ga­lar­do­na­rá el del fu­tu­ro –éti­co, con orien­ta­ción a las per­so­nas, com­pro­mi­so so­cial y me­dio ambiental que co­mo los ma­na­gers de Goo­gle lo­gra re­sul­ta­dos cui­dan­do a las per­so­nas–, te re­co­mien­do un pro­ce­so de coaching eje­cu­ti­vo y/o ca­pa­ci­tar­te en la dis­ci­pli­na.

Los as­pec­tos dos al 10 es­tán con­te­ni­dos en el pri­me­ro, por lo que se de­du­ce que lo que des­ta­ca a los me­jo­res lí­de­res de Goo­gle es “ser un buen coach”. ¡El coaching apor­ta al li­de­raz­go y lo po­ten­cia!

¿Qué dis­tin­gue a un lí­der “buen coach”? In­vier­te en sí mis­mo, tie­ne cla­ros sus va­lo­res, sa­be pa­ra qué es­tá don­de es­tá, ha­ce que las co­sas pa­sen y se orien­ta a em­po­de­rar a sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra que desa­rro­llen su má­xi­mo po­ten­cial. Li­de­ra con el ejem- plo, con­gruen­te con lo que di­ce y ha­ce, se pro­po­ne co­mo mo­de­lo ge­ne­ran­do con­fian­za. Se co­mu­ni­ca en for­ma efi­cien­te ya que lo­gra es­cu­char en for­ma ac­ti­va, es ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­dor a to­do ni­vel, ver­bal y no ver­bal. Co­no­ce acer­ca de la neu­ro­plas­ti­ci­dad que es la ca­pa­ci­dad ce­re­bral de re­crear­se, adap­tar­se y desa­rro­llar­se en for­ma con­ti­nua. Uti­li­za es­ta y otras ca­pa­ci­da­des pa­ra pro­mo­ver un es­ti­lo po­si­ti­vo de pen­sa­mien­to y tie­ne la cer­te­za ya que lo ha ex­pe­ri­men­ta­do, que cam­biar la for­ma de pen­sar, sen­tir y ac­tuar ge­ne­ra cam­bios a ni­vel neu­ro­nal y ce­re­bral, im­pac­tan­do en los re­sul­ta­dos. Se co­no­ce y se de­di­ca a ob­ser­var­se, es cons­cien­te de sus for­ta­le­zas y opor­tu­ni­da­des, co­no­ce sus emo­cio­nes y las ges­tio­na. Tie­ne au­to­con­trol y sa­be có­mo emo­cio­nar a sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra que des­plie­guen su crea­ti­vi­dad e in­no­ven. De ca­da si­tua­ción res­ca­ta opor­tu­ni­da­des y las ca­pi­ta­li­za ins­ta­lan­do una cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal de apren­di­za­je. Es fle­xi­ble y pro­mue­ve fle­xi­bi­li­dad, sa­be que es me­jor te­ner una op­ción que no te­ner nin­gu­na y cuan­tas más me­jor. Es in­clu­si­vo, in­vi­ta a co-crear, a cons­truir fu­tu­ro, ins­pi­ra ge­ne­ran­do sen­ti­do de per­te­nen­cia.

¡Pre­gun­ta más que res­pon­de! Y lo ha­ce en for­ma po­de­ro­sa, pa­ra en­con­trar res­pues­tas po­de­ro­sas que ge­ne­ran ex­pan­sión y al­ta com­pe­ten­cia. De­le­ga y tie­ne tiem­po pa­ra ges­tio­nar es­tra­té­gi­ca­men­te, lo que fa­vo­re­ce su vi­sión glo­bal del ne­go­cio y la orien­ta­ción en ob­je­ti­vos y pro­ce­sos. De­fi­ne y se orien­ta en ob­je­ti­vos y va­lo­res, da y pi­de feed­back orien­ta­do al de­sa­rro­llo, pro­mue­ve cam­bios y aumenta pers­pec­ti­vas. Li­de­rar con coaching co­mo to­da prác­ti­ca hu­ma­na que im­pli­ca re­la­cio­nar­se con otros re­quie­re ser apren­di­da y prac­ti­ca­da pa­ra con­se­guir la maes­tría y uti­li­zar­la en su má­xi­mo es­plen­dor.

No al­can­za con leer, ver un tu­to­rial o es­cu­char un we­bi­nar, es im­pe­ra­ti­vo apren­der-ha­cien­do, prac­ti­car y ar­ti­cu­lar con sen­ti­do y prag­ma­tis­mo. Si te in­tere­sa po­ten­ciar tu li­de­raz­go, ha­cé lo que los me­jo­res lí­de­res del mun­do ya ha­cen, en­tre­na­te, in­ver­tí en vos. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.