URU­GUA­YOS GLO­BA­LES

Uru­gua­yos que jue­gan en las “gran­des li­gas” den­tro de sus pro­fe­sio­nes con­ta­ron su his­to­ria y có­mo vi­ven el desafío de li­de­rar equi­pos y es­tra­te­gias glo­ba­les le­jos de su tie­rra na­tal

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - M ª Inés Fior­del­mon­do @Ma­ne­fior

Di­fe­ren­tes his­to­rias y pro­fe­sio­nes los lle­va­ron a ocu­par car­gos des­ta­ca­dos en mul­ti­na­cio­na­les o a fun­dar em­pre­sas en el ex­te­rior. ¿Vol­ve­rían a Uru­guay lue­go de ju­gar en las gran­des li­gas?

Cual­quier pu­bli­ci­dad que veas de Co­ca-Co­la en el mun­do tie­ne hoy mi se­llo”, co­men­ta, un po­co en broma, des­de Atlan­ta el uru­gua­yo Ro­dol­fo Eche­ve­rría. Es el nú­me­ro uno de la crea­ti­vi­dad y pu­bli­ci­dad de la mul­ti­na­cio­nal. Ha­bla de “vo­lun­tad de mo­ver­se” y de “no ha­cer­le ma­la ca­ra a nin­gu­na ofer­ta” co­mo ra­zo­nes que lo lle­va­ron de en­trar “des­de lo más aba­jo que se po­día” a un pe­que­ño de­par­ta­men­to de mar­ke­ting de la em­pre­sa en Mon­te­vi­deo en 1987, a es­ca­lar y es­ca­lar, en sie­te paí­ses y po­si­cio­nes va­ria­das has­ta la que ocu­pa en la ac­tua­li­dad. Unos mi­nu­tos de char­la te­le­fó­ni­ca bas­tan pa­ra per­ci­bir su ca­ris­ma, un ras­go que –a con­cien­cia o no– se­gu­ra­men­te con­tri­bu­yó.

En Nue­va York, la uru­gua­ya Ga­brie­la Pe­re­zut­ti lidera un equi­po de 25 per­so­nas en las ofi­ci­nas des­de don­de sa­len los di­se­ños de las pie­zas que lue­go se­rán usa­das por al­gu­na ac­triz de Holly­wood o por la mis­mí­si­ma reale­za. “Ala­ba­da sea Ga­brie­la Hearst. Su bol­so en­con­tró su lu­gar en la mano de la du­que­sa de Sus­sex y le­van­tó su atuen­do”, co­men­za­ba re­la­tan­do Vo­gue, uno de los tan­tos me­dios que por es­tos días ha­bló so­bre el di­se­ño de la uru­gua­ya que eli­gió Meg­han Mar­kle pa­ra vi­si­tar por pri­me­ra vez el con­da­do que da nom­bre a su tí­tu­lo jun­to al prín­ci­pe Harry, des­de que se ca­sa­ron.

Co­mo ellos, mu­chos uru­gua­yos jue­gan en las gran­des li­gas den­tro de sus pro­fe­sio­nes; son la ca­be­za prin­ci­pal den­tro de em­pre­sas o áreas de mul­ti­na­cio­na­les, y sus ideas y es­tra­te­gias pue­den lle­gar a ser apli­ca­das a ni­vel glo­bal.

Es­ca­lar

La di­rec­to­ra y eco­no­mis­ta se­nior de Wi­llis To­wers Watson, Mag­da­le­na Ra­ma­da, ase­gu­ra que tu­vo la suer­te de te­ner siem­pre un mis­mo men­tor in­terno, que la alen­tó en sus ga­nas de crear, de mo­ver­se e in­no­var. Cuan­do des­cu­brió que de­be­ría de­di­car­se al block­chain –área des­co­no­ci­da ha­ce cin­co años– lo lla­mó y le di­jo: “Es­to va a cam­biar la vi­da, me ten­go que de­di­car a es­to”.

La ca­rre­ra de Eche­ve­rría tam­bién fue en as­cen­so gra­cias a su vo­lun­tad de le­van­tar la mano pa­ra ha­cer sa­ber lo que que­ría. “Hay un mi­to de lo com­pe­ti­ti­vas que son las com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les y al­go de eso es ver­dad. En de­ter­mi­na­do mo­men­to se abren po­si­cio­nes y te­nés que le­van­tar la mano”, di­jo. Con­tó que cuan­do se abrió la po­si­ción de pre­si­den­te de Co­ca-Co­la en Ita­lia, pre­gun­ta­ron quién que­ría el car­go. “Ha­bía co­mo 100 mu­ñe­cos. La com­pa­ñía tie­ne el de­re­cho de mi­rar a to­do el mun­do, in­ter­na y ex­ter­na­men­te y te­nés que apren­der a com­pe­tir y a ex­po­ner tu mé­ri­to”, se­ña­ló.

Vol­ver al país

A Eche­ve­rría, la al­ta ex­po­si­ción de un tra­ba­jo que es pro­yec­ta­do en 207 mer­ca­dos, le di­vier­te. Por eso mis­mo la po­si­bi­li­dad de vol­ver a tra­ba­jar en Uru­guay –pe­se a que se lo pre­gun­ta ca­da tan­to– es­tá ca­da vez más ale­ja­da. “Una vez que sa­lis­te al mar abier­to y es­tás tra­ba­jan­do en una cam­pa­ña de al­can­ce mun­dial, que te es­tás ma­ne­jan­do con la cú­pu­la de las com­pa­ñías a ni­vel mun­dial que es­tán trans­for­man­do el mun­do, es com­pli­ca­do”. Ha­ce dos se­ma­nas, por ejem­plo, el uru­gua­yo pa­só de reunión en reunión, ha­blan­do so­bre in­no­va­ción con los prin­ci­pa­les de Goo­gle, Fa­ce­book, Sam­sung y em­pren­de­do­res en Si­li­con Va­lley. “La vuel­ta a Uru­guay se ha­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble con la vi­da que he te­ni­do. Cuan­do lo ex­plo­ro, el desafío pro­fe­sio­nal se vuel­ve de me­nor en­ver­ga­du­ra y al­can­ce, y ten­go mie­do de no di­ver­tir­me tan­to co­mo tra­ba­jan­do en la cen­tral de una mul­ti­na­cio­nal co­mo Co­caCo­la”, co­men­tó.

Di­jo que “no es­tá des­car­ta­da” la po­si­bi­li­dad de re­gre­sar una vez que se re­ti­re. “Uru­guay tie­ne mu­cho que ofre­cer en eso”, di­jo. Por su par­te, el fun­da­dor de la agen­cia Spar­kling, Ra­fael Bart­ha­bu­ru, que es­tá ra­di­ca­do en Mé­xi­co, di­jo que hoy se sien­te más cer­ca de vol­ver a vi­vir en Uru­guay, “de ba­jar­le un po­co a la vo­rá­gi­ne del tra­ba­jo”. Tam­po­co des­car­ta la po­si­bi­li­dad de abrir una ofi­ci­na en el país pa­ra apro­ve­char ta­len­tos. “Hay mu­cha ca­pa­ci­dad in­tere­san­te pa­ra ex­por­tar des­de Uru­guay. No sé si iría a com­pe­tir en el mer­ca­do lo­cal”, re­fle­xio­nó. Ra­ma­da, en tan­to, di­jo que su ca­li­dad de vi­da au­men­tó al ir­se de Uru­guay, por un te­ma cul­tu­ral. “En Uru­guay es­ta­ba a car­go de la ofi­ci­na, mis je­fes es­ta­ban en Hong Kong. Na­die veía si tra­ba­ja­ba des­de ca­sa o la ofi­ci­na. Sin em­bar­go me sen­tía obli­ga­da a ser la pri­me­ra en lle­gar y la úl­ti­ma en ir­me. En EEUU eso nun­ca me pa­só. Cuan­do es­tás en un cier­to ni­vel no ha­ce fal­ta pre­sen­cia, y au­men­ta la ca­li­dad de vi­da”, di­jo.

Hay que sa­car­se lo me­ra­men­te uru­gua­yo en un car­go glo­bal, di­jo Eche­ve­rría

UNSPLASH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.