Flo­res am­bu­lan­tes

Flo­wer Po­wer, un pro­yec­to que na­ció de una si­tua­ción di­fí­cil

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Na­ta­lia Co­rrea Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El de­li­very se con­cen­tra en Mal­vín, Pun­ta Gor­da y Ca­rras­co, en­tre otros.

“Me di cuen­ta de que lo que te­nía que ha­cer era cam­biar mi vi­da y en­fo­car­me en lo que me gus­ta”

“Cuan­do uno pa­sa por si­tua­cio­nes lí­mi­te, las prio­ri­da­des cam­bian” So­ra­ya Pey­re Fun­da­do­ra de Flo­wer Po­wer

Un día de mar­zo del 2018 So­ra­ya se des­per­tó con la idea de lan­zar un em­pren­di­mien­to de flo­res. Días atrás, an­tes de so­me­ter­se a una ci­ru­gía, ha­bía re­co­rri­do to­do el ba­rrio de Ba­rra de Ca­rras­co sin po­der en­con­trar un ra­mo que la acom­pa­ña­ra en ese mo­men­to. Fue allí que de­tec­tó una ne­ce­si­dad que po­día ser cu­bier­ta con su pro­yec­to. “Ela­bo­ré un plan con las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas e hi­ce una prue­ba pi­lo­to en el com­ple­jo don­de vi­vi­mos. Com­pré las flo­res y en cin­co mi­nu­tos le ha­bía ven­di­do a to­do al gru­po de mu­je­res del ba­rrio”, afirmó con en­tu­sias­mo.

A So­ra­ya le de­tec­ta­ron cán­cer de ma­ma en 2016, re­ci­bió va­rios tra­ta­mien­tos du­ran­te ese año y un tiem­po des­pués de re­gre­sar al tra­ba­jo la des­pi­die­ron. En enero del 2018 tu­vo una re­caí­da y op­tó por ha­cer un cam­bio en su es­ti­lo de vi­da. “Me di cuen­ta de que te­nía que en­fo­car­me en lo que me gus­ta. Si tú le pre­gun­tas a mis hi­jas que es lo que le gus­ta a ma­má, ellas te van a de­cir las flo­res. Y, sin em­bar­go, al­go que tu­ve siem­pre fren­te a mis ojos no lo vi has­ta aho­ra”.

Ca­mión con flo­res

Des­de el pri­mer día su­po que lo que que­ría era un flo­wer truck, es de­cir, un ca­mión con flo­res pa­ra po­der ha­cer en­víos, es­ta­cio­nar en di­fe­ren­tes es­qui­nas y par­ti­ci­par en fe­rias y even­tos. Jun­to a su es­po­so Juan, su prin­ci­pal apo­yo en el pro­yec­to, co­men­za­ron a bus­car una fur­go­ne­ta has­ta que die­ron con la in­di­ca­da. Quien la ofre­cía era un hom­bre oriun­do de Ro­cha al igual que So­ra­ya, que arre­gla vehícu­los an­ti­guos.

A él le com­pra­ron es­ta ca­mio­ne­ta, a la que le cues­ta re­co­rrer gran­des dis­tan­cias y cir­cu­lar por ca­mi­nos con mu­chos po­zos, pe­ro que de­co­ra­ron con tan­ta de­di­ca­los ción y ca­ri­ño que se lle­vó to­das las mi­ra­das en su pre­sen­ta­ción en ma­yo, en el fes­ti­val De­gus­to Mon­te­vi­deo en Pla­za Aro­ce­na. “A par­tir de ese mo­men­to me em­pe­za­ron a in­vi­tar a otras fe­rias y se co­men­zó a di­fun­dir el pro­yec­to en el ba­rrio”, ex­pre­só.

El de­li­very se con­cen­tra en ba­rrios Mal­vín, Pun­ta Gor­da, Ca­rras­co, ae­ro­puer­to, e in­clu­so al­gu­nos días lle­ga has­ta El Pi­nar. En ge­ne­ral, So­ra­ya so­li­ci­ta los pe­di­dos con uno o dos días de an­ti­ci­pa­ción pa­ra po­der ar­mar ra­mos per­so­na­li­za­dos pa­ra ca­da clien­te y oca­sión. Tra­ba­ja tan­to con flo­res lo­ca­les co­mo im­por­ta­das que com­pra a pro­duc­to­res na­cio­na­les y vi­ve­ros ma­yo­ris­tas. “A los más clá­si­cos les gus­ta la com­bi­na­ción del blan­co y el ver­de: los li­rios, los cri­san­te­mos y mu­cho fo­lla­je. A los más jó­ve­nes les gus­ta lo más co­lo­ri­do, las flo­res del mo­men­to, co­mo las free­sias y las as­tro­me­lias”, afirmó.

Amor y de­di­ca­ción

So­ra­ya Pey­re de­fi­ne a Flo­wer Po­wer co­mo un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar, que le per­mi­te com­par­tir tiem­po con sus hi­jas y su es­po­so mien­tras tra­ba­ja en lo que le gus­ta.“Mis ne­nas de 3 y 5 años van al jar­dín de ma­ña­na y de tar­de co­la­bo­ran con­mi­go, nos di­ver­ti­mos jun­tas. Juan me apo­ya ge­ne­ral­men­te los fi­nes de se­ma­na y a ve­ces sa­li­mos los cua­tro a jun­tar fo­lla­je pa­ra los ra­mos. Es­ta­mos en­fo­ca­dos en dis­fru­tar­nos ha­cien­do una ta­rea en con­jun­to”, co­men­tó con ale­gría.

Mien­tras ella es la con­ta­do­ra de su pro­pio ne­go­cio, su es­po­so, al ser di­rec­tor pu­bli­ci­ta­rio, se en­car­ga del con­cep­to de mar­ca y de la di­fu­sión.

El nom­bre Flo­wer Po­wer ha­ce alu­sión al tér­mino uti­li­za­do en la dé­ca­da de los 70 en Es­ta­dos Uni­dos, cu­yo sig­ni­fi­ca­do era trans­for­mar la gue­rra en paz.

“Se re­la­cio­na con mi pro­yec­to en el he­cho de ha­ber con­ver­ti­do una si­tua­ción di­fí­cil, co­mo la que es­toy vi­vien­do, en una opor­tu­ni­dad”, ase­gu­ró.

Ac­tual­men­te le de­di­ca a su ne­go­cio unas cin­co ho­ras dia­rias. Los mar­tes pla­ni­fi­ca la se­ma­na, ha­ce no­tas y re­co­rre em­pre­sas.

En ju­lio, du­ran­te una pau­sa en su tra­ta­mien­to, viajó a Bue­nos Ai­res pa­ra par­ti­ci­par en dos ta­lle­res: uno de bo­tá­ni­ca y otro de ra­mos de no­via.

A fu­tu­ro a So­ra­ya le gus­ta­ría com­prar otra ca­mio­ne­ta pa­ra po­der am­pliar el re­co­rri­do; lle­gar a otras zo­nas de Mon­te­vi­deo e in­clu­so al in­te­rior del país.

“De to­das for­mas, hoy me en­fo­co más que na­da a vi­vir el día a día y dis­fru­tar­lo a pleno. Cuan­do uno pa­sa por si­tua­cio­nes lí­mi­te, las prio­ri­da­des cam­bian. Lo que más des­ta­co de to­do es­to es el con­tac­to con la gen­te; de­trás de un flor siem­pre veo una son­ri­sa”, con­clu­yó. ●

L.CA­RRE­ÑO

El an­he­lo de So­ra­ya Pey­re es com­prar otra ca­mio­ne­ta pa­ra am­pliar el re­co­rri­do ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.