Im­pul­so a la ban­ca éti­ca en Uru­guay

En­tre­vis­ta con el pre­si­den­te de Fun­da­ción Di­ne­ro y Con­cien­cia

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Victoria Bal­sas Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

“En mis ta­lle­res in­ten­to lle­gar al nú­cleo y a la esen­cia de las per­so­nas. Ellas de­ci­den lo que quie­ren ha­cer con lo que les res­ta de vi­da: si dar­le un sen­ti­do o se­guir ga­nan­do ca­da vez más di­ne­ro”

Ac­tual­men­te el 1% de la po­bla­ción mun­dial tie­ne más re­cur­sos eco­nó­mi­cos que el 99% res­tan­te”, ex­cla­mó in­dig­na­do el es­pa­ñol Joan An­to­ni Me­lé a cien­tos de per­so­nas que lo es­cu­cha­ban aten­ta­men­te en el Día B + fiiS en Ki­bón.

“Es­to es in­com­pren­si­ble, inacep­ta­ble, y, ade­más, no tie­ne sen­ti­do”, agre­gó.

Pa­ra Me­lé re­sul­ta ur­gen­te plan­tar la se­mi­lla de la Ban­ca Éti­ca en Uru­guay co­mo se es­tá ha­cien­do en va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca.

La ini­cia­ti­va sur­ge si­guien­do el mo­de­lo de éxi­to del Ban­co Eu­ro­peo Trio­dos, re­fe­ren­te a la ho­ra de im­ple­men­tar una Ban­ca Éti­ca y sos­te­ni­ble, que fi­nan­cia pro­yec­tos de im­pac­to po­si­ti­vo.

Me­lé lle­va 40 años de ex­pe­rien­cia en la ban­ca (30 en la tra­di­cio­nal y 10 en la éti­ca) y hoy es ade­más, uno de los miem­bros ase­so­res del Ban­co Trio­dos de Es­pa­ña.

El fun­da­dor de la red de Di­ne­ro y Con­cien­cia con­tó so­bre los fun­da­men­tos de la Ban­ca Éti­ca, el ob­je­ti­vo de su par­ti­ci­pa­ción en Uru­guay y La­ti­noa­mé­ri­ca y ade­más ex­pli­có có­mo des­plie­ga su rol co­mo ta­lle­ris­ta en va­lo­res.

¿Có­mo lle­gó a Uru­guay?

Me in­vi­ta­ron, me di­je­ron: “Joan, me gus­ta­ría que vi­nie­ras apro­ve­chan­do que es­tá el Día B + fiiS pa­ra que des char­las, cur­sos y en­tre­vis­tas”. “Yo lo ha­go” les res­pon­dí, “pe­ro lue­go les pa­sa­ré fac­tu­ra”. La idea es ins­pi­rar y atraer per­so­nas pa­ra que se com­pro­me­tan a for­mar una Ban­ca Éti­ca en Uru­guay. La ini­cia­ti­va tie­ne que na­cer aquí. En Uru­guay se dan las con­di­cio­nes de ha­cer­lo y rá­pi­do.

¿Qué es la Ban­ca Éti­ca?

Un nue­vo mo­de­lo fi­nan­cie­ro, otra for­ma de ha­cer ban­ca. El pro­pó­si­to no es­tá en ga­nar di­ne­ro sino en fi­nan­ciar pro­yec­tos que ten­gan un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad. Re­cor­dar que los ban­cos no tie­nen di­ne­ro, sino que ges­tio­nan el de los clien­tes. De­be­mos to­mar con­cien­cia y par­ti­ci­par, ver a qué es­ta­mos dis­pues­tos y a qué no. La trans­pa­ren­cia es un prin­ci­pio fun­da­men­tal, el clien­te tie­ne de­mos a sa­ber qué se es­tá ha­cien­do. Es­to de­be­ría ser lo nor­mal.

¿Cuál es el ob­je­ti­vo de la Fun­da­ción Di­ne­ro y Con­cien­cia?

Que­re­mos crear un tsu­na­mi de con­cien­cia que pro­vo­que el cam­bio. Pro­mo­ve­mos las ideas que nos apa­sio­nan por to­do La­ti­noa­mé­ri­ca jun­to a equi­pos de tra­ba­jo: eco­no­mía cons­cien­te, em­pre­sas sos­te­ni­bles y edu­ca­ción en va­lo­res. Te­ne­mos el ob­je­ti­vo de con­tri­buir con la so­cie­dad a tra­vés de la crea­ción de ban­cas éti­cas. Ade­más, da­mos cur­sos a em­pre­sa­rios pa­ra que cam­bien en la lí­nea de em­pre­sas B (em­pre­sas res­pon­sa­bles). Tam­bién tra­ba­ja­mos dan­do cur­sos en ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, jun­to a fa­mi­lias y pro­fe­so­res, pa­ra fo­men­tar la edu­ca­ción ba­sa­da en una nue­va con­cien­cia pa­ra con el di­ne­ro, más allá del egoís­mo y la co­di­cia.

¿Cuál país de La­ti­noa­mé­ri­ca va más avan­za­do?

Chi­le, fue por el país que em­pe­za­mos. Ha­ce seis años fui a dar mi pri­me­ra con­fe­ren­cia y han ha­bi­do mu­chos pro­gre­sos. Pri­me­ro hay que dar­le a co­no­cer el te­ma a mu­cha gen­te pa­ra ver si res­pon­de o no y lue­go, se em­pie­za a tra­ba­jar for­man­do un equi­po y pre­pa­ran­do un plan es­tra­té­gi­co.

Des­pués, fa­se en la que es­ta­go en chi­le, ha­ce dos años que es­ta­mos fi­nan­cian­do pro­yec­tos pe­que­ños, gra­cias a la pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes “Do­ble Im­pac­to”. To­da­vía no es un ban­co, pe­ro si to­do va bien el año que vie­ne so­li­ci­ta­re­mos la li­cen­cia ban­ca­ria a la ban­ca cen­tral pa­ra abrir co­mo ban­co en­tre el 2020 o 2022.

En Bra­sil tam­bién va muy rá­pi­do, hay un gru­po de gen­te en­tre­ga­da, ade­más cuen­tan con el apo­yo de los equi­pos de Chi­le. En Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y Mé­xi­co hay equi­pos aun­que va más len­to. Tam­bién nos es­tán lla­man­do de Pe­rú, Ecua­dor, Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má, pe­ro es in­ci­pien­te. Tra­ba­ja­mos con la idea de ban­ca éti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na.

¿Qué pa­sa con Uru­guay?

Hay un gru­po de per­so­nas que pa­re­ce que se com­pro­me­te a desa­rro­llar el pro­yec­to. El ob­je­ti­vo del ta­ller es su­mar a más per­so­nas in­tere­sa­das. Creo que se dan las con­di­cio­nes y ade­más ya hay gran par­te del tra­ba­jo he­cho, co­mo la pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes “Do­ble im­pac­to” que es­ta­mos uti­li­zan­do en Chi­le y que tie­ne un cos­to muy al­to pe­ro se pue­de ce­der gra­tis a Uru­guay.

¿Qué re­cur­sos usa pa­ra des­per­tar la con­cien­cia en sus ta­lle­res?

Ten­go mi pro­pio mé­to­do. Pro­pon­re­cho ejer­ci­cios, in­di­vi­dua­les y en gru­pos, ha­go mu­chas pre­gun­tas y ha­go que se ge­ne­ren pre­gun­tas. Una vez que “to­can fon­do”, es de­cir, que se co­nec­tan con su ver­da­de­ro in­te­rior, ini­cia­mos otro via­je de vuel­ta a ver qué pue­do apor­tar yo des­de mi lu­gar: co­mo pe­rio­dis­ta, co­mo mé­di­ca, co­mo ban­que­ra o co­mo em­pre­sa­ria, qué pue­do ha­cer yo pa­ra cam­biar el mun­do.

Con­fron­tar­nos con nues­tros pro­pios erro­res, men­ti­ras, en­ga­ños, mie­dos, des­en­mas­ca­rar to­do es­to. Rea­li­zo ejer­ci­cios de me­di­ta­ción y de ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za, pa­ra dar­nos cuen­ta que en ella es­tá el mo­de­lo de lo que po­de­mos ser. Co­sas que te­ne­mos de­lan­te y nun­ca mi­ra­mos. In­ten­to en­se­ñar a ob­ser­var, den­tro y fue­ra y a ha­cer pre­gun­tas.

Por suer­te es­toy vien­do un cam­bio en la gen­te jo­ven quie­nes bus­can em­pleos con pro­pó­si­tos don­de pue­dan te­ner crea­ti­vi­dad Aun­que mu­cha gen­te adul­ta me lla­ma pa­ra de­cir que el ta­ller les pro­vo­có un cam­bio.

Ha­ce po­co me en­con­tré con una per­so­na que te­nía un car­go im­por­tan­te en una mul­ti­na­cio­nal y me di­jo que de­jó la em­pre­sa pa­ra de­di­car­se al tu­ris­mo res­pon­sa­ble. Yo no pre­ten­do que de­jes, tu de­ci­des. Te da­ré he­rra­mien­tas pa­ra que en­cuen­tres tus pro­pias res­pues­tas. ●

L.CA­RRE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.