Seis uru­gua­yos ds por el mun­do

El Observador - Café y Negocios - - A FONDO -

Mag­da­le­na Ra­ma­da

Ha­ce tres se­ma­nas vi­vía en Mia­mi y aho­ra en Es­pa­ña. En­tre via­jes se re­su­me la ca­rre­ra la­bo­ral de Mag­da­le­na Ra­ma­da, di­rec­to­ra y eco­no­mis­ta se­nior de la mul­ti­na­cio­nal Wi­llis To­wers Watson. Hoy, des­de Es­pa­ña, es­tá a car­go del área de in­no­va­ción en se­gu­ros y block­chain a ni­vel glo­bal, uni­dad que creó. Tra­ba­ja en la em­pre­sa ha­ce 15 años y su car­go le re­que­ría via­jar a Eu­ro­pa to­das las se­ma­nas, ya que tie­ne un equi­po en Lon­dres, un je­fe en Ita­lia y mu­chos pro­yec­tos en Es­pa­ña, Ale­ma­nia, Ho­lan­da. Sa­lió de Uru­guay en el 2000 pa­ra ter­mi­nar sus es­tu­dios en Ale­ma­nia. En 2005 la lla­mó la em­pre­sa, que es­ta­ba ins­ta­lan­do una ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción en Mon­te­vi­deo. En cin­co años pa­só de li­de­rar un equi­po de 10 per­so­nas a es­tar a car­go tam­bién de la ofi­ci­na de In­dia y Chi­na, con más de 100 em­plea­dos en to­tal. Sus días en ese en­ton­ces co­men­za­ban a las seis de la ma­ña­na “con to­dos los pro­ble­mas de la In­dia”. Lue­go 10 ho­ras en la ofi­ci­na, y a las 2 de la ma­ña­na lla­ma­das con Chi­na. Ade­más, con­tó que por con­tra­to, el car­go im­pli­ca­ba via­jar a Chi­na y a In­dia dos o tres ve­ces al año. “Lo vi­ví co­mo al­go alu­ci­nan­te pe­se a las 15 o 16 ho­ras de tra­ba­jo, por­que muy tem­prano en mi ca­rre­ra que­dé a car­go de tres uni­da­des con un rol glo­bal, en una mul­ti­na­cio­nal ame­ri­ca­na que te­nía 20 mil em­plea­dos”, co­men­tó. En 2013, le na­cie­ron ga­nas de “aga­rrar al­go que no exis­te, desa­rro­llar­lo y ha­cer­lo cre­cer”. Fue en­ton­ces que creó el área de in­ves­ti­ga­ción en se­gu­ros y ries­gos. Eso coin­ci­dió con su mu­dan­za a Mia­mi por ra­zo­nes “lo­gís­ti­cas” y per­so­na­les, jun­to a su es­po­so e hi­jos.

Siem­pre tu­ve la ca­pa­ci­dad de po­der dar­me cuen­ta de qué áreas iban a cre­cer den­tro de la em­pre­sa, ade­más de te­ner je­fes que con­fia­ron en mí”

Ro­dol­fo Eche­ve­rría

Una cam­pa­ña de gran mag­ni­tud o has­ta un avi­so de Co­ca-Co­la, por más pe­que­ño que sea, que ha­ya si­do idea­do por el equi­po del VP crea­ti­vo glo­bal, Ro­dol­fo Eche­ve­rría y, por en­de, apro­ba­do por él, se ve lue­go pro­yec­ta­do en por lo me­nos 190 paí­ses. La im­pron­ta de su tra­ba­jo es “ce­ro uru­gua­ya” ase­gu­ra en­tre ri­sas: “Cuan­do lle­gás a po­si­cio­nes glo­ba­les te­nés que sa­car­te el pa­sa­por­te, lo me­ra­men­te uru­gua­yo, y ser lo más glo­bal y uni­ver­sal. La com­pa­ñía ha­ce ne­go­cios en 207 paí­ses”. Su desafío es do­ble. Por un la­do, que las cam­pa­ñas to­quen te­mas uni­ver­sa­les. “Si son co­sas de un so­lo país, les va a gus­tar so­lo a los bra­si­le­ños, o so­lo a los ja­po­ne­ses. To­ca­mos mu­cho la re­la­ción en­tre las per­so­nas, el op­ti­mis­mo, la fe­li­ci­dad, te­mas que no de­pen­den de un so­lo país”, con­tó. Por el otro, que cuan­do se vea un car­tel de la mul­ti­na­cio­nal en un ae­ro­puer­to, se iden­ti­fi­que con to­dos la­dos, pe­ro tam­bién con el país. Eche­ve­rría con­tó que re­cu­rre a crea­ti­vi­dad rio­pla­ten­se y bra­si­le­ña: “Sé que tie­ne esa chis­pa la­ti­na que dan­do vuel­tas por el mun­do no me he po­di­do sa­car de en­ci­ma. Esa par­te muy hu­ma­na que tie­ne la cam­pa­ña, mis co­le­gas de Atlan­ta me di­cen que he he­cho que la co­mu­nia­ción de Co­ca sea más la­ti­na, más sen­sual”, sub­ra­yó. Se re­ci­bió en la fa­cul­tad de Eco­no­mía y su pri­mer tra­ba­jo fue en una em­pre­sa la­ne­ra. Lue­go des­cu­brió su pa­sión por el mar­ke­ting. En­tró en­ton­ces a apren­der del área co­mo “uno más” del de­par­ta­men­to en Co­ca-Co­la, don­de es­tu­vo tres años has­ta que le ofre­cie­ron el pues­to de di­rec­tor de Mar­ke­ting en Ar­gen­ti­na. Se desem­pe­ñó lue­go en sie­te paí­ses. Su vo­ca­ción cla­ra era el mar­ke­ting; sin em­bar­go, acep­tó li­de­rar to­das las áreas de la com­pa­ñía en el país rio­pla­ten­se, lue­go en Chi­le e Ita­lia. “Me di­ver­tí pe­ro siem­pre el co­ra­zón te ter­mi­na ti­ran­do pa­ra un la­do”, di­jo. An­tes del car­go ac­tual, fue el prin­ci­pal del mar­ke­ting pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca des­de Mé­xi­co.

Igal Hen­del

“Neu­ró­ti­co y cu­rio­so”. Así se de­fi­ne el uru­gua­yo que ac­tual­men­te ocu­pa el car­go de eco­no­mis­ta je­fe de Ama­zon Web Ser­vi­ces (AWS), des­de Seattle (Es­ta­dos Uni­dos). Y esos ras­gos cree que fue­ron cla­ves pa­ra ha­ber es­ca­la­do en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. El uru­gua­yo re­cor­dó su pri­me­ra ex­pe­rien­cia la­bo­ral: ven­der avi­sos en un re­gis­tro de em­pre­sas, de es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio. “Du­ré dos se­ma­nas, las dos más lar­gas de mi vi­da”, se­ña­ló. Lle­gó al país nor­te­ame­ri­cano en 1989 pa­ra ha­cer un doc­to­ra­do en Eco­no­mía en Har­vard. Lue­go, tra­ba­jó en in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia, con in­cur­sio­nes en la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas an­ti­mo­no­pó­li­cas. Ha­ce un año, le lle­gó un mail de Ama­zon. Al abrir­lo se en­con­tró con al­go ines­pe­ra­do: una pro­pues­ta de em­pleo. “Es­ta­ban tan­tean­do in­te­rés, sin ha­ber­me pos­tu­la­do”, con­tó a Ca­fé & Ne­go­cios. Hen­del (54 años) fue con­tra­ta­do pa­ra ar­mar y di­ri­gir el gru­po de eco­no­mis­tas de la em­pre­sa. “Las ta­reas son va­ria­das, co­mo es­tu­dios de im­pac­to y eco­no­mé­tri­cos”, in­di­có. “Su­pon­go que mis áreas de in­ves­ti­ga­cion, ya sea es­ti­ma­ción de de­man­da, con­tra­tos, di­ná­mi­ca, en­tre otras, en­ca­jan con los pro­ble­mas de AWS”, cuen­ta cuan­do se le pre­gun­ta có­mo cree que la com­pa­ñía lle­gó a él. Hoy, a la dis­tan­cia, ve un cam­bio que “no es pa­ra bien” en Uru­guay. “El ex­cep­cio­na­lis­mo uru­gua­yo de so­cie­dad edu­ca­da y país se­gu­ro es­tá des­apa­re­cien­do. Co­mo eco­no­mis­ta me preo­cu­pa el cli­ma con­flic­ti­vo cons­tan­te, ba­sa­do en una men­ta­li­dad de su­ma-ce­ro cor­to­pla­cis­ta; no lle­va a nin­gún la­do”, opi­nó.

Ra­fael Bart­ha­bu­ru

Al pu­bli­cis­ta, fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral crea­ti­vo ha­ce cin­co años de la agen­cia Spar­kling en Mé­xi­co –con 60 em­plea­dos– le “pi­có el bi­chi­to” de sa­lir de Uru­guay cuan­do, mien­tras tra­ba­ja­ba pa­ra Young & Ru­bi­cam, le to­có in­vo­lu­crar­se en al­gu­nos pro­yec­tos des­de la ofi­ci­na de Mia­mi. De­ci­dió ir­se en 2004. Has­ta en­ton­ces lle­va­ba 12 años tra­ba­jan­do en di­fe­ren­tes agen­cias en Uru­guay. Fun­dó una agen­cia in­de­pen­dien­te jun­to a so­cios lue­go de los 40 años, lo que cree que tie­ne su la­do po­si­ti­vo: “Ya ha­bía­mos vis­to mu­chos mo­de­los y en­ten­día­mos que el de la agen­cia mul­ti­na­cio­nal gi­gan­te te­nía sus áreas de opor­tu­ni­dad, que una agen­cia in­de­pen­dien­te, con mu­cha fle­xi­bi­li­dad y una es­truc­tu­ra más pe­que­ña, po­día ca­pi­ta­li­zar bien”, apun­tó. Con­tó que Uru­guay “tie­ne un mon­tón de co­sas in­tere­san­tes des­de el pun­to de vis­ta de una agen­cia, pe­ro otras li­mi­tan­tes”. Su mo­ti­va­ción prin­ci­pal al sa­lir era bus­car mer­ca­dos y desafíos más gran­des de los que le ha­bía to­ca­do vi­vir en Uru­guay. Aun­que se fue por las li­mi­tan­tes, se­ña­ló que hoy tie­ne una pers­pec­ti­va dis­tin­ta y año­ra co­sas de su país na­tal. “En aquel mo­men­to, mi pen­sa­mien­to era po­der fil­mar co­sas con más pro­duc­to­res, mar­cas más in­ter­na­cio­na­les. Sien­to que al­gu­nas co­sas de allá hoy son más in­tere­san­tes, pe­ro era un te­ma de es­ca­la”, aña­dió. Di­jo que en Mé­xi­co hay ob­se­sión por el aná­li­sis y los tes­teos: “Hay mu­cho más mie­do, más con­trol y ojos ob­ser­van­do las ideas”. De Uru­guay, ex­tra­ña “lo ar­te­sa­nal”: “Lo lin­do e in­tere­san­te des­de el pun­to de vis­ta crea­ti­vo es eso de la in­tui­ción, y co­mo no hay tan­tas he­rra­mien­tas ni pre­su­pues­to pa­ra 10 tes­teos, sa­len ideas que qui­zá tes­tea­das no sal­drían y tie­nen éxi­to”, di­jo. Con­si­de­ra que si bien en Mé­xi­co hay mu­cho ta­len­to, se va­lo­ra el ni­vel de com­pro­mi­so de los uru­gua­yos. “Nos afe­rra­mos mu­cho al tra­ba­jo. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ha­cer va­rias co­sas a la vez. Aquí la gen­te di­ce “es­te es mi tra­ba­jo y ha­go es­to”, apun­tó.

Carlos Végh Gra­mont

Lue­go de 25 años de vi­da aca­dé­mi­ca (in­clu­yen­do 12 años en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les, ocho en la Uni­ver­si­dad de Mary­land, y cua­tro en Johns Hop­kins), a Carlos Végh le ofre­cie­ron el car­go de eco­no­mis­ta je­fe pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be del Ban­co Mun­dial: “Es un car­go fas­ci­nan­te, da­do que me per­mi­te apli­car lo que he es­ta­do es­tu­dian­do por ca­si 25 años y es un car­go muy pres­ti­gio­so”. Végh cum­ple va­rios ro­les. En­tre ellos, ma­ne­ja una ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca, li­dia cons­tan­te­men­te con al­tas au­to­ri­da­des de la re­gión, for­mu­la po­lí­ti­cas pa­ra la re­gión, y es el prin­ci­pal ase­sor eco­nó­mi­co del vi­ce­pre­si­den­te de la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. “Me obli­ga a em­pa­par­me de to­dos los pro­ble­mas de la re­gión, de to­do ti­po, y via­jar cons­tan­te­men­te a los di­fe­ren­tes paí­ses pa­ra tra­tar de ofre­cer so­lu­cio­nes y es­cu­char las in­quie­tu­des de las au­to­ri­da­des”, se­ña­ló el uru­gua­yo que ac­tual­men­te re­si­de en Es­ta­dos Uni­dos. Se fue de Uru­guay pa­ra ha­cer un doc­to­ra­do en Eco­no­mía. “Lue­go me que­dé pues, la­men­ta­ble­men­te, no po­de­mos ha­cer y vi­vir de la in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca en Uru­guay”, co­men­tó. “No hay mer­ca­do. Acá en Es­ta­dos Uni­dos, un re­sear­cher en eco­no­mía de pri­me­ra lí­nea re­ci­be un ex­ce­len­te sa­la­rio y se pue­de de­di­car ex­clu­si­va­men­te e eso (yo lo hi­ce por 25 años), eso no su­ce­de en nues­tros paí­ses, con hon­ra­das ex­cep­cio­nes. En ge­ne­ral, un pro­fe­sor es al­guien que, por vo­ca­ción,en­se­ña al­gún cur­so uni­ver­si­ta­rio en sus ho­ras ex­tras. No exis­te una pro­fe­sión co­mo tal, sal­vo ex­cep­cio­nes”, co­men­tó.

Ga­brie­la Hearst

Su pri­mer tra­ba­jo fue en una flo­re­ría, en Uru­guay. Hoy, Ga­brie­la Pe­re­zut­ti, fun­da­do­ra y di­se­ña­do­ra de la mar­ca de lu­jo y glo­bal Ga­brie­la Hearst –ape­lli­do de su es­po­so– es­tá a un mes de abrir su pri­me­ra tien­da en Nue­va York, lue­go de años de ven­der ves­ti­men­ta en 75 tien­das mul­ti­mar­ca de di­fe­ren­tes mer­ca­dos –co­mo Asia, Me­dio Orien­te y Eu­ro­pa– y car­te­ras y za­pa­tos di­rec­ta­men­te a sus clien­tas. “Siem­pre fue par­te del plan. Por el ti­po de pro­duc­to y su his­to­ria, es im­por­tan­te que ten­ga su pro­pio es­pa­cio don­de con­tar la his­to­ria”, se­ña­ló a Ca­fé & Ne­go­cios. Con­tó que por ser “muy cu­rio­sa” siem­pre le in­tere­só vi­vir en otros paí­ses. Hoy lle­va su vi­da jun­to a su es­po­so e hi­jos en Es­ta­dos Uni­dos pe­ro se sien­te bien cer­ca de Uru­guay. “Co­mo voy to­dos los años, sien­to que Uru­guay es par­te de mi vi­da y mi exis­ten­cia”, di­jo la uru­gua­ya, y con­tó que, al ha­ber pa­sa­do la mi­tad de su vi­da en Uru­guay, sus di­se­ños son una com­bi­na­ción en­tre sus vi­ven­cias en su país y Nue­va York. “Siem­pre va a ha­ber una par­te de Uru­guay en to­do lo que ha­ga”, di­jo. Ma­ne­ja un equi­po de 25 per­so­nas en la ofi­ci­na de Nue­va York. “No es tan gran­de pe­ro es su­fi­cien­te”. Di­jo que pa­ra man­te­ner la au­ten­ti­ci­dad no mi­ra ten­den­cias ni tra­ba­jos aje­nos, ya que con­si­de­ra “im­po­si­ble no ser im­pac­ta­do”. El tar­get de su mar­ca es una clien­ta “pro­fe­sio­nal, que tra­ba­ja, quie­re te­ner pro­duc­tos bue­nos que le du­ren pa­ra to­da la vi­da, que le gus­ta la be­lle­za y que las co­sas es­tén bien he­chas”. “No es un pro­duc­to pa­ra quien quie­ra te­ner lo­gos por to­dos la­dos”, agre­gó. Hoy cree que en Uru­guay tra­ba­jar en la in­dus­tria de la mo­da es “mu­cho más fá­cil” que cuan­do ella vi­vía en el país. “No ha­bía in­ter­net. Hoy po­dés ha­cer tu pro­duc­to y ven­der­lo on­li­ne a to­das par­tes del mun­do. Se pue­de ven­der al mun­do sin te­ner que sa­lir”, ase­gu­ró.

Los prin­ci­pios de Ama­zon, co­mo la ob­se­sión por el clien­te, apren­der y ser cu­rio­so, desacuer­do y com­pro­mi­so, sir­ven pa­ra es­ta­ble­cer ex­pec­ta­ti­vas cla­ras

No vol­ve­ría (a Uru­guay) pa­ra ejer­cer vi­da aca­dé­mi­ca. Po­dría vol­ver por otras ra­zo­nes, pe­ro no es­tá en mis pla­nes por aho­ra. Es­toy muy con­ten­to con mi car­go en el Ban­co Mun­dial”

Ra­fael Bart­ha­bu­ru. PU­BLI­CIS­TA

Carlos Végh Gra­mont. ECO­NO­MIS­TA

Ga­brie­la Hearts. DI­SE­ÑA­DO­RA

Ro­dol­fo Eche­ve­rría. MARKETERO

Mag­da­le­na Ra­ma­da. MA­TE­MÁ­TI­CA FI­NAN­CIE­RA

ndel. ECO­NO­MIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.