Una pla­ta­for­ma pa­ra los mis­tery shop­pers

Star­tup chi­le­na Roc­ket­pin pro­po­ne su mo­de­lo co­la­bo­ra­ti­vo en Uru­guay

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Na­ta­lia Co­rrea

Ha­ce dos me­ses des­em­bar­có en Uru­guay Roc­ket­pin, un em­pren­di­mien­to chi­leno que ofre­ce a em­pre­sas ser­vi­cios de re­le­va­mien­to de da­tos en te­rreno, a tra­vés de una red de agen­tes que tra­ba­ja por re­com­pen­sas. Los em­pren­de­do­res chi­le­nos Raúl y Die­go Ree­ves son los crea­do­res de es­ta apli­ca­ción que se lan­zó en 2016, im­pul­sa­da por la ace­le­ra­do­ra de Te­le­fó­ni­ca Way­ra. Los fun­da­do­res to­ma­ron la idea de un mo­de­lo si­mi­lar, exis­ten­te en Ho­lan­da, que adap­ta­ron al me­dio lo­cal.

El ne­go­cio tu­vo tan­to éxi­to en Chi­le que de­ci­die­ron ins­ta­lar­se en Ar­gen­ti­na, en mar­zo de es­te año, y a fi­na­les de agos­to des­em­bar­ca­ron en Uru­guay. Juan Pa­blo Sca­rro­ne es quien es­tá a car­go de la ofi­ci­na en Mon­te­vi­deo. “A Raúl y Die­go los co­no­cí a tra­vés de un ami­go, vi­nie­ron a nues­tro país un

Agen­tes re­ci­ben pa­gos por “mi­sio­nes”; no son em­plea­dos de la star­tup

par de ve­ces, hi­cie­ron ron­das de clien­tes y co­men­za­mos a ope­rar ha­ce dos me­ses”, re­su­mió Sca­rro­ne.

¿Có­mo fun­cio­na Roc­ket­pin?

Se tra­ta de una pla­ta­for­ma que uti­li­za el mo­de­lo de mo­da­li­dad abier­ta de tra­ba­jo con­jun­to –co­no­ci­da co­mo crowd­sour­cing– pa­ra cap­tu­rar in­for­ma­ción en te­rreno a tra­vés de una red de agen­tes in­de­pen­dien­tes, dis­tri­bui­dos por to­do el país. No son em­plea­dos de la star­tup sino que re­ci­ben pa­gos por “mi­sio­nes”, co­mo le lla­man a los dis­tin­tos pro­yec­tos.

Cual­quie­ra pue­de ser un agen­te siem­pre y cuan­do sea ma­yor de 18 años, ten­ga una cuen­ta en Mer­ca­do Pa­go y reali­ce la ca­pa­ci­ta­ción requerida por la app, dis­po­ni­ble pa­ra IOS y An­droid.

En es­ta se ex­pli­ca su fun­cio­na­mien­to y se brin­da un cues­tio­na­rio que de­ben res­pon­der en for­ma co­rrec­ta; a par­tir de ese mo­men­to que­dan ha­bi­li­ta­dos pa­ra tra­ba­jar. “La cla­ve es­tá en la geo­lo­ca­li­za­ción. Si el agen­te se en­cuen­tra a me­nos de 800 me­tros de al­guno de los lo­ca­les, le lle­ga la no­ti­fi­ca­ción y pue­de acep­tar la mi­sión”, ex­pli­có el di­rec­tor uru­gua­yo. Se pa­ga a par­tir de $ 50 por mi­sión.

Una pa­ta del ne­go­cio son los agen­tes y la otra son los clien­tes, que en ge­ne­ral son gran­des ca­de­nas de supermercados, es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, far­ma­cias, em­pre­sas de dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos, en­tre otros.

Ellos son los que so­li­ci­tan la in­for­ma­ción que desean que se re­le­ve en to­dos o al­gu­nos de sus lo­ca­les. Los ser­vi­cios ofre­ci­dos por Roc­ket­pin se di­vi­den en cua­tro gran­des ca­te­go­rías: au­di­tor in­cóg­ni­to, clien­te in­cóg­ni­to, au­di­tor des­cu­bier­to y pa­nel de en­cues­tas: “El pri­me­ro es el más sen­ci­llo y con­sis­te en ir al lo­cal, sa­car una fo­to a tra­vés de la app y en­viar­la. Ge­ne­ral­men­te se uti­li­za pa­ra che­quear stock, pre­cios o ban­ners”. El clien­te in­cóg­ni­to, tam­bién co­no­ci­do co­mo mys­tery shop­per, es aquel que rea­li­za una com­pra sin re­ve­lar su iden­ti­dad pa­ra eva­luar las res­pues­tas del per­so­nal.

En tan­to, el au­di­tor des­cu­bier­to fun­cio­na igual que el in­cóg­ni­to, con la di­fe­ren­cia de que el agen­te se pre­sen­ta e in­for­ma que va a eva­luar el ser­vi­cio. “En es­tos ca­sos que re­quie­ren in­ter­ac­ción, cuan­do el usua­rio ini­cia la mi­sión, su te­lé­fono gra­ba un au­dio y nos lo en­vía”, pro­si­guió.

Por úl­ti­mo, en el pa­nel de en­cues­tas, los agen­tes no ac­túan co­mo en­cues­ta­do­res sino co­mo en­cues­ta­dos y se les pa­ga por res­pon­der un cues­tio­na­rio acer­ca de di­ver­sas te­má­ti­cas que pue­dan ser de in­te­rés pa­ra los clien­tes.

Ve­lo­ci­dad y cos­to

El mo­de­lo de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va se vol­vió po­pu­lar, fun­da­men­tal­men­te con la lle­ga­da de Uber y de otras em­pre­sas que tra­ba­jan en for­ma si­mi­lar. “Pa­ra el clien­te las prin­ci­pa­les ven­ta­jas son dos: la ve­lo­ci­dad y el cos­to. Ob­tie­ne la in­for­ma­ción al ins­tan­te y a un cos­to me­nor que si lo hi­cie­ra por los me­dios tra­di­cio­na­les”, afir­mó el di­rec­tor de Roc­ket­pin Uru­guay.

Ade­más, se­ña­la co­mo ven­ta­ja el que los agen­tes no sean es­pe­cia­lis­tas en la te­má­ti­ca, ni se­pan quién los con­tra­ta, ya que no es­tán “con­ta­mi­na­dos” por sa­ber qué re­sul­ta­dos se bus­can. Pa­ra ellos, tra­ba­jar ba­jo es­ta mo­da­li­dad es una for­ma de ga­nar un in­gre­so ex­tra sin de­ma­sia­do es­fuer­zo y me­dian­te la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, co­mo ir a com­prar a un su­per­mer­ca­do. “El crowd­sour­cing es­tá de mo­da

El clien­te tie­ne ac­ce­so en tiem­po real a fo­tos y gra­ba­cio­nes de las mi­sio­nes

por­que la gen­te bus­ca ca­da vez más te­ner li­ber­tad en su tra­ba­jo y op­ti­mi­zar su tiem­po y sus mo­vi­mien­tos”, ase­gu­ró el di­rec­tor.

El clien­te tie­ne ac­ce­so en tiem­po real a to­das las fo­tos y gra­ba­cio­nes de au­dio de las mi­sio­nes. Una vez fi­na­li­za­das, se le en­vía un in­for­me con los da­tos en bru­to. “In­ter­pre­tar la in­for­ma­ción es tra­ba­jo de una con­sul­to­ra o de al­guien es­pe­cia­li­za­do den­tro de la com­pa­ñía. No sus­ti­tui­mos un es­tu­dio de mar­ke­ting sino que so­mos un in­su­mo pa­ra las con­sul­to­ras y pa­ra las em­pre­sas”, acla­ró Sca­rro­ne.

En Uru­guay el ne­go­cio se en­cuen­tra en la eta­pa de co­ti­za­cio­nes y tra­ba­jos pi­lo­tos con clien­tes. Una vez que es­tén afian­za­dos en Ar­gen­ti­na y Uru­guay, los fun­da­do­res pien­san ins­ta­lar­se tam­bién en Pe­rú, Mé­xi­co y Cos­ta Ri­ca. “El gran desafío en Uru­guay es dar­nos a co­no­cer. Es­ta­mos se­gu­ros de que las em­pre­sas van a adop­tar a Roc­ket­pin co­mo una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble ya que la re­la­ción cos­to-be­ne­fi­cio es in­com­pa­ra­ble”, con­clu­yó Sca­rro­ne.

D. BATTISTE

Juan Pa­blo Sca­rro­ne es­tá a car­go de la ofi­ci­na uru­gua­ya de Roc­ket­pin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.