CLU­BES DE EM­PRE­SA­RIOS

Or­ga­ni­za­cio­nes reúnen a los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes en gru­pos en los que pue­den com­par­tir sus pro­ble­má­ti­cas con sus pa­res y en­con­trar orien­ta­ción

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Ma. Inés Fior­del­mon­do Twit­ter.com/ma­ne­fior

Co­rría 1971 cuan­do The Was­hing­ton Post lo­gró ac­ce­der a co­pias de los pa­pe­les del Pen­tá­gono que re­gis­tra­ban se­cre­tos so­bre la gue­rra de Viet­nam, ocul­tos du­ran­te 30 años. Eso pa­só lue­go de que The New York Ti­mes pu­bli­ca­ra por pri­me­ra vez al­gu­nos de los do­cu­men­tos, lo que le va­lió que el en­ton­ces pre­si­den­te, Ni­xon de­tu­vie­ra cual­quier otra pu­bli­ca­ción del me­dio.

Por un la­do, The Post te­nía una bom­ba pe­rio­dís­ti­ca. Por otro, el go­bierno lo pre­sio­na­ba pa­ra evi­tar que la re­ve­la­ra, en un mo­men­to en que el dia­rio se pre­pa­ra­ba pa­ra sa­lir a la bol­sa. En el me­dio, es­ta­ba la due­ña y pre­si­den­ta del dia­rio, Kat­ha­ri­ne Graham. Abun­da­ban las su­ge­ren­cias de un la­do y del otro pe­ro, al fi­nal, es­ta­ba so­la con una de­ci­sión que to­mar so­bre sus hom­bros.

Con esa es­ce­na –que se pue­de ver en la pe­lí­cu­la The Post– po­dría iden­ti­fi­car­se cual­quier em­pre­sa­rio que a me­nu­do tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes en so­le­dad. A di­fe­ren­cia del ca­so de The Post, en el que la de­ci­sión ter­mi­nó sien­do acer­ta­da, los em­pre­sa­rios y al­tos eje­cu­ti­vos no siem­pre tie­nen a su al­can­ce el aba­ni­co de con­se­cuen­cias, po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas, que pue­den aca­rrear sus de­ci­sio­nes dia­rias.

Con el fo­co en com­ba­tir esa so­le­dad del lí­der, en Uru­guay exis­ten or­ga­ni­za­cio­nes que se de­di­can a jun­tar em­pre­sa­rios y eje­cu­ti­vos pa­ra que com­par­tan sus pro­ble­má­ti­cas per­so­na­les y las de las em­pre­sas que di­ri­gen. Ha­ce un año des­em­bar­có en Uru­guay Vis­ta­ge, pre­sen­te en 20 paí­ses, y se su­mó a pro­pues­tas si­mi­la­res co­mo la del Pro­gra­ma GADE –que tie­ne 25 años– y CREA, que reúne men­sual­men­te a pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios ha­ce 53 años. “Co­mo pro­duc­tor ru­ral in­te­gro gru­po CREA, co­mo CEO in­te­gro Vis­ta­ge y, a ni­vel per­so­nal, en el ma­tri­mo­nio ten­go un gru­po de pa­re­jas ami­gas que dis­cu­ten sus te­mas una vez por mes”, bro­meó el ge­ren­te ge­ne­ral de UAG, Jo­sé Pe­dro Sán­chez, mien­tras char­la­ba con di­rec­ti­vos en un cóc­tel rea­li­za­do por Vis­ta­ge el pa­sa­do miér­co­les en la re­si­den­cia del em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co. “Es­toy con­ven­ci­do de que es bueno ha­blar y es­cu­char opi­nio­nes. Si vos te­nés un pro­ble­ma, no bus­ques la so­lu­ción so­lo en tu ca­be­za, hay al­guien que ya lo tu­vo”, agre­gó.

Eso le pa­só al di­rec­tor de Sil­pen, Jor­ge Fer­nán­dez, quien te­nía en men­te un pro­yec­to que con­si­de­ró en­ca­rar du­ran­te unos dos años. Sus tra­ba­ja­do­res le die­ron el vis­to bueno, por lo que so­lo le fal­ta­ba con­ven­cer a 12 per­so­nas más: los miem­bros de su gru­po en Vis­ta­ge. En­tu­sias­ma­do e ima­gi­nan­do las reac­cio­nes po­si­ti­vas de sus com­pa­ñe­ros, lle­gó y lo con­tó. “Es un dis­pa­ra­te”; “No es­toy de acuer­do”; “Es un ac­to sui­ci­da”;“¿Pa­ra qué me­ter­se en eso?” fue­ron al­gu­nas de las res­pues­tas que re­ci­bió. Fer­nán­dez lle­gó a Vis­ta­ge por “la so­le­dad del man­do”. “Co­mo di­rec­tor de una em­pre­sa es­tás so­lo. Ten­go a mi fa­mi­lia in­vo­lu­cra­da con quien pue­do ha­blar, pe­ro cuan­do son de­ci­sio­nes más gran­des y di­fí­ci­les, es bueno te­ner un mon­tón de ca­be­zas pen­san­tes de otros ru­bros que te ayu­dan sin te­ner un in­te­rés es­pe­cí­fi­co en el ne­go­cio”, co­men­tó Fer­nán­dez a Ca­fé & Ne­go­cios.

Se­gún el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de ACDE, Pau­lo Olas­coa­ga, los gru­pos son ne­ce­sa­rios. “(Los em­pre­sa­rios y ge­ren­tes) Tie­nen su equi­po ase­sor y jun­ta di­rec­ti­va, pe­ro lle­ga un mo­men­to en que, sen­ta­do a una me­sa, tie­ne que to­mar una de­ci­sión y co­mu­ni­car­la. Eso ha­ce que ne­ce­si­te de ins­tan­cias de con­sul­ta que no ne­ce­sa­ria­men­te es­tán den­tro de su en­torno”, in­di­có. Otro pun­to, ex­pli­có, tie­ne que ver con que “ser em­pre­sa­rio no se apren­de en la fa­cul­tad”: “La ex­pe­rien­cia es in­trans­fe­ri­ble en un au­la”.

Gon­za­lo Ro­drí­guez, di­rec­tor de It­no­va, in­te­gra un gru­po GADE. En una de las re­vis­tas pu-

Con­fi­den­cia­li­dad Los gru­pos des­ta­can el ni­vel de con­fi­den­cia­li­dad con el que se ma­ne­ja la in­for­ma­ción. Aper­tu­ra “Se tra­ta de dar y re­ci­bir”, des­ta­có la ge­ren­ta ge­ne­ral de Uru­tra­me, Ga­brie­la Ro­me­ro, en re­fe­ren­cia al com­pro­mi­so con los pro­ble­mas de los com­pa­ñe­ros de gru­po. Los in­te­gran­tes de un gru­po de Vis­ta­ge se­ña­la­ron que en las reunio­nes ha­blan so­bre ren­ta­bi­li­dad y fac­tu­ra­ción de la em­pre­sa, em­plea­dos y pro­ble­mas con el per­so­nal. bli­ca­das por ACDE, el em­pre­sa­rio di­jo que es­tar en un gru­po lo ayu­dó a sen­tir que no es­ta­ba so­lo co­mo em­pre­sa­rio, que to­das las em­pre­sas tie­nen pro­ble­mas –y pa­re­ci­dos–: “En al­gún mo­men­to un com­pa­ñe­ro qui­so sa­lir por­que es­ta­ba pa­san­do por una si­tua­ción com­pli­ca­da, y fue ahí don­de to­do el gru­po se unió, nos reuni­mos con ese in­te­gran­te y le trans­mi­ti­mos que lo que­ría­mos apo­yar”.

Sin com­pe­ti­do­res

Tan­to en el pro­gra­ma GADE co­mo en Vis­ta­ge, los gru­pos se ar­man en­tre di­rec­ti­vos de ru­bros dis­tin­tos, que no com­pi­tan en­tre sí.

Tam­po­co pue­de ha­ber un miem­bro que ten­ga un fa­mi­liar cer­cano de una em­pre­sa com­pe­ti­do­ra y, en el ca­so de Vis­ta­ge, no pue­de ha­ber em­pre­sas que sean pro­vee­do­ras o fi­gu­ras cla­ves de otras del gru­po en la ca­de­na de va­lor. To­do es­to ase­gu­ra que no exis­ta trá­fi­co de in­for­ma­ción.

Coope­rar

En los gru­pos CREA la si­tua­ción es al­go dis­tin­ta. Allí se co­la­bo­ra en­tre com­pe­ti­do­res. “En ge­ne­ral el agro es un sec­tor en el que la com­pe­ten­cia es­tá muy ato­mi­za­da. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les no hay una gran com­pe­ten­cia y se com­par­te la in­for­ma­ción de pro­duc­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra por to­dos los em­pre­sa­rios del gru­po”, di­jo el pre­si­den­te de Fu­crea, Mar­tín Agui­rre­za­ba­la. Agre­gó que los pri­me­ros años se de­di­can más que na­da a lo pro­duc­ti­vo y que pau­la­ti­na­men­te se in­cor­po­ra lo eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro. Más ade­lan­te, lle­gan a com­par­tir­se ob­je­ti­vos pro­fun­dos a ni­vel per­so­nal, “si­tua­cio­nes más pe­sa­das, de de­ci­sio­nes fa­mi­lia­res o em­pre­sa­ria­les más gran­des, co­mo sa­lir o en­trar en un sec­tor o ne­go­cio”.

Sán­chez de UAG di­jo que en gru­po Crea, al ser com­pe­ti­do­res, se pue­de ha­cer bench­mar­king, es de­cir, com­pa­rar pro­duc­tos, ser­vi­cios y pro­ce­sos pa­ra ex­traer las me­jo­res prác­ti­cas y apli­ca­cio­nes.

“Es co­mo si to­dos fué­ra­mos UAG, o to­dos im­por­ta­do­res. Vos po­dés com­pa­rar cuál es tu cos­to por hec­tá­rea, tu pro­duc­ción por hec­tá­rea, y te per­mi­te sa­ber si es­tás pa­gan­do suel­dos muy al­tos, o gas­tan­do mu­cho. En reali­dad coope­rás mu­cho más de lo que com­pe­tís”, aña­dió. Coin­ci­dió Agui­rre­za­ba­la: “Fun­cio­na co­mo un apo­yo for­mi­da­ble. Te­nés una vez al mes a 12 o 15 per­so­nas que ha­cen lo mis­mo que vos, que sa­ben y apren­den to­dos los días y te trans­fie­ren esa ex­pe­rien­cia. Te per­mi­ten apren­der y so­bre to­do res­pal­dar tus de­ci­sio­nes de una ma­ne­ra mu­cho más com­pe­ten­te”. Al mo­men­to de su con­ver­sa­ción con Ca­fé & Ne­go­cios, Agui­rre­za­ba­la sa­lía de una jor­na­da en la que se ana­li­zó la pro­duc­ti­vi­dad, la es­tra­te­gia em­pre­sa­rial y es­ta­dos eco­nó­mi­cos de 180 em­pre­sas ga­na­de­ras en con­jun­to. “Hay mu­cha in­for­ma­ción abier­ta a per­so­nas que la usan con dis­cre­ción. La in­for­ma­ción no es­tá in­di­vi­dua­li­za­da”, apun­tó.

Pa­ra la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Cá­ma­ra de Fa­bri­can­tes de Ma­qui­na­ria Agrí­co­la, Ce­ci­lia Ca­su­lo, el del in­te­rior “pa­re­ce otro mun­do em­pre­sa­rial”. “Com­par­ten co­no­ci­mien­tos, apren­den de las ideas y ex­pe­rien­cias de los co­le­gas pa­ra se­guir cons­tru­yen­do a tra­vés de la in­no­va­ción. Al­gu­nos de ellos tra­ba­jan desa­rro­llan­do ma­qui­na­ria agrí­co­la o im­ple­men­tos jun­tos y otros su­mi­nis­tran­do par­tes o pie­zas pa­ra en­sam­blar el pro­duc­to fi­nal”, su­bra­yó. Co­men­tó que una de las co­sas que más le sor­pren­de, lue­go de 20 años de tra­ba­jo con gre­mia­les, es que la asis­ten­cia a las reunio­nes su­pe­ra el 95%.

La ge­ren­ta ge­ne­ral de Uru­tra­me, Ga­brie­la Ro­me­ro, in­te­gra el mis­mo gru­po que Fer­nán­dez y Sán­chez. Con­tó que fue­ra de es­tos gru­pos se ha­bían en­con­tra­do en pos­gra­dos con per­so­nas con pro­ble­mas si­mi­la­res a los su­yos, aun­que con­fe­só que en ese ám­bi­to “es mu­cho más di­fí­cil plan­tear­los”.

Se­gún el di­rec­tor de la es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Omar Pa­ga­ni­ni –quien tam­bién in­te­gra un gru­po en Vis­ta­ge, li­de­ra­do por la ex CEO de Mon­te­vi­deo Re­fres­cos, An­dre­wi­na McCub­bin–, ese in­ter­cam­bio se ge­ne­ra no so­lo en los pos­gra­dos, sino tam­bién en lo re­la­ti­vo a for­ma­ción eje­cu­ti­va. “En los pro­gra­mas pa­ra di­rec­ti­vos sue­le pa­sar que te en­con­trás con pa­res con los mis­mos pro­ble­mas, se tra­ba­ja so­bre ca­sos y se ge­ne­ra apren­di­za­je de la ex­pe­rien­cia de otros”, su­bra­yó. Igual­men­te, di­jo que una di­fe­ren­cia cla­ve es­tá en que en los gru­pos –co­mo GADE y Vis­ta­ge– se pue­de char­lar en un am­bien­te de con­fi­den­cia­li­dad que se res­pe­ta y en el que no hay com­pe­ti­do­res. “En un pos­gra­do que son 30 no es tan así”, se­ña­ló. Pa­ga­ni­ni, al prin­ci­pio, asis­tió a una de las reunio­nes de un gru­po de Vis­ta­ge pa­ra pro­bar. “Ha­bía co­no­ci­dos y eso me gus­tó, pe­ro ade­más cuan­do em­pe­za­ron a plan­tear los pro­ble­mas pen­sé: ‘es­to es de ver­dad’”. “Pa­ra abrir­se, hay una me­to­do­lo­gía que lo fa­vo­re­ce, y a me­di­da que el gru­po ga­na ho­ras de vue­lo, se van abrien­do más. Se no­ta que la gen­te es­tá po­nien­do so­bre la me­sa te­mas que real­men­te le im­por­tan y que son de­li­ca­dos”, di­jo.

Las cá­ma­ras

Tan­to McCub­bin co­mo el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Fran­qui­cias, Mar­cel Bur­gos, se­ña­la­ron que en las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les no hay tal ni­vel de coope­ra­ción, de­bi­do a que se con­for­man por com­pe­ti­do­res. “Es­tu­ve en cá­ma­ras y en las reunio­nes ter­mi­na­bas reuni­do por los Con­se­jos de Sa­la­rios”, apun­tó Bur­gos. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Ser­vi­cios, Ju­lio Les­ti­do, di­jo que lo que tie­ne que ha­ber es con­fian­za, y que eso se ge­ne­ra den­tro de las cá­ma­ra, aun­que de ma­ne­ra es­pon­tá­nea y sin una me­to­do­lo­gía o pro­to­co­lo co­mo su­ce­de en los gru­pos crea­dos con ese ob­je­ti­vo. “La CNCS re­pre­sen­ta a más de 15 mil em­pre­sas, no to­das com­pi­ten”, se­ña­ló.

Por su par­te, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de In­dus­trias, Ga­briel Mu­ra­ra, sos­tu­vo que, si bien en la cá­ma­ra no se ha­bla téc­ni­ca­men­te de asun­tos de ca­da em­pre­sa, sí se dis­cu­te, por ejem­plo, so­bre pro­ble­mas la­bo­ra­les –que son el 70% de los pro­ble­mas, se­gún di­jo–. “Pue­den ser com­pe­ti­do­ras pe­ro te­ner pro­ble­mas que cho­can a to­das trans­ver­sal­men­te”, apun­tó.

Em­pre­sa­rios y ge­ren­tes a me­nu­do de­ben to­mar de­ci­sio­nes en so­le­dad

Co­nor Neill, pre­si­den­te de Vis­ta­ge Es­pa­ña, du­ran­te una re­cien­te pre­sen­ta­ción de la or­ga­ni­za­ción en Mon­te­vi­deo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.