Pies gran­des: la ten­den­cia fe­me­ni­na ignorada por la in­dus­tria del cal­za­do

Los pies de las mu­je­res han cre­ci­do lo su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner una nue­va in­dus­tria

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Pi­li­ta Clark

El otro día es­ta­ba en mi za­pa­te­ría fa­vo­ri­ta de Lon­dres cuan­do una mu­jer en el mos­tra­dor co­men­zó a llo­rar.

“Dios mío”, di­jo, mien­tras ob­ser­va­ba la pe­que­ña to­rre de za­pa­tos que se aca­ba­ba de pro­bar mien­tras el asis­ten­te su­ma­ba el pre­cio. “Es un mon­tón de di­ne­ro”.

Sí lo era. Yo he pa­ga­do me­nos por un co­che de se­gun­da mano. Hu­bo un ho­rri­ble si­len­cio y apar­té la mi­ra­da. Sa­bía lo que iba a de­cir a con­ti­nua­ción.

“Me los lle­vo to­dos”, di­jo ro­tun­da­men­te. “Nun­ca en­con­tra­ré na­da co­mo ellos en nin­gún otro lu­gar”.

He vis­to es­ce­nas co­mo és­ta an­tes en Cris­pins Shoes, una tien­da de as­pec­to na­da es­pe­cial es­con­di­da en una ca­lle tran­qui­la en el cen­tro de la ciu­dad.

Nun­ca se men­cio­na en Vogue. Las ce­le­bri­da­des no lo ava­lan. Na­die pu­bli­ca na­da al res­pec­to en Ins­ta­gram. Sin em­bar­go, ins­pi­ra un ni­vel inau­di­to de de­vo­ción de sus clien­tes, por­que sa­tis­fa­ce a las mu­je­res que su­fren de la in­dig­ni­dad más in­dig­nan­te: los pies gran­des.

Se­gún el pro­pie­ta­rio de Cris­pins. pins, Pei­man Me­rikhy, ha­ce po­co vino una clien­te re­gu­lar de Bél­gi­ca, que lle­gó a las 10 a.m. y sa­lió a las 12.30 p.m. con 39 pa­res de za­pa­tos.

“Uno de sus pies es más gran­de que el otro, así que com­pró dos pa­res de ca­da es­ti­lo y de­jó los más pe­que­ños en la tien­da”. Otra mu­jer en­tró pi­dien­do bo­tas y co­men­zó a llo­rar cuan­do el Sr. Me­rikhy sa­có un par que se ajustaba a su ta­lla eu­ro­pea 45. “Ella di­jo que nun­ca ha­bía te­ni­do un par de bo­tas”, di­jo. “Es­ta­ba in­creí­ble­men­te fe­liz”.

Me en­can­ta es­cu­char his­to­rias co­mo és­ta, ya que mis pies mi­den 42.5 ta­lla eu­ro­pea. Tam­bién me ale­gro de que Cris­pins ha­ya du­ra­do 40 años, ten­ga clien­tes des­de Tel Aviv a To­ron­to y em­plee a me­dia do­ce­na de per­so­nas.

Es bueno sa­ber que hay va­rias otras tien­das es­pe­cia­li­za­das en el Reino Uni­do que bus­can za­pa­tos en to­do el mun­do pa­ra man­te­ner cal­za­das a las mu­je­res de pies gran­des, in­clu­yen­do dos al­ma­ce­nes que es­tán cer­ca de Cris- Sin em­bar­go, desea­ría que no hu­bie­ra ne­ce­si­dad pa­ra es­tas tien­das.

Los pies bri­tá­ni­cos han cre­ci­do en dos ta­ma­ños des­de la dé­ca­da de 1970, afir­ma el Co­le­gio de Po­do­lo­gía, pe­ro nun­ca lo sa­brías al ca­mi­nar por el sec­tor co­mer­cial prin­ci­pal.

Al igual que mis mu­chas ami­gas de pies gran­des, y sus hi­jas, si al­gu­na vez ten­go la suerte de en­con­trar un za­pa­to atrac­ti­vo que me que­da en una tien­da con­ven­cio­nal, le cai­go en­ci­ma co­mo un león so­bre una ga­ce­la. Des­pués les en­vío rá­pi­da­men­te un co­rreo elec­tró­ni­co a mis com­pa­ñe­ras de pies gran­des pa­ra com­par­tir las tre­men­das no­ti­cias.

Ve­ni­mos de una lar­ga lí­nea de mu­je­res aver­gon­za­das.

Una ami­ga de ta­lla eu­ro­pea 42 di­ce que su pa­dre nun­ca vio los pies lar­gos de su ma­dre has­ta su no­che de bo­das. La ma­dre de su ma­dre le ha­bía ad­ver­ti­do que él la de­ja­ría si los veía an­tes.

Las fi­gu­ras fa­mo­sas no son in­mu­nes. Cuan­do Leo­nar­do DiCa­prio des­cu­brió que sus pies eran del mis­mo ta­ma­ño que los de Ka­te Wins­let cuan­do es­ta­ban fil­man­do Titanic, él los bau­ti­zó ale­gre­men­te co­mo “ca­noas”.

Es po­si­ble que el mo­vi­mien- to del ‘cuer­po po­si­ti­vo’ nos ha­ya pa­sa­do, pe­ro si so­mos su­fi­cien­tes pa­ra sos­te­ner una nue­va in­dus­tria de tien­das si­mi­la­res a Cris­pins, y si los pies, co­mo los cuer­pos, ca­da vez son más gran­des, ¿por qué no hay más za­pa­tos gran­des?

¿Es­tán min­tien­do los asis­ten­tes en las za­pa­te­rías cuan­do me di­cen que es­cu­chan in­ter­mi­na­bles sú­pli­cas pa­ra za­pa­tos más gran­des de gen­te co­mo yo?

Si se ofre­cie­ran ta­ma­ños más gran­des, ¿se que­da­rían real­men­te las tien­das con pi­las de za­pa­tos enor­mes sin ven­der? ¿O es és­te real­men­te un ca­so pe­cu­liar de fa­lla de mer­ca­do?

Le he pre­gun­ta­do a mu­chas per­so­nas en la in­dus­tria del cal­za­do so­bre es­te fe­nó­meno y es­to es lo que he des­cu­bier­to.

La So­cie­dad de Ajus­ta­do­res de Za­pa­tos es­cu­cha mu­chas que­jas so­bre la es­ca­sez de za­pa­tos gran­des, al igual que la Aso­cia­ción Bri­tá­ni­ca de Cal­za­do, las cua­les son trans­mi­ti­das a los fa­bri­can­tes de za­pa­tos, que en ge­ne­ral no ha­cen na­da.

Las afir­ma­cio­nes de que fa­bri­car za­pa­tos más gran­des que una ta­lla eu­ro­pea 42 pue­de aña­dir £5 (US$ 6,50) más por par son du­do­sas: de­pen­de de los vo­lú­me­nes ven­di­dos. Al­gu­nos ven­de­do­res de za­pa­tos (LK Ben­nett) aho­ra ven­den za­pa­tos de has­ta al me­nos una ta­lla eu­ro­pea 42 y al­gu­nos (Stuart Weitz­man) ofre­cen ta­llas aún más gran­des. Pe­ro otros (Em­ma Ho­pe) di­cen que no ven de­man­da y al­gu­nos (Ch­ris­tian Lou­bou­tin, Paul Smith) pre­fie­ren no de­cir na­da.

Fi­nal­men­te, aun­que mu­chos de los di­se­ña­do­res de za­pa­tos son hom­bres y los za­pa­tos de es­ti­lo muy fe­me­nino aún se con­si­de­ran más atrac­ti­vos, no es­tá cla­ro que la in­dus­tria do­mi­na­da por los hom­bres sea la cul­pa­ble. La aver­sión al ries­go y la tra­di­ción pro­ba­ble­men­te tie­nen la cul­pa.

No ten­go su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra com­par­tir to­do lo que ave­ri­güé, pe­ro se re­du­ce a es­to. Las co­sas es­tán cam­bian­do len­ta­men­te y los za­pa­tos pro­ba­ble­men­te se vuel­van más gran­des con el tiem­po.

Pe­ro, mien­tras tan­to, los pies gran­des ten­drán que se­guir li­dian­do con lo de siem­pre: cal­za­do de­por­ti­vo, bo­tas Doc Mar­tens y ca­llos.

¿Es es­te real­men­te un ca­so pe­cu­liar de fa­lla de mer­ca­do? La aver­sión al ries­go y la tra­di­ción pro­ba­ble­men­te tie­nen la cul­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.