¿El adiós del mp3?

Sus crea­do­res anun­cian la “muer­te” del mí­ti­co for­ma­to que cam­bió el mundo de la mú­si­ca y que co­men­za­rá a des­apa­re­cer. Aho­ra, ¿qué vie­ne?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - INFORME - MAIA BERG @mai_­berg

Sue­na la mar­cha fú­ne­bre de Fré­dé­ric Cho­pin por la muer­te del mp3. El Ins­ti­tu­to Fraun­ho­fer IIS, crea­dor de es­te mí­ti­co for­ma­to de au­dio –que per­mi­tió el sal­to de la mú­si­ca ana­ló­gi­ca a la di­gi­tal–, anun­ció el 23 de abril que ya no tra­mi­ta más li­cen­cias pa­ra su uso. Pue­de ser exa­ge­ra­do ha­blar de “muer­te”, con­si­de­ran­do que es una mo­vi­da más sim­bó­li­ca que real. Pe­ro aun­que el mp3 si­ga res­pi­ran­do, con es­te acon­te­ci­mien­to se ini­cia ofi­cial­men­te la evo­lu­ción ha­cia for­ma­tos su­pe­rio­res.

Al­go de his­to­ria

La ne­ce­si­dad de con­tar con tec­no­lo­gías ca­pa­ces de ge­ne­rar y al­ma­ce­nar mú­si­ca es­tu­vo pre­sen­te des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos. Se han en­con­tra­do flau­tas, rea­li­za­dos con hue­sos, de 30 mil años de an­ti­güe­dad. Las cul­tu­ras pri­mi­ti­vas usa­ban di­ver­sos ob­je­tos pa­ra la per­cu­sión, co­mo pie­dras, ca­ra­co­las, cuer­nos y ma­de­ras. Sin em­bar­go, re­cién en 1857 el fran­cés Édouard-léon Scott de Mar­tin­vi­lle pa­ten­tó el fo­no­au­tó­gra­fo, sis­te­ma que po­día trans­cri­bir el so­ni­do vi­sual­men­te pe­ro no re­pro­du­cir­lo. Tu­vie­ron que pa­sar 20 años más pa­ra que Tho­mas Edi­son anun­cia­ra la in­ven­ción del fo­nó­gra­fo, el pri­mer apa­ra­to ca­paz de no so­lo gra­bar, sino tam­bién re­pro­du­cir so­ni­do. Sal­tan­do va­rias dé­ca­das en el tiem­po, ya ini­cia­do el si­glo XX, los equi­pos fue­ron evo­lu­cio­nan­do des­de el gra­mó­fono y los dis­cos de vi­ni­lo has­ta el cas­set­te, CD y el mp3.

El fa­mo­so for­ma­to de au­dio com­pri­mi­do que aho­ra ter­mi­na su vi­da útil na­ció a fi­na­les de la dé­ca­da de 1980 en el Ins­ti­tu­to Fraun­ho­fer IIS, en Ale­ma­nia; mar­có un an­tes y un des­pués en la for­ma de es­cu­char mú­si­ca. “En 1994 un em­pren­de­dor in­glés nos pre­gun­tó si éra­mos cons­cien­tes de que es­tá­ba­mos a pun­to de des­truir la in­dus­tria de la mú­si­ca. De la mi­tad de los 90 en ade­lan­te que­dó cla­ro que es­te for­ma­to iba a cam­biar las re­glas del jue­go”, di­jo en una entrevista Karl­heinz Bran­den­burg, con­si­de­ra­do co­mo pa­dre del mp3.

Bran­den­burg era par­te del Mo­ving Pic­tu­res Ex­perts Group (MPEG), res­pon­sa­ble de idear el pro­ce­so de co­di­fi­ca­ción di­gi­tal –MPEG-1 Au­dio La­yer III– por el cual el au­dio se com­pri­me en ar­chi­vos pe­que­ños fá­ci­les de trans­fe­rir.

A fi­na­les de la dé­ca­da de 1990, el archivo re­sul­tan­te, el mp3, era “téc­ni­ca­men­te el me­jor sis­te­ma de com­pre­sión de au­dio” se­gún Bran­den­burg, ade­más de ac­ce­si­ble y com­pa­ti­ble con la ma­yo­ría de los re­pro­duc­to­res.

Gra­cias a es­te for­ma­to fue po­si­ble co­men­zar a des­car­gar y com­par­tir can­cio­nes a tra­vés de internet; de esta ma­ne­ra se que­bró la he­ge­mo­nía de los dis­cos y el MP3 se con­vir­tió en el for­ma­to más odia­do por los au­dió­fi­los. Sin em­bar­go, re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria mu­si­cal. Si no fue­ra por el mp3 no exis­ti­ría Spo­tify ni nin­gún otro ser­vi­cio de strea­ming.

Adiós a las pa­ten­tes

El Ins­ti­tu­to Fraun­ho­fer IIS, el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción ale­mán que lo in­ven­tó y que po­see sus de­re­chos, di­fun­dió la no­ti­cia de la “muer­te” del mp3, o en otras pa­la­bras, dio por fi­na­li­za­do el pro­gra­ma de li­cen­cias. Pe­ro le­jos de ase­si­nar al for­ma­to, ma­ta a las re­ga­lías, de mo­do que de­ja de im­por­tar su uso o quie­nes sa­len be­ne­fi­cia­dos por es­tos.

Se­gún ex­pli­ca­ron los res­pon­sa­bles del ins­ti­tu­to en un co­mu­ni­ca­do, la de­ci­sión se to­mó por­que hoy los ser­vi­cios de mul­ti­me­dia uti­li­zan for­ma­tos “mo­der­nos” co­mo los del ti­po AAC y, en el fu­tu­ro, usa­rán MPEG-H. Es­tos pue­den ofre­cer una ca­li­dad de au­dio más al­ta usan­do una ta­sa de bits más ba­ja, si se com­pa­ra con el mp3.

Es­to no quie­re de­cir que de un día pa­ra otro de­ja­rán de fun­cio­nar to­dos los ar­chi­vos de su bi­blio­te­ca mu­si­cal, sino que en el fu­tu­ro cer­cano el mp3 pa­sa­rá a ser par­te de la his­to­ria, al igual que los vi­ni­los o los cas­set­tes.

Al­ter­na­ti­vas

Uno de los pun­tos ne­ga­ti­vos del mp3 es la pér­di­da de da­tos en la co­di­fi­ca­ción. Pue­de ser el for­ma­to más po­pu­lar, pe­ro no por eso es el me­jor. De he­cho, sus de­fi­cien­cias con­tri­bu­ye­ron al desa­rro­llo, en los úl­ti­mos 20 años, de di­ver­sas al­ter­na­ti­vas más efi­cien­tes.

Aun­que se es­cu­che re­la­ti­va­men­te bien pa­ra los no tan en­ten­di­dos en el te­ma, el mp3 de­ja mu­cho que desear en tér­mi­nos de ca­li­dad de au­dio. Un archivo por lo ge­ne­ral tie­ne una ta­sa de com­pre­sión de 128 kbps y pe­sa 4

Mb. Con los nue­vos com­pe­ti­do­res, un archivo del mis­mo ta­ma­ño pue­de te­ner una ta­sa de com­pre­sión del do­ble del mp3, ocu­pan­do el mis­mo es­pa­cio, pe­ro con una ca­li­dad su­pe­rior.

Los ser­vi­cios de mú­si­ca en lí­nea ya ha­ce tiem­po aban­do­na­ron al vie­jo y que­ri­do mp3 pa­ra trans­mi­tir sus ar­chi­vos. Spo­tify, por ejem­plo, usa el for­ma­to Ogg Vor­bis en

320 Kbps pa­ra las cuen­tas Pre­mium, mien­tras que Ap­ple Mu­sic usa AAC de 256 Kbps.

La co­di­fi­ca­ción de au­dio avan­za­da (AAC, por sus si­glas en

in­glés), usual­men­te con­te­ni­da en ar­chi­vos .m4a y .mp4, fue desa­rro­lla­da par­cial­men­te por el Ins­ti­tu­to Fraun­ho­fer y se ha po­pu­la­ri­za­do enor­me­men­te. No ha­ce ne­ce­sa­rio el pa­go de li­cen­cias pa­ra ha­cer strea­ming o dis­tri­buir con­te­ni­dos en es­te for­ma­to. Es usa­da por los dis­po­si­ti­vos y ser­vi­cios de Ap­ple, pe­ro tam­bién la apro­ve­cha Goo­gle, tan­to en su plataforma An­droid co­mo en You­tu­be. El fu­tu­ro más pro­me­te­dor es el for­ma­to OGG Vor­bis, mu­cho más evo­lu­cio­na­do que el mp3 y ade­más sin li­mi­ta­cio­nes de dis­tri­bu­ción por li­cen­cias. Aun­que no es tan ex­ten­di­do co­mo AAC, su ma­yor con­quis­ta es Spo­tify.

Pa­ra los me­ló­ma­nos más ex­qui­si­tos exis­ten for­ma­tos co­mo FLAC o Mon­key’s Au­dio (APE). Es­tos son del ti­po Loss­less, es de­cir que pa­ra com­pri­mir la in­for­ma­ción no su­pri­men fre­cuen­cias, por lo que su ca­li­dad que­da in­tac­ta. Eso sí, a di­fe­ren­cia del mp3, lo­gran re­du­cir un archivo so­lo a la mi­tad de su ta­ma­ño. Una can­ción de FLAC pue­de pe­sar en­tre 50 Mb y 100 Mb.

Ya hay ser­vi­cios, co­mo Tidal y Dee­zer, que ofrecen strea­ming en for­ma­to FLAC. El ser­vi­cio Eli­te de Dee­zer per­mi­te es­cu­char au­dios a 1.411 Kpbs, un so­ni­do que so­lo podría ser apre­cia­do por aque­llos que tie­nen equi­pos de au­dio dig­nos de un es­tu­dio de gra­ba­ción.

Ob­so­le­tos

Con el au­ge del for­ma­to de au­dio di­gi­tal su­gie­ron una in­fi­ni­dad de dis­po­si­ti­vos de re­pro­duc­ción, en­tre ellos el con­ven­cio­nal

walk­man, pe­ro tam­bién el ipod de Ap­ple, el Sony Walk­man MP3, el Mi­cro­soft Zu­ne y el Sam­sung Ga­laxy Pla­yer. Pa­ra ellos tam­bién sue­na la mar­cha fú­ne­bre.

Los ipod nue­vos uti­li­zan so­la­men­te AAC, mien­tras que los vie­jos fue­ron de­cla­ra­dos ob­so­le­tos por Ap­ple (a par­tir del 30 de ju­nio); los de quin­ta ge­ne­ra­ción, touch de se­gun­da o ter­ce­ra ge­ne­ra­ción o el mo­de­lo clá­si­co de 80 y 160 Gb de 2007. Es­to im­pli­ca que no po­drán te­ner ni so­por­te ni re­pa­ra­cio­nes por par­te de pro­vee­do­res ofi­cia­les.

A es­tos le si­guen los CD, el Mi­ni­disc, el DVD y el Blu-ray, in­du­da­ble­men­te.

La ven­ta de CDS ca­yó des­de ca­si 960 mi­llo­nes en el año 2000 a unos 170 mi­llo­nes pa­ra 2013, se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de la In­dus­tria de Gra­ba­ción. Al mis­mo tiem­po, las des­car­gas por internet cre­cie­ron de ma­ne­ra cons­tan­te has­ta al­can­zar los 1.600 mi­llo­nes.

Las op­cio­nes de re­pro­duc­ción en lí­nea y el ad­ve­ni­mien­to del gi­gan­te de Net­flix, tam­bién ha­cen in­mi­nen­te la des­pe­di­da de los DVDS. Con una ca­pa­ci­dad seis ve­ces su­pe­rior a la de un CD, el DVD se lan­zó en 1995, de la mano de Sony, Panasonic y Tos­hi­ba (en­tre otras com­pa­ñías). Block­bus­ter se de­cla­ró en quie­bra en 2011, y sus lo­ca­les son cada vez más di­fí­ci­les de en­con­trar.

El Blu-ray se creó en 2002. Es­te dis­co de al­ma­ce­na­mien­to óp­ti­co de al­ta de­fi­ni­ción, dis­po­ne de más es­pa­cio que un DVD: de 25 a 50 Gb, de­pen­dien­do del mo­de­lo. Sus desa­rro­lla­do­res, pa­ra man­te­ner­lo vi­vo, es­tán re­de­fi­nien­do el con­cep­to. Ya des­de 2014 Sony y Panasonic quie­ren desa­rro­llar lo que han lla­ma­do Ar­chi­val Disc, con la in­ten­ción de que al­ma­ce­ne 1 te­raby­te. Al con­tra­rio de lo que pue­de su­ce­der con los da­tos guar­da­dos en la nu­be, la ven­ta­ja de los dis­cos es que son in­mu­nes a los ata­ques in­for­má­ti­cos.

Pa­ra An­to­nio Gui­sa­so­la, de la aso­cia­ción Pro­mu­si­cae, lo más pro­ba­ble es que “pre­do­mi­ne lo di­gi­tal y el mundo fí­si­co no des­apa­rez­ca, pe­ro sí se vea muy men­gua­do. El CD pue­de so­bre­vi­vir co­mo un pro­duc­to de ni­cho”, di­jo al dia­rio El País de España. Lo mis­mo pa­só con los vi­ni­los. Sus ven­tas arran­ca­ron a cre­cer a par­tir del cam­bio de mi­le­nio, de­jan­do en evi­den­cia que lo ob­so­le­to to­da­vía atrae a la gen­te. El mp3, “vi­vi­to y co­lean­do”, es un fa­vo­ri­to más que se su­ma a la co­lec­ción.

Los for­ma­tos AAC, Ogg Vor­bis, FLAC y APE son sus su­ce­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.