UN VI­DEO­JUE­GO PRO­PIO DE UN MUN­DO KAFKIANO

El mun­do li­te­ra­rio del au­tor che­co es la prin­ci­pal ins­pi­ra­ción pa­ra The Franz Kaf­ka Vi­deo Ga­me, un jue­go pa­ra se­guir los de­sig­nios de uno de los grandes de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - RO­DOL­FO SANTULLO

Un jo­ven lla­ma­do K bus­ca ca­sar­se con su pro­me­ti­da, pe­ro al ser más po­bre que una ra­ta, los pa­dres de ella se opo­nen al ma­tri­mo­nio. La opor­tu­ni­dad de ga­nar buen di­ne­ro pa­ra una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se lo po­ne en via­je – sin que pue­da de­cir na­da a fa­vor o en con­tra al res­pec­to– y pron­to el ju­ga­dor, en los za­pa­tos del jo­ven y con­fun­di­do, de­be sor­tear más y más acer­ti­jos y puzzles pa­ra lle­gar – con mu­cho in­ge­nio y suer­te– a buen puerto.

El desafío del desa­rro­lla­dor De­nis Ga­la­nin, co­no­ci­do co­mo mif2000 y cu­yo pri­mer jue­go fue so­bre Ham­let, es plan­tear un mun­do cohe­ren­te con la obra de Franz Kaf­ka que no siem­pre ca­li­fi­ca co­mo “narrativa” y a prio­ri no la ha­ce car­ne fá­cil de vi­deo­jue­go. Al mis­mo tiem­po, el tí­tu­lo de­be ge­ne­rar un uni­ver­so ju­ga­ble, que le per­mi­ta al ju­ga­dor sen­tir las des­ven­tu­ras del le­gen­da­rio es­cri­tor che­co.

Ava­la­do por nu­me­ro­sos pre­mios in­ter­na­cio­na­les, The Franz Kaf­ka Vi­deo Ga­me lle­gó a tra­vés de la dis­tri­bui­do­ra Dae­da­lic En­ter­tain­ment. No es un jue­go pa­ra to­dos los pú­bli­cos, no. Pe­ro no es uno tam­po­co que en­ga­ñe con ello al po­si­ble ju­ga­dor. Ya des­de su nom­bre y esa pre­sen­ta­ción – don­de se com­bi­na el ros­tro de Kaf­ka con una pre­sen­ta­ción a lo Loo­ney Toons– el ju­ga­dor de­be de te­ner bien en cla­ro que no se en­cuen­tra an­te su ha­bi­tual ta­za de ca­fé.

En­tre­te­ni­mien­to su­rrea­lis­ta

El pro­ta­go­nis­ta es­tá evi­den­te­men­te ins­pi­ra­do en el pro­pio Kaf­ka, pe­ro se­ría un error bus­car en él ras­gos bio­grá­fi­cos del es­cri­tor. Más que eso, K es la con­den­sa­ción en un so­lo per­so­na­je de to­dos los des­ven­tu­ra­dos per­so­na­jes que tran­si­tan por los tex­tos de Kaf­ka –muy en es­pe­cial el bu­ro­crá­ti­co El Cas­ti­llo– ya que a me­di­da que K tra­ta por to­dos los me­dios de con­se­guir ese tra­ba­jo nue­vo que le per­mi­ti­ría ca­sar­se, el ju­ga­dor asis­te a un mun­do de­li­ran­te, su­rrea­lis­ta y, por su­pues­to, car­ga­do de di­fi­cul­ta­des en rom­pe­ca­be­zas y acer­ti­jos cu­ya re­so­lu­ción es in­dis­pen­sa­ble pa­ra se­guir avan­zan­do. Y no se en­ga­ñe. Aun­que los pri­me­ros desafíos apa­ren­tan ser sen­ci­llos, a me­di­da que el jue­go avan­za ame­na­zan con ser irre­duc­ti­bles.

Ni si­quie­ra el tra­di­cio­nal bo­tón de hint o pis­ta –ras­go im­pres­cin­di­ble en es­te ti­po de jue­gos– es cla­ro. Mu­chas ve­ces so­lo en­ca­mi­na ha­cia la so­lu­ción del desafío, pe­ro ca­si siem­pre es ne­ce­sa­rio que el ju­ga­dor pon­ga su par­te in­ge­nio e ima­gi­na­ción.

An­te un uni­ver­so de vi­deo­jue­gos que se pro­po­nen más y más sen­ci­llos, The Franz Kaf­ka Vi­deo Ga­me es ca­si que un so­plo de ai­re fres­co por más que mu­chos de sus acer­ti­jos se vuel­van ca­si que exas­pe­ran­tes.

Ar­te y so­ni­do

Muy a fa­vor del tra­ba­jo de De­nis Ga­la­nin es­tá el aca­ba­do grá­fi­co y mu­si­cal. El pro­ta­go­nis­ta na­ce de la cu­rio­sa combinación en­tre el di­rec­tor de ci­ne Woody Allen y el ac­tor fran­cés Pie­rre Ri­chard y tie­ne la par­si­mo­nia de am­bos con su look mi­ni­ma­lis­ta, acom­pa­ña­do siem­pre por un pe­rri­to, a me­di­da que se va sor­pren­dien­do an­te los desafíos más y más ab­sur­dos.

El ar­te es­tá a tono. Un es­ti­lo bas­tan­te des­po­ja­do, si­mi­lar en es­té­ti­ca a los tra­ba­jos en his­to­rie­ta de nues­tro ta­len­to lo­cal Gabriel Cic­ca­rie­llo, her­mo­sí­si­mo de ver. Es­tá acom­pa­ña­do por la cui­da­da ban­da so­no­ra que po­ne de in­me­dia­to en cli­ma al ju­ga­dor, a me­di­da que avan­za mis­te­rio a mis­te­rio, acer­ti­jo a acer­ti­jo, sin si­quie­ra te­ner cla­ro que ha­ya un ob­je­ti­vo fi­nal a su via­je.

Por­que es­ta­mos en el mun­do de Franz Kaf­ka, ami­gos. Un mun­do don­de los hé­roes se trans­for­man en cu­ca­ra­chas, los trá­mi­tes pue­den lle­var­nos to­da una vi­da y los fi­na­les fe­li­ces no se en­cuen­tran pre­ci­sa­men­te a la vuel­ta de la es­qui­na. Un mun­do que, has­ta mif2000 y su Franz Kaf­ka Vi­deo Ga­me, so­lo se en­con­tra­ba en­tre las pá­gi­nas de los li­bros.

Pe­ro ya no más, aho­ra es­tá a su com­ple­ta dis­po­si­ción. Em­bár­que­se a su ries­go. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.