Qué es un ran­som­wa­re y otras pre­gun­tas so­bre los ci­be­ra­ta­ques

El se­cues­tro de da­tos se ha con­ver­ti­do en una de las he­rra­mien­tas pre­fe­ri­das de los ci­ber­cri­mi­na­les

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Los lla­ma­dos a re­for­zar la ci­ber­se­gu­ri­dad se mul­ti­pli­ca­ron es­ta se­ma­na co­mo con­se­cuen­cia de una nueva ola de ata­ques del ti­po ram­som­wa­re, ini­cia­da en Ucra­nia y Ru­sia, que con­ta­mi­nó a mi­les de compu­tado­ras de to­do el mun­do.

Es­te nue­vo pro­gra­ma de se­cues­tro de da­tos, que blo­quea las compu­tado­ras has­ta que se pa­guen US$ 300 en mo­ne­da vir­tual, re­fle­ja la vul­ne­ra­bi­li­dad de nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes, se­gún los ana­lis­tas. Co­mo ex­pli­có el blog Mal­wa­re By­tes, Pet­ya -así se lla­ma el nue­vo ra­som­wa­re- nie­ga el acceso al sis­te­ma com­ple­to, ata­can­do es­truc­tu­ras de ba­jo ni­vel del dis­co. Afec­tó, por ejem­plo, los con­tro­les en el si­tio del ac­ci­den­te nu­clear de Cher­nó­bil, el ae­ro­puer­to de Kiev, el puerto de Bom­bay o las ofi­ci­nas de mul­ti­na­cio­na­les en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos.

El 12 de ma­yo, otro ran­som­wa­re, Wan­nacry, afec­tó a cien­tos de mi­les de or­de­na­do­res en 150 paí­ses. Aquí cua­tro res­pues­tas so­bre el ci­ber­de­li­to del mo­men­to. (Ba­sa­do en AFP) •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.