Ar­te he­cho con una ta­ble­ta

¿Por qué apren­der a di­bu­jar con una ta­ble­ta? Esa fue la pre­gun­ta que mo­ti­vó al uru­gua­yo Luis López Ju­bin a cam­biar los pin­ce­les por la pan­ta­lla y el lá­piz óp­ti­co

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - VA­LEN­TI­NA TO­RRES @va­len­taein

Luis López Ju­bin es pin­tor. Sin em­bar­go, no usa pin­cel y sus ma­nos siem­pre es­tán lim­pias. A di­fe­ren­cia de otros ar­tis­tas plás­ti­cos, López no uti­li­za pin­tu­ra ni lienzo, sino que op­ta por pin­tar en su ta­ble­ta.

Con su Sam­sung Ga­laxy No­te Pro de 12 pul­ga­das, un lá­piz óp­ti­co (sen­si­ble a la pre­sión e in­cli­na­ción) y una am­plia ga­ma de pro­gra­mas, López lo­gra imá­ge­nes tan ví­vi­das co­mo las que se pue­den crear con tém­pe­ra o acua­re­la. Su tra­ba­jo es lue­go im­pre­so en dis­tin­tos ma­te­ria­les, con un re­sul­ta­do que vi­sual­men­te en­ga­ña a cual­quie­ra.

Apren­dien­do a di­bu­jar con ta­blet es el nom­bre que lle­va el proyecto de es­te pin­tor uru­gua­yo, li­cen­cia­do en Ar­tes Plás­ti­cas y Vi­sua­les por la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes, y con­sis­te en una se­rie de cua­dros lla­ma­dos Ga­ra­ba­tos de Car­na­val. Las pie­zas se en­cuen­tran ac­tual­men­te en ex­hi­bi­ción en la Alian­za Fran­ce­sa de Mon­te­vi­deo.

¿Por qué pin­tar con ta­ble­ta?

El in­te­rés de López por las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les apli­ca­das al ar­te co­men­zó des­de ado­les­cen­te, cuan­do uti­li­za­ba Mi­cro­soft Paint pa­ra dar sus pri­me­ros tra­zos vir­tua­les. Es­ta cu­rio­si­dad evo­lu­cio­nó en una com­ple­ta de­di­ca­ción a es­te ti­po de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

“Si bien yo pin­to des­de ha­ce mu­chí­si­mos años con las he­rra­mien­tas clá­si­cas, por el 2003 de­ci­dí de­di­car­me a ha­cer­lo ex­clu­si­va­men­te con la compu­tado­ra”, con­tó el ar­tis­ta en en­tre­vis­ta con Cro­mo.

Aun­que sus he­rra­mien­tas son inusua­les, López que­ría ha­cer una ca­rre­ra que va­li­da­ra su tra­ba­jo igual que el de los de­más ar­tis­tas. Así fue que in­gre­só a la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes.

“Me pre­gun­té qué ha­ce a los grandes pin­to­res y vi que to­dos pa­san por la aca­de­mia”, di­jo el ar­tis­ta. Y agre­gó: “Yo que­ría lo­grar que una uni­ver­si­dad de ar­te me re­co­no­cie­ra co­mo pin­tor di­gi­tal”.

Pa­ra cur­sar es­ta ca­rre­ra a su ma­ne­ra, con sus ma­te­ria­les, López ha­bló con sus do­cen­tes pa­ra que acep­ta­ran su téc­ni­ca. Mien­tras to­dos sus com­pa­ñe­ros usa­ban ma­te­ria­les co­mo pin­tu­ra y pa­pel, él usa­ba una pan­ta­lla. Usa Ado­be Illus­tra­tor, Ar­tra­ge, Sketc­book Pro y Free Co­rel Pain­ter; ade­más, uti­li­za In­fi­nity Pain­ter, In­fi­nity nfi­nity De­sign, Bam­bu Pa­per y Sno­te, to­dos soft­wa­re de di­bu­jo y pin­tu­ra que trans­for­man los mo­vi­mien­tos­vi­mien­tos del lá­piz óp­ti­co en una si­mu­la­ción de tex­tu­ra y de car­ga real del óleo so­bre el lienzo.

“A la fa­cul­tad le pa­re­ció ció bien. Yo hi­ce ca­da una de las pre­mi­sas que ellos plan- lan- tea­ban, so­lo que las ha­cía con la ta­ble­ta”, ex­pli­có.

¿Es es­to ar­te?

El tra­ba­jo de López bus­ca pre­sen­tar a la pin­tu­ra di­gi­tal co­mo una téc­ni­ca vá­li­da, y sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra cues­tio­nar qué es y qué no es ar­te.

“Yo hi­ce to­do un pro­ce­so de apren­di­za­je pa­ra po­der lla­mar a lo que yo ha­go ar­te. No es que aga­rre un pro­gra­ma, apren­dí a usar­lo y a lo que ha­go le di­go ar­te”, ex­pre­só el pin­tor.

Du­ran­te su ca­rre­ra, el uru­gua­yo se ha en­con­tra­do con crí­ti­cos. “Mis com­pa­ñe­ros a ve­ces me pre­gun­ta­ban cuán­do iba a pin­tar en se­rio”, re­cor­dó. In­clu­so él mis­mo lle­gó a du­dar so­bre la va­li­dez de su tra­ba­jo y cues­tio­nar­se si no le es­ta­ría ha­cien­do un “mal” a la pin­tu­ra. Sin em­bar­go, hoy si­gue afe­rra­do a su ta­ble­ta.

La téc­ni­ca de Luis López Ju­bin lo ale­ja del pro­ce­so por el que pa­san sus co­le­gas. Sin tú­ni­ca man­cha­da, sin olor a pin­tu­ra, su tra­ba­jo se vi­sua­li­za con re­sul­ta­dos ca­si ins­tan­tá­neos, lo­gran­do ter­mi­nar en unos mi­nu­tos un tra­ba­jo que con he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les tar­da­ría­tar­da­ría ho­ras. “Vi­vi­mos en un mun­do en el que to­do tie­ne que ser ya, y yo es­toy atra­pa­do en ese mun­do”, con­fe­só. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.