EL PLAN IBIRAPITÁ INAU­GU­RA SU PRO­PIA BI­BLIO­TE­CA DI­GI­TAL

Una nueva bi­blio­te­ca lle­gó a las ta­ble­tas del Plan Ibirapitá pa­ra fo­men­tar el acceso de los ju­bi­la­dos a una am­plia co­lec­ción de li­bros y ma­te­ria­les au­dio­vi­sua­les

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MATEO BRA­GA Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Una bi­blio­te­ca vir­tual lle­gó a las ta­ble­tas de los ju­bi­la­dos be­ne­fi­cia­rios del Plan Ibirapitá el pa­sa­do 19 de ju­nio. Se tra­ta de una ex­ten­sión de la Bi­blio­te­ca Di­gi­tal Cei­bal, que pue­de ser des­car­ga­da por cual­quier dis­po­si­ti­vo de es­te pro­gra­ma y del Plan Cei­bal que cuen­te con el sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid. Pró­xi­ma­men­te es­ta­rá dis­po­ni­ble pa­ra IOS.

La ver­sión web de la bi­blio­te­ca ( http://bi­blio­te­ca­di­gi­tal.cei­bal. edu.uy) sí se en­cuen­tra abier­ta pa­ra to­do pú­bli­co. Des­de allí se pue­de ac­ce­der a una gran va­rie­dad de ma­te­ria­les sin ne­ce­si­dad de re­gis­tro. “A fu­tu­ro, la idea es am­pliar el acceso a otros pú­bli­cos”, ex­pli­có a Cro­mo Ma­ria­na Mon­tal­do, jefa de Con­te­ni­dos del Plan Cei­bal.

Pa­ra to­dos los gus­tos

Bi­blio­te­ca País es muy si­mi­lar a una bi­blio­te­ca fí­si­ca pe­ro con con­te­ni­dos­con­te­ni­dos di­gi­ta­les que, ade­más, no se li­mi­tan so­la­men­te a tex­tos es­cri­tos. “Lo que nos in­tere­sa es apli­car la ex­pe­rien­cia de una bi­blio­te­ca, una mo­da­li­dad que en nues­tro país no es­tá tan arrai­ga­da”, afir­mó Mon­tal­do.

Los ma­te­ria­les dis­po­ni­bles en lí­nea se di­vi­den en dos ca­te­go­rías: ex­clu­si­vos pa­ra usua­rios de Cei­bal e Ibirapitá o abier­tos pa­ra to­do pú­bli­co. En un me­nú se pue­den re­fi­nar los re­sul­ta­dos en­tre “adul­tos”, “ni­ños” y “jó­ve­nes”.

Los con­te­ni­dos ex­clu­si­vos se pue­den so­li­ci­tar co­mo prés­ta­mo di­gi­tal, con un fun­cio- na­mien­to muy si­mi­lar a una bi­blio­te­ca fí­si­ca. El sis­te­ma per­mi­te pres­tar has­ta dos con­te­ni­dos en si­mul­tá­neo y has­ta tres con­te­ni­dos men­sua­les. Ade­más, el tiem­po de prés­ta­mo es li­mi­ta­do.

Es­to, ex­pli­có Mon­tal­do, se de­be al nú­me­ro de li­cen­cias que la bi­blio­te­ca tie­ne pa­ra ca­da pu­bli­ca­ción. “Se­gún el nú­me­ro de li­cen­cias es la can­ti­dad de co­pias que se pue­den pres­tar si­mul­tá­nea­men­te”, apun­tó. Por es­te mo­ti­vo, si el ejem­plar en cues­tión tie­ne to­das sus co­pias pres­ta­das, el usua­rio tie­ne la op­ción de re­ser­var­lo. Has­ta el mo­men­to no se han ex­pe­ri­men­ta­do de­mo­ras ni es­pe­ras; por otra par­te, el nú­me­ro de li­cen­cias pa­ra ca­da li­bro se po­drá ir ajus­tan­do de acuer­do a la de­man­da.

Los con­te­ni­dos abier­tos, en cam­bio, no tie­nen lí­mi­te de tiem­po ni can­ti­dad de ejem­pla­res. Hay más de 2.000 pa­ra to­do pú­bli­co.

Bi­blio­te­ca País ofre­ce una am­plia va­rie­dad de con­te­ni­dos, des­de tí­tu­los na­cio­na­les y tex­tos de Ci­clo Bá­si­co y Ba­chi­lle­ra­to, clá­si­cos y has­ta bes­tse­llers in­ter­na­cio­na­les (por ejem­plo, va­rios tí­tu­los de Da­nie­lle Steel o de Mi­chael Cri­chon).

Ade­más de li­bros es­cri­tos se pue­den en­con­trar au­dio­cuen­tos, vi­deos en len­gua­je de se­ñas y co­lec­cio­nes de mu­seos del mun­do. Hay to­do un com­pen­dio de vi­deos edu­ca­ti­vos so­bre fí­si­ca, as­tro­no­mía y me­dio am­bien­te.

Mon­tal­do con­tó que Bi­blio­te­ca País tie­ne tam­bién dis­po­ni­ble una co­lec­ción lla­ma­da La voz del au­tor, un tra­ba­jo rea­li­za­do en con­jun­to con el Mu­seo de la Pa­la­bra del So­dre, que in­clu­ye tex­tos leí­dos por sus pro­pios au­to­res. De es­ta for­ma, los usua­rios pue­den es­cu­char a grandes ar­tis­tas dán­do­le vi­da a sus pro­pias obras, co­mo Jua­na de Ibar­bou­rou y su Ini­cia­ción poé­ti­ca, a Pa­blo Ne­ru­da y su Re­ci­tal de poe­sía o Juan Jo­sé Mo­ro­so­li y La in­dus­tria, en­tre otros.

Có­mo ac­ce­der

El acceso a la apli­ca­ción des­de las ta­ble­tas pa­ra ju­bi­la­dos es muy sen­ci­llo. So­lo hay que pul­sar el bo­tón “Bi­blio­te­ca” que apa­re­ce en la pan­ta­lla de ini­cio. Pa­ra in­gre­sar se de­be­rá es­cri­bir un usua­rio y una con­tra­se­ña que, por de­fec­to, se­rá el nú­me­ro de cé­du­la de iden­ti­dad (sin pun­tos ni guio­nes). Pa­ra una co­rrec­ta vi­sua­li­za­ción de los con­te­ni­dos es im­por­tan­te uti­li­zar el dis­po­si­ti­vo en po­si­ción ver­ti­cal.

Una vez den­tro de la apli­ca­ción, el usua­rio en­con­tra­rá una por­ta­da con tí­tu­los su­ge­ri­dos. Ade­más, po­drá des­ple­gar el me­nú pa­ra rea­li­zar una bús­que­da por au­tor, tí­tu­lo, edi­to­rial, ma­te­ria, idio­ma, épo­ca, en­tre otros filtros.

Una vez que se­lec­cio­na el con­te­ni­do que desea leer, el usua­rio po­drá lle­var a ca­bo va­rias ac­cio­nes: po­drá ver una des­crip­ción del ma­te­rial, ac­ce­der a una vis­ta pre­via o so­li­ci­tar el prés­ta­mo. En es­te ca­so, ade­más, po­drá des­car­gar­lo pa­ra leer­lo sin co­ne­xión a in­ter­net.

Una vez rea­li­za­do el prés­ta­mo, po­drá ver el tiem­po por el cual ten­drá per­mi­so y ve­rá un bo­tón con la op­ción de “De­vol­ver”. En ca­so de que el con­te­ni­do no se en­cuen­tre li­bre en el mo­men­to, po­drá re­ser­var­lo y así ac­ce­der a es­te cuan­do otro usua­rio lo de­vuel­va. •

“Lo que nos in­tere­sa es apli­car la ex­pe­rien­cia de una bi­blio­te­ca, una mo­da­li­dad que en nues­tro país no es­tá tan arrai­ga­da” Ma­ria­na Mon­tal­do

Jefa de Con­te­ni­dos del Plan Cei­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.