UNA DÉ­CA­DA DE CAM­BIOS

Diez hi­tos del ce­lu­lar que re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria1

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - VA­LEN­TI­NA TORRES @va­len­taein

Hoy Ap­ple va a rein­ven­tar el te­lé­fono”, di­jo Ste­ve Jobs el 9 de enero de 2007, en la con­fe­ren­cia Mac­world en la ciu­dad de Bos­ton, Mas­sa­chu­setts, al pre­sen­tar el pri­mer ip­ho­ne en uno de los mo­men­tos más me­mo­ra­bles de la em­pre­sa.

Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, el mun­do co­no­ció lo que un ver­da­de­ro “smartp­ho­ne” po­día ha­cer: cá­ma­ra de fotos de 2 me­ga­pí­xe­les, re­pro­duc­tor de mú­si­ca, soft­wa­re pa­ra en­viar y re­ci­bir men­sa­jes de tex­to y de voz, ser­vi­cios de in­ter­net, co­rreo elec­tró­ni­co y co­nec­ti­vi­dad por wi­fi. To­do en la palma de la mano y con una in­ter­faz com­ple­ta­men­te in­no­va­do­ra y ma­ni­pu­la­ble con el tac­to.

El re­vo­lu­cio­na­rio te­lé­fono fue pues­to a la ven­ta el 29 de ju­nio de 2007 y fue re­ci­bi­do tan­to con asom­bro co­mo con es­cep­ti­cis­mo. Si bien la in­dus­tria de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes ya ha­bía co­men­za­do a dar sus pri­me­ros pa­sos, el ip­ho­ne no tar­dó en ce­men­tar­se co­mo el mo­de­lo a al­can­zar y obli­gó a las de­más em­pre­sas a adap­tar­se a su rit­mo.

Los an­te­ce­so­res

Más que smartphones co­mo los que se co­no­cen hoy en día, los te­lé­fo­nos mó­vi­les de al­ta ga­ma an­te­rio­res al ip­ho­ne eran PSAS (ayu­dan­tes per­so­na­les di­gi­ta­les) con he­rra­mien­tas que se li­mi­ta­ban a las fun­cio­nes tí­pi­cas de un te­lé­fono, su­man­do ca­pa­ci­da­des de men­sa­je­ría y al­gu­nos usos de in­ter­net muy bá­si­cos, co­mo el de co­rreo elec­tró­ni­co. Es­tos ter­mi­na­les in­cor­po­ra­ban te­cla­dos Qwerty y nu­mé­ri­cos, al­gu­nos con lá­pi­ces óp­ti­cos y otros sin ca­pa­ci­dad tác­til.

“Los te­lé­fo­nos más avan­za­dos se lla­man te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes (...) El pro­ble­ma es que no son tan in­te­li­gen­tes y no son tan fá­ci­les de usar”, di­jo Ste­ve Jobs al pre­sen­tar el ip­ho­ne, re­fi­rién­do­se a las li­mi­ta­das ta­reas y a la po­co ami­ga­ble in­ter­faz que uti­li­za­ban los otros ter­mi­na­les.

Si bien el ip­ho­ne no fue el pri­mer mó­vil con una pan­ta­lla sen­si­ble al tac­to, Ap­ple se en­car­gó de per­fec­cio­nar es­ta tec­no­lo­gía, cam­bian­do el lá­piz óp­ti­co

“Es­ta­mos tra­yen­do soft­wa­re in­no­va­dor a un dis­po­si­ti­vo mó­vil por pri­me­ra vez. Es­tá cin­co años por de­lan­te de cual­quier co­sa en cual­quier otro te­lé­fono”

Ste­ve Jobs en 2007

obli­ga­to­rio por un sim­ple des­liz o pe­lliz­co de los de­dos.

Los pri­me­ros smartphones tam­bién te­nían una apa­rien­cia drás­ti­ca­men­te di­fe­ren­te. Black­berry, Palm Treo y Mo­to­ro­la, en­tre otras fir­mas, pro­du­cían dis­po­si­ti­vos con te­cla­dos de plás­ti­co que ocu­pa­ban al­re­de­dor de un ter­cio de su ca­ra fron­tal, lo que li­mi­ta­ba el con­su­mo de de­ter­mi­na­dos con­te­ni­dos, co­mo imá­ge­nes, vi­deos y vi­deo­jue­gos.

Con el ip­ho­ne, la pan­ta­lla se con­vir­tió en el te­lé­fono. No es coin­ci­den­cia que a par­tir de su lan­za­mien­to to­dos los de­más fa­bri­can­tes co­men­za­ran a pro­du­cir dis­po­si­ti­vos con un di­se­ño si­mi­lar, cam­bian­do la ma­yo­ría de los bo­to­nes fí­si­cos por una am­plia pan­ta­lla tác­til.

Lo que el ip­ho­ne ma­tó

En 10 años, el ip­ho­ne im­pul­só un cam­bio real en la vi­da co­ti­dia­na, el co­mer­cio y la cul­tu­ra a ni­vel glo­bal. El boom de smartphones que es­ti­mu­ló es­te mó­vil creó una in­fra­es­truc­tu­ra de tec­no­lo­gía per­so­nal por­tá­til que es ca­si in­fi­ni­ta­men­te am­plia­ble y que mo­di­fi­có el pa­ra­dig­ma de vi­da de los usua­rios.

La vi­sión de Ste­ve Jobs no so­lo re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do de te­le­fo­nía mó­vil por com­ple­to, sino que tu­vo un im­pac­to ful­mi­nan­te en mu­chas otras in­dus­trias.

No­to­ria­men­te, el ip­ho­ne po­pu­la­ri­zó la fo­to­gra­fía de al­ta ca­li­dad en los te­lé­fo­nos. Si bien otros dis­po­si­ti­vos mó­vi­les con­tem­po­rá­neos ya es­ta­ban su­man­do es­ta fun­ción, el pri­mer te­lé­fono de Ap­ple in­cor­po­ró una cá­ma­ra de 2 me­ga­pí­xe­les que con­ven­ció a la gen­te de co­men­zar a cam­biar las cá­ma­ras di­gi­ta­les por los smartphones, lo que desem­bo­có en una cul­tu­ra que cap­tu­ra y com­par­te mo­men­tos en for­ma de ima­gen de ma­ne­ra ca­si com­pul­si­va.

Pe­ro no ter­mi­na ahí, el smartp­ho­ne de Ap­ple ani­qui­ló el ne­go­cio de los ma­pas im­pre­sos, las gra­ba­do­ras de voz, gol­peó a los re­lo­jes de mu­ñe­ca, a las con­so­las de jue­gos por­tá­ti­les y a los re­pro­duc­to­res de mú­si­ca co­mo el ipod de la mis­ma em­pre­sa.

El pri­mer te­lé­fono ver­da­de­ra­men­te in­te­li­gen­te cam­bió las vi­das de los con­su­mi­do­res pa­ra siem­pre. ¿Qué in­ven­ta­rá Ap­ple pa­ra los pró­xi­mos 10 años? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.