Su va­ca es­tá “en lí­nea”

Tam­be­ro.com es una apli­ca­ción que ayu­da a ga­na­de­ros de más de 200 paí­ses a in­cre­men­tar su pro­duc­ción a tra­vés de una bue­na ad­mi­nis­tra­ción de los da­tos pro­por­cio­na­dos por sus pro­pios ani­ma­les

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRA­GA Es­pe­cial pa­ra CROMO

El pro­duc­tor ru­ral es­ta­ba acos­tum­bra­do a ma­ne­jar tec­no­lo­gía a es­ca­la de la ge­né­ti­ca o de trac­to­res in­te­li­gen­tes, pe­ro no ha­bía una so­lu­ción si­mi­lar en cuan­to a soft­wa­re. En­ton­ces, Ed­die Ro­drí­guez, desa­rro­lló Tam­be­ro.com, la pri­me­ra apli­ca­ción que per­mi­te cha­tear con una va­ca.

¿Es­tás gor­da?

Pa­ra la gran ma­yo­ría de la gen­te del mun­do ru­ral, el pri­mer con­tac­to con la tec­no­lo­gía lle­gó con los ce­lu­la­res y lue­go con la ma­si­vi­dad del in­ter­net. Por eso, Ro­drí­guez bus­có que su pla­ta­for­ma ma­ne­ja­ra una tec­no­lo­gía que el pro­duc­tor pu­die­ra en­ten­der y ma­ne­jar. Fue así que co­men­zó con la apli­ca­ción web, lue­go con una apli­ca­ción pa­ra ce­lu­la­res y, más re­cien­te­men­te, el chat con los ani­ma­les.

“El chat sur­ge de la ne­ce­si­dad de lle­gar al pro­duc­tor de for­mas que nun­ca na­die ha­bía lle­ga­do. El pro­duc­tor no sa­bía usar soft­wa­re pe­ro sí sa­bía cha­tear. Usa­ba SMS, aho­ra es­tá mi­gran­do gra­dual­men­te a What­sapp. En­ton­ces, lo que de­ci­di­mos fue me­ter nues­tra tec­no­lo­gía en un am­bien­te que ellos do­mi­nan”, ex­pli­có a Cromo.

Mi­cro­soft dio fon­dos pa­ra desa­rro­llar el sis­te­ma. Jun­tos uti­li­za­ron LUIS, sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que ana­li­za el len­gua­je hu­mano. “Créan­lo o no, es más di­fí­cil en­ten­der el len­gua­je hu­mano que el len­gua­je cor­po­ral y los da­tos que ob­te­ne­mos de los ani­ma­les”, ase­gu­ró el desa­rro­lla­dor, de ori­gen argentino.

El sis­te­ma de chat fun­cio­na me­dian­te un múl­ti­ple in­gre­so de da­tos: bio­ló­gi­cos, in­for­ma­ción in­gre­sa­da por el pro­duc­tor (por ejem­plo, cuán­do pa­rió) e in­for­ma­ción ex­ter­na y sa­te­li­tal (co­mo tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad). Por úl­ti­mo, se agre­gan los da­tos de los sen­so­res que de­tec­tan el mo­vi­mien­to y que in­di­can, por ejem­plo, en qué ro­deo es­tá el ani­mal o la ven­ta­na de ce­lo.

Con to­da esa in­for­ma­ción, lo que ha­ce la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es per­so­na­li­zar­se con ese ani­mal. Me­dian­te un len­gua­je ac­ce­si­ble y has­ta sim­pá­ti­co pa­ra el usua­rio, se en­ta­bla una con­ver­sa­ción en la cual el pro­duc­tor pue­de ha­cer pre­gun­tas co­mo por ejem­plo “¿es­tás gor­da?” y el soft­wa­re le res­pon­de el pe­so del ani­mal. Tam­bién es po­si­ble rea­li­zar, por ejem­plo, un chat gru­pal con la va­ca y el ve­te­ri­na­rio o con el in­se­mi­na­dor o un chat de to­do el lo­te.

Ade­más, en la me­di­da que el soft­wa­re apren­de por vo­lu­men de da­tos se­rá ca­paz de diag­nos­ti­car nue­vas en­fer­me­da­des.

Gra­cias a Bot Fra­me­work, pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca de co­ne­xión de bots de Mi­cro­soft, el chat con el ga­na­do se pue­de rea­li­zar por Sky­pe, Mes­sen­ger, We­chat y mu­chas otras pla­ta­for­mas. Ac­tual­men­te es­tán ne­go­cian­do con Fa­ce­book pa­ra que se pue­da rea­li­zar por What­sapp.

Si bien Tam­be­ro es una apli­ca­ción gra­tui­ta, tam­bién tie­ne una ver­sión Pre­mium, pen­sa­da pa­ra es­ta­ble­ci­mien­tos me­dia­nos y gran­des que ne­ce­si­tan fun­cio­nes adi­cio­na­les co­mo pro­yec­cio­nes y mé­tri­cas de ne­go­cios.

Ro­drí­guez apues­ta a que va a lle­gar el día en que to­dos los ani­ma­les del mun­do van a es­tar co­nec­ta­dos. Es­tá con­ven­ci­do de que los sen­so­res, que hoy cues­tan en­tre US$ 80 y US$ 150, pron­to cos­ta­rán US$ 1. “Va a ser tan fá­cil y tan ba­ra­to te­ner un ani­mal co­nec­ta­do que va a ser nor­mal. De he­cho, esa es nues­tra as­pi­ra­ción: que­re­mos co­nec­tar a to­dos los ani­ma­les del mun­do”, afir­mó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.