Apps pa­ra afian­zar el pla­cer de leer

Una in­no­va­do­ra pro­pues­ta en ba­se a jue­gos y apli­ca­cio­nes per­mi­te abor­dar di­fi­cul­ta­des en la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra, in­clu­so si son de ca­rác­ter es­pe­cí­fi­cas co­mo la dis­le­xia o de ori­gen mul­ti­fac­to­rial

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Ju­ga­mos le­yen­do… le­yen­do ju­ga­mos. De eso se tra­ta Pi­pi­ña, el em­pren­di­mien­to de la maes­tra y psi­co­pe­da­go­ga Her­mi­nia Es­te­fa­nell, una in­no­va­do­ra he­rra­mien­ta de tra­ba­jo que mez­cla jue­gos de me­sa con apli­ca­cio­nes pa­ra ni­ños con di­fi­cul­ta­des en lec­toes­cri­tu­ra.

Es­te­fa­nell, a la que to­dos lla­man Pi­pa, tra­ba­ja con ni­ños dis­lé­xi­cos y con di­fi­cul­ta­des pa­ra leer y es­cri­bir des­de ha­ce 25 años y siem­pre su me­to­do­lo­gía in­clu­ye al­gún ti­po de jue­go. Aho­ra su­mó las apps que con­for­man la ofer­ta de Pi­pi­ña: Ta­ta Me­mo, Tri Be Be, Ca Co Cu, Chan­chín y Ta­chue­la. “No ha­bía he­rra­mien­tas pa­ra las tí­pi­cas con­fu­sio­nes que tie­nen los dis­lé­xi­cos y los in­há­bi­les lec­to­res, por lo que de­ci­dí sis­te­ma­ti­zar­las con jue­gos de ta­ble­ro y en apli­ca­cio­nes mó­vi­les”, ex­pli­có Es­te­fa­nell a Cromo.

La maes­tra se postuló a un lla­ma­do de la Agen­cia de Desa­rro­llo de Pay­san­dú y del Cen­tro de Em­pren­de­do­res y Em­pre­sas en 2014 y lue­go ob­tu­vo ayu­da eco­nó­mi­ca de la Agen­cia Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción e In­no­va­ción (ANII), que de­cla­ró al pro­yec­to co­mo “in­no­va­dor”. Con esos fon­dos ar­mó las ca­jas –así le lla­ma al kit de jue­gos y apps– de Pi­pi­ña. Ase­gu­ró que hoy en to­do el país se re­par­ten 50 de es­tas ca­jas en­tre es­pe­cia­lis­tas y es­pe­ra dis­tri­buir en­tre 200 y 300 en el fu­tu­ro pró­xi­mo.

So­cia fun­da­do­ra del Cen­tro Clí­ni­co Te­ra­péu­ti­co Moi­rü, don­de se abor­da de for­ma in­ter­dis­ci­pli­na­ria las di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je y el com­por­ta­mien­to con el desa­rro­llo de se­cuen­cia de jue­gos, Es­te­fa­nell pen­só que con Pi­pi­ña iba a co­lo­car la “fru­ti­lla en la tor­ta” de su ca­rre­ra. “Iba ar­man­do lo que apren­dí con los ni­ños y lo fui crean­do pa­ra que fue­ra pla­cen­te­ro ha­cer el tra­ta­mien­to. No me da­ba cuen­ta en el bai­le que me me­tía”, se río. De cual­quier mo­do, le pa­re­ció una “ex­pe­rien- cia in­creí­ble”, don­de no fal­tan “la con­vic­ción y la pa­sión”.

A ju­gar

Una de las pro­pues­tas de Pi­pi­ña es Ta­ta Me­mo, un jue­go de me­mo­ria pa­ra ejer­ci­tar la vo­cal “a”, con ilus­tra­cio­nes, pa­la­bras y de­fi­ni­cio­nes que pro­mue­ven el desa­rro­llo de la lec­tu­ra. Se com­ple­men­ta con una apli­ca­ción pa­ra po­ten­ciar es­ta fun­ción. En el jue­go, quien ha­ga más pa­res se con­vier­te en ga­na­dor. Las pan­ta­llas per­mi­ten ele­gir tan­to la can­ti­dad de ju­ga­do­res (má­xi­mo 4), co­mo el ni­vel de di­fi­cul­tad del jue­go: 5 , 10 o 15 pa­res.

Tam­bién es­tá Tri Be Be: una in­ter­ac­ción de ta­ble­ros y tar­je­tas pa­ra dis­cri­mi­nar la le­tra “b”, don­de se je­rar­qui­za la lec­tu­ra ins­tan­tá­nea, la per­cep­ción vi­sual, el ma­ne­jo es­pa­cial, la aten­ción y la me­mo­ria. “Soy la Bru­ji­ta Be­ti y les trai­go co­lo­ri­dos ta­ble­ros y tar­je­tas ilus­tra­das. Ten­drás que es­tar muy aten­to pa­ra lo­grar un buen pun­ta­je fi­nal”, ad­vier­te el per­so­na­je de es­te jue­go.

El jue­go fí­si­co es­tá in­te­gra­do por ocho ta­ble­ros trian­gu­la­res, di­vi­di­dos en cua­tro trián­gu­los igua­les, los que con­tie­nen una ilus­tra­ción que co­rres­pon­de a una pa­la­bra con “b”.

Ca Co Cu es otro de los jue­gos, con­for­ma­do por nai­pes pa­ra iden­ti­fi­car el so­ni­do fuer­te de la “c”. Im­pul­sa el co­no­ci­mien­to de es­ta le­tra que, se­gún la maes­tra, “pro­vo­ca mu­chas du­das, tan­to en su lec­tu­ra co­mo en su es­cri­tu­ra. “Leo: ‘¿suer­po’ o ‘cuer­po’? Es­cri­bo ‘pa­ca­je­ro’ o ‘pa­sa­je­ro’? Es­ta es la reali­dad de los ni­ños que con­fun­den el so­ni­do de es­ta le­tra”, ex­pli­có Es­te­fa­nell.

El Co­ne­jo Co­co, el per­so­na­je de Ca Co Cu lla­ma a “pre­gun­tar, aten­der y me­mo­ri­zar”. El jue­go fí­si­co es­tá in­te­gra­do por 75 nai­pes.

En tan­to, Chan­chín es una com­bi­na­ción de ta­ble­ros y tar­je­tas pa­ra in­te­grar la com­bi­na­ción “ch”. Con es­to se apun­ta a en­ri­que­cer el desa­rro­llo de la fun­ción lec­to­ra y de la com­pren­sión. Se com­ple­men­ta con una app que incorpora reali­dad au­men­ta­da. La ca­ja con­tie­ne un ta­ble­ro con ilus­tra­cio­nes, tar­je­tas con di­bu­jos y atrac­ti­vas de­fi­ni­cio­nes en for­ma de ver­so, fi­chas de co­lo­res y le­tras de acrí­li­co. La apli­ca­ción, en tan­to, sir­ve pa­ra po­ten­ciar las “ru­tas de ac­ce­so a la lec­tu­ra plan­tean­do al co­mien­zo dos po­si­bi­li­da­des: ex­plo­rar y ju­gar”. Cons­ta de cin­co di­ná­mi­cas pa­ra tra­ba­jar la es­truc­tu­ra glo­bal y la subes­truc­tu­ra de las pa­la­bras, la con­cien­cia fo­no­ló­gi­ca, el pen­sa­mien­to ca­te­gó­ri­co, in­cen­ti­van­do la com­pren­sión lec­to­ra.

Los cua­tro jue­gos se ob­tie­nen jun­tos, agru­pa­dos en dos ca­jas “a-b” y “c-ch”. Con la com­pra de las ca­jas el usua­rio que­da ha­bi­li­ta­do pa­ra ad­qui­rir las apli­ca­cio­nes de for­ma gra­tui­ta. Las apps, dis­po­ni­bles pa­ra dis­po­si­ti­vos An­droid e IOS, cues­tan US$ 3,99.

Más ac­ti­vi­da­des

Ta­chue­la, por su par­te, es una apli­ca­ción mó­vil pa­ra ni­ños ma­yo­res de 5 años con un pa­ya­so co­mo per­so­na­je. “Di­ver­ti­das y desafian­tes di­ná­mi­cas es­ti­mu­la­rán el pla­cer por leer”, se­ña­la el fo­lle­to de la pro­pues­ta. La apli­ca­ción uti­li­za un len­gua­je “co­no­ci­do, fa­mi­liar y en­ri­que­ce­dor” e in­vi­ta a los chi­cos a rea­li­zar “múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des”. “Ta­chue­la co­mo to­da pro­pues­ta de Pi­pi­ña, mues­tra que el ac­ce­der a la lec­tu­ra abre las puer­tas a un mun­do inima­gi­na­ble”, con­clu­yó Es­te­fa­nell. •

HER­MI­NIA ES­TE­FA­NELL

Di­ver­ti­dos per­so­na­jes acom­pa­ñan a los ni­ños en los dis­tin­tos ni­ve­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.