ACO­SO VIR­TUAL

Ci­be­ra­co­so, ci­ber­bull­ying, groo­ming: la agre­si­vi­dad on­li­ne lle­gó a Uru­guay y los ma­yo­res son los que de­ben es­tar más aten­tos pa­ra pro­te­ger a los más chi­cos

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - DÉ­BO­RA SLOTNISKY @de­bo­ras­lot

El ci­be­ra­co­so pue­de pre­sen­tar­se de di­ver­sas ma­ne­ras: ci­be­ra­co­so, ci­be­ra­co­so se­xual, el groo­ming y ci­ber­bull­ying. El pri­me­ro se da en­tre per­so­nas adul­tas con la fi­na­li­dad de da­ñar, di­fa­mar, in­ti­mi­dar o chan­ta­jear; el si­guien­te tam­bién es en­tre adul­tos, pe­ro con fi­nes se­xua­les. En el groo­ming el pro­ta­go­nis­ta es un adul­to que in­ten­ta se­du­cir a un me­nor. Fi­nal­men­te el ci­ber­bull­ying, que se da en­tre me­no­res de edad, tie­ne que ver más con la agre­sión y el hos­ti­ga­mien­to.

Mu­chos de no­so­tros qui­zás sea­mos víc­ti­mas de ci­be­ra­co­so sin dar­nos cuen­ta. Y es que en la for­ma más su­til es­tán aque­llos hom­bres y mu­je­res que pre­ten­den se­du­cir a al­guien en re­des que no es­tán di­se­ña­das pa­ra tal fin.

Un ejem­plo: si bien exis­ten ser­vi­cios es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra que los usua­rios en­cuen­tren pa­re­ja, co­mo Happn, Tin­der o Match, las re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book, Twit­ter y has­ta Lin­ke­din son los es­ce­na­rios en los que sus usua­rios pue­den ser fá­cil­men­te ci­be­ra­co­sa­dos. Es­te aco­so se plas­ma de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, em­pe­zan­do por reite­ra­dos “li­kes” a cual­quier co­men­ta­rio que la per­so­na reali­ce en sus cuen­tas, has­ta lle­gar a in­nu­me­ra­bles “to­ques” en Fae­book, por ejem­plo.

Por su­pues­to, hay ac­cio­nes de otro te­nor co­mo in­sis­tir en man­te­ner con­ver­sa­cio­nes por chat o en­viar fo­tos subidas de tono a la es­pe­ra de re­ci­bir una res­pues­ta. ¿Qué ha­cer al res­pec­to? El pri­mer mo­vi­mien­to im­pli­ca blo­quear al aco­sa­dor de to­das las re­des; ade­más y en tér­mi­nos ge­ne­ra­les no se de­ben acep­tar amis­tad de per­so­nas des­co­no­ci­das.

Los más vul­ne­ra­bles

Si bien pa­ra un adul­to pue­de re­sul­tar sen­ci­llo cor­tar con un aco­sa­dor que lo per­si­gue por las re­des so­cia­les to­do el tiem­po, en el ca­so de los me­no­res la si­tua­ción es mu­cho más ás com­ple­ja. Hay for­mas de ci­be­ra­co­so, be­ra­co­so, co­mo el groo­ming, que no pa­ran de cre­cer. Es­te ti­po de aco­so co­mien­za cuan­do un adul­to se con­tac­ta por in­ter­net con un me­nor uti­li­zan­do una iden­ti­dad fal­sa, pa­ra man­te­ner­se­ner­se en el ano­ni­ma­to. Ade­más,, ape­la a téc­ni­cas de se­duc­ción pa­ra que el ni­ño o jo­ven que­de cau­ti­va­dou­ti­va­do por la con­ver­sa­ción, al tiem­po mpo que se ha­ce pa­sar por una per­so­na jo­ven pa­ra ge­ne­rar em­pa­tía­pa­tía con su in­ter­lo­cu­tor.

A me­di­da que se ge­ne­ra ne­ra con­fian­za, el grom­mer so­li­ci­ta ci­ta al ni­ño que le en­víe fo­tos y vi­deo­seos en las que apa­re­ce des­nu­do, has­ta el pun­to de pro­po­ner unaa ci­ta pa­ra que am­bos se en­cuen­tren­ren per­so­nal­men­te, lo que pue­de e desem­bo­car en abu­so se­xual in­fan­til.

Otro pro­ble­ma, es­taa vez en­tre me­no­res, es el ci­ber­bu­lling.lling. En es­te sen­ti­do, es un fe­nó­me­noó­meno mu­cho más fre­cuen­te de lo que los pa­dres pien­san y que ue pue­de dar­se a tra­vés de las re­des­des so­cia­les, la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea ntá­nea y el correo elec­tró­ni­co.

“Las di­fe­ren­cias con n el bull­ying no so­lo tie­nen que ue ver con que ocu­rre a tra­vés de me­dios elec­tró­ni­cos y di­gi­ta­les, s, sino que em­pie­zan a sur­gir otros s fe­nó­me­nos”, ex­pli­có a Cro­mo Ro­ber­to Ba­la­guer, psi­có­lo­go ex­per­to­per­to en tec­no­lo­gía, edu­ca­ción y ju­ven­tud. “Por ejem­plo, cam­bian quié­nes son los vic­ti­ma­rios: en el ca­so del bull­ying sue­len pre­va­le­cer va­le­cer los va­ro­nes co­mo aco­sa­do­res.ado­res. En el cy­ber­bull­ying, en n cam­bio, las chi­cas tie­nen una­na ma­yor pre­va­len­cia.”

Se tra­ta de la for­ma más co­mún del ci­be­ra­co­so in­fan­til e im­pli­ca un aco­so psi­co­ló­gi­co al ni­ño en su es­pa­cio vir­tual de so­cia­li­za­ción. Ge­ne­ral­men­te es más usual que ocu­rra en­tre los pro­pios ni­ños. De to­dos mo­dos, tam­bién es una ma­la prác­ti­ca en­tre adul­tos.

A di­fe­ren­cia del bull­ying, en el ci­ber­bull­ying el aco­sa­dor pue­de ac­tuar sin dar su nom­bre, por el sim­ple he­cho de pro­vo­car su­fri­mien­to, hu­mi­llar, aver­gon­zar o ri­di­cu­li­zar a su víc­ti­ma. Ob­via­men­te, el efec­to psi­co­ló­gi­co pa­ra el ni­ño es de­vas­ta­dor por­que, se­gún los ex­per­tos, no so­lo su­fre da­ños en su au­to­es­ti­ma sino que tam­bién pue­de pa­de­cer de­pre­sión, ais­la­mien­to so­cial e in­clu­so pue­den apa­re­cer ideas sui­ci­das.

“Pue­de ser igual o más da­ñino que el bull­ying. Si bien fal­ta el do­lor fí­si­co, la vi­si­bi­li­dad que to­ma ha­ce que el ni­vel de la hu­mi­lla­ción sea in­men­sa­men­te más grande”, ex­pre­só Ba­la­guer.

Ci­fras alar­man­tes

Un in­for­me rea­li­za­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud

(OMS), jun­to a Na­cio­nes Uni­das, re­ve­ló que ca­da año se sui­ci­dan en el mun­do al­re­de­dor de 600 mil jó­ve­nes en­tre los 14 y 28 años; se es­ti­ma que al me­nos en la mi­tad de los ca­sos se pro­du­jo al­gún ti­po de bull­ying, sien­do los paí­ses eu­ro­peos los más gol­pea­dos por es­te fe­nó­meno, al con­ta­bi­li­zar al­re­de­dor de 200 mil sui­ci­dios por año.

Por otra par­te, es im­por­tan­te con­si­de­rar que los epi­so­dios de ci­be­ra­co­so tie­nen con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo. Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en Ca­na­dá de­mos­tró que la in­ti­mi­da­ción du­ran­te la ado­les­cen­cia es­tá vin­cu­la­da a pro­ble­mas de sa­lud que si­guen en la edad adul­ta. El es­tu­dio, rea­li­za­do con jó­ve­nes de en­tre 12 y 19 años, de­tec­tó que es­tas per­so­nas, al lle­gar a la adul­tez, ex­pe­ri­men­ta­ron do­lor de ca­be­za, ma­reos, do­lor de es­pal­da, in­som­nio, do­lor ab­do­mi­nal y ma­la ima­gen cor­po­ral.

Las ci­fras son alar­man­tes: las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que en Es­pa­ña el 5,4% de los ni­ños de en­tre 11 y 14 años fue víc­ti­ma de aco­so a tra­vés del ce­lu­lar y que el 9% en ese mis­mo ran­go de edad re­ci­bió imá­ge­nes de con­te­ni­do subido de tono. No obs­tan­te, lo más preo­cu­pan­te es que el 72% de los pe­que­ños que son víc­ti­mas del ci­be­ra­co­so pre­fie­ren guar­dar si­len­cio y cuan­do de­ci­den ha­blar, lo ha­cen con sus her­ma­nos o ami­gos, en vez de con­ver­sar con sus pa­dres.

Es­ce­na­rio lo­cal

Uru­guay no es­tá por fue­ra de es­ta reali­dad. Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, en 2014 se tri­pli­ca­ron las de­nun­cias por ci­be­ra­co­so res­pec­to de los da­tos del año an­te­rior. Aquí, la mo­da­li­dad más fre­cuen­te se ge­ne­ra a par­tir de per­fi­les fal­sos des­de los que se “chan­ta­jea, ex­tor­sio­na o mo­les­ta a otras per­so­nas”. Los más vul­ne­ra­bles son jó­ve­nes de en­tre 7 y 17 años.

Si bien hay tér­mi­nos co­mo “groo­ming” que no es­tán muy di­fun­di­dos a ni­vel lo­cal, el des­co­no­ci­mien­to del tér­mino no sig­ni­fi­ca que la ofen­sa no ocu­rra. El do­cen­te, in­ves­ti­ga­dor y psi­có­lo­go Juan Car­los No­ya, apo­ya­do por Uni­cef y el Con­se­jo de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria, con­clu­yó que 10% de los alum­nos en­cues­ta­dos fue­ron víc­ti­mas de agre­sio­nes a tra­vés de re­des so­cia­les al­gu­na vez, aun­que pa­ra que es­to sea con­si­de­ra­do ci­ber­bull­ying tie­ne que dar­se en un pe­río­do de tiem­po pro­lon­ga­do, al­go que se dio en el 2% de los ca­sos.

“Hay quie­nes pien­san que se tra­ta de una bro­ma, de una cues­tión de la edad, pe­ro no di­men­sio­nan el al­can­ce que pue­de te­ner pa­ra una per­so­na que to­dos sus alle­ga­dos vean que son víc­ti­mas de una si­tua­ción de hu­mi­lla­ción”, di­jo Ro­ber­to Ba­la­guer. “Nos fal­ta tran­si­tar un po­co más y lle­gar a una ma­yor con­cien­cia y a un abor­da­je más tem­prano de es­tos pro­ble­mas.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.