Vuel­ve Age of em­pi­re

Pla­near, di­se­ñar, cons­truir, ata­car, des­truir: Age of Em­pi­res es­tá de vuel­ta

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - RO­DOL­FO SANTULLO Es­pe­cial pa­ra Cro­mo El amor de siem­pre

Crea­do el 26 de oc­tu­bre de 1997 por Rick Good­man pa­ra Mi­cro­soft Stu­dios y pri­me­ro en una ex­ten­sa se­rie de en­tre­gas ho­mó­ni­mas, Age of Em­pi­res se trans­for­mó en uno de los me­jo­res jue­gos de es­tra­te­gia en tiem­po real de to­dos los tiem­pos.

El ju­ga­dor po­día –y pue­de– ele­gir en­tre 12 ci­vi­li­za­cio­nes dis­tin­tas y acom­pa­ñar­las a lo lar­go de 3 mil años, des­de la Edad de Pie­dra has­ta la Edad de Hie­rro.

De­pen­dien­do de la ci­vi­li­za­ción que eli­ja – en­tre Gre­cia, Mi­noi­ca, Fe­ni­cia, Egip­to, Asi­ria, Su­me­ria, Ba­bi­lo­nia, Per­sa, Hi­ti­ta, Shang, Cho­son y Ya­ma­to– ten­drá que op­tar por el ti­po de es­tra­te­gia a se­guir, ya que ca­da ci­vi­li­za­ción cuen­ta con su pro­pia ven­ta­ja o bo­ni­fi­ca­ción par­ti­cu­lar pa­ra con­se­guir los ob­je­ti­vos del jue­go. Aun­que hoy día pue­da ver­se al­go rús­ti­co en sus grá­fi­cos y pre­sen­ta­ción, el jue­go si­gue sien­do por com­ple­to efec­ti­vo y fun­cio­nal.

Y es­to es lo que apro­ve­cha Age of Em­pi­res: De­fi­ni­ti­ve Edi­tion, la edi­ción aniver­sa­rio que in­clu­ye una re­mas­te­ri­za­ción del videojuego ori­gi­nal, con nue­va ju­ga­bi­li­dad, au­dio y mo­dos de uso mo­der­nos, adap­ta­dos a la era de in­ter­net.

Aun­que par­te de los de­ta­lles del lan­za­mien­to si­guen sien­do un mis­te­rio, en la pa­sa­da E3 Mi­cro­soft ha­bi­li­tó la ver­sión Be­ta en el si­tio web de Age of Em­pi­res en don­de se pue­de apre­ciar que po­drá ser re­pro­du­ci­do con ca­li­dad 4K.

Ba­ta­llas épi­cas

¿Qué es lo que ha­ce que Age of Em­pi­res sea uno de los me­jo­res, sino el me­jor, jue­go de es­tra­te­gia? Pro­ba­ble­men­te el pi­co de po­pu­la­ri­dad ha­ya si­do al­can­za­do en 1999, con el lan­za­mien­to de Age of Em­pi­res II. Es­ta se­gun­da en­car­na­ción aña­día una se­rie de me­jo­ras en com­pa­ra­ción con el jue­go ori­gi­nal ta­les co­mo nue­vas tec­no­lo­gías, for­ma­cio­nes de com­ba­te (pro­te­ger, mo­ver, ata­car, pa­tru­llar de­ter­mi­na­dos lu­ga­res, etc.) así co­mo nue­vas con­di­cio­nes pa­ra la vic­to­ria. Pe­ro, y más im­por­tan­te, el tí­tu­lo ofre­cía la po­si­bi­li­dad de ju­gar con­tra el or­de­na­dor o con­tra otra per­so­na en lí­nea con un má­xi­mo de ocho ju­ga­do­res por par­ti­da. Y es ese ca­rac­ter mul­ti­ju­ga­dor que si­gue sien­do –has­ta hoy– una de sus ma­yo­res ex­pre­sio­nes de éxi­to.

La com­bi­na­ción de la es­tra­te­gia en tiem­po real con una ju­ga­bi­li­dad por de­más ac­ce­si­ble y unos grá­fi­cos agra­da­bles hi­cie­ron del jue­go al­go muy su­pe­rior a lo que se ha­bía vis­to has­ta el mo­men­to en la ca­te­go­ría. So­lo –y muy qui­zá– la sa­ga Ci­vi­li­za- tion de Sid Meier pue­da es­tar a la al­tu­ra de Age of Em­pi­res. Pe­ro lo cier­to es que la sa­ga Age of Em­pi­res ha si­do un éxi­to co­mer­cial con­tun­den­te, ven­dien­do más de 30 mi­llo­nes de co­pias. In­clu­so más im­por­tan­te: siem­pre se des­ta­có que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lu­cha sin ven­ta­jas o “tram­pas”, lo que no su­ce­de en otros jue­gos de es­tra­te­gia. To­da­vía sin fe­cha de lan­za­mien­to de­fi­ni­ti­va, con mu­chas an­sias se es­pe­ra la edi­ción de aniver­sa­rio. El si­tio ofi­cial apor­ta un im­pre­sio­nan­te trái­ler que mues­tra el im­po­nen­te sal­to de ca­li­dad en los grá­fi­cos y en­tre­vis­tas a los miem­bros del equi­po en­car­ga­do de la res­tau­ra­ción, quie­nes de­mues­tran ver­da­de­ro amor por el ob­je­to de su tra­ba­jo.

En­tre los en­tre­vis­ta­dos se en­cuen­tra Bert Beeck­man, ca­be­za del pro­yec­to, quien se ha en­car­ga­do por en­ci­ma de to­do de tran­qui­li­zar a sus fie­les: “Quie­ro que al­go que­de bien cla­ro: es­to es una re­mas­te­ri­za­ción que no afec­ta en for­ma al­gu­na ni cam­bia na­da de lo fun­da­men­tal del jue­go. Nues­tro ma­yor desafío ha si­do el ba­lan­ce en­tre lo vie­jo y lo nue­vo, pa­ra que si­ga sien­do Age of Em­pi­res tal co­mo lo co­no­ce­mos y ama­mos”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.