Un desafío en cla­se de ro­bó­ti­ca

Una es­cue­la tec­no­ló­gi­ca asu­mió un desafío especial: en­se­ñar­le pro­gra­ma­ción, elec­tró­ni­ca y me­cá­ni­ca a ni­ños au­tis­tas y con dé­fi­cit aten­cio­nal

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

La pri­me­ra es­cue­la de ro­bó­ti­ca y pro­gra­ma­ción del li­to­ral del país sur­gió des­de el corazón de ma­dre de Lu­cía Me­di­na. A su hi­jo no le in­tere­sa­ba el de­por­te ni el ar­te, en­ton­ces pen­só que, al igual que a ella, po­dría in­tere­sar­le la ro­bó­ti­ca y la pro­gra­ma­ción. Con es­ta idea fun­dó Ro­bo­prok, una es­cue­la que aho­ra tie­ne más de 60 alum­nos con un agre­ga­do especial: en­tre ellos hay ni­ños con al­gún ti­po de au­tis­mo y con dé­fi­cit de aten­ción.

“Si bien lle­va el nom­bre de Ro­bo­prok, no nos ce­rra­mos a ac­ti­vi­da­des es­pe­cí­fi­cas de ar­mar ro­bots. Tra­ba­ja­mos mu­cho des­de el pun­to de vis­ta elec­tró­ni­co y me­cá­ni­ca, en ar­mar y des­ar­mar”, con­tó Me­di­na a Cro­mo.

Ines­pe­ra­dos

No por ines­pe­ra­dos han si­do des­car­ta­dos. To­do lo con­tra­rio. Los chi­cos con au­tis­mo y dé­fi­cit de aten­ción han si­do re­ci­bi­dos con los bra­zos abier­tos.

Tan­to pa­ra Me­di­na co­mo pa­ra sus co­la­bo­ra­do­res ha si­do una “muy bue­na ex­pe­rien­cia” y ha re­sul­ta­do en una “gran sa­tis­fac­ción”pa­ra los pa­dres al ver el desem­pe­ño de sus hi­jos en las cla­ses de Ro­bo­prok. “Vie­nen y no se quie­ren ir”, di­jo la do­cen­te. Y agre­gó: “Sa­len can­sa­dos y con­ten­tos. Can­sa­dos de ha­cer”.

En el ca­so de los ni­ños au­tis­tas, se prue­ba en qué ni­vel pue­de fun­cio­nar me­jor. A su vez, se in­ten­ta que la ma­dre o el pa­dre se que­de al­gu­nas cla­ses, pa­ra que ellos mis­mos ha­gan el se­gui­mien­to. “Han si­do un desafío. En el es­pec­tro au­tis­ta el víncu­lo que pue­de ge­ne­rar con la tec­no­lo­gía y los ro­bots los ayu­da mu­chí­si­mo”, se­ña­ló.

To­dos los alum­nos de Ro­bo­prok desa­rro­llan dis­tin­tas ha­bi­li­da­des: co­mu­ni­ca­ción, crea­ti­vi­dad, pro­gra­ma­ción y mo­tri­ci­dad del ar­ma­do, as­pec­tos que son más esen­cia­les pa­ra es­tos chi­cos. “Hay un lu­gar pa­ra to­do”, con­ti­nuó la do­cen­te. Ade­más, tra­ba­jan con­cep­tos vin­cu­la­dos a la cien­cia des­de fí­si­ca, quí­mi­ca y ma­te­má­ti­cas.

Me­di­na re­la­tó un ca­so de un ni­ño hi­per­ac­ti­vo. A la do­cen­te no le ha­bían ad­ver­ti­do de su con­di­ción, pe­ro no­ta­ba cómo la ma­dre le pre­gun­ta­ba por el com­por­ta­mien­to de su hi­jo; si se con­cen­tra­ba o si pres­ta­ba aten­ción. “Pe­ro se por­ta­ba di­vino. Y así en ge­ne­ral; hay días que al­guno es­tá más in­quie­to que otro pe­ro no hay nin­gu­na di­fi­cul­tad pa­ra no tra­ba­jar. Es­to es muy in­tere­san­te”, co­men­tó a Cro­mo. Y afir­mó: “To­dos tra­ba­jan muy bien”.

Los in­tere­sa­dos

Pre­vio al co­mien­zo de las cla­ses en Ro­bo­prok, que arran­ca­ron en mar­zo, Me­di­na pro­bó en el ve­rano con una se­rie de ta­lle­res. El pro­gra­ma de es­ta es­cue­la “si­gue un ma­nual”, ela­bo­ra­do en ba­se al desa­rro­llo cog­ni­ti­vo de los chi­cos, de su ex­pe­rien­cia co­mo do­cen­te y de su for­ma­ción en tec­no­lo­gía.

La es­cue­la, que es­tá ubi­ca­da en las ins­ta­la­cio­nes de la ins­ti­tu­ción Pay­san­dú In­no­va, re­ci­be alum­nos des­de los 5 a los 14 años y se re­par­te por ni­ve­les. Pro­ki 1, que va has­ta los 8 años, se sub­di­vi­de en dos ni­ve­les, A y B. “La ma­yo­ría de los chi­cos no ha te­ni­do con­tac­to con la ro­bó­ti­ca y la pro­gra­ma­ción, pe­ro es­tá su­ma­men­te co­nec­ta­da y tie­nen mu­cho de la cul­tu­ra ma­ker, a tra­vés de tu­to­ria­les y ya lle­ga con mu­chas ideas”, se­ña­ló.

Lue­go vie­ne Pro­ki 2, pa­ra ni­ños de cuar­to y quin­to de Pri­ma­ria; y Pro, pa­ra ado­les­cen­tes. Ca­da ni­vel tie­ne su pro­pio pro­gra­ma, así co­mo tam­bién los kits de ro­bó­ti­ca. Co­mo el clá­si­co Ar­duino Uno, muy com­ple­to, que per­mi­te ha­cer “mu­chí­si­mas co­sas” y sue­le ser tra­ba­ja­do por los Pro. Pro­ki

1 y 2 uti­li­zan kits de Le­go We­do, Minds­torm EV3 y Ozo­bot y se agre­ga “to­dos lo que ellos su­gie­ren”, se­gún Me­di­na. Tam­bién usan Ma­ke­block o Fis­her Pri­ce Ca­ter­pi­llar, un ju­gue­te que en­se­ña no­cio­nes de pro­gra­ma­ción.

En equi­po

Me­di­na ase­gu­ró que lo que más ha apren­di­do de Ro­bo­prok ha si­do la “ca­pa­ci­dad del ni­ño de tra­ba­jar en for­ma co­la­bo­ra­ti­va”. Y ex­pli­có: “Eso es lo fun­da­men­tal pa­ra hoy y el fu­tu­ro. Más allá de la for­ma­ción en tec­no­lo­gía, los chi­cos sa­brán tra­ba­jar en equi­po”.

A su vez, re­cal­có que, si bien la pre­sen­cia de ni­ñas es me­nor, son las que ge­ne­ral­men­te or­ga­ni­zan los equi­pos y se mues­tran muy apli­ca­das en el tra­ba­jo. “So­cial­men­te se ha da­do que hay me­nos (mu­je­res) en es­te ti­po de ac­ti­vi­dad”, la­men­tó.

Me­di­na re­sal­tó que Ro­bo­prok –que ya tie­ne con­sul­tas de adul­tos que quie­ren su­mar­se– na­ció tam­bién a im­pul­so de en­con­trar un es­pa­cio pa­ra que los ni­ños ten­gan un acer­ca­mien­to tem­prano a la ro­bó­ti­ca y la pro­gra­ma­ción. Con es­to es más pro­ba­ble que ha­ya más in­ge­nie­ros en el fu­tu­ro. Ro­bo­prok apues­ta por el pre­sen­te y el fu­tu­ro. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.