ALCHEMISTDEFENDER.

VI­DEO­JUE­GO URU­GUA­YO APUES­TA A LA REALI­DAD VIR­TUAL

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRA­GA Especial pa­ra Cro­mo

Al­che­mist De­fen­der VR es un jue­go de es­tra­te­gia cu­yo ob­je­ti­vo es de­fen­der un reino de sus enemi­gos. La par­ti­cu­la­ri­dad es que es un jue­go de reali­dad vir­tual uru­gua­yo.

Crea­do por Tree­view Stu­dios, un gru­po for­ma­do por cuatro es­tu­dian­tes de las ca­rre­ras de In­ge­nie­ría en Sis­te­mas, Ani­ma­ción de Vi­deo­jue­gos y Téc­ni­co en So­ni­do de la Universidad ORT, en Al­che­mist De­fen­der VR el ga­mer tie­ne dos op­cio­nes: pue­de ver la par­ti­da des­de arri­ba y le­van­tar de­fen­sas (se le lla­ma el “mo­do Dios”, una es­pe­cie de vis­ta de ta­ble­ro) o lo más in­tere­san­te: pue­de ba­jar al cam­po de ba­ta­lla y pe­lear con los enemi­gos en ta­ma­ño real.

Ho­ra­cio To­rren­dell, pro­duc­tor de Al­che­mist De­fen­der VR, ha­bló con Cro­mo acer­ca del desa­rro­llo del jue­go, su pró­xi­mo lan­za­mien­to, la reali­dad vir­tual co­mo pla­ta­for­ma compu­tacio­nal y su im­ple­men­ta­ción en el mer­ca­do uru­gua­yo.

Lu­chas cuer­po a cuer­po

En la his­to­ria se en­car­na a un maes­tro al­qui­mis­ta que bus­ca pro­te­ger el Mag­num Opus, una es­pe­cie de fuen­te in­fi­ni­ta de oro e in­mor­ta­li­dad.

La pri­me­ra ver­sión del jue­go te­nía un ma­pa. La ver­sión ac­tual ya tie­ne dos y la idea es lan­zar­lo al mer­ca­do con no me­nos de cuatro. Ca­da ma­pa tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de 20 mi­nu­tos e in­clu­ye nue­vos enemi­gos y ar­mas.

El jue­go fue idea­do ini­cial­men­te pa­ra el dis­po­si­ti­vo HTC Vi­ve, que Ho­ra­cio To­rren­dell, pro­duc­tor de Al­che­mist De­fen­der VR, con­si­de­ra que es el me­jor de las mar­cas dis­po­ni­bles. Su prin­ci­pal ven­ta­ja es que dis­po­ne de de­tec­ción de mo­vi­mien­to en el es­pa­cio. “Po­dés ca­mi­nar li­bre­men­te en un es­pa­cio pre­de­fi­ni­do de has­ta tres me­tros cua­dra­dos”, ex­pli­có. Es­to es esen­cial pa­ra cum­plir el pro­pó­si­to del al­qui­mis­ta que de­be en­ta­blar lu­chas cuer­po a cuer­po y uti­li­zar ar­mas a dis­tan­cia.

El lan­za­mien­to ofi­cial del tí­tu­lo es­tá pre­vis­to pa­ra agos­to. Lue­go se­rá adap­ta­do pa­ra Ocu­lus Rift, otro cas­co de reali­dad vir­tual. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre es­tos dos dis­po­si­ti­vos es que Ocu­lus fue ori­gi­nal­men­te di­se­ña­do pa­ra que el ju­ga­dor es­té pa­ra­do, sin mo­ver­se. Aho­ra Al­che­mist De­fen­der VR ya es­tá dis­po­ni­ble en Steam en su ver­sión “Early Ac­cess”

a US$ 14,99. Se tra­ta de una ver­sión no ter­mi­na­da, a par­tir de la cual se re­ci­ben co­men­ta­rios y se rea­li­zan co­rrec­cio­nes.

El equi­po con­si­de­ra, even­tual­men­te, ha­cer una ver­sión mó­vil. “Se­ría otro jue­go, bá­si­ca­men­te, por­que no tenés ma­nos. El mis­mo mun­do, pe­ro adap­ta­do a la reali­dad vir­tual que ofre­ce un smartp­ho­ne”, di­jo To­rren­dell a Cro­mo.

A la con­quis­ta del pú­bli­co

La reali­dad vir­tual to­da­vía con­vo­ca a unos po­cos. Al ser un pú­bli­co re­du­ci­do, el equi­po de Tree­view Stu­dios bus­có una es­tra­te­gia de di­fu­sión es­pe­cí­fi­ca: you­tu­bers. “Hay un ni­cho de you­tu­bers que ha­cen re­se­ñas. Se fil­man y gra­ban el jue­go”, ex­pli­có To­rren­dell.

A pe­sar de que el pú­bli­co “mó­vil VR” es mu­cho más am­plio, To­rren­dell tie­ne cla­ro que “el he­cho de que más gen­te pue­da te­ner el jue­go, no sig­ni­fi­ca que más gen­te lo va­ya a com­prar”. Si bien los usua­rios de HTC Vi­ve son po­cos, es­tos tie­nen ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo. “Es un pú­bli­co que ya ha in­ver­ti­do en hard­wa­re. Es de­cir que no so­lo tie­ne di­ne­ro sino que es­tá dis­pues­to a pa­gar”, ex­pli­có.

To­rren­dell y sus so­cios apun­tan a un pú­bli­co mun­dial, prin­ci­pal­men­te eu­ro­peo y nor­te­ame­ri­cano. “Al ser una in­dus­tria 100% vir­tual, las ba­rre­ras fí­si­cas no tie­nen im­por­tan­cia”, ase­gu­ró el pro­duc­tor.

En el ca­so de Uru­guay, son muy po­cas las per­so­nas que hoy tie­nen ac­ce­so a es­ta tec­no­lo­gía. “De­be ha­ber cuatro po­ten­cia­les clien­tes y dos so­mos no­so­tros”, bro­meó.

To­rren­dell con­si­de­ró que lo que po­dría fun­cio­nar pa­ra traer es­tos dis­po­si­ti­vos que “no es­tán al al­can­ce de las ma­sas” es el vie­jo con­cep­to de las ma­qui­ni­tas. “Más que traer equi­pos y ven­dér­se­los a par­ti­cu­la­res, es­te se­ría un buen ne­go­cio pa­ra el mer­ca­do uru­gua­yo”, afir­mó. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.