NA­CI­DOS EN LAS RE­DES SO­CIA­LES

Los pa­dres co­rren el ries­go de re­ve­lar de­ma­sia­do so­bre sus hi­jos en lí­nea. ¿Qué es el overs­ha­ren­ting y cuá­les son sus po­ten­cia­les con­se­cuen­cias?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRABRAGA Especial pa­ra­pa CRO­MO

Fo­tos de eco­gra­fías, de em­ba­ra­zos y de los arre­glos del cuar­to del be­bé, pe­ro tam­bién de be­rrin­ches, vó­mi­tos y pa­ña­les su­cios. “Los ni­ños ya na­cen en las re­des so­cia­les”, afir­mó Pa­me­la Si­ca­lo, psi­có­lo­ga de ni­ños, so­bre un fe­nó­meno que pue­de aca­rrear con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas.

El tér­mino over-sha­ren­ting re­fie­re a un ex­ce­so de sha­ren­ting,ren que a su vez es un hí­bri­do de las pa­la­bras sha­re (com­par­tir) y pa­ren­ting (crian­za). Se tra­ta no so­lo del ex­ce­so en can­ti­dad de imá­ge­nes y vi­deos, sino tam­bién de su con­te­ni­do. Por más más inofen­si­vo que pue­da pa­re­cer el ac­to de su­bir una fo­to del pri­mer ba­ño de un be­bé, o un vi­deo cam­bián­do­le el pa­ñal, es­tas ac­cio­nes pue­den vio­len­tar la pri­va­ci­dad de los ni­ños y, ade­más, de­jan una hue­lla en las re­des que po­dría cau­sar­les pro­ble­mas años des­pués.

“Los ni­ños ac­tual­men­te in­gre­san en el mun­do de las re­des aún an­tes de na­cer”, apun­tó Si­ca­lo en­tre­vis­ta con Cro­mo. Ya agre­gó: “Cier­ta­men­te, no son ellos que suben fo­tos, pe­ro sus pa­dres mues­tran las eco­gra­fías, fo­tos de pan­zas y de los arre­glos del cuar­to del be­bé an­tes de sa­lir del úte­ro. Por ese mo­ti­vo, es im­por­tan­te en­ten­der que los ni­ños ya na­cen en las re­des so­cia­les”.

En es­te sen­ti­do, el pri­mer con­tac­to di­rec­to de los ni­ños con ser­vi­cios co­mo Fa­ce­book es a una edad muy tem­pra­na.

El si­guien­te pa­so es la en­tra­da a la vi­da “so­cial” en las re­des, que co­mien­za en la preado­les­cen­cia, al­re­de­dor de los 12 años. Es aquí que el ni­ño co­mien­za a for­mar su iden­ti­dad di­gi­tal y, mu­chas ve­ces, des­cu­bre un his­to­rial ge­ne­ra­do por sus pa­dres y fa­mi­lia­res. Se­gún es­pe­cia­lis­tas, es­to afec­ta en gran me­di­da a la for­ma­ción de esa iden­ti­dad, ade­más de ser dis­pa­ra­dor de bur­las.

Las con­se­cuen­cias

Se­gún un son­deo de la Universidad de Mi­chi­gan, Es­ta­dos Uni­dos, el 56% de los pa­dres com­par­te con­te­ni­do so­bre sus hi­jos que po­dría re­sul­tar ver­gon­zo­so pa­ra ellos. Ade­más, el 51% apor­ta da­tos que po­drían fa­ci­li­tar la lo­ca­li­za­ción del ni­ño (un ries­go evi­den­te pa­ra su se­gu­ri­dad) y el 27% pu­bli­ca fo­tos que po­drían con­si­de­rar­se inapro­pia­das.

“Es na­tu­ral y es­pe­ra­ble que, en la eta­pa de na­ci­mien­to y en los pri­me­ros años, los pa­dres deseen com­par­tir con en­tu­sias­mo la evo­lu­ción del ni­ño. Pe­ro, a me­di­da que los hi­jos van cre­cien­do es ne­ce­sa­rio dar­les ca­da vez ma­yor po­der de­ci­sión a la ho­ra de ele­gir qué com­par­tir”, ex­pli­có Si­ca­lo.

Pa­ra Ro­ber­to Ba­la­guer, psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en nue­vas tec­no­lo­gías, en­tre el over-sha

ren­ting y no com­par­tir na­da hay mu­chas aris­tas. “Que los pa­dres sien­tan or­gu­llo y quie­ran com­par­tir tam­bién es una mues­tra de afec­to”, ase­gu­ró.

Por ejem­plo, es­tá el ca­so de los pa­dres que, le­jos de aver­gon­zar a sus hi­jos en las re­des, las uti­li­zan ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra pu­bli­car sus proezas de­por­ti­vas. Es­to, se­gún Si­ca­lo, tam­bién tie­ne un ries­go, y es el de ge­ne­rar en el ni­ño la idea de que lo úni­co va­lio­so o digno de com­par­tir son los éxi­tos, lo cual pue­de ser muy de­bi­li­ta­dor emo­cio­nal­men­te.

La es­pe­cia­lis­ta tam­bién dis­tin­guió que, así co­mo hay pa­dres de­seo­sos de aten­ción so­cial “que ven en sus ni­ños una opor­tu­ni­dad pa­ra cap­tar la desea­da mi­ra­da del otro”, tam­bién hay fa­mi­lias con un “com­por­ta­mien­to re­ser­va­do, ca­si ex­tre­mo o ro­zan­do lo pa­ra­noi­de”.

“Es­ta con­duc­ta tam­po­co ha de­mos­tra­do ser pro­ve­cho­sa pa­ra la se­gu­ri­dad y la ma­du­rez a la ho­ra de usar in­ter­net”, sen­ten­ció.

Por su­pues­to, las re­des so­cia­les no son al­go de lo que se de­ba te­mer; bien usa­das pue­den ser­vir co­mo he­rra­mien­ta de co­ne­xión de fa­mi­lias y amis­ta­des.

El pro­ble­ma es que la ma­yo­ría de los pa­dres no son cons­cien­tes de la ex­po­si­ción que les es­tán ge­ne­ran­do a sus hi­jos, lo cual po­ten­cial­men­te pue­de ha­cer­los ob­je­to de bur­las, en el me­jor de los ca­sos, en su círcu­lo de ami­gos. En un ca­so más ex­tre­mo, pe­ro tam­bién po­si­ble, la ima­gen de sus hi­jos po­dría con­ver­tir­se en un me­me y vi­ra­li­zar­se a ni­vel mun­dial.

Ba­la­guer con­si­de­ró que, si bien no hay una nor­ma so­bre qué cla­se de fo­tos se de­ben su­bir y cuá­les no, hay una cues­tión de cri­te­rio. “Hay fo­tos que son ver­gon­zan­tes siem­pre, en cual­quier con­tex­to, y ha­bría que evi­tar­las sin im­por­tar la edad”, apun­tó.

Pe­ro, ade­más, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los tiem­pos han cam­bia­do y el ac­ce­so a la in­for­ma­ción hoy en día no es el mis­mo que ha­ce 10 o 20 años. An­tes, una hu­mi­lla­ción si­mi­lar po­día ser, por ejem­plo, el ca­so de la ma­dre que mos­tra­ba el ál­bum de fo­tos de be­bé a los ami­gos de su hi­jo. Se­gún Ba­la­guer, es­te ti­po de ex­po­si­ción no es com­pa­ra­ble por­que “la au­dien­cia es in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior y cual­quie­ra pue­de te­ner ac­ce­so en un fu­tu­ro”.

Cues­tión de lí­mi­tes

En­ton­ces, ¿cuál es el lí­mi­te? ¿Qué se pue­de com­par­tir y qué no pa­ra cui­dar la pri­va­ci­dad e iden­ti­dad de los ni­ños? Ba­la­guer con­si­de­ra que hay un lí­mi­te cla­ro: “Que siem­pre sean si­tua­cio­nes agra­da­bles, que su­men y que no sean (o pue­dan ser) ob­je­to de hu­mi­lla­ción o violencia”, ase­gu­ró.

Si­ca­lo agre­gó que el cuidado no so­lo va en qué com­par­tir sino tam­bién a quién. La ven­ta­ja de re­des co­mo Fa­ce­book es que per­mi­ten se­lec­cio­nar el pú­bli­co de la pu­bli­ca­ción. En ese sen­ti­do, la psi­có­lo­ga re­co­mien­da no usar las re­des de for­ma in­dis­cri­mi­na­da co­mo for­ma de ex­po­si­ción sin lí­mi­tes, sino con el fin de com­par­tir mo­men­tos con fa­mi­lia­res y ami­gos.

“Sin em­bar­go, los pa­dres de­ben sa­ber trans­mi­tir a sus hi­jos que to­do lo subido en las re­des pue­de lle­gar a ha­cer­se pú­bli­co. Si hay un ma­te­rial o con­te­ni­do que desea man­te­ner­se en un te­rreno pri­va­do, en­ton­ces es in­com­pa­ti­ble con las re­des”, ase­gu­ró la psi­có­lo­ga.

Da­da la mag­ni­tud de la au­dien­cia, hoy en día los pa­dres de­ben for­mu­lar­se nue­vas pre­gun­tas an­tes de com­par­tir es­te ti­po de con­te­ni­dos: ¿a mi hi­jo le gus­ta­ría ver es­ta fo­to den­tro de 5 o 10 años? ¿Otra per­so­na po­dría uti­li­zar es­ta fo­to pa­ra hu­mi­llar­lo? “Si la res­pues­ta es ‘no’, o ‘no sé’, me­jor no su­bir la fo­to”, di­jo Ba­la­guer.

De he­cho, se han re­gis­tra­do ca­sos de adul­tos que han per­di­do la tu­te­la de los pe­que­ños por su­bir vi­deos don­de se los ve sien­do crue­les con sus hi­jos. Un ca­so so­na­do fue el de Mi­ke y Heat­her Mar­tin, quie­nes vi­vían con sus cin­co hi­jos en el es­ta­do de Mary­land (EEUU), que per­die­ron la cus­to­dia de dos de los me­no­res tras ser acu­sa­dos de mal­tra­to in­fan­til. La pa­re­ja ha­bía col­ga­do va­rios vi­deos en los que apa­re­cen los ni­ños en si­tua­cio­nes hu­mi­llan­tes.

Igual­men­te, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, “hay una cues­tión de in­ten­cio­na­li­dad que es­ca­pa al cri­te­rio”. Si bien una fo­to pue­de ser una ex­cu­sa, no lo va a de­fi­nir. “De­pen­de del chi­co y de su for­ma de so­cia­li­zar”, ex­pli­có.

Un mis­mo ti­po de fo­to­gra­fía po­dría ge­ne­rar efec­tos muy di­fe­ren­tes se­gún el per­fil del ni­ño. En un ca­so, ser ob­je­to de bur­la y violencia y en otro no te­ner ma­yor tras­cen­den­cia.

Es de­cir, es­ta cla­se de con­te­ni­dos po­dría acen­tuar una si­tua­ción de bull­ying pre­exis­ten­te, pe­ro di­fí­cil­men­te ori­gi­nar­la.

Si­ca­lo, por su par­te, ase­gu­ró que el ma­ne­jo de las re­des so­cia­les y los cui­da­dos que ello con­lle­va es al­go que se de­be edu­car des­de muy pe­que­ños. “Los me­no­res van in­cor­po­ran­do la for­ma de sus mo­de­los sig­ni­fi­ca­ti­vos en el ma­ne­jo de re­des. Por eso es im­por­tan­te, des­de la eta­pa prees­co­lar, ayu­dar­los a di­fe­ren­ciar lo que pu­bli­ca­mos de lo que es pri­va­do e ín­ti­mo”, re­la­tó.

“Es ma­la idea es­pe­rar a la ado­les­cen­cia pa­ra em­pe­zar a edu­car so­bre es­te te­ma. Un prees­co­lar ya ve, vi­ve e in­cor­po­ra cuán­to tiem­po sus pa­dres pa­san en las re­des, si suben fo­tos o se fi­jan en los li­kes. No es­pe­re­mos ma­du­rez y con­duc­ta cau­te­lo­sa si no fui­mos mo­de­los cohe­ren­tes”, sen­ten­ció.

“Hay fo­tos que son ver­gon­zan­tes siem­pre, en cual­quier con­tex­to, y ha­bría que evi­tar­las sin im­por­tar la edad”

Ro­ber­to Ba­la­guer Psi­có­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.