QUE­JAS. EL DE­RE­CHO DE LOS USUSUARIOS A RE­PA­RAR SUS DIS­PO­SI­TI­VOS

El de­re­cho de los usua­rios a re­pa­rar o pa­gar a otros pa­ra arre­glar sus dis­po­si­ti­vos es­tá en peligro

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - SA­RA BEHDAD The Con­ver­sa­tion

Tra­di­cio­nal­men­te, cuando un au­to se des­com­po­ne, la so­lu­ción es arre­glar­lo. Ma­nua­les, me­cá­ni­cos co­no­ce­do­res y tien­das de re­pues­tos ha­cen que las re­pa­ra­cio­nes de vehícu­los sean co­mu­nes y rá­pi­das.

Pe­ro cuando una compu­tado­ra o un smartp­ho­ne se rom­pe, es mu­cho más co­mún ti­rar­los a la ba­su­ra. Así, los pe­que­ños apa­ra­tos elec­tró­ni­cos pue­den su­mar can­ti­da­des ma­si­vas de desechos: en­tre 20 y 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das ca­da año, en to­do el mun­do. Al­gu­nos de es­tos re­si­duos son re­ci­cla­dos, pe­ro la ma­yo­ría, in­clu­yen­do com­po­nen­tes co­mo el plo­mo y el mer­cu­rio, ter­mi­nan en los ver­te­de­ros.

Un equi­po más gran­de tam­bién pue­de ser difícil de re­pa­rar. Los agri­cul­to­res a me­nu­do no pue­den arre­glar las compu­tado­ras que ma­ne­jan sus trac­to­res, por­que los fa­bri­can­tes afir­man que los otros, en reali­dad, no son los due­ños. Las com­pa­ñías sos­tie­nen que el soft­wa­re es­pe­cia­li­za­do que ma­ne­ja trac­to­res y otras má­qui­nas es­tá pro­te­gi­do por de­re­chos de autor y pa­ten­tes y per­mi­tir que los agri­cul­to­res ac­ce­dan al sis­te­ma da­ña­ría los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual de las com­pa­ñías.

Un di­le­ma cor­po­ra­ti­vo

Al me­nos ocho es­ta­dos –Ne­bras­ka, Kan­sas, Wyo­ming, Illi­nois, Mas­sa­chu­setts, Min­ne­so­ta, Nue­va York y Ten­nes­see– es­tán con­si­de­ran­do le­yes que obli­ga­rían a las em­pre­sas a de­jar que los clien­tes arre­glen sus pro­duc­tos elec­tró­ni­cos ro­tos. Las pro­pues­tas pi­den que los fa­bri­can­tes ven­dan par­tes, pu­bli­quen ma­nua­les de re­pa­ra­ción y ha­gan dis­po­ni­bles he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co, ta­les co­mo dis­po­si­ti­vos de es­ca­neo que iden­ti­fi­can fuen­tes de mal fun­cio­na­mien­to.

Vis­to de una for­ma, es­tas re­gu­la­cio­nes po­nen a las em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras en un pun­to difícil. Los fa­bri­can­tes pue­den ga­nar mu­cho di­ne­ro ven­dien­do pie­zas y ser­vi­cios au­to­ri­za­dos. Sin em­bar­go, pa­ra man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vos, de­ben in­no­var cons­tan­te­men­te y desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos.

Pa­ra man­te­ner los cos­tos ba­jos, no pue­den se­guir fa­bri­can­do y al­ma­ce­nan­do pie­zas pa­ra dis­po­si­ti­vos vie­jos. Es­to lle­va a lo que se lla­ma “ob­so­les­cen­cia pla­ni­fi­ca­da”, el prin­ci­pio de que una em­pre­sa di­se­ña sus ar­tícu­los pa­ra te­ner vi­das úti­les re­la­ti­va­men­te cor­tas, lo que ter­mi­na­rá apro­xi­ma­da­men­te en el mo­men­to en que sal­ga una nue­va ver­sión del pro­duc­to.

Sin em­bar­go, las em­pre­sas pue­den adop­tar un en­fo­que di­fe­ren­te: di­se­ñar y cons­truir pro­duc­tos que pue­den ser re­no­va­dos y re­pa­ra­dos pa­ra su re­uti­li­za­ción, a la vez que fo­men­tan la leal­tad del clien­te y la con­cien­cia de mar­ca.

Lo que quie­re el con­su­mi­dor

Aun cuando las má­qui­nas y los dis­po­si­ti­vos se han vuel­to me­nos me­cá­ni­cos y más elec­tró­ni­cos, los clien­tes to­da­vía es­pe­ran ser ca­pa­ces de re­pa­rar y con­ti­nuar usan­do sus apa­ra­tos.

La ma­yo­ría de los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos de­jan de fun­cio­nar de­bi­do a ac­ci­den­tes sim­ples, co­mo una caí­da o de­rra­mar agua so­bre él. El pro­ble­ma más co­mún es una pan­ta­lla ro­ta. Hay otras cues­tio­nes tam­bién que se re­la­cio­nan con las ba­te­rías o pla­cas de cir­cui­to que de­jan de fun­cio­nar.

Los usua­rios no téc­ni­cos sue­len que­rer pa­gar a al­guien pa­ra lim­piar sus dis­po­si­ti­vos y re­em­pla­zar pie­zas co­mo pan­ta- llas da­ña­das y ba­te­rías vie­jas. Si los fa­bri­can­tes pro­por­cio­nan ac­ce­so a las pie­zas de re­pues­to, los ele­men­tos más da­ña­dos po­drían ser re­pa­ra­dos, am­plian­do su uti­li­dad. Ap­ple po­dría apro­ve­char una opor­tu­ni­dad en es­te sen­ti­do: aca­ba de co­men­zar a mon­tar mo­de­los de ip­ho­ne an­ti­guos en la In­dia, lo que sig­ni­fi­ca que to­da­vía es­tá ha­cien­do pie­zas que otros po­drían uti­li­zar pa­ra arre­glar los dis­po­si­ti­vos “an­ti­guos”.

Los fa­bri­can­tes de­ben to­mar me­di­das pa­ra pro­mo­ver el de­re­cho de los clien­tes a re­pa­rar sus dis­po­si­ti­vos ro­tos, lo que ade­más ayu­da­ría a re­du­cir los desechos elec­tró­ni­cos.

Pe­ro si no lo ha­cen, las le­yes y re­gla­men­tos tam­bién pue­den ayu­dar. En Fran­cia, por ejem­plo, una ley de 2015 exi­ge a los fa­bri­can­tes que di­gan a los clien­tes –an­tes de com­prar un ar­tícu­lo– du­ran­te cuán­to tiem­po las pie­zas de re­pa­ra­ción es­ta­rán dis­po­ni­bles.

Los ven­de­do­res in­de­pen­dien­tes co­men­za­ron a crear mer­ca­dos on­li­ne don­de la gen­te pue­de com­prar y ven­der gad­gets usa­dos y re­pa­ra­dos. Em­pre­sas co­mo ifi­xit y Re­pair Ca­fe es­tán ge­ne­ran­do re­des de per­so­nas que com­par­ten in­for­ma­ción so­bre la re­pa­ra­ción.

Mien­tras tan­to, la im­pre­sión tri­di­men­sio­nal ha­ce más fá­cil y más ba­ra­to pro­du­cir pie­zas de re­pues­to pa­ra dis­po­si­ti­vos an­ti­guos. Sin em­bar­go, las em­pre­sas no de­ben te­mer que las per­so­nas co­mien­cen a fa­bri­car sus pro­pios dis­po­si­ti­vos. Aun­que du­ran­te al­gu­nos años ha si­do po­si­ble im­pri­mir en 3D y mon­tar compu­tado­ras en­te­ras, los re­sul­ta­dos no son bue­nos.

Los usua­rios son mu­cho más pro­pen­sos a com­prar dis­po­si­ti­vos de fa­bri­ca­ción cor­po­ra­ti­va. Cla­ro que tam­bién quie­ren ser ca­pa­ces de re­pa­rar­los cuando se rom­pen. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.