DEN­TRO DE LA PE­LÍ­CU­LA

Las sa­las de ci­ne se con­vier­ten en es­pa­cios a la van­guar­dia de la tec­no­lo­gía pa­ra se­du­cir al es­pec­ta­dor

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - VA­LEN­TI­NA TO­RRES @va­len­taein

Se ha­bla de que los ci­nes son un ne­go­cio en cri­sis: pri­me­ro la televisión por ca­ble y lue­go in­ter­net con las op­cio­nes de strea­ming han cap­tu­ra­do a la au­dien­cia se­du­ci­da por la co­mo­di­dad del re­cin­to ho­ga­re­ño, a la que cues­ta ca­da vez más con­ven­cer de lle­nar las sa­las. Fren­te a esta reali­dad, los ci­nes han te­ni­do que adap­tar­se, ofre­cien­do ex­pe­rien­cias que se sir­ven de la tec­no­lo­gía pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia en­tre ver una pe­lí­cu­la en Net­flix y pa­gar por una en­tra­da en un día de es­treno.

Pan­ta­llas gran­des y so­ni­do óp­ti­mo

Mo­ti­va­da por el de­seo de au­men­tar el im­pac­to vi­sual de una pe­lí­cu­la, la com­pa­ñía ca­na­dien­se IMAX Cor­po­ra­tion desa­rro­lló el sis­te­ma de pro­yec­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca co­no­ci­do co­mo IMAX, un acró­ni­mo en in­glés de ima­gen ( image) y má­xi­mo ( ma­xi­mum).

Con su pe­lí­cu­la de 70 mi­lí­me­tros, IMAX tie­ne la ca­pa­ci­dad de gra­bar y mos­trar imá­ge­nes de mu­cho ma­yor ta­ma­ño y re­so­lu­ción que los sis­te­mas de pe­lí­cu­las fo­to­grá­fi­cas con­ven­cio­na­les. El pro­me­dio del ta­ma­ño de la pan­ta­lla sue­le ser de 22 me­tros de an­cho por 16,1 me­tros de lar­go.

Si bien el for­ma­to fue crea­do a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960, su ex­pan­sión a ni­vel mun­dial ha si­do pau­la­ti­na. Hoy cuen­ta con po­co más de 1.200 sa­las en 75 paí­ses. En 2008, IMAX am­plió su mar­ca en las sa­las tra­di­cio­na­les con la in­tro­duc­ción de Di­gi­tal IMAX, un sis­te­ma de ba­jo cos­to que, en lu­gar de cin­tas analó­gi­cas, uti­li­za dos pro­yec­to­res di­gi­ta­les 2K pa­ra pro­yec­tar en una pan­ta­lla de re­la­ción de as­pec­to de 1,89: 1. Esta op­ción de ba­jo cos­to ayu­dó a IMAX a lle­gar a otros pú­bli­cos.

Las sa­las de ci­ne IMAX cuen­tan con 14.000 va­tios de so­ni­do di­gi­tal en­vol­ven­te de seis ca­na­les con 16 am­pli­fi­ca­do­res y 44 al­ta­vo­ces dis­tri­bui­dos en seis ca­jas acús­ti­cas. Con es­to se con­si­gue un so­ni­do unas tres ve­ces su­pe­rior al es­tán­dar de Dolby Su­rround, el cual es em­plea­do en la ma­yo­ría de las gran­des ca­de­nas de ci­ne.

Se ha se­ña­la­do al año 2009 co­mo un año cla­ve pa­ra la ex­pan­sión de esta tec­no­lo­gía. En di­ciem­bre, cuan­do la pe­lí­cu­la Ava­tar del di­rec­tor Ja­mes Ca­me­ron se es­tre­nó en sa­las de to­do el mun­do, la ver­sión IMAX fue un fe­nó­meno glo­bal. Un fil­me con un va­lor es­té­ti­co tan al­to co­mo es­te pro­bó que la ma­ne­ra en la que la au­dien­cia ex­pe­ri­men­ta una pe­lí­cu­la pue­de ser cla­ve a la ho­ra de su éxi­to en la ta­qui­lla.

Es­te suceso ayu­dó a per­sua­dir a los pro­pie­ta­rios de las ca­de­nas de ci­ne más im­por­tan­tes, mos­trán­do­les que IMAX po­día con­ven­cer a las au­dien­cias de que pa­gar más por una en­tra­da va­lía la pe­na.

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca

Pe­ro IMAX no ha si­do la úni­ca al­ter­na­ti­va desa­rro­lla­da pa­ra po­ten­ciar la ex­pe­rien­cia de ir al ci­ne. Ade­más del for­ma­to 3D, dis­fru­ta­do por al­gu­nos por sus ilu­sio­nes de pro­fun­di­dad pe­ro re­pu­dia­do por otros por sus incómodos len­tes y su ima­gen po­co ní­ti­da, han sur­gi­do otras tec­no­lo­gías que per­mi­ten ofre­cer más op­cio­nes de vi­sio­na­do con efec­tos in­mer­si­vos.

Un sis­te­ma de pro­yec­ción co­no­ci­do co­mo Bar­co Es­ca­pe, con un re­sul­ta­do si­mi­lar al ob­te­ni­do por el caí­do en desuso Cinerama (sis­te­ma que uti­li­za una pan­ta­lla cur­va con vis­ta pa­no­rá­mi­ca), ofre­ce una ex­pe­rien­cia par­ti­cu­lar­men­te en­vol­ven­te.

In­tro­du­ci­do en 2015 por la com­pa­ñía Bar­co NV, Bar­co Es­ca­pe es un for­ma­to de vi­deo mul­ti­pan­ta­lla que crea una vi­sión pa­no­rá­mi­ca de 270 gra­dos. Uti­li­za el for­ma­to de so­ni­do Au­ro 11.1 y un sis­te­ma de pro­yec­ción múl­ti­ple.

Los ci­nes con esta tec­no­lo­gía in­clu­yen una pan­ta­lla al fren­te y dos la­te­ra­les, lu­cién­do­se es­pe­cial­men­te en la pro­yec­ción de pe­lí­cu­las que fue­ron fil­ma­das con es­te for­ma­to en men­te, cam­bian­do el fo­co de aten­ción del pú­bli­co en­tre ca­da una de las pan­ta­llas y ge­ne­ran­do la sen­sa­ción de pro­fun­di­dad.

Films re­cien­tes co­mo The Ma­ze Run­ner y Star Trek Be­yond in­clu­yen se­cuen­cias idea­das pa­ra su vi­sua­li­za­ción en sa­las Bar­co Es­ca­pe.

Ac­tual­men­te hay unos 34 com­ple­jos que cuen­tan con esta tec­no­lo­gía en el mun­do. Se­ña­la­do por la re­vis­ta The Holly­wood Re­por­ter co­mo “el fu­tu­ro del ci­ne”, se es­pe­ra que esta can­ti­dad au­men­te en los pró­xi­mos años.

Pa­ra to­dos los sen­ti­dos

Pe­ro el ci­ne ya no es una ac­ti­vi­dad pa­ra la vis­ta y el oí­do, sino que aho­ra bus­ca se­du­cir a to­dos los sen­ti­dos de la au­dien­cia.

Una ten­den­cia que ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años es la de los ci­nes 4D, un sis­te­ma de pro­yec­ción que bus­ca la inmersión del pú­bli­co en el am­bien­te de la pe­lí­cu­la, re­crean­do en la sa­la las con­di­cio­nes que se ven en la pan­ta­lla.

Agua, bur­bu­jas, nie­bla, vien­to, olo­res, lu­ces ex­ter­nas a la pan­ta­lla y mo­vi­mien­to en los asien­tos son al­gu­nas de las sen­sa­cio­nes que el pú­bli­co pue­de ex­pe­ri­men­tar. Las bu­ta­cas de la sa­la es­tán es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra pro­du­cir es­te ti­po de es­tí­mu­los.

Re­cien­te­men­te, el ci­ne 4D tu­vo su de­but en Uru­guay. De la mano de la com­pa­ñía ar­gen­ti­na Lum­ma, la ca­de­na de ci­nes Mo­vie inau­gu­ró una sa­la con esta tec­no­lo­gía en su com­ple­jo del Por­to­nes Shop­ping.

Lum­ma es la fir­ma res­pon­sa­ble de la tec­no­lo­gía 4D E-mo­tion (ver La bu­ta­ca de 4D E-mo­tion), que bus­ca ofre­cer una ex­pe­rien­cia de al­to im­pac­to sen­so­rial.

Se tra­ta de la pri­me­ra em­pre­sa la­ti­noa­me­ri­ca­na en desa­rro­llar ín­te­gra­men­te un sis­te­ma 4D, des­de el di­se­ño y la in­ge­nie­ría has­ta la sin­cro­ni­za­ción de las pe­lí­cu­las que ex­hi­be en Los Án­ge­les con los prin­ci­pa­les es­tu­dios de Holly­wood. La sa­la en Por­to­nes Shop­ping es la pri­me­ra que la fir­ma equi­pa fue­ra de su país de ori­gen.

Reali­dad vir­tual: ¿el ci­ne del fu­tu­ro?

Con las he­rra­mien­tas tec­no­ló- gi­cas y dis­po­si­ti­vos ac­tua­les, se mul­ti­pli­can las po­si­bi­li­da­des de ex­hi­bir una pe­lí­cu­la de una for­ma atrac­ti­va. En es­te sen­ti­do, otro in­ven­to que po­dría cam­biar el ne­go­cio ci­ne­ma­to­grá­fi­co es la reali­dad vir­tual.

De­bi­do a los al­tos cos­tos de los vi­so­res y al es­ca­so con­te­ni­do de ca­li­dad, esta tec­no­lo­gía aún no se ha con­ver­ti­do en ac­ce­si­ble pa­ra las ma­sas y su uso ha si­do li­mi­ta­do. Sin em­bar­go, la reali­dad vir­tual ha en­con­tra­do en el ci­ne un te­rreno de ex­pe­ri­men­ta­ción.

Desa­rro­lla­da por la em­pre­sa ca­li­for­nia­na Po­si­tron, Vo­ya­ger es una si­lla con for­ma de cáp­su­la de mo­vi­mien­to com­ple­to que bus­ca me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de reali­dad vir­tual. El plan a fu­tu­ro de la fir­ma es crear sa­las de ci­ne de reali­dad vir­tual com­ple­tas equi­pa­das con es­tos asien­tos, don­de to­dos los es­pec­ta­do­res vean una mis­ma pe­lí­cu­la en sus vi­so­res de for­ma sin­cro­ni­za­da.

Po­si­tron es­tá tra­ba­jan­do con pro­duc­to­res de reali­dad vir­tual in­de­pen­dien­tes, así co­mo gran­des es­tu­dios, pa­ra desa­rro­llar con­te­ni­do que se sin­cro­ni­ce con Vo­ya­ger.

Aun­que esta tec­no­lo­gía aún no ha da­do el pa­so pa­ra con­ver­tir­se en una op­ción de vi­sio­na­do de pe­lí­cu­las com­ple­tas, al­gu­nos es­tu­dios han crea­do vi­deos en ella pa­ra pro­mo­cio­nar sus pe­lí­cu­las. Sin ir más le­jos, es­te año Uni­ver­sal Pic­tu­res ins­ta­ló sa­las tem­po­ra­les con vi­so­res don­de se po­día ver una es­ce­na de 10 mi­nu­tos de su nue­va ver­sión de La mo­mia. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.