Có­mo usar­las pa­ra que su­men

Las apps pa­ra re­sol­ve­re­sol­ver pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos se cue­lan en el au­la

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRABRAGA Es­pe­cial Es pa­ra CRO­MO

La ma­te­má­ti­ca es una de las asig­na­tu­ras que más ape­sa­dum­bra a mu­chos es­tu­dian­tes, ya que no im­pli­ca so­lo me­mo­ri­zar sino que re­quie­re ra­zo­nar, usar la ló­gi­ca y com­pren­der los pro­ce­di­mien­tos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas.

Des­de siem­pre, los do­cen­tes tu­vie­ron que ir adap­tán­do­se a las nue­vas tec­no­lo­gías que ayu­dan a sim­pli­fi­car esta cien­cia, cui­dan­do siem­pre que és­tas sean un me­dio y no una es­ca­pa­to­ria.

Hoy, con el sur­gi­mien­to de apli­ca­cio­nes mó­vi­les que re­suel­ven ecua­cio­nes con so­lo to­mar- les una fo­to­gra­fía co­mo Pho­toMath o Math­pix, que rea­li­zan grá­fi­cas in­ter­ac­ti­vas y ofre­cen las re­so­lu­cio­nes pa­so a pa­so, los pro­fe­so­res de ma­te­má­ti­ca se en­fren­tan a un nue­vo desafío.

Laura Gon­zá­lez y Fran­cis­co Pie­ri, do­cen­tes de ba­chi­lle­ra­to, y Te­re­sa Pé­rez, ins­pec­to­ra de Se­cun­da­ria, ha­bla­ron con Cro­mo acer­ca de có­mo afec­tan es­tas apps el apren­di­za­je de la ma­te­ria.

Cues­tio­nes de cri­te­rio

“Cual­quier tec­no­lo­gía de­pen­de del usua­rio. El te­ma es có­mo uno se dis­pon­ga fren­te al re­cur­so”, afir­mó Gon­zá­lez, quien con­si­de­ra que, bien usa­das, es­tas apps pue­den ser he­rra­mien­tas muy úti­les pa­ra es­tu­diar. Y apun­tó: “El usua­rio pue­de apro­piar­se de esa tec­no­lo­gía de una for­ma cons­truc­ti­va o usar­la pa­ra za­far”.

Pie­ri, por su par­te, agre­gó que hay que es­ta­ble­cer con cla­ri­dad cuán­do es­tas apps son pro­duc­pro­duc ti­vas en el au­la. “Cuand “Cuan­do se es­tá apren­dien­do u un te­ma, es muy im­po im­por­tan­te que se en­fa­ti­ce en lo con­cep­tual con ac­ti­vi­da­des o en­fo­ques pa­ra lo­grar una com­pren­sión pro­fun­da. En una eta­pa pos­te­rior es cuan­do se po­nen so­bre la me­sa he­rra­mien­tas más prác­ti­cas del ti­po fór­mu­las o ata­jos”, ase­gu­ró.

Se­gún su ex­pe­rien­cia, cuan­do los alum­nos ac­ce­den a es­tos ata­jos des­de una pri­me­ra ins­tan­cia, se co­rre el ries­go de que se ge­ne­re “una ilu­sión de com­pren­sión del te­ma que no es real”.

Pé­rez coin­ci­dió en que la uti­li­dad de es­tas he­rra­mien­tas de­pen­de de có­mo se ges­tio­nen por par­te de los do­cen­tes. “Bien ad­mi­nis­tra­das, pue­den ser muy po­si­ti­vas”, afir­mó la ins­pec­to­ra.

¿Bue­nas o ma­las?

Gon­zá­lez plan­teó el ca­so de los alum­nos que quie­ren es­tu­diar pe­ro no tie­nen quién les ex­pli­que; pa­ra ellos, es­tas apli­ca­cio­nes pue­den ser muy pro­duc­ti­vas. “Usan­do una app po­dés ir ge­ne­ran­do vos mis­mo las es­truc­tu­ras o me­ca­nis­mos de re­so­lu­ción”, con­si­de­ró.

Tam­bién pue­den ser úti­les pa­ra los alum­nos con di­fi­cul­ta­des pa­ra la ma­te­má­ti­ca o el cálcu­lo. En es­te sen­ti­do, Pie­ri ar­gu­men­tó que “pue­de ser mo­ti­va­dor” con­tar con un apo­yo que les brin­de “au­to­no­mía”.

Por su­pues­to, así co­mo hay es­tu­dian­tes que le pue­den sa­car pro­ve­cho, tam­bién es­tán los que no tie­nen nin­gún in­te­rés en com­pren­der y so­lo las uti­li­zan pa­ra sal­tear­se el ra­zo­na­mien­to, a me­nu­do co­pian­do la re­so­lu­ción sin si­quie­ra com­pren­der­la.

Do­cen­tes dis­pues­tos

“La tec­no­lo­gía siem­pre ha in­ci­di­do en có­mo se apren­de”, re­cor­dó Pie­ri. Des­de su pun­to de vis­ta hay do­cen­tes que es­tán “más que dis­pues­tos a dar­le uso a las nue­vas he­rra­mien­tas”, aun­que otros se re­sis­ten a es­tos cam­bios y las mi­ran con des­con­fian­za. En es­te sen­ti­do, la dis­cu­sión es la mis­ma que se dio an­te la apa­ri­ción de la cal­cu­la­do­ra cien­tí­fi­ca. “Mis padres apren­die­ron un al­go­rit­mo, un pro­ce­di­mien­to, pa­ra ha­llar la raíz cua­dra­da de un nú­me­ro. Mi ge­ne­ra­ción no tu­vo la ne­ce­si­dad de apren­der ese con­te­ni­do da­do que la tec­no­lo­gía per­mi­tía ya un cálcu­lo in­me­dia­to y, con cri­te­rio, hu­bo quie­nes de­ci­die­ron que ese me­ca­nis­mo no se usa­ra más”, ex­pli­có Pie­ri.

Pa­ra Pé­rez, es­tas tec­no­lo­gías vuel­ven a po­ner a los do­cen­tes en la dis­yun­ti­va de qué ha­cer fren­te a lo nue­vo. “Es un desafío pa­ra los pro­fe­so­res”, afir­mó. l

“Es­tas apps pue­den ge­ne­rar una ilu­sión de com­pren­sión del te­ma que no es real”. Fran­cis­co Pie­ri Do­cen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.