JOTUN, UN VI­DEO­JUE­GO PA­RA IM­PRE­SIO­NAR A LOS DIO­SES

Jotun pro­po­ne, me­dian­te puzz­les, desafíos y al­gu­nas ba­ta­llas, una her­mo­sa re­cons­truc­ción de los mi­tos nór­di­cos mien­tras se acom­pa­ña a una gue­rre­ra en su lu­cha por im­pre­sio­nar a los dio­ses

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - RO­DOL­FO SAN­TU­LLO Es­pe­cial pa­ra Cro­mo

La aper­tu­ra de Jotun, he­cha en her­mo­sos dibujos ani­ma­dos que se­rán la nor­ma des­de el prin­ci­pio, no de­ja lu­gar a du­das: Tho­ra, una im­po­nen­te gue­rre­ra vi­kin­ga, en­cuen­tra la muer­te en una ines­pe­ra­da tor­men­ta en el mar. Co­mo tan­tos años de fic­cio­nes vi­kin­gas – des­de las pe­lí­cu­las de Thor, de Mar­vel, has­ta la ma­ra­vi­llo­sa se­rie te­le­vi­si­va Vi­kings, de His­tory Chan­nel– han en­se­ña­do al pú­bli­co, la úni­ca ma­ne­ra por la que un vi­kin­go lle­gue a su cie­lo, a su Edén lla­ma­do Val­ha­lla, es me­dian­te la muer­te en el campo de batalla y es­to de mo­rir aho­ga­do no ca­li­fi­ca.

Sin em­bar­go, Tho­ra –y el ju­ga­dor con ella– ten­drá una se­gun­da opor­tu­ni­dad: en un uni­ver­so mís­ti­co y su­rreal de­be­rá re­co­rrer los dis­tin­tos reinos mien­tras re­co­ge ru­nas má­gi­cas e im­pre­sio­na a los dio­ses pa­ra ga­nar­se su lu­gar en el más allá.

Ba­ta­llas de le­yen­da

El vi­deo­jue­go, que ac­tual­men­te se en­cuen­tra en una im­per­di­ble ofer­ta en Steam y tam­bién es­tá dis­po­ni­ble pa­ra PS4, Xbox One y Wii U, per­te­ne­ce a los ca­na­dien­ses de Thun­der Lo­tus Ga­mes y es evi­den­te que su pri­mer ob­je­ti­vo no fue la ac­ción ver­ti­gi­no­sa sino la con­tem­pla­ción y re­crea­ción de un uni­ver­so ma­ra­vi­llo­so. Y ese ob­je­ti­vo es lo­gra­do con cre­ces.

La pers­pec­ti­va del ju­ga­dor va­ría mun­do a mun­do, reino a reino, y aun­que ho­me­na­jea des­de lo vi­sual a un es­ti­lo de jue­gos clá­si­cos –en­tre ellos a Dra­gon´s Lair–, tan­to des­de su apa­rien­cia has­ta su sis­te­ma de jue­go, Jotun im­pre­sio­na por su pers­pec­ti­va pro­pia y lo im­pre­vi­si­ble de su na­rra­ti­va.

Ca­da reino se pro­po­ne des­de coor­de­na­das di­fe­ren­tes y el ju­ga­dor se ve­rá arras­tra­do, ni­vel por ni­vel, has­ta lo­grar en­fren­tar a ca­da uno de los cin­co gigantes que lo es­pe­ran al final.

La ju­ga­bi­li­dad no es asom­bro­sa. Esen­cial­men­te el per­so­na­je se mue­ve y ac­ti­va co­sas o de­rri­ba enemigos con dos úni­cos po­si­bles gol­pes de ha­cha. Pe­ro la ma­gia de Jotun es­tá en otros tres as­pec­tos: su apa­rien­cia vi­sual, su ban­da so­no­ra y su his­to­ria.

El pri­me­ro de es­tos apar­ta­dos se ba­sa en la com­bi­na­ción de dibujos a mano ani­ma­dos con ca­ri­ño y es­me­ro. El co­lo­ri­do uni­ver­so de Jotun deslumbra y –por mo­men­tos– qui­ta el alien­to. La pri­me­ra vez que se ve el pai­sa­je a la dis­tan­cia es conmovedor.

La mú­si­ca es au­to­ría del com­po­si­tor Max LL, un jo­ven ar­tis­ta ca­na­dien­se. Pe­ro la jo­ya de la co­ro­na ya­ce en el re­la­to que va ha­cien­do la pro­pia Tho­ra: ella se mues­tra co­mo es­toi­ca y ague­rri­da, al tiem­po que cons­tru­ye el ma­ra­vi­llo­so mun­do nór­di­co de los vi­kin­gos, sus dio­ses, su mi­to­lo­gía y en­se­ña có­mo se con­for­mó su uni­ver­so y có­mo se va a des­truir.

Así, de esta ma­ne­ra, Jotun se trans­for­ma en cier­ta me­di­da en una nue­va for­ma de na­rra­ción, una in­ter­ac­ti­va, pe­ro una don­de se pri­vi­le­gia an­tes que na­da el re­la­to. Un jue­go sen­ci­llo pe­ro in­no­va­dor y des­lum­bran­te. Un jue­go in­de­pen­dien­te, cu­ya fi­nan­cia­ción se ter­mi­nó me­dian­te crow­fun­ding (cum­plió su ob­je­ti­vo en 24 ho­ras) y apo­yo es­ta­tal ca­na­dien­se, que bien va­le la pe­na bus­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.