WAT­SON CE­LES­TE

Em­pre­sas uru­gua­yas ya usan la su­per­in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de IBM pa­ra me­jo­rar sus ser­vi­cios. ¿Qué aplicaciones tie­ne en el país?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRA­GA Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Ga­nó el jue­go de te­le­vi­sión Jeo­pardy! Pu­bli­có un li­bro de co­ci­na. Y en el fu­tu­ro tal vez has­ta cu­re el cán­cer. Así de am­bi­cio­sos son los pla­nes de IBM pa­ra su su­per­compu­tado­ra lla­ma­da Wat­son.

Es el su­per­compu­tador de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial más gran­de y avan­za­do que exis­te en la ac­tua­li­dad. Desa­rro­lla­do por IBM, sus ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas permiten una in­ter­ac­ción en len­gua­je na­tu­ral, ba­sán­do­se en in­for­ma­ción “no es­truc­tu­ra­da”, co­mo el aná­li­sis del tono y los sen­ti­mien­tos, el con­tex­to de la con­ver­sa­ción, la se­mán­ti­ca o el sig­ni­fi­ca­do de los ad­je­ti­vos. Fun­cio­na gra­cias a una ba­se de da­tos al­ma­ce­na­da lo­cal­men­te que cuen­ta con fuen­tes va­ria­das y prác­ti­ca­men­te inago­ta­bles, co­mo en­ci­clo­pe­dias, dic­cio­na­rios, li­te­ra­tu­ra y pren­sa, en­tre otros.

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia que tie­ne Wat­son con res­pec­to a otros sis­te­mas in­for­má­ti­cos es que pro­ce­sa gran­des can­ti­da­des de in­for­ma­ción ba­sa­do en al­go­rit­mos pro­ba­bi­lís­ti­cos y no por de­ter­mi­na­cio­nes. Por ejem­plo, un sis­te­ma in­for­má­ti­co tra­di­cio­nal asu­me que el día de mañana ten­drá, sí o sí, 24 ho­ras. Wat­son, sin em­bar­go, par­te del su­pues­to de que, si bien es la op­ción con más chan­ces, pue­de ocu­rrir al­gún fe­nó­meno que cam­bie la ve­lo­ci­dad de la ro­ta­ción de la Tie­rra o in­clu­so pue­de con­si­de­rar la op­ción de que no exis­ta un mañana.

Es­te cam­bio en la in­ter­ac­ción con la tec­no­lo­gía y el apro­ve­cha­mien­to de la in­for­ma­ción es­tá lle­van­do a em­pre­sas de to­do el mun­do a un pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal, a con­ver­tir­se en or­ga­ni­za­cio­nes cog­ni­ti­vas.

Pe­ro, ¿hay lu­gar pa­ra es­te ti­po de tec­no­lo­gía en Uru­guay?

Así fun­cio­na

IBM ya en­tre­nó a Wat­son en on­co­lo­gía. El Cen­tro del Cán­cer Me­mo­rial Sloan Ket­te­ri­ng de Nue­va York (EEUU) lo es­tá pro­ban­do pa­ra el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de cán­cer de pul­món, co­lo­rrec­tal y de ma­ma. El Cen­tro de Cán­cer MD An­der­son de la Uni­ver­si­dad de Te­xas (EEUU) lo usa pa­ra ase­so­rar­se so­bre la leu­ce­mia.

Wat­son ayu­da a los es­pe­cia­lis­tas a de­ci­dir un plan de tra­ta­mien­to des­pués de in­tro­du­cir las his­to­rias mé­di­cas del pa­cien­te y de co­te­jar la in­for­ma­ción con co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos de mi­les de re­vis­tas mé­di­cas, li­bros de tex­to y pau­tas de tra­ta­mien­to.

En con­cre­to, Wat­son analizó más de 600 mil prue­bas mé­di­cas, más de 2 mi­llo­nes de pá­gi­nas de tex­to en la ma­te­ria, re­co­gió la in­for­ma­ción de 25 mil ca­sos prác­ti­cos y ha asis­ti­do a más de 14.700 ho­ras en clí­ni­ca pa­ra ca­pa­ci­tar­se en la ma­te­ria. Se­gún da­tos de IBM, Wat­son es ca­paz de ana­li­zar 70 mil artículos en un día, una ta­rea que al mé­di­co le lle­va­ría 38 años.

Wat­son tam­bién es ca­paz de in­cor­po­rar in­for­ma­ción no es­truc­tu­ra­da, co­mo tuits o artículos pe­rio­dís­ti­cos, y pue­de ab­sor­ber gran par­te de los 2.500 mi­llo­nes de gi­gaby­tes de in­for­ma­ción que se ge­ne­ran a dia­rio.

Du­ran­te el pro­ce­so de apren­di­za­je de Wat­son, un téc­ni­co le ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 2.000 pre­gun­tas y lo ca­li­bra se­gún las res­pues­tas. Así apren­de cuál de sus hipótesis es bue­na. Wat­son es lue­go ca­paz de “res­pon­der so­lo” con un gra­do de con­fian­za.

Por to­das par­tes

Cog­ni­ti­va es una em­pre­sa de tec­no­lo­gía que tie­ne una alian­za es­tra­té­gi­ca con IBM y se de­di­ca a im­pul­sar la adop­ción de es­tas tec­no­lo­gías por par­te de em­pre­sas en Amé­ri­ca La­ti­na.

Juan Dell’era, ge­ren­te de ne­go­cios de Cog­ni­ti­va en Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay y Uru­guay, afir­mó que se es­tá te­nien­do una muy bue­na reac­ción y rá­pi­da adop­ción en dis­tin­tos ru­bros: la ban­ca, los se­gu­ros, la sa­lud, la far­ma­céu­ti­ca, la ma­nu­fac­tu­ra, la agro­pe­cua­ria, las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, en­tre otros sec­to­res.

“Hay mer­ca­dos más gran­des y mer­ca­dos más chi­cos, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que la pro­ble­má­ti­ca de las em­pre­sas no sea exac­ta­men­te la mis­ma y que las ne­ce­si­da­des de los usua­rios no sean muy pa­re­ci­das”, ex­pli­có Dell’era en en­tre­vis­ta con Cro­mo.

“De al­gu­na ma­ne­ra, te­ner es­te ti­po de he­rra­mien­tas y adop­tar es­te ti­po de es­tra­te­gias nos igua­la un po­co a to­dos”, afir­mó.

Wat­son en Uru­guay

En el ca­so pun­tual de Uru­guay, al­gu­nas em­pre­sas y en­tes gu­ber­na­men­ta­les ya han adop­ta­do o es­tán co­men­zan­do a adop­tar la tec­no­lo­gía de IBM pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de sus ser­vi­cios y la aten­ción a sus clien­tes.

Bruno Gon­zá­lez, en­car­ga­do de in­ge­nie­ría de da­tos de Idat­ha, em­pre­sa uru­gua­ya de aná­li­sis y pro­ce­sa­mien­to de da­tos, ha­bló con Cro­mo acer­ca de có­mo se apro­ve­chan es­tas he­rra­mien­tas en el mer­ca­do lo­cal.

“Hoy en día se es­tán tra­ba­jan­do va­rios ca­sos de uso. Al­go en lo que nues­tros clien­tes es­tán tra­ba­jan­do mu­cho es en la de­tec­ción de po­ten­cia­les clien­tes”, se­ña­ló.

Me­dian­te la uti­li­za­ción de da­tos abier­tos, de re­des so­cia­les e in­clu­so in­for­ma­ción pro­pia de la em­pre­sa, las com­pa­ñías pue­den ge­ne­rar ca­rac­te­rís­ti­cas de los po­ten­cia­les clien­tes (que pue­den ser tan­to per­so­nas fí­si­cas co­mo em­pre­sas), y con es­to sa­ber cuá­les son más pro­pen­sas a com­prar de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos o ser­vi­cios. Tam­bién se utiliza pa­ra la si­tua­ción in­ver­sa: ad­ver­tir la po­si­ble pér­di­da de clien­tes.

“Una pro­ble­má­ti­ca bas­tan­te im­por­tan­te en ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, de sa­lud y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es el ries­go de fu­ga de clien­tes a la com­pe­ten­cia”, ex­pli­có Gon­zá­lez.

Gra­cias a los ser­vi­cios cog­ni­ti- vos de Wat­son, hoy va­rias em­pre­sas lo­ca­les tie­nen la po­si­bi­li­dad de ana­li­zar los per­fi­les de sus usua­rios, así co­mo las in­ter­ac­cio­nes con la em­pre­sa, pa­ra así in­fe­rir un po­ten­cial ries­go de aban­dono de ese clien­te.

Den­tro del ám­bi­to fi­nan­cie­ro, la tec­no­lo­gía de IBM tam­bién se utiliza pa­ra el aná­li­sis del per­fil de los usua­rios a fin de eva­luar la apro­ba­ción de prés­ta­mos.

“Se usan va­rias téc­ni­cas de ma­chi­ne lear­ning pa­ra de­fi­nir el ries­go an­te una so­li­ci­tud de cré­di­to”, ase­gu­ró Gon­zá­lez.

Pa­ra es­to se utiliza no so­la­men­te in­for­ma­ción es­truc­tu­ra­da, co­mo se ha­cía tra­di­cio­nal­men­te, sino tam­bién in­for­ma­ción de per­fi­les abier­tos de las re­des so­cia­les (Twit­ter, por ejem­plo).

“Hay mu­chos ser­vi­cios cog­ni­ti­vos que brin­da Wat­son y se es­tán uti­li­zan­do pa­ra de­ter­mi­nar ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­nas que po­ten­cial­men­te pue­dan pa­gar o no de­ter­mi­na­do cré­di­to”, afir­mó.

De la mis­ma ma­ne­ra que se pue­de es­tu­diar el per­fil de los usua­rios pa­ra sa­ber si son po­ten­cia­les clien­tes, o si de­ja­rán de ser clien­tes, o si pue­den pa­gar un cré­di­to, se pue­de ha­cer lo mis­mo pa­ra re­co­men­dar­les pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos, al­go de­no­mi­na­do mar­ke­ting per­so­na­li­za­do.

“En­ten­der las ca­rac­te­rís­ti­cas de los clien­tes a tra­vés de di­fe-

ren­tes téc­ni­cas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial per­mi­te seg­men­tar­los y así re­co­men­dar un pro­duc­to o ser­vi­cio de­ter­mi­na­do”.

Otra de las opor­tu­ni­da­des que brin­da IBM Wat­son es el re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes, al­go con lo que ya se es­tá co­men­zan­do a tra­ba­jar en nues­tro país.

“Wat­son per­mi­te el re­co­no­ci­mien­to de ob­je­tos, per­so­nas y de­más co­sas en una ima­gen, así co­mo com­pren­der qué hay de­trás. Es­to, pa­ra mar­ke­ting o cla­si­fi­ca­ción de imá­ge­nes en si­tios de re­tail, por ejem­plo, es muy útil”, ase­gu­ró Gon­zá­lez.

Otra de las aplicaciones de es­ta tec­no­lo­gía que más se es­tá uti­li­zan­do ac­tual­men­te en el mer­ca­do lo­cal son los chat­bots, es de­cir, asis­ten­tes vir­tua­les que permiten al usua­rio in­ter­ac­tuar y dia­lo­gar de for­ma sen­ci­lla con una má­qui­na que com­pren­de y res­pon­de en len­gua­je na­tu­ral.

“Es­te ti­po de tec­no­lo­gías permiten a em­pre­sas que tie­nen un call cen­ter o que ven­den ser­vi­cios o pro­duc­tos, in­ter­ac­tuar con sus clien­tes en tiem­po real y en cual­quier ho­ra­rio gra­cias a un chat­bot. Y no lo ha­ce so­la­men­te si­guien­do un li­bre­to, por así de­cir­lo, sino que en­tien­de real­men­te cuá­les son las en­ti­da­des que es­tán in­vo­lu­cra­das”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta.

Otros ejem­plos

El cen­tro de asis­ten­cia mé­di­ca Cas­mu, de la mano de la pla­ta­for­ma KO­NA, so­cio de ne­go­cios de IBM que se de­di­ca a desa­rro­llar tec­no­lo­gías de Wat­son, es­tá desa­rro­llan­do un asis­ten­te vir­tual pa­ra agendar las con­sul­tas mé­di­cas.

“En vez de lla­mar al Cas­mu a pedir nú­me­ro con un mé­di­co, te­nés un asis­ten­te vir­tual, un

chat­bot, al cual le pre­gun­tás, por ejem­plo, cuál es el pró­xi­mo turno dis­po­ni­ble con un der­ma­tó­lo­go, y te da las op­cio­nes”, ex­pli­có Die­go Ci­bils, co­fun­da­dor y je­fe eje­cu­ti­vo de KO­NA.

En su fun­cio­na­mien­to, el asis­ten­te vir­tual es bas­tan­te si­mi­lar a un asis­ten­te te­le­fó­ni­co. Per­mi­te al usua­rio en­ta­blar un diá­lo­go na­tu­ral y re­ci­bir res­pues­tas de la mis­ma ma­ne­ra que po­dría ha­cer­lo con un te­le­fo­nis­ta. Sin em­bar­go, la pla­ta­for­ma de Wat­son le per­mi­te al Cas­mu aten­der a sus clien­tes 24 ho­ras al día de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea, pa­ra que pue­dan agendar sus con­sul­tas y sa­car nú­me­ro de una ma­ne­ra mu­cho más rá­pi­da y fá­cil.

Por aho­ra, el asis­ten­te vir­tual se en­cuen­tra en fa­se de prue­ba, pe­ro el em­pren­de­dor es­ti­mó que en po­cos me­ses es­ta­rá fun­cio­nan­do nor­mal­men­te, pa­ra el li­bre uso de los clien­tes.

KO­NA tam­bién desa­rro­lló un

chat­bot pa­ra Ban­co San­tan­der, el cual es­tá en una fa­se pi­lo­to en la pá­gi­na de Fa­ce­book. “Hi­ci­mos una prue­ba ini­cial y aho­ra es­ta­mos rea­li­zan­do al­gu­nas me­jo­ras. Es­pe­ra­mos lan­zar­lo en so­cie­dad en las pró­xi­mas se­ma­nas”, ase­gu­ró Ci­bils.

Tam­bién es­ta tec­no­lo­gía for­mó par­te de un pro­yec­to del equi­po de rea­li­za­do­res uru­gua­yos Head Brot­hers, que re­cien­te­men­te pre­sen­tó Wat­son Says, un in­no­va­dor es­pec­tácu­lo mu­si­cal en que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial com­pu­so la par­ti­tu­ra pa­ra ser in­ter­pre­ta­da por los mú­si­cos en tiem­po real.

En es­te pro­yec­to, que ex­plo­ró los lí­mi­tes del tra­ba­jo en co­la­bo­ra­ción en­tre hu­ma­nos y má­qui­nas, tu­vo co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo ex­plo­rar las ca­pa­ci­da­des de la compu­tación cog­ni­ti­va.

Or­ga­ni­za­cio­nes cog­ni­ti­vas

Pa­ra fi­na­les de es­te año ha­brá unos 100 mi­llo­nes de per­so­nas que es­ta­rán in­ter­ac­tuan­do de al­gu­na ma­ne­ra con ser­vi­cios ba­sa­dos en IBM Wat­son, se­gún es­ti­ma­cio­nes de Juan Dell’era. “Es un lo­gro im­por­tan­te, pe­ro es una gran res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién”, ex­pli­có.

El ge­ren­te de ne­go­cios de Cog­ni­ti­va apun­tó que su em­pre­sa tra­ba­ja en los pro­ce­sos cog­ni­ti­vos de di­ver­sas com­pa­ñías que, ca­da una en su ru­bro, to­das per­si­guen un mis­mo ob­je­ti­vo: agre­gar­le va­lor al clien­te.

“Va­mos tra­ba­jan­do en es­tos pro­ce­sos cons­truc­ti­vos, en­con­tran­do e ini­cian­do pro­ce­sos pa­ra lo­grar, de la mano de IBM Wat­son, es­ta trans­for­ma­ción de esas or­ga­ni­za­cio­nes a or­ga­ni­za­cio­nes cog­ni­ti­vas”, con­clu­yó.

70.000 do­cu­men­tos es la can­ti­dad que pue­de pro­ce­sar Wat­son en un día; a un mé­di­co le lle­va­ría 38 años com­ple­tar la mis­ma ta­rea.

100 mi­llo­nes de per­so­nas es­ta­rán re­la­cio­na­das con ser­vi­cios ba­sa­dos en Wat­son pa­ra fi­na­les de es­te año.

2.000 pre­gun­tas le ha­ce un téc­ni­co a Wat­son pa­ra ca­li­brar­lo cuan­do se lo en­tre­na en un te­ma en par­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.