Los mó­vi­les y la ba­ta­lla de ideas

Los fa­bri­can­tes re­gis­tran sus ideas pa­ra dar a co­no­cer su vi­sión de fu­tu­ro pe­ro tam­bién pa­ra plan­tar­le ca­ra a la com­pe­ten­cia; aquí sie­te pla­nes de la in­dus­tria de la te­le­fo­nía mó­vil

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

El pri­mer “smartp­ho­ne” fue lan­za­do en 1992. Su nom­bre fue IBM Si­mon, te­nía pan­ta­lla tác­til y por US$ 899 su pro­pie­ta­rio po­dría dis­fru­tar de 30 a 60 mi­nu­tos de ba­te­ría, ha­cer lla­ma­das, en­viar fa­xes y co­rreos elec­tró­ni­cos e incluso ju­gar. No obs­tan­te, la in­dus­tria de los smartp­ho­nes tar­dó más de 10 años en co­brar fuer­za. Y fue ahí cuan­do co­men­zó la gue­rra de pa­ten­tes.

El sis­te­ma de registro de pa­ten­tes es­tá di­se­ña­do pa­ra pro­mo­ver la in­no­va­ción y pro­te­ger las ideas ori­gi­na­les. Pe­ro tam­bién en­car­na una lu­cha por la su­pre­ma­cía en la in­dus­tria de la elec­tró­ni­ca de con­su­mo. Mu­chas pa­ten­tes nunca ven la luz (por ejem­plo, ha­ce cin­co años Ama­zon pa­ten­tó un “air­bag” pa­ra ce­lu­la­res pa­ra evi­tar ro­tu­ras, al­go que nunca pa­só de ser un di­bu­jo), pe­ro son crea­das pa­ra evi­tar que la com­pe­ten­cia lo ha­ga pri­me­ro. En el mer­ca­do se le lla­ma “pa­ten­tes de­fen­si­vas”.

Por eso mu­chos fa­bri­can­tes com­pran es­tra­té­gi­ca­men­te otras com­pa­ñías pa­ra sus pa­ten­tes. Por ejem­plo, la com­pra de Mo­to­ro­la Mo­bi­lity, Inc. por Goo­gle en 2011 in­clu­yó la ad­qui­si­ción de 17 mil pa­ten­tes. En 2016, Xiao­mi com­pró unas 1.500 pa­ten­tes de Mi­cro­soft con el fin de vender sus dis­po­si­ti­vos en nue­vos mer­ca­dos.

Ba­ta­llas le­ga­les

Un smartp­ho­ne pue­de te­ner mi­les de pa­ten­tes. Exis­te un gru­po im­por­tan­te co­no­ci­das co­mo las

stan­dard-es­sen­tial pa­tents que se con­si­de­ran im­pres­cin­di­bles pa­ra cum­plir con los es­tán­da­res ac­tua­les de co­nec­ti­vi­dad LTE, wi­fi, Blue­tooth, USB, en­tre otros.

Las com­pa­ñías que po­seen es­tas pa­ten­tes es­tán obli­ga­das a ne­go­ciar la ven­ta de su li­cen­cia de uso a ter­ce­ros. Qual­comm, una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se que fa­bri­ca chips pa­ra te­lé­fo­nos mó­vi­les, ob­tie­ne más be­ne­fi­cios por los ro­yal­ties que le re­por­tan sus pa­ten­tes que ven­dien­do sus pro­duc­tos.

En 2014, un eje­cu­ti­vo de In­tel y dos abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos en pa­ten­tes pu­bli­ca­ron el es­tu­dio

The Smartp­ho­ne Ro­yalty Stack en el que ana­li­za­ban que los fa­bri­can­tes de­bían pa­gar US$ 120 en li­cen­cias por un mó­vil es­ti­ma­do en US$ 400, ca­si el mis­mo cos­te que los pro­pios com­po­nen­tes del mis­mo.

Re­cien­te­men­te, Ap­ple se vio obli­ga­da a pa­gar US$ 506 mi­llo­nes a la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin por vio­la­ción de pa­ten­tes. Em­pre­sa e ins­ti­tu­ción se dispu­taban la pa­ter­ni­dad de un cir­cui­to pre­dic­tor de mo­vi­mien­tos del usua­rio so­bre la pan­ta­lla de un smartp­ho­ne.

Tam­bién es­te año, la com­pa­ñía chi­na Hua­wei ga­nó en Chi­na su pri­me­ra ba­ta­lla le­gal contra la sur­co­rea­na Sam­sung por ha­ber vul­ne­ra­do sus de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual. La úl­ti­ma fue con­de­na­da a pa­gar US$ 11,6 mi­llo­nes por ocho pa­ten­tes de es­tán­da­res de re­des mó­vi­les y otras cua­tro so­bre te­lé­fo­nos. Sam­sung con­si­de­ró que es­tas de­man­das eran “irra­cio­na­les” y anun­ció ac­cio­nes si­mi­la­res por la vio­la­ción de seis de sus pa­ten­tes so­bre re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos.

Ideas

Mu­chas ve­ces las em­pre­sas se po­nen muy crea­ti­vas y re­gis­tran ideas que no se pue­den ha­cer reali­dad por­que la tec­no­lo­gía no lo per­mi­te o por­que las ten­den­cias del mer­ca­do apun­tan en otra di­rec­ción. En 2009, Ap­ple in­gre­só una pa­ten­te de smartp­ho­nes que se car­gan con luz so­lar. Qui­zás sea una reali­dad en un fu­tu­ro, al igual que es­tas ideas pre­sen­ta­das por gran­des de la in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.