LA NUE­VA TE­LE­VI­SIÓN

Goo­gle, Fa­ce­book y Ap­ple es­tán pro­du­cien­do una nue­va ge­ne­ra­ción de pro­gra­mas pa­ra to­das las pan­ta­llas co­nec­ta­das a in­ter­net

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - VA­LEN­TI­NA TORRES @va­len­taein

La mecánica del strea­ming y el bin­ge-wat­ching (ac­to de ver va­rios ca­pí­tu­los de una se­rie se­gui­dos), ade­más de la om­ni­pre­sen­cia de los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les, han cam­bia­do la for­ma en la que se con­su­me la te­le­vi­sión. Net­flix, y más re­cien­te­men­te Ama­zon, han en­ca­be­za­do la nue­va era del en­tre­te­ni­mien­to, de­jan­do a la TV por ca­ble el desafío de re­con­ver­tir­se di­gi­tal­men­te pa­ra no per­der vi­gen­cia.

Fren­te a es­ta nue­va ló­gi­ca, los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos Ap­ple, Goo­gle y Fa­ce­book han de­ci­di­do zam­bu­llir­se en el ru­bro pa­ra lle­var­se una por­ción de la tor­ta de las ga­nan­cias por la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de con­te­ni­do au­dio­vi­sual.

Sal­to de pan­ta­lla

Des­de el éxi­to de Hou­se of Cards de Net­flix, la pri­me­ra se­rie pro­du­ci­da por la pla­ta­for­ma pa­ra in­cluir de for­ma ex­clu­si­va en su ca­tá­lo­go, otras com­pa­ñías de vi­deo di­gi­tal han es­ta­do com­pi­tien­do pa­ra crear sus pro­pios shows. Tan­to es así que al­gu­nas de las ma­yo­res em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas se han su­ma­do a la ca­rre­ra.

Mien­tras que Ama­zon ya se ha es­ta­ble­ci­do co­mo un con­ten­dien­te con pro­duc­cio­nes pro­pias ( Trans­pa­rent, Pa­triot, Ame­ri­can Gods) Ap­ple, Goo­gle y Fa­ce­book se en­cuen­tran rea­li­zan­do in­ver­sio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias pa­ra pro­du­cir su pro­pio con­te­ni­do au­dio­vi­sual guio­na­do.

“Lo es­tán ha­cien­do por la mis­ma ra­zón por la que to­do el mun­do lo es­tá ha­cien­do: la vi­sua­li­za­ción es­tá cam­bián­do­se a las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les”, di­jo Paul Ver­na, ana­lis­ta se­nior de emar­ke­ter, a la ca­de­na CNBC so­bre el ca­so de Ap­ple.

El in­gre­so de es­tas com­pa­ñías al ring au­dio­vi­sual so­lo pue­de sig­ni­fi­car que la ca­rre­ra por con­quis­tar la in­dus­tria del strea­ming de vi­deo so­lo va a se­guir cre­cien­do.

Así co­mo en la era del ca­ble HBO cam­bió la for­ma de con­su­mir en­tre­te­ni­mien­to con la idea de una te­le­vi­sión de ca­li­dad sin anun­cios, los pro­duc­tos de la era del strea­ming in­tro­du­je­ron al pú­bli­co a una nue­va ló­gi­ca se­gún la cual no hay que es­tar a una ho­ra pun­tual fren­te al te­le­vi­sor y no hay que es­pe­rar por el epi­so­dio si­guien­te. Ade­más, se pue­de ac­ce­der al con­te­ni­do des­de una pan­ta­lla en la pal­ma de la mano.

El éxi­to de HBO, que hoy tam­bién cuen­ta con su pro­pio ser­vi­cio de strea­ming, HBO Go, se ba­só asi­mis­mo en la emi­sión de con­te­ni­do pro­pio. Des­de su pri­me­ra gran pro­duc­ción The So­pra­nos en 1999 has­ta el éxi­to ma­si­vo que es hoy Ga­me of Th­ro­nes, la ca­de­na siem­pre su­po có­mo ju­gar sus fi­chas.

“Si real­men­te quie­res ser exi­to­so y real­men­te quie­res cre­cer, ne­ce­si­tas con­te­ni­do ori­gi­nal”, ex­pli­có Mi­ke Good­man, di­rec­tor de la em­pre­sa de es­tra­te­gia en me­dios di­gi­ta­les Stra­tegy Analy­tics.

De Si­li­con Va­lley a Holly­wood

Al em­pren­der es­ta con­quis­ta por el en­tre­te­ni­mien­to au­dio­vi­sual, las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas bus­can ex­pan­dir su ca­pi­tal. Pe­ro, ¿qué tie­nen pa­ra ofre­cer?

Se­gún in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por el dia­rio Wall Street Jour­nal, Fa­ce­book se en­cuen­tra en con­ver­sa­cio­nes con es­tu­dios y agencias de ta­len­tos de Holly­wood pa­ra pro­du­cir se­ries de fic­ción con pre­su­pues­tos de has­ta US$ 3 mi­llo­nes por epi­so­dio. Co­mo pun­to de re­fe­ren­cia, el cos­to pro­me­dio por epi­so­dio de Mad Men de la ca­de­na AMC fue de US$ 3 mi­llo­nes, mien­tras que el de un epi­so­dio de Ga­me of Th­ro­nes se apro­xi­ma a los US$ 6 mi­llo­nes.

La com­pa­ñía de Mark Zuc­ker­berg es­tá in­vir­tien­do en dos ti­pos de con­te­ni­dos: se­ries con guion de en­tre 20 y 30 mi­nu­tos de du­ra­ción y pro­gra­mas con y sin guiin más cor­tos, de en­tre 5 y 10 mi­nu­tos.

Fa­ce­book ve en la pro­duc­ción de es­te ti­po de con­te­ni­do una opor­tu­ni­dad pa­ra re­te­ner a los usua­rios, en par­ti­cu­lar al gru­po de­mo­grá­fi­co más jo­ven al que cues­ta man­te­ner in­tere­sa­do y que mi­gra per­ma­nen­te­men­te de re­des so­cia­les. Es por es­to que la em­pre­sa pla­nea cen­trar­se en la pro­duc­ción de con­te­ni­do pa­ra una au­dien­cia millennial, con es­pe­cial fo­co en el seg­men­to 17 a 30 años.

El con­te­ni­do au­dio­vi­sual tam­bién le per­mi­ti­rá a la red so­cial au­men­tar sus ga­nan­cias a tra­vés de anun­cios pu­bli­ci­ta­rios.

Pa­ra lo­grar su co­me­ti­do, Fa­ce­book con­tra­tó a Ricky Van Veen, co­fun­da­dor del si­tio web de co­me­dia Co­lle­gehu­mor pa­ra ser su je­fe de es­tra­te­gia crea­ti­va glo­bal.

“A prin­ci­pios de es­te año, em­pe­za­mos a des­ple­gar una pes­ta­ña de vi­deo, un lu­gar de­di­ca­do a los vi­deos en Fa­ce­book. Nues­tro ob­je­ti­vo es po­ner en mar­cha un eco­sis­te­ma de con­te­ni­do re­la­cio­na­do pa­ra la pes­ta­ña”, di­jo Van

Veen en 2016 en un co­mu­ni­ca­do.

“El ob­je­ti­vo que te­ne­mos pa­ra la ex­pe­rien­cia del pro­duc­to es ha­cer­lo pa­ra que cuan­do la gen­te quie­re ver vi­deos o quie­re man­te­ner­se al día con lo que es­tá pa­san­do con su pro­gra­ma fa­vo­ri­to, o lo que es­tá pa­san­do con una fi­gu­ra pú­bli­ca que quie­ren se­guir, que pue­da ve­nir a Fa­ce­book e ir a un lu­gar sa­bien­do que va a mos­trar­les to­do el con­te­ni­do que les in­tere­sa”, expresó por su par­te Mark Zuc­ker­berg.

Uno de los as­pec­tos más in­tere­san­tes de la es­tra­te­gia de Fa­ce­book es que es­tá dis­pues­to a com­par­tir los da­tos de su au­dien­cia con los es­tu­dios de Holly­wood, al­go que Net­flix se ha ne­ga­do a ha­cer.

El co­no­ci­mien­to que Fa­ce­book tie­ne de sus usua­rios tam­bién abre la po­si­bi­li­dad de apun­tar a co­mu­ni­da­des es­pe­cí­fi­cas. No se­ría ex­tra­ño pen­sar que la red so­cial si­ga los pasos de Net­flix a la ho­ra de uti­li­zar big da­ta pa­ra de­ter­mi­nar qué ti­po de con­te­ni­do y qué ac­to­res se­rían de ma­yor agra­do pa­ra su au­dien­cia, co­mo fue el ca­so al mo­men­to de pro­du­cir Hou­se of Cards.

Ap­ple, por su par­te, ha des­ti­na­do US$ 1 mil mi­llo­nes pa­ra pro­du­cir sus pro­pios pro­gra­mas, se­gún in­for­mó el Wall Street Jour­nal.

La em­pre­sa dio su pri­mer pa­so pa­ra con­ver­tir­se en un ju­ga­dor im­por­tan­te de Holly­wood, en­lis­tan­do en su equi­po a Zack Van Am­burg y Jamie Er­licht, quie­nes fue­ron du­ran­te mu­cho tiem­po al­tos eje­cu­ti­vos de Sony Pic­tu­res Te­le­vi­sion.

Has­ta la fe­cha, las in­cur­sio­nes de Ap­ple en el con­te­ni­do de vi­deo ori­gi­nal han ser­vi­do de apo­yo pa­ra su ser­vi­cio de sus­crip­ción Ap­ple Mu­sic. La em­pre­sa se ha cen­tra­do en crear con­te­ni­do au­dio­vi­sual pa­ra que su pla­ta­for­ma de strea­ming de mú­si­ca se po­si­cio­ne por so­bre Spo­tify, su prin­ci­pal ri­val.

La no­ti­cia de que Ap­ple es­tá com­pran­do con­te­ni­do ha ge­ne­ra­do un fre­ne­sí de in­te­rés en Holly­wood. La mar­ca tie­ne una gran repu­tación, al­go que sin du­da ju­ga­rá a su fa­vor a la ho­ra de pro­du­cir y pro­mo­cio­nar sus se­ries ori­gi­na­les. “Es­ta­mos apren­dien­do mu­cho so­bre el ne­go­cio de con­te­ni­do ori­gi­nal y pen­san­do en las ma­ne­ras en que po­dría­mos ju­gar en eso”, di­jo en una con­fe­ren­cia a co­mien­zos de año Tim Cook, CEO de la fir­ma.

En el ca­so de Goo­gle, Youtu­be in­ver­ti­rá cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra pro­du­cir más de 40 nue­vos pro­gra­mas ori­gi­na­les y am­pliar su ser­vi­cio Youtu­be Red. Goo­gle ha lle­ga­do a acuer­dos con el co­me­dian­te Ke­vin Hart y con la pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión Ellen De­ge­ne­res co­mo dos de sus pri­me­ras es­tre­llas. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.