La pri­va­ci­dad en el ai­re

El in­cre­men­to en el uso de es­tos apa­ra­tos plan­tea nue­vos re­tos pa­ra la pri­va­ci­dad. La re­gu­la­ción uru­gua­ya in­clu­ye mul­tas de has­ta $1.800.000

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRA­GA Es­pe­cial pa­ra Cro­mo

Hoy, cual­quie­ra pue­de en­trar a un su­per­mer­ca­do y com­prar­se un dron, sin nin­gún ti­po de requerimiento o con­trol, con la mis­ma fa­ci­li­dad con la que se pue­de com­prar un ce­lu­lar o cual­quier otro dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co.

Lo que mu­cha gen­te des­co­no­ce es que el ma­ne­jo de es­tos vehícu­los de vue­lo no tri­pu­la­dos (in­clu­so si se los usa con fi­nes re­crea­ti­vos) es­tá re­gu­la­do por ley y su uso in­de­bi­do po­dría su­po­ner san­cio­nes de has­ta $ 1.800.000.

La con­tra­ca­ra de la li­ber­tad

El uso de dro­nes, ya sea re­crea­ti­vo, de­por­ti­vo o co­mer­cial, pue­de ge­ne­rar con­flic­tos con el de­re­cho a la ima­gen y a la pri­va­ci­dad, en par­ti­cu­lar, por la si­tua­ción en la que se cap­tan las imá­ge­nes y su pos­te­rior tra­ta­mien­to. En Uru­guay, el de­re­cho a la ima­gen es­tá re­gu­la­do por una ley de 2008, es de­cir, pre­via al pi­co de po­pu­la­ri­dad de es­tos dis­po­si­ti­vos. Por tan­to, no es es­pe­cí­fi­ca, pe­ro abar­ca el uso de dro­nes con cá­ma­ras.

“La ley 18.331 de Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les es­ta­ble­ce que se tie­nen que re­gis­trar las ba­ses de da­tos, sean pú­bli­cas o pri­va­das, y se ri­gen por lo dis­pues­to en esa ley”, ex­pli­có Beatriz Pi­sano, abo­ga­da del es­tu­dio Hughes & Hughes que re­cien­te­men­te par­ti­ci­pó co­mo in­vi­ta­da en la Asam­blea Ge­ne­ral Or­di­na­ria de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Dro­nes.

En es­te sen­ti­do, to­do dron que cap­te imá­ge­nes de­be­ría es­tar re­gis­tra­do en la Uni­dad Re­gu­la­do­ra y de Con­trol de Ba­ses de Da­tos.

“La ley es­ta­ble­ce que se ne­ce­si­ta el con­sen­ti­mien­to del ti­tu­lar de ese da­to, de esa ima­gen. Se tie­ne que per­mi­tir el ac­ce­so a esa ima­gen y se tie­ne que uti­li­zar la ba­se de da­tos pa­ra los fi­nes con los cua­les se ob­tu­vo esa ima­gen”, afir­mó.

En ca­so de que no se cum­pla el re­gis­tro tal y co­mo es­ta­ble­ce la ley, se pue­den im­po­ner san­cio­nes de has­ta $ 1.800.000 (500.000 uni­da­des in­de­xa­das), sus­pen­der o in­clu­so clau­su­rar las ba­ses de da­tos.

“El de­re­cho a la pri­va­ci­dad es un de­re­cho fun­da­men­tal, in­he­ren­te a la per­so­na hu­ma­na. Es­tá con­sa­gra­do en la cons­ti­tu­ción y es la con­tra­ca­ra de la li­ber­tad”, sos­tu­vo Pi­sano en entrevista con Cro­mo.

Al no exis­tir una nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca, ri­ge la mis­ma que pa­ra las cá­ma­ras tra­di­cio­na­les. En­ton­ces, por ejem­plo, se pue­den rea­li­zar pla­nos aé­reos pe­ro, si se iden­ti­fi­ca es­pe­cí­fi­ca­men­te a una per­so­na, en ese ca­so se po­dría ge­ne­rar un re­cla­mo.

Re­gis­tro ne­ce­sa­rio

Si son dro­nes que se uti­li­zan con fi­nes co­mer­cia­les (en nues­tro país se usan ma­yo­ri­ta­ria­men­te con fi­nes au­dio­vi­sua­les, pa­ra el re­gis­tro de fies­tas y even­tos), siem­pre de­ben es­tar re­gis­tra­dos en la Di­rec­ción Na­cio­nal de Avia­ción Ci­vil e In­fra­es­truc­tu­ra Ae­ro­náu­ti­ca (Di­na­cia) y de­ben te­ner un per­mi­so de tra­ba­jo aé­reo.

En cam­bio, los dro­nes de uso do­més­ti­co pue­den no es­tar re­gis­tra­dos si se vue­lan en un cam­po pri­va­do, a una al­tu­ra me- nor a 120 me­tros y si la na­ve no pe­sa más de 25 ki­lo­gra­mos.

“La re­so­lu­ción de Di­na­cia sos­tie­ne que no se pue­den ope­rar dro­nes en cen­tros po­bla­dos ni en lu­ga­res con aglo­me­ra­ción de per­so­nas, sal­vo que se pi­da au­to­ri­za­ción. Es­to quie­re de­cir que, por más que se uti­li­ce un dron con fi­nes re­crea­ti­vos o de­por­ti­vos, si vue­la so­bre un cen­tro po­bla­do tam­bién se ne­ce­si­ta au­to­ri­za­ción de Di­na­cia”, ex­pli­có Pi­sano.

Es­to, a jui­cio de la abo­ga­da, no se cum­ple mu­cho. “Uno pue­de ir a cual­quier cen­tro co­mer­cial y com­prar­se un dron y na­die le pre­gun­ta si sa­be acer- ca de la re­gu­la­ción ni la ca­ja es­ta­ble­ce nin­gu­na ad­ver­ten­cia so­bre la nor­ma­ti­va”, ase­gu­ró.

La Di­na­cia tie­ne a es­tu­dio va­rios ex­pe­dien­tes que in­clu­yen ca­sos de dro­nes que se me­tie­ron den­tro de ca­sas. Tam­bién hay ca­sos de vue­los im­pru­den­tes en zo­nas no per­mi­ti­das, co­mo por ejem­plo, en las pro­xi­mi­da­des de un ae­ro­puer­to.

El gran pro­ble­ma es, pre­ci­sa­men­te, que la gen­te no es­tá in­for­ma­da de es­tas re­gu­la­cio­nes.

Nue­va nor­ma­ti­va

Uru­guay, en­tre otros paí­ses, es­pe­ra una nue­va re­gla­men­ta­ción que dic­ta­rá en los pró­xi­mos años la Or­ga­ni­za­ción de Avia­ción Ci­vil In­ter­na­cio­nal (OACI), or­ga­nis­mo es­pe­cia­li­za­do de las Na­cio­nes Uni­das.

“La OACI emi­ti­rá una re­gla­men­ta­ción y Uru­guay, co­mo país ad­he­ri­do, de­be­rá dic­tar su pro­pia nor­ma­ti­va to­mán­do­la co­mo ba­se”, ex­pli­có Pi­sano. Una vez que es­ta nor­ma­ti­va en­tre en vi­gen­cia, la abo­ga­da cree que se ha­rá más hin­ca­pié en di­fun­dir­las re­gu­la­cio­nes.

“Es­to es el fu­tu­ro. Los dro­nes se usan pa­ra to­do. Con fi­nes agrí­co­las, pa­ra de­tec­tar las co­se­chas que es­tán bien y las que no, en las ru­tas, co­mo sal­va­vi­das. Por eso es im­por­tan­te que la nor­ma­ti­va acom­pa­ñe”, con­clu­yó Pi­sano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.