APLI­CA­CIO­NES FUN­CIO­NA­LES PA­RA USUA­RIOS DE LA TER­CE­RA EDAD

Las me­jo­res apli­ca­cio­nes pa­ra adap­tar los ce­lu­la­res a las per­so­nas ma­yo­res

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes son do­mi­na­dos con to­tal na­tu­ra­li­dad por los usua­rios jó­ve­nes, prin­ci­pal­men­te por­que ya na­cen en un en­torno di­gi­tal. Pe­ro pa­ra los usua­rios adul­tos, prin­ci­pal­men­te las per­so­nas ma­yo­res, es un desafío adap­tar­se a es­te mun­do nue­vo y en cons­tan­te cam­bio.

Y, si bien son mu­chas los usua­rios de la ter­ce­ra edad que uti­li­zan smartp­ho­nes y ta­ble­tas pa­ra co­mu­ni­car­se por What­sapp o Sky­pe, postear en Fa­ce­book, leer las no­ti­cias o di­ver­tir­se con al­gún jue­go, una gran par­te de es­te pú­bli­co aún se re­sis­te a las nue­vas tec­no­lo­gías.

Pa­ra ellos exis­ten al­gu­nas apli­ca­cio­nes que ayu­dan a fa­ci­li­tar es­te pro­ce­so de apren­di­za­je y les per­mi­ten acer­car­se a es­te uni­ver­so de una for­ma más ame­na.

Adap­tar­se al for­ma­to

Una de las prin­ci­pa­les ba­rre­ras que en­cuen­tra es­te pú­bli­co es la vi­sual. In­clu­so pa­ra aque­llos usua­rios que do­mi­nan el uso de las compu­tado­ras per­so­na­les, el pa­so a los smartp­ho­nes im­pli­ca un desafío en es­te sen­ti­do. Los íco­nos son muy pe­que­ños y es­cri­bir en el re­du­ci­do te­cla­do les re­sul­ta más di­fí­cil.

Una de las apli­ca­cio­nes que so­lu­cio­na es­te pro­ble­ma es Big Laun­cher, dis­po­ni­ble pa­ra An­droid, que ge­ne­ra un me­nú bá­si­co con íco­nos, le­tras y nú­me­ros bien gran­des y lu­mi­no­sos. En es­te en­torno se pue­den rea­li­zar lla­ma­das, en­viar men­sa­jes, usar la cá­ma­ra o ver el lis­ta­do de apli­ca­cio­nes.

Ade­más, la ma­yo­ría de los te­lé­fo­nos con el sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid per­mi­ten con­fi­gu­rar el es­ti­lo de pan­ta­lla prin­ci­pal, cam­bian­do de “Es­tán­dar” a “Sim­ple”. En es­te for­ma­to tam­bién se pre­sen­ta un me­nú sim­pli­fi­ca­do con ico- nos gran­des, el cual se pue­de per­so­na­li­zar con las apli­ca­cio­nes que el usua­rio desee. Por de­fec­to, el ta­ma­ño de fuen­te es “Ex­tra­gran­de”.

En cuan­to al te­cla­do tam­bién hay va­rias apli­ca­cio­nes pa­ra es­cri­bir con ma­yor co­mo­di­dad, co­mo 1C Te­cla­do Gran­de y Enor­me Te­cla­do. Cla­ro. Tie­nen la inevitable des­ven­ta­ja de que ocu­pan la ma­yor par­te de la pan­ta­lla cuan­do se usa el te­cla­do, lo que tam­bién pue­de re­sul­tar po­co prác­ti­co.

Co­mo al­ter­na­ti­va, mu­chos usua­rios uti­li­zan el co­man­do de voz pa­ra las bús­que­das en in­ter­net, y en las apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría co­mo What­sapp sim­ple­men­te en­vían au­dios.

Así co­mo hay usua­rios que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ver y leer en es­tos dis­po­si­ti­vos, tam­bién es­tán los que tie­nen de­fi­cien­cias de au­di­ción. El Am­pli­fi­ca­dor de Vo­lu­men Goo­dev, pa­ra An­droid, in­cre­men­ta el ni­vel del dis­po­si­ti­vo, au­que a cos­ta de per­der ca­li­dad de so­ni­do. Es ideal cuan­do el vo­lu­men má­xi­mo no es su­fi­cien­te pa­ra el usua­rio, pe­ro se de­be em­plear con cui­da­do pues el vo­lu­men ex­ce­si­vo pue­de da­ñar los al­ta­vo­ces del dis­po­si­ti­vo y, más pe­li­gro­so aún, los oí­dos.

Apli­ca­cio­nes a me­di­da

De na­da sir­ve adap­tar el for­ma­to del smartp­ho­ne a los re­que­ri­mien­tos del usua­rio si su con­te­ni­do no es­tá per­so­na­li­za­do pa­ra sus in­tere­ses. En es­te sen­ti­do, exis­ten va­rias apli­ca­cio­nes pen­sa­das pa­ra el pú­bli­co de la ter­ce­ra edad.

Al­gu­nas, co­mo Check o Fin­to­nic, son úti­les pa­ra lle­var con­trol de los gas­tos, la pen­sión y los pa­gos de fac­tu­ra, y con­tar así con un re­gis­tro or­ga­ni­za­do de la eco­no­mía per­so­nal. Check, por ejem­plo, mues­tra grá­fi­cas de los es­ta­dos fi­nan­cie­ros e in­for­ma có­mo es­tá el mer- ca­do. Fin­to­nic, por su par­te, brin­da con­se­jos pa­ra aho­rrar y da avi­so de las co­mi­sio­nes.

Otras apps fa­ci­li­tan la ta­rea de ha­cer las com­pras. La apli­ca­ción Bring! per­mi­te crear la lis­ta de com­pras de ma­ne­ra rá­pi­da y sen­ci­lla des­de el ho­gar. Ade­más, se pue­de sin­cro­ni­zar con otros usua­rios, al­go ideal pa­ra coor­di­nar las com­pras con el res­to de la fa­mi­lia. Hay otras que fun­cio­nan de ma­ne­ra si­mi­lar, co­mo Lis­ta Com­pra o Out of Milk.

Tam­bién son úti­les las apli­ca­cio­nes de geo­lo­ca­li­za­ción del dis­po­si­ti­vo, co­mo Find my Pho­ne y si­mi­la­res, que per­mi­te en­la­zar la app con cual­quier compu­tado­ra pa­ra po­der ras­trear­lo des­de allí. In­clu­so, per­mi­te ac­ti­var el mo­do de pér­di­da, que blo­quea la in­for­ma­ción per­so­nal y de­ja unos da­tos de con­tac­to bá­si­cos pa­ra que quien lo en­cuen­tre pue­da de­vol­ver­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.