LA NUE­VA ERA DEL DE­POR­TE

Ca­da movimiento de los atle­tas es pro­ce­sa­do por sis­te­mas in­for­má­ti­cos. ¿Cómo im­pac­ta en su ren­di­mien­to?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - DÉBORA SLOTNISKY @de­bo­ras­lot

Atrás que­da­ron los tiem­pos en los cua­les los de­por­tis­tas se en­tre­na­ban en ba­se a las me­jo­res téc­ni­cas y lue­go se en­fren­ta­ban pa­ra que ga­ne el más ha­bi­li­do­so. Hoy, los gran­des vo­lú­me­nes de da­tos ( big da­ta) y la ana­lí­ti­ca tie­nen un rol cru­cial en el mun­do del de­por­te.

Y es que tan­to los atle­tas co­mo los entrenadores sa­ben que en una so­la prác­ti­ca se ge­ne­ran mi­llo­nes de da­tos que sir­ven pa­ra pre­de­cir la pro­ba­bi­li­dad de una le­sión en un de­por­tis­ta, el pi­co de su per­for­man­ce y la cer­ca­nía al pun­to de fa­ti­ga.

En es­tos ca­sos se apli­ca la con­ver­gen­cia de in­ter­net de las co­sas, big da­ta y aná­li­sis pa­ra en­ten­der la des­tre­za de ca­da per­so­na. De ahí que la nor­ma den­tro de es­ta in­dus­tria es que las es­tre­llas de­por­ti­vas si­gan pa­so a pa­so las mé­tri­cas so­bre su ali­men­ta­ción, des­can­so y lo­gros, en­tre otras va­ria­bles, con la me­ta de pre­de­cir su fu­tu­ro desem­pe­ño al mo­men­to de com­pe­tir.

Pe­ro es­to es so­lo una ca­ra de la mo­ne­da: del otro la­do, los fa­ná­ti­cos pue­den vi­vir de una ma­ne­ra iné­di­ta la ex­pe­rien­cia de se­guir even­tos de­por­ti­vos me­dian­te in­for­ma­ción pre­ci­sa y en tiem­po real acer­ca del desem­pe­ño de los ju­ga­do­res.

In­no­va­cio­nes

Las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de pun­ta es­tán en los es­ta­dios más im­por­tan­tes del mun­do pa­ra mo­ni­to­rear, cap­tu­rar y ana­li­zar mi­llo­nes de da­tos en tiem­po real. Sí, cá­ma­ras, ser­vi­do­res y sis­te­mas de in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va re­gis­tran to­dos los as­pec­tos so­bre lo que su­ce­de en el cam­po de jue­go.

Cro­mo es­tu­vo en Nue­va York pa­ra co­no­cer el apor­te de la in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca y las so­lu­cio­nes de in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va Wat­son, de IBM, que pro­ce­sa da­tos en for­ma­to de tex­to, so­ni­do y vi­deo en­ten­dién- do­los y po­nién­do­los en con­tex­to pa­ra la in­for­ma­ción. De es­ta ma­ne­ra, en el US Open, que es uno de los tor­neos Grand Slam de te­nis más im­por­tan­te del mun­do, se es­tre­na­ron nue­vas fun­cio­nes. Por ejem­plo, al­go iné­di­to es Wat­son Analy­tics pa­ra So­cial Me­dia, que sir­ve pa­ra en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia de los fans al in­ter­ac­tuar en las re­des so­cia­les a pro­pó­si­to del tor­neo. Pa­ra eso, la so­lu­ción de in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va tra­ba­ja en tiem­po real a fin de iden­ti­fi­car te­mas cla­ve, afi­nar el aná­li­sis de sen­ti­mien­to de pa­la­bras y frases

ba­sa­das en el con­tex­to pa­ra en­ten­der cómo la au­dien­cia se ex­pre­sa so­bre el cam­peo­na­to. Ade­más, uti­li­za clus­ters de con­ver­sa­ción pa­ra cap­tar ideas que no es­ta­ban pre­vis­tas y or­de­na to­da la in­for­ma­ción con vi­sua­li­za­cio­nes en­ri­que­ci­das gra­cias el en­tre­cru­za­mien­to de da­tos.

Adi­cio­nal­men­te, es­te sis­te­ma de in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va “es­cu­cha” los vi­deos de en­tre­vis­tas a ju­ga­do­res y los sub­ti­tu­la au­to­má­ti­ca­men­te pa­ra lue­go di­fun­dir­los a tra­vés de las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, co­mo las re­des so­cia­les. In­clu­so re­co- no­ce ca­da foto to­ma­da por los fo­tó­gra­fos pa­ra iden­ti­fi­car a las per­so­nas fa­mo­sas que es­tán en la tri­bu­na y ace­le­rar la pu­bli­ca­ción de imá­ge­nes de los fa­mo­sos que es­tán en el es­ta­dio. Así es co­mo ins­tan­tá­nea­men­te, los que es­ta­ban en el es­ta­dio USTA Bi­llie Jean King National Ten­nis Cen­ter pre­sen­cian­do el par­ti­do en­tre el es­ta­dou­ni­den­se Sam Que­rrey y el sud­afri­cano Ke­vin An­der­son, se en­te­ra­ron que en la tri­bu­na es­ta­ba el CEO de la NBA, Adam Sil­ver.

Otra in­no­va­ción pre­sen­ta­da en el US Open es una fun­ción lla­ma­da Slam­trac­ker a la cual los vi­si­tan­tes pue­den ac­ce­der des­de la app mó­vil y gra­tui­ta del even­to pa­ra con­tar en tiem­po real con da­tos pa­sa­dos y pre­sen­tes de par­ti­dos del tor­neo. A di­fe­ren­cia de las so­lu­cio­nes que ya exis­ten en el mer­ca­do, Slam­trac­ker en­tre­ga un ni­vel de aná­li­sis, in­for­ma­ción pro­fun­da e im­pac­to sin pre­ce­den­tes. Por ejem­plo, com­pa­ra­ti­vas de ga­nar un tan­to en el pri­mer ser­vi­cio, aces eje­cu­ta­dos por ca­da ju­ga­dor así co­mo las do­ble fal­tas y los erro­res no for­za­dos.

A tra­vés de la apli­ca­ción, que está dis­po­ni­ble pa­ra dis­po­si­ti­vos con sis­te­ma ope­ra­ti­vo IOS y An­droid, los usua­rios cuen­tan con una he­rra­mien­ta ha­bi­li­ta­da por Wat­son que les per­mi­te in­gre­sar preguntas vía tex­to en len­gua­je na­tu­ral y re­ci­bir respuestas in­me­dia­tas en in­glés so­bre el tor­neo, me­dios de trans­por­te, op­cio­nes de co­mi­da y be­bi­da, en­tre otros.

Por su­pues­to, los tic­kets pa­ra los par­ti­dos se com­pran des­de el te­lé­fono in­te­li­gen­te y des­de es­ta he­rra­mien­ta se pue­den ver vi­deos 360° de los en­tre­na­mien­tos de los ju­ga­do­res.

Al­go in­tere­san­te es que la apli­ca­ción mó­vil pue­de ser des­car­ga­da por los usua­rios de to­do el mun­do pa­ra vi­vir el tor­neo des­de cual­quier lu­gar en tiem­po real so­bre los par­ti­dos y so­bre sus ju­ga­do­res pre­fe­ri­dos, los cua­les de­ben ser pre­via­men­te se­lec­cio­na­dos.

Fa­ná­ti­cos co­nec­ta­dos

Res­pec­to a cómo si­guen las per­so­nas de to­do el mun­do el US Open, en el cen­tro ope­ra­ti­vo des­de don­de se ges­tio­nan las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y al cual ac­ce­dió Cro­mo, se pu­do ver una pan­ta­lla en la cual se in­di­ca­ba cómo los usua­rios se­guían los par­ti­dos: aque­llos que op­ta­ban por dis­po­si­ti­vos mó­vi­les eran tres ve­ces más com­pa­ra­do con los que dis­fru­ta­ban el tor­neo des­de compu­tado­ras de es­cri­to­rio.

“Con Wat­son Me­dia y el US Open es­ta­mos lle­van­do al es­pec­ta­dor una ex­pe­rien­cia úni­ca en la pan­ta­lla de su ce­lu­lar o compu­tado­ra, que has­ta ha­ce unos me­ses so­lo po­dían re­ci­bir vía TV y cu­ra­do por hu­ma­nos. Aho­ra no­so­tros le man­da­mos la in­for­ma­ción más re­cien­te a broad­cas­ters co­mo ESPN”, di­jo John Kent, di­rec­tor de mar­ke­ting pa­ra Wat­son en IBM.

Por otra par­te, y a mo­do de en­tre­te­ni­mien­to, en el pre­dio se mon­tó un stand pa­ra que las per­so­nas in­ter­ac­tua­ran con Wat­son Por­traits. Se tra­ta de una se­rie de preguntas que los in­tere­sa­dos res­pon­den por voz o tex­to en len­gua­je na­tu­ral y, en fun­ción de las respuestas, el sis­te­ma de in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va ana­li­za esos da­tos y le pre­sen­ta un per­fil so­bre el ti­po de ju­ga­dor que esa per­so­na se­ría si fue­ra un te­nis­ta pro­fe­sio­nal en fun­ción de cier­tas va­ria­bles co­mo es­pon­ta­nei­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad y crea­ti­vi­dad en la can­cha. Es­ta he­rra­mien­ta está dis­po­ni­ble sin cos­to pa­ra to­do el mun­do en wat­son­por­traits.ibm.com/.

Más allá del im­pac­to de la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía de pun­ta en la ex­pe­rien­cia de los fa­ná­ti­cos y los de­por­tis­tas tam­bién se es­tán mo­di­fi­can­do mo­de­los de ne­go­cios de la in­dus­tria del de­por­te. Por ejem­plo, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial apli­ca­da al re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes per­mi­te aho­ra co­brar a los aus­pi­cian­tes por la can­ti­dad de ve­ces que una pu­bli­ci­dad es en­fo­ca­da por una cá­ma­ra y apa­re­ce du­ran­te una trans­mi­sión. Es­te es un mo­de­lo de pa­go de avi­sos por im­pre­sión, si­mi­lar al que se uti­li­za en las pu­bli­ci­da­des de los web­si­tes y bus­ca­do­res. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.