CON­SE­JOS CIEN­TÍ­FI­COS PA­RA UNA CON­TRA­SE­ÑA SE­GU­RA

In­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca re­co­mien­da crear cla­ves lar­gas en vez de com­pli­ca­das

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Du­ran­te años a los usua­rios se les di­jo que de­bían te­ner con­tra­se­ñas com­pli­ca­das, que in­clu­ye­ran nú­me­ros, sig­nos de pun­tua­ción, otros sím­bo­los y le­tras mayúsculas y mi­nús­cu­las. A pe­sar de ser di­fí­ci­les de re­cor­dar, se les re­co­men­dó que no es­cri­bie­ran sus con­tra­se­ñas y se los obli­gó a in­ven­tar otras con bas­tan­te fre­cuen­cia. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de los con­se­jos no se ba­sa real­men­te en el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co.

Aho­ra, más de 50 mil per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en ex­pe­ri­men­tos en lí­nea por los que de­bían crear una con­tra­se­ña con re­qui­si­tos asig­na­dos al azar: por ejem­plo, “mí­ni­mo de 12 ca­rac­te­res” o “de­be in­cluir le­tras mi­nús­cu­las y mayúsculas, dí­gi­tos y sím­bo­los”, pa­ra co­no­cer cuál es el for­ma­to que la ha­ce más se­gu­ra.

La in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon de­mos­tró que es más im­por­tan­te alen­tar con­tra­se­ñas más lar­gas (al me­nos 12 ca­rac­te­res) que con­tra­se­ñas com­pli­ca­das.

Com­bi­na­cio­nes

Las per­so­nas que es­tán tra­tan­do de en­trar en las cuen­tas de los de­más no so­lo se sien­tan en una compu­tado­ra a ha­cer al­gu­nas con­je­tu­ras. Las con­tra­se­ñas se co­di­fi­can por se­gu­ri­dad, por lo que los ata­can­tes tie­nen que ha­cer mu­chas su­po­si­cio­nes pa­ra des­ci­frar­las. Pe­ro los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos les per­mi­ten ha­cer mi­llo­nes o mi­les de mi­llo­nes de con­je­tu­ras en so­lo unas po­cas ho­ras.

Si us­ted está crean­do sus pro­pias con­tra­se­ñas, los in­ves­ti­ga­do­res re­co­mien­dan que ha­ga una con al me­nos 12 ca­rac­te­res y con al me­nos dos o tres ti­pos di­fe­ren­tes de ca­rac­te­res (le­tras mi­nús­cu­las, mayúsculas, dí­gi­tos y sím­bo­los) co­lo­ca­dos en lu­ga­res im­pre­de­ci­bles. No pon­ga le­tras mayúsculas al prin­ci­pio o sus dí­gi­tos o sím­bo­los al fi­nal.

Evi­te in­cluir nom­bres de per­so­nas o mas­co­tas, lu­ga­res don­de ha vi­vi­do, equi­pos de­por­ti­vos, co­sas que le gus­ten o fe­chas de na­ci­mien­to. Evi­te frases co­mu­nes (es­pe­cial­men­te cual­quier co­sa re­la­cio­na­da con “amor” en cual­quier idio­ma) y le­tras de can­cio­nes. No uti­li­ce pa­tro­nes (“abc”, “123”), in­clui­dos pa­tro­nes en el te­cla­do (“1qazxsw2”).

Una for­ma de crear una con­tra­se­ña se­gu­ra es crear una ora­ción que na­die ha­ya di­cho an­tes y usar la pri­me­ra o la se­gun­da le­tra de ca­da pa­la­bra co­mo con­tra­se­ña, mez­clán­do­la con otros ti­pos de ca­rac­te­res.

Pue­de ser ten­ta­dor re­uti­li­zar sus con­tra­se­ñas exis­ten­tes, pe­ro no lo ha­ga. Es me­jor es­cri­bir sus con­tra­se­ñas en un lu­gar se­gu­ro si tie­ne más con­tra­se­ñas de las que pue­de re­cor­dar, o me­jor aún, uti­li­ce un administrador de con­tra­se­ñas.

Las con­tra­se­ñas son una par­te mo­les­ta de la vi­da en lí­nea, pe­ro no des­apa­re­ce­rán pron­to. Co­mo las po­lí­ti­cas de con­tra­se­ñas de la úl­ti­ma dé­ca­da han cau­sa­do más do­lor al usua­rio que ga­nan­cia de se­gu­ri­dad, el equi­po de la Car­ne­gie Me­llon desa­rro­lló un me­di­dor de con­tra­se­ña que uti­li­za una red neu­ro­nal ar­ti­fi­cial pa­ra cal­cu­lar la fuer­za de esas con­tra­se­ñas so­bre la ba­se de un aná­li­sis de mi­llo­nes de con­tra­se­ñas. Por ejem­plo, si una per­so­na po­ne to­dos los dí­gi­tos al fi­nal de una con­tra­se­ña, el sis­te­ma le su­gie­re mo­ver­los al cen­tro.

Los usua­rios ne­ce­si­tan ir más allá de la elección de con­tra­se­ñas que son di­fí­ci­les de adi­vi­nar pa­ra un ser hu­mano: las con­tra­se­ñas de­ben ser di­fí­ci­les de en­ten­der pa­ra una compu­tado­ra. (Ba­sa­do en The Con­ver­sa­tion) l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.