DUE­LO DE FLASHES

Si quie­re una pis­ta de có­mo se­rán los smartp­ho­nes del fu­tu­ro, vea lo que ya pue­den ha­cer las cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­TEO BRAGA Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

La ca­pa­ci­dad y ca­li­dad de fo­to­gra­fía de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res ha me­jo­ra­do enor­me­men­te en los úl­ti­mos años. Es­tos dis­po­si­ti­vos lo­gra­ron des­pla­zar ca­si por com­ple­to a las cá­ma­ras do­més­ti­cas e in­clu­so los más mo­der­nos com­pi­ten con las cá­ma­ras de uso pro­fe­sio­nal.

Las me­jo­ras no pa­san so­lo por una cues­tión ob­via de ta­ma­ño y ca­li­dad de ima­gen, sino tam­bién por lo que re­fie­re a la cá­ma­ra del dis­po­si­ti­vo, así co­mo del soft­wa­re y los sen­so­res que la ha­cen fun­cio­nar.

Los úl­ti­mos mo­de­los de Sam­sung, Ap­ple y otras mar­cas em­pie­zan a ofre­cer in­no­va­cio­nes que nos dan una idea de có­mo se­rán las cá­ma­ras del fu­tu­ro.

“En el año 2018, las cá­ma­ras de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes da­rán un sal­to cuán­ti­co en tér­mi­nos tec­no­ló­gi­cos”, afir­mó a New York Ti­mes Phi­lip-ja­mes Ja­co­bo­witz, ge­ren­te de pro­duc­to de Qual­comm, un fa­bri­can­te de chips que su­mi­nis­tra com­po­nen­tes a los fa­bri­can­tes de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes.

Do­ble len­te

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ya se pue­de apre­ciar en al­gu­nos mo­de­los, co­mo el Hua­wei P9, el Sam­sung Ga­laxy No­te 8 y el iphone 7 Plus (en ade­lan­te), es la cá­ma­ra con dos ob­je­ti­vos.

Es que más allá de to­do lo que se pue­da me­jo­rar en ca­li­dad y pres­ta­cio­nes, la cá­ma­ra úni­ca tie­ne un lí­mi­te en cuan­to a lo que pue­de avan­zar. Sin em­bar­go, agre­gar un se­gun­do ob­je­ti­vo abre un nue­vo uni­ver­so de po­si­bi­li­da­des.

Ca­da fa­bri­can­te lo uti­li­za con dis­tin­tos pro­pó­si­tos. LG, por ejem­plo, ofre­ce do­ble cá­ma­ra en su G5 pa­ra pro­por­cio­nar un ran­go de zoom más ex­ten­so. El P9 de Hua­wei, por su par­te, apues­ta por un sen­sor mo­no­cro­mo y otro a co­lor, lo cual es útil pa­ra lo­grar una ima­gen más vi­va y de­ta­lla­da en co­lo­res.

Con una do­ble cá­ma­ra tam­bién es po­si­ble crear el fa­mo­so efec­to bo­keh, el cual real­za un ob­je­to o per­so­na en pri­mer plano y des­en­fo­ca el fondo, al­go que an­tes so­lo se lo­gra­ba con cá­ma­ras pro­fe­sio­na­les.

Cua­dros por se­gun­do

Otro de los as­pec­tos por los que las cá­ma­ras de al­gu­nos te­lé­fo­nos mó­vi­les se ase­me­jan o in­clu­so su­pe­ran a los equi­pos pro­fe­sio­na­les son los fo­to­gra­mas por se­gun­do (fps) de la gra­ba­ción de vi­deo.

El es­tán­dar de fil­ma­ción es­tá en­tre 24fps y 30fps. Ob­via­men­te, exis­ten sen­so­res que per­mi­ten cap­tar mu­chos más cua­dros por se­gun­do, lo cual lue­go sir­ve pa­ra ge­ne­rar vi­deos en cá­ma­ra len­ta. Va­rios smartp­ho­nes per­mi­ten fil­mar a 120 fps o 240 fps, y otros más mo­der­nos lo­gran aún más.

Por ejem­plo, Sony tie­ne un sen­sor pa­ra smartp­ho­nes que per­mi­te cap­tu­rar has­ta 1.000 fo­to­gra­mas por se­gun­do, con lo que se pue­den crear vi­deos en

slow mo­tion a ni­vel pro­fe­sio­nal. Ade­más, el ni­vel de ni­ti­dez de la ima­gen es sor­pren­den­te.

Por su par­te, la em­pre­sa sur­co­rea­na Sam­sung tie­ne in­ten­cio­nes de que su pró­xi­mo smartp­ho­ne, el Ga­laxy S9, tam­bién cuen­te con una cá­ma­ra de 1.000 fps. La com­pa­ñía es­tá tra­ba­jan­do en un sen­sor de ima­gen de tres ca­pas de fa­bri­ca­ción pro­pia, pa­ra no de­pen­der de los sen­so­res de Sony.

Re­co­no­ci­mien­to fa­cial

La prin­ci­pal no­ve­dad del nue­vo iphone X, re­cien­te­men­te pre­sen­ta­do por Ap­ple, fue su mo­do de des­blo­queo con Face ID, un sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to fa­cial que so­lo ne­ce­si­ta que el usua­rio mi­re el dis­po­si­ti­vo pa­ra re­co­no­cer­lo (ver pá­gi­na 8).

Las po­si­bi­li­da­des de es­ta

“En el 2018 las cá­ma­ras de los smartp­ho­nes da­rán un sal­to cuán­ti­co en tér­mi­nos tec­no­ló­gi­cos” Phi­lip-ja­mes Ja­co­bo­witz Ge­ren­te de pro­duc­to de Qual­comm

tec­no­lo­gía no se li­mi­tan a des­blo­quear el dis­po­si­ti­vo. Tam­bién per­mi­ti­rá ser uti­li­za­do co­mo fir­ma o con­tra­se­ña en apli­ca­cio­nes de ter­ce­ros, o pa­ra au­to­ri­zar pa­gos en Ap­ple Pay.

iphone X no es el pri­me­ro en in­cur­sio­nar en el re­co­no­ci­mien­to fa­cial. Otras mar­cas, co­mo Sam­sung, ya ha­bían da­do pa­sos en es­ta área. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de los sis­te­mas an­te­rio­res que sim­ple­men­te uti­li­za­ban la pro­pia cá­ma­ra fron­tal, el Face ID em­plea cua­tro sen­so­res pa­ra un es­ca­neo in­fra­rro­jo en tres di­men­sio­nes. Es­to sig­ni­fi­ca que, en teo­ría, no pue­de ser en­ga­ña­do por una fo­to del usua­rio.

Tam­po­co pre­sen­ta otras li- mi­ta­cio­nes que so­lía te­ner es­ta tec­no­lo­gía: la ves­ti­men­ta o el ve­llo fa­cial no im­pe­di­rán re­co­no­cer al due­ño del dis­po­si­ti­vo. Ap­ple ase­gu­ra que la po­si­bi­li­dad de error del re­co­no­ci­mien­to fa­cial del iphone X es una en un mi­llón.

Reali­dad aumentada

Otra de las apues­tas de Ap­ple en su nue­va lí­nea de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes es la reali­dad aumentada, que uti­li­za da­tos pa­ra ma­ni­pu­lar di­gi­tal­men­te el mun­do fí­si­co cuan­do la gen­te ve a tra­vés de la cá­ma­ra del te­lé­fono. En un re­cien­te in­for­me de uti­li­da­des, Tim Cook, el CEO de Ap­ple, di­jo que la reali­dad aumentada era “gran­de y pro­fun- da”, y que ten­dría im­pli­ca­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en los pro­duc­tos de los vi­deo­jue­gos, del en­tre­te­ni­mien­to y de los ne­go­cios.

El nue­vo sis­te­ma ope­ra­ti­vo de la em­pre­sa, IOS 11, in­clu­ye ARKIT, un con­jun­to de he­rra­mien­tas es­pe­cí­fi­ca­men­te pen­sa­das pa­ra la reali­dad aumentada que com­bi­na la cá­ma­ra del iphone con sen­so­res de mo­vi­mien­to. En es­te sen­ti­do, son fun­da­men­ta­les las cá­ma­ras ca­pa­ces de de­tec­tar pro­fun­di­dad.

El ob­je­ti­vo fi­nal es que el usua­rio ten­ga la po­si­bi­li­dad de ubi­car ob­je­tos di­gi­ta­les en su en­torno real, pa­ra po­der así in­ter­ac­tuar con ellos.

Por su­pues­to, Ap­ple no es la úni­ca que es­tá apos­tan­do por esa no­ve­dad tec­no­ló­gi­ca. Goo­gle pre­sen­tó Ar­co­re, un con­jun­to de he­rra­mien­tas pa­ra los dis­po­si­ti­vos con An­droid, su sis­te­ma ope­ra­ti­vo.

La reali­dad aumentada es uti­li­za­da tan­to con fi­nes re­crea­ti­vos co­mo pa­ra si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, y pue­de ser una he­rra­mien­ta de gran uti­li­dad. Por ejem­plo, la em­pre­sa fa­bri­can­te de mue­bles Ikea es­tá desa­rro­llan­do una apli­ca­ción lla­ma­da “Ikea Pla­ce”, en la que el usua­rio po­drá co­lo­car vir­tual­men­te los ar­tícu­los an­tes de real­men­te ar­mar­los en el es­pa­cio fí­si­co, pa­ra así vi­sua­li­zar dón­de que­da­rán me­jor ubi­ca­dos.

De las ma­nos a la ca­ra

A me­di­da que to­das es­tas nue­vas tec­no­lo­gías se va­yan po­pu­la­ri­zan­do has­ta con­ver­tir­se en mo­ne­da co­rrien­te, mu­chos creen que los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res co­mo pla­ta­for­ma se vol­ve­rán ob­so­le­tos.

Mark Zuc­ker­berg, CEO de Fa­ce­book, opi­na­ba ha­ce al­gu­nos me­ses que los smartp­ho­nes mo­ri­rán en ape­nas 10 años. Se­gún el em­pre­sa­rio, en un fu­tu­ro to­do lo que ten­ga pan­ta­lla (te­lé­fo­nos, te­le­vi­so­res, ta­ble­tas) se­rá re­em­pla­za­do por dis­po­si­ti­vos co­mo Ocu­lus, los len­tes de reali­dad vir­tual de su em­pre­sa, pre­dic­ción que cau­só gran con­mo­ción en el pú­bli­co.

Lo cier­to es que, si la reali­dad aumentada efec­ti­va­men­te se con­vier­te, co­mo pro­me­te, en una he­rra­mien­ta del día a día, inevi­ta­ble­men­te ha­brá que adap­tar­se a un dis­po­si­ti­vo más có­mo­do pa­ra su uso que las pan­ta­llas de los ce­lu­la­res. En ese sen­ti­do, las cá­ma­ras y pan­ta­llas del fu­tu­ro pro­ba­ble­men­te es­tén a po­cos cen­tí­me­tros de nues­tros ojos, ca­si in­te­gra­das a nues­tro cuer­po e in­cor­po­ra­das a nues­tro en­torno real. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.