LA CUL­PA NO ES DE GOO­GLE.

EL IM­PAC­TO DE LA TEC­NO­LO­GÍA EN LA ME­MO­RIA

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MA­RÍA DE LOS ÁNGELES OR­FI­LA @or­fi­la­ma­ria

Un car­tel, un óm­ni­bus, un ca­sa pin­ta­da de un co­lor es­tri­den­te. Ca­da de­ta­lle vis­to a lo lar­go de un ca­mino tran­si­ta­do por pri­me­ra vez se guar­da­ba en la me­mo­ria pa­ra fa­ci­li­tar el re­co­rri­do a la si­guien­te. La formación de re­cuer­dos, se­gún ex­pli­có Fa­bri­cio Ba­lla­ri­ni, neu­ro­cien­tí­fi­co ar­gen­tino, tie­ne tres eta­pas: ad­qui­si­ción, con­so­li­da­ción y evo­ca­ción. ¿Qué su­ce­de cuan­do no se pres­ta aten­ción al en­torno por­que so­lo se­gui­mos lo que in­di­ca Goo­gle Maps? La con­so­li­da­ción no ocu­rre y, por lo tan­to, no se ge­ne­ra nin­gún re­cuer­do nue­vo.

“Si esa in­for­ma­ción en vez de es­tar en tu ca­be­za es­tá en tu ce­lu­lar, lo úni­co que vas a ha­cer es po­ner la pre­gun­ta en un bus­ca­dor”, di­jo en una en­tre­vis­ta con Cro­mo en el mar­co del II Con­gre­so Ibe­roa­me­ri­cano so­bre Te­le­vi­sión y Edu­ca­ción, ce­le­bra­do en Bue­nos Ai­res y or­ga­ni­za­do por Di­rectv.

Cuan­do el ac­ce­so a la in­for­ma­ción es muy rá­pi­do –una res­pues­ta en Goo­gle o el avi­so de un cum­plea­ños en Fa­ce­book–, no pa­sa por el ce­re­bro. “Pa­sa por tu cuer­po pe­ro se va”, pre­ci­só. No lle­gan a for­mar­se las re­des ne­ce­sa­rias de in­for­ma­ción en­tre neu­ro­nas. Y, sin ellas, no hay apren­di­za­je ni re­ten­ción del da­to.

¿La cul­pa es de Goo­gle o de cual­quier otro ser­vi­cio o dis­po­si­ti­vo? Esos so­lo son los chan­chos a los que se les ras­ca el lo­mo. El usua­rio re­cu­rre a la tec­no­lo­gía por co­mo­di­dad y ra­pi­dez. Pe­ro mien­tras la ad­qui­si­ción de in­for­ma­ción es cons­tan­te, el ce­re­bro no ha­ce nin­gún es­fuer­zo. Lo con­tra­rio, se­gún ilus­tró Ba­lla­ri­ni, es “co­mo co­rrer”. Pro­vo­ca un gas­to ca­ló­ri­co. Lo otro no ge­ne­ra la co­ne­xión si­náp­ti­ca que ha­ce que las neu­ro­nas al­ma­ce­nen el da­to en un lu­gar fí­si­co de for­ma sos­te­ni­da en el tiem­po.

“La eta­pa de con­so­li­da­ción tar­da 12 ho­ras. Es­te pe­río­do pue­de ser in­ter­fe­ri­do a fa­vor o en con­tra del guar­da­do de esa in­for­ma­ción”, apun­tó Ba­lla­ri­ni, in­ves­ti­ga­dor so­bre la formación de los re­cuer­dos.

Una in­ves­ti­ga­ción en la uni­ver­si­dad Mc­gill com­pa­ró los ce­re­bros de usua­rios de GPS y de no usua­rios y ha­lla­ron que los no usua­rios te­nían más ma­te­ria gris y ma­yor fun­cio­na­li­dad de su hi­po­cam­po que aque­llos que de­pen­dían de sus dis­po­si­ti­vos. El hi­po­cam­po es el res­pon­sa­ble de la me­mo­ria y de la na­ve­ga­ción es­pa­cial.

El uso de la tec­no­lo­gía sin que me­die el apren­di­za­je vuel­ve “va­go” al ce­re­bro. “Quie­re ha­cer lo que le dé más pla­cer y le ge­ne­re me­nos gas­to de ener­gía”, se­ña­ló el cien­tí­fi­co. El cos­to es “enor­me”. “Na­da va a pa­sar por tu ce­re­bro”, sen­ten­ció. Si to­do lo re­suel­ve in­ter­net, ¿pa­ra qué va­mos a re­cor­dar?

Pa­ra Ba­lla­ri­ni la res­pues­ta es sim­ple: la his­to­ria –nues­tra his­to­ria– se es­ca­pa co­mo are­na en­tre los de­dos. La fo­to que se to­ma rá­pi­da­men­te an­te el Da­vid de Mi­guel Ángel sin que el es­pec­ta­dor apre­cie la per­fec­ción de sus lí­neas ha­ce que no se re­ten­ga más in­for­ma­ción que el ar­chi­vo en el ce­lu­lar.

La cla­ve, en­ton­ces, es la sor­pre­sa. Si el ce­re­bro es so­me­ti­do a una sor­pre­sa –al­go que rom­pa la ru­ti­na cer­ca­na a un apren­di­za­je–, po­drá re­cor­dar mu­cho me­jor lo que pa­só una ho­ra an­tes y una ho­ra des­pués. Lo que hay que tra­tar, en­ton­ces, es lu­char con­tra la co­mo­di­dad de no sor­pren­der­se por to­do lo que es­tá a un clic de dis­tan­cia. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.